American Horror Story: Freak Show, ni horror, ni historia

AHSSucede con Star Wars, una obra tan magna y tan bien realizada, que los fanáticos de verdad estamos aterrados sobre lo que Disney hará con nuestra religión. Sucedió con El Padrino que luego de un gran éxito y alcanzar que muchos la llamen la mejor película de todos los tiempos, las secuelas no fueron tan buenas. Comienzo mencionando estos ejemplos para dirigirme al tema central de esta entrada American Horror Story.

En 2011 Ryan Murphy nos deleitó a todos los fanáticos del horror con una serie, que si bien no cuenta innovaciones del terror, si recoge pequeños clásicos de la cultura y folclor terrorífico estadounidense, como las casas embrujadas y los centros mentales, de manera cautivadora y muy bien trabajada con un elenco de primera. Sólo mencionaré a los cuatro fantásticos: Jessica Lange, Evan Peters, Sarah Paulson y Lily Rabe.

En la web nos describen American Horror Story, como una serie antológica dado que cada temporada es independiente a la anterior y el reparto interpreta diversos personajes. No obstante, la cuarta y la segunda temporada guardan relación de tiempo, espacio y personajes.

Lo que considero cierto, y creo que pocos me discutirían, es que la primera temporada Murder House y la segunda Asylum, fueron joyas de inicio a fin. Historias intrigantes, drama, horror, terror y un suspenso que nos atrapó hasta el último episodio.

Confieso incluso que con Asylum tuve noches de pesadillas y de dormir con la televisión encendida. Estas dos temporadas fueron excelentes, sumado a las actuaciones de Zachary Quinto, que siempre me desarma, y un drama exquisito. El resultado de todo esto es que los fans nos quedamos a la espera de algo cada vez mejor, cada vez más aterrador, cada vez más crudo.

American-Horror-Story-poster-AsylumLa tercera temporada, Coven introducía un tema fascinante; el Aquelarre y las brujas. Se incorporaban nuevos talentos a la empresa: Emma Roberts, Kathy Bates, Angela Bassett, y la publicidad nos dio unos afiches espeluznantes. En fin, al principio pensaba que era el exceso de estrógeno, para mi gusto, pero al acabar la serie me di cuenta que el traer las brujitas a la modernidad terminó por hacer de la bruja un papel tonto, incluso ridículo, como sucede actualmente con los vampiros y los hombres lobos.

American-Horror-Story-Coven-Season-3-Promo-Poster-18

Si bien no digo que Coven fue mala del todo, si se empezó a alejar de lo que alguna vez fue American Horror Story. Pero bueno, entre intrigas y qué decimos y qué no decimos, se reveló que la cuarta temporada sería Freak Show combinando un poco los rumores que habían sobre que la cuarta temporada sería Circus acabamos con un grupo de fenómenos de Circo. Nuevamente las ilusiones revivieron.

American-Horror-Story-Freak-Show-Title-Card-850x560

Hoy acabé la temporada. Empecé mal, los primeros capítulos me tenían más colgado al móvil que al ordenador. Freak Show apela al lado morboso y curioso de las personas y a ese sentimiento de temor a lo que no conocemos ni entendemos. Aún así los personajes y sus historias se perdieron a lo largo de la temporada.

Comienzo señalando que American Horror Story desde Coven se va alejando de los espacios cerrados y oscuros, un elemento que a mi juicio es vital. En el caso de la cuarta temporada me sentía por ratos como si estuviera viendo de esos programas locales como Judge Judy, Casos de la vida real, Caso Cerrado o incluso Hermano mayor. El terror y el horror fueron substituidos por dramas familiares y escenas que deberían ser macabras, pero en realidad eran graciosas.

Retomando el tema de los personajes, quedó muy bien el hecho de que cada uno está inspirado en una persona real que existió o existe, pero se sobrevaloró la historia de Elsa Mars. El cosmos de Freak Show si bien es un enredo del que tampoco nos apetece mucho saber, se mezcla con toques eróticos muy flojos y un argumento que no es que sea irreal, es que es tan imaginario que no da pie a ser pensado con horror. El miedo que tal vez nos podía perseguir con la historia del payaso, fue borrado en el quinto episodio.

latestCreo que señalaría como bueno que esta temporada hace un retrato de la crudeza y la crueldad del ser humano, factores que nos siguen hasta nuestros días. Es un excelente marco para el análisis y la reflexión de lo que son los fenómenos y sobre quiénes son los verdaderos monstruos en el mundo, pero como señalé ya, ese no es el punto de American Horror Story, para eso dejamos a los reality shows, las telenovelas y los libros de Paulo Coelho.

Finalmente se reveló hace un tiempo que la quinta temporada será Hotel y que contará con Lady Gaga como actriz principal. No sé que decir, no sé si reír o llorar. A mi me da bastante igual la mencionada artista, no conozco su faceta de actriz, tampoco la considero una innovación en el mundo artístico y cultural, pero bueno es lo que vende en el momento y es lo que metemos en la serie. Al final nunca sabemos que esperar de un burro, si una caricia o una patada. Ya el tiempo nos dirá.

Califico esta temporada con un 5/10.

Penny Dreadful (Segunda Temporada)

Penny-Dreadful-Season-2-Official-picture-penny-dreadful-38386847-3900-29304Hoy reseñaré un poco la segunda temporada de Penny Dreadful. Empiezo por decir que desde Sons of Anarchy no volvía a sentir ese hormigueo y ese no sé qué que no tiene traducción en ningún idioma o dialecto, es una sensación que te eriza la piel y te deja con una ilusión interna parecida a las mariposas o dinosaurios que sentimos con el primer amor.

La primera temporada de Penny Dreadful estuvo fenomenal, lo único que señalo es que fue un poco corta (ocho episodios), pero bueno no olvidemos que lo bueno si breve, dos veces bueno. No mencionaré muchos detalles, pues no pretendo hacer spoilers de la serie, sino animarlos a verla.

Nos encontramos en el Londres victoriano y Sam Mendes combina las historias del doctor Frankenstein, Dorian Gray, Mina Murray, y con ella algo de Drácula y Van Helsing, y un paralelo con las historias del exorcista en el personaje de Vanessa Ives y otros clásicos del terror y el horror.

Penny DreadfulEn principio lo que me llevó a ver esta serie, como ya lo he comentado en otras ocasiones, fue mi obsesión enfermiza por Eva Green, sumado a las tramas de terror, ficción y ocultismo que tanto me fascinan.

vi-3No obstante, a pesar de los cambios significativos que sufren las historias de los mencionados personajes literarios, las nuevas historias se enhebran de manera amena y carismática haciendo del producto final una verdadera joya para la audiencia. La serie cuenta con un reparto de primera que hacen de la vida de cada personaje un microcosmos real, terrorífico, encantador y repulsivo.

penny-dreadful-s2-fbLos horrores de penique hacen fiel alusión a su título y entre escenas grotescas, sangrientas, eróticas y oscuras nos hallamos ante una atmósfera romántica por excelencia, que es resaltada con la alusión a personajes literarios, las calles, las costumbres y  el día a día victoriano. Las transiciones de escena y los paisajes ambientan perfectamente la trama y el argumento principal de la serie.

La nueva temporada introduce nuevos personajes y elementos impresionantes con mucha promesa. Sólo adelanto el excelente trabajo que se hizo con el Verbis Diablo, la lengua hablada por Adán, Lucifer y los primer caídos, fue fenomenal.

Tras la primera temporada me identificaba mucho con Dorian Gray, finalizada la segunda considero que mis demonios se alinean más con los de Vanessa Ives. En fin es una serie que recomiendo con mucha vehemencia y ya estoy esperando con mucha ansiedad la tercera entrega.

DreadfulPoster31 Califico esta serie con un 10/10.

Entre lo Macabro y el Complejo de Edipo

Edipo y la Esfinge, François-Xavier Fabre.

Edipo y la Esfinge, François-Xavier Fabre.

El Complejo de Edipo es uno de los temas más tabú y menos estudiado a lo largo de la historia. Yo lo llamaría complejo de Yocasta y no de Edipo, pero ese no será el foco de esta entrada. Las relaciones incestuosas han sido mal vistas desde antaño. Incluso en mundos como el de la Antigua Grecia, relaciones entre tíos-sobrinos y primos eran manejadas por los mortales. Casos estrictos como las relaciones entre hermanos, eran exclusivas para entes divinos y dioses, pues como sabemos Cronos y Rea eran hermanos igual que Zeus y Hera. Hades y Perséfone eran tío y sobrina y al inverso sucedió con Zeus que tuvo vástagos con sus tías Mnemosine y Temis.

En general, son los libros de psicología los que atienden el tema del llamado complejo de Edipo, teniendo como génesis la tragedia griega de Edipo Rey en la que el protagonista, desconociendo los hechos, asesinó a su padre, desposó a su madre y tuvo cuatro hijos con ella.

En contra de los psicólogos, y como amante y devoto que soy de la mitología griega, entiendo que el escandalizador tema del incestos madre-hijo debe tratarse desde una perspectiva de necesidad de respuestas que fue concebida desde mucho antes de los griegos. La mayoría de las teogonías y cosmogonías de una forma u otra atienden o involucran nociones incestuosas en sus orígenes.

Aclaro que la mitología, sea griega, egipcia, hebrea o escandinava, son un conjunto de relatos y creencias sujetos a la figura que decidió escribirlos. En ese sentido la mitología no es un sistema uniforme, invariable y mucho menos estático. En mi caso selecciono como guía a Hesíodo y basado en sus escritos hago mis planteamientos.

En la Teogonía de Hesíodo conocemos como primeros entes al Caos, la Tierra (Gea) y el Amor (Eros). Se interpreta que de la separación del Caos nació Erebo (las Tinieblas) y Nyx (la Noche) y que de la unió de Gea con Eros surgieron las primeras aguas; Pontos.

El caso de Urano (el Cielo Estrellado) es aún más complejo de analizar y trabajar. Comparto la visión de muchos mitógrafos, Hesíodo nos dice que Gea engendró al cielo por sí misma y sin la intervención de ningún varón, como lo hizo Nyx con los primeros daimônes. En ese sentido estamos hablando de que Gea concibió un hijo y posteriormente lo tomó por esposo; primer acto de incesto madre-hijo en la mitología.

Los hijos de Urano y Gea; Cíclopes, Hecantonquirros y Titanes, fueron una prole de criaturas gigantescas y grotescas, unos con un solo ojo, otros con cien brazos y los últimos con cincuenta cabezas. Me aventuro a decir que es aquí donde inicia la noción de que las relaciones incestuosas acaban en niños monstruos de dos cabezas, tres piernas y treinta dedos.

Polifemo

Esta larga introducción la llevo al folclore y la cultura del terror, una industria que se lucró mucho del tema en cuestión y que también a calado hondo en la psiquis de algunas personas. Es algo común que muchos de los grandes protagonistas del horror sean concebidos por relaciones incestuosas. Nos situamos entonces en un círculo vicioso con la psicología, el cual nunca acabamos entendiendo.

No voy a entrar en los patrones, conductas, comportamientos y demás cuestiones que involucran el complejo de Edipo, sino en cómo el tema es tratado por la sociedad y la cultura popular basándome en tres ejemplos; dos reales y uno ficticio.

El primer ejemplo que menciono es el de Edward Theodore Gein, mejor conocido como Ed Gein. Eufóricamente pasó a la historia como uno de los asesinos y ladrones de tumbas más famosos en la historia de los Estados Unidos. Muchos lo consideran un asesino en serie, pero dado que sólo se le probaron dos homicidios, no entra en el renglón de los grandes criminales.

Ed Gein demostró una afinación y vehemencia por conservar cadáveres de mujeres en sus primeros meses de fallecimiento. Los cuerpos inertes eran decapitados y abiertos por el torso. En muchas ocasiones las diferentes partes del cadáver eran utilizadas para hacer vestimenta, enseres y mobiliario de hogar.

En la casa de Gein los agentes de la policía encontraron diez cabezas de mujer sin la parte superior, asientos hechos de piel humana, platos de sopa hechos con calaveras, órganos congelados en el frigorífico, un collar de labios humanos, una caja con nueve vaginas y muchos otros utensilios creados con diferentes fragmentos humanos.

Nunca se probó y Ed Gein jamás admitió haber cometido canibalismo. También negó la imputación de tener relaciones sexuales con los cadáveres pues según indicó “olían muy mal”. Los estudiosos e investigadores entienden que Augusta, la madre de Ed, se esforzó por impedir el contacto y la influencia de cualquier otra persona en la vida de sus hijos, siendo ella la responsable directa de los trastornos mentales de Ed.

Ed Gein House

Una vez Ed Gein fue arrestado en algo que se entiende como justicia popular, su casa fue totalmente incendiada. Lo último que quedó de Ed Gein fue su camioneta, la cual fue subastada y terminó llevándose de tour por los diferentes estados, donde se cobraba por ver el interior lleno de sangre y restos humanos. También sobrevivió una fuente de inspiración para futuros personajes e historias de terror.

Basado en Ed Gein se creó al asesino en serie Norman Bates, protagonista del clásico literario y cinematográfico; Psicosis. En esta ocasión se fue mucho más allá de los simples hechos. La adaptación de la historia original de Ed sufrió grandes modificaciones.

Anthony Perkins as Norman Bates

Norman Bates sufrió abusos emocionales a lo largo de su crecimiento, víctima de una madre posesiva y enfermiza. Aunque nunca se dice de manera explícita, se sugiere que Norman Bates también sufrió abuso sexual por parte de Norma Bates, la madre.

Freddie Highmore as Norman Bates

Freddie Highmore as Norman Bates

En Psicosis luego de la muerte del padre de Norman, él y su madre entran en una relación enfermiza de dependencia mutua. Su madre constantemente le decía que las mujeres y el sexo eran cuestiones demoníacas y perversas. Cuando Norma encuentra un amante, en un ataque de celos Norman los asesinó a ambos, conservando el cuerpo de su madre y en ocasiones asumiendo la personalidad de la misma. De esta gran obra nos sobrevive la frase:  “El mejor amigo para un muchacho es su madre”. Norman Bates enfrentó múltiples personalidades siendo clasificadas por el autor como tres: Norman, Norma y Normal.

El tercero y último de los ejemplos que estudió es el de Anthony Baekeland, llevado a escena en 2007 con la película Savage Grace. En esta ocasión Barbara Baekeland, una mujer de la alta sociedad sumergida en una vida de lujos, apariencias y trastornos acabó, con un trágico final.

Barbara and Anthony Baekeland

Barbara tuvo una relación peculiar con su hijo desde temprana edad, en opinión de muchos allegados a la familia malcrío y trastornó a su pobre hijo al que constantemente le repetía que la tendría que querer incluso cuando fuera vieja y sus senos estuvieran feos.

Anthony mostró desde temprana edad más afinación y afecto hacia los niños. Diversas situaciones como el divorcio de sus padres, los intentos de suicidio de su madre y el que su padre se quedará con una excompañera suya, fueron contribuyendo a la inestabilidad mental del chico.

Savage GraceSe entiende que Barbara Baekeland tenía una relación incestuosa más que compleja con su hijo gay, Anthony. Barbara trató de “arreglar” la homosexualidad de su hijo teniendo relaciones sexuales con él. Incluso desde que estaba casada con Brooks Baekeland. Anthony fue mostrando tendencias entre la esquizofrenia y la paranoia, pero su padre se negó a tratarlo con psiquiatras ya que según él eran profesionales amorales.

A finales de julio de 1972, Anthony trató de lanzar a su madre bajo el tráfico en el Cadogan Square de Chelsea, Londres. Sólo se salvó por su debilidad física, y la intervención de su amiga Susan Guinness. A pesar de que la Policía Metropolitana arrestó a Anthony por intento de asesinato, Barbara se negó a presentar cargos.

El 17 de noviembre de 1972 Anthony asesinó a su madre con un cuchillo de cocina, matándola instantáneamente. Cuando la policía llegó, encontraron a Anthony, con veinticinco años de edad, ordenando comida china por teléfono junto al cadáver. Más tarde confesó y fue acusado de asesinato.

En los tres ejemplos que menciono el complejo de Edipo aunque en diferentes escalas y con diversas nociones básicamente es reducido a un comportamiento psicocriminal, desarrollado a temprana edad y del cual la madre es la única responsable, siendo el niño una víctima y un futuro delincuente.

Dándome entonces la razón y teniendo pues que corregir un error científico e histórico, pues Yocasta, aunque hay quien me lo discuta, yo pongo las manos al fuego y soy partidario que ella siempre supo quién era Edipo desde el inicio. Nos enfrentamos entonces a un Complejo de Yocasta y no de Edipo.

Más allá de todo esto, en los tres ejemplos antes expuestos, y en muchas de las noticias que he leído sobre casos similares o conductas incestuosas madre-hijo, me quedó con el sabor agridulce en los labios de expresiones y señalamientos machistas, que son impartidos incluso por las más altas doctoras y gurús del tema.

En ese sentido cierro diciendo que un tema tan polémico y estremecedor como lo es el complejo de Edipo, complejo de Electra para las féminas, jamás podrá ser analizado o comprendido de manera certera hasta que no dejemos la sabiduría popular, los estigmas y los estereotipos de un lado.