Dos hitos del “sueño americano” que andan aterrando a los extranjeros

Gracias a Hollywood y a la mentalidad romántica occidental el mal llamado “sueño americano” se ha vendido de forma masiva desde el sur del río Bravo hasta la Patagonia y cruza el Atlántico, extendiéndose hasta la otra mitad del hemisferio, y perpetuando unas ideas imaginarias en el colectivo contemporáneo. Estas falsas nociones, cargadas de idealismos y ficción, resultan desgarradoras cuando la ingenuidad se tropieza con la realidad.

Por algún motivo, que ahora mismo se me escapa, en los últimos meses se ha puesto de moda que extranjeros, en su inmensa mayoría europeos, que están viviendo en los Estados Unidos, “viralicen” vídeos dónde cuentan cómo es vivir en los “States”. Más allá de reflejar o mostrar los choques y diferencias culturales, este contenido se está caracterizando por la fuerte decepción y el desarraigo que estos visitantes sienten, una vez conocen como funciona el andamiaje “americano”.

El primer punto que más ha destacado es el de la “sanidad pública” y las aseguradoras médicas en los Estados Unidos. Estas voces de las redes, que en su inmensa mayoría provienen de un sector económico burgués, se han escandalizado al enterarse que no existe tal cosa como sanidad pública. Por algún motivo esta gran verdad los ha afectado y con tonos de ira y burla critican el sistema y llevan un mensaje que no siempre es correcto.

Como sabemos, en efecto, no existe una sanidad pública en los Estados Unidos. Existen dos programas Medicare y Medicaid que es lo más parecido, o lo que entra, dentro de los renglones de la salud del Estado. No voy a abarcar ni explicar las primas, los copagos y demás de estos sistemas, sólo mencionaré muy por encima sus rasgos.

Differences between Medicare and Medicaid

El programa Medicare va dirigido a los adultos mayores de 65 años y personas incapacitadas por el Estado. Estás personas para poder tener este beneficio médico debieron haber trabajado por casi tres décadas descontando de sus salarios devengados un por ciento mínimo que va dirigido a las arcas estatales. El ciudadano elige un proveedor para que administre su Medicare y así tendrá un buen plan médico, que le va a cubrir hospitalizaciones, visitas al médico y la inmensa mayoría de los medicamentos hasta el momento de su muerte.

Existen diferentes cubiertas Medicare y dependiendo lo que pagó el ciudadano en su etapa laboral será su cubierta. Algunas son muy amplias otras no, algunas tienen copagos, otras no, algunas incluyen todos los medicamentos, otras no. Pero todo esto es parte de las normas establecidas por el Estado desde antaño y aunque reconozco que no es el mejor sistema, tampoco es tan macabro o atroz como lo intentan pintar las nuevas celebridades.

Hablemos ahora de Medicaid, como ven el sufijo “aid“, este programa es una ayuda para los residentes y ciudadanos, en su inmensa mayoría legales, que no tienen o no cumplen con los ingresos suficientes para tener una cubierta médica. Las fórmulas y tablas para determinar el ingreso mínimo para cualificar a este beneficio varían según el estado o territorio de la Unión Americana. En efecto, hay estados en los que necesitas ser realmente pobre para tener esta cubierta médica.

Algunos extranjeros, incluidos estudiantes, piensan que todo el mundo cualifica para esta ayuda y al llegar a los Estados Unidos sienten que le han violado sus derechos humanos por denegarles este programa. Según recuerdo cada vez que he ido a estudiar a Europa por más de 90 días he tenido que comprar una cubierta médica para poder tramitar el visado, así que no sé porqué ofenderse tanto con esto.

De la misma forma que con el Medicare con el servicio de Medicaid se escoge un proveedor y basado en los ingresos devengados serán los copagos, las facturas de farmacia y otras subespecificaciones. Este programa se maneja de diferentes formas en los estados y territorios por lo que algunos cuentan con un mejor servicio y otros han creado monopolios de la salud, pero como diría mi abuela, que en la luz eterna descanse, hay de todo en la viña del señor.

Como queda claro no hay una cubierta de salud pública dentro del sueño americano. Pero también es cierto que existe una ley que obliga a los hospitales a atender a un paciente aun cuando este no tenga plan médico. Que luego la factura será de miles de dólares, es cierto, pero no irás a la cárcel por no pagarla y en la inmensa mayoría de los casos hacen prórrogas de pagos y existen fundaciones sin fines de lucro y programas locales para ayudarte a sufragar los gastos. No es un sistema bueno, TODOS lo sabemos, sólo que los locales no tuvimos ese sueño americano y sabemos como se mueven las fichas en nuestro tablero.

Ahora voy a dejar de un lado el tema de la salud pública y paso al siguiente hito; la emigración. Este ha sido el tema central de muchos extranjeros que en algún momento de su educación parece que aprendieron que los Estados Unidos de América eran un vasto territorio de oportunidades, sin fronteras y dónde todos tienen libre acceso y desplazamiento. La Panacea.

Las políticas migratorias estadounidenses han ido cambiando con el tiempo, han sido más flexibles para algunas nacionalidades, pero en general siempre han sido restrictivas. Las fronteras estadounidenses nunca han estado abiertas. La inmensa mayoría de los extranjeros que van a ir incluso de turismo necesitan tramitar un visado y si el mismo es de estudios van a tener muchas restricciones y mecanismos para asegurar que no se queden de forma permanente.

Las fronteras y políticas migratorias de cada país son competencias nacionales que ningún tercer país, organización mundial o líder político pueden cambiar, aun cuando sea por razones humanitarias. Si bien la utopía de vivir en un mundo sin fronteras suena tentadora, la realidad es que al momento ningún país esta listo para dar este paso y sus sistemas colapsarían.

Muchos acusan de inhumana y mezquina la política estadounidense, pero debemos recordar que las políticas públicas de un Estado van dirigidas y centradas en proteger y satisfacer las necesidades de sus nacionales y no la de los extranjeros.

Border Patrol Agents (BPA) assigned to El Paso Sector, El Paso Station (EPT/EPS) apprehended a group of approximately 127 illegal aliens.

En algún momento Estados Unidos fue la tierra de oportunidades que Hollywood vendió y el mundo se creyó. Pero, con mucho pesar, hay que informar que ese mito caducó. En estos momentos si no se eleva el monto de la deuda pública estadounidense el gobierno tendrá que cerrar y aun cuando se eleve el monto para la deuda, una economía endeudada no es algo bueno.

Estados como California tienen una cantidad nunca vista de personas sin techo que están viviendo en casetas de campaña y en vehículos en los parques y las vías públicas. La sanidad como ya se vio no es buena. La educación se está enfrentando a paradigmas que tampoco habían sido vistos y bueno no voy a abarcar sobre las masacres, tiroteos masivos y otras crisis que enfrenta los Estados Unidos.

A manera de conclusión aclaro que no es mi propósito defender el sistema y las políticas estadounidenses, muchas son muy malas incluso para los nacionales, no podemos esperar que sean mejores para los extranjeros. Así ha sido el sueño americano desde hace décadas, hay que bajarse de la nube de Hollywood y dejar de repetir tonterías.

Lo que si le digo a estos influencers y creadores de contenido es que no todos los nacionales tenemos la culpa de lo que ustedes creían y compraron. Su decepción es válida, pero recuerden que siempre queda la opción de regresar a su hogar y muchas veces queda feo ir por la vida echándole mierda a quien te está dando de comer en un momento determinado.