El regne del nord bàltic

Fue una madrugada cuya fecha no anoté en mi manual, no sé decir con precisión si era demasiado tarde o demasiado temprano. Al salir de la habitación aguardaba un baúl y una carta arrugada con el sello de mi padre. Ninguno de ellos salió a despedirme, no se si era mi imaginación, podía escuchar gritos de júbilo y algarabía por toda la corte. En mi mente se quedó latente la imagen colorida de mi madre cantando de felicidad por mi partida.

No tuve tiempo para mucho, no agarré libros, ni mis cuadernos, ni siquiera el collar con el escudo de la familia. Horacio guío el coche hasta el puerto y antes de dejarme entonó un cálido abrazo y depositó un objeto extraño en mi bolsillo. Subí al barco sin saber adónde iba. Respiré hondo, me quedé en la proa para observar la navegación por las líneas ley y para hacer algunos mapas. Entre el éxtasis de la ruta oscurecida e iridiscente y la incertidumbre sobre mi paradero fui dejando atrás las preocupaciones y los pensamientos vacuos.

La última convergencia me ubicó en un mar casi helado. Respirar el frío dolía en los pulmones y los huesos, pero revivía mi espíritu guerrero y el sabor salado de la sangre ya estaba presente en mis labios. Como a un prisionero me escoltaron desde el puerto hasta el puente donde otro caballero vestido de blanco, azul y negro me encaminó hasta el castillo.

estoniaEl cuarto que me asignaron era simple, paredes de piedra negra hacían juego con una cama vestida de azul y la única ventana sólo mostraba nieve blanca que incluso entraba al cuarto y dejaba un rastro que aparecía y desaparecía con la ventisca. Abrí el baúl y allí estaba mi uniforme rubio, el color de la casa de mi padre. Instantáneamente comprendí todo. Me vestí y busqué el regalo de Horacio, una daga con el murciélago de la familia tallado en la base. Lo llevé conmigo y continué mi camino.

Toda la realeza asistió a mi compromiso con la printsess Eesti. Llegamos en botes desde el agitado y gélido mar que dividido en canales unía el salón principal. Una órbita de rompeolas hacían de la estancia un estanque salado y de aguas oscuras. Era necesario sumergirse para sentarse. Las aguas eran frías como los anfitriones. Sólo la abuela recibió el privilegio de estar junto a la reina, sentada en su falda donde sus pies desnudos no tocaban las aguas.

Me dedicó una sonrisa desafiante, mientras surgía de entre las aguas la princesa. No sé si fue un hechizo o un espejismo, pero mis ojos en cuanto vieron su beldad no quisieron contemplar nada más. Emergió potente, alta y esbelta. Su piel era del color de la nieve y sus cabellos como el ámbar relucían con cada brillo lunar que reflejaban las aguas.

Su traje blanco y mojado quedó ceñido a su cuerpo dejando de entrevisto sus encantos, era un espectáculo arrebatador para cualquier ser, humano o mágico. Un ceñidor negro colgaba de su cintura, como el de una diosa, y portaba una espada en su lado izquierdo. Sus cabellos estaban medio recogidos en el lado derecho detrás de una flor azul que no conozco y que quizás sólo sea posible describir en cantos.

Me sonrío y mi piel entera se erizó. Levantó la mano y me hizo ademán de acercamiento, hipnotizado y embrujado me moví entre las aguas y ya no sentía el frío, era un alma ardiente convirtiendo el agua en humo con cada paso. El rey impresionado saltó del trono y como una ola de furia, con su espada en mano fue tras de mí. Preparado para mi muerte, decidí mirarla hasta que me faltara el aliento. Sentí gotas saladas y ardientes en mi cara. Anonadado contemplé como la princesa atravesó con su espada ese rincón de la espalda donde puedes llegar directamente al corazón.

Los cortesanos comenzaron a gemir despavoridos. Dos caballeros salieron hacia la princesa parricida, pero yo tomé la espada del rey y mientras asesinaba a uno lanzaba mi daga al otro que se estremeció al sentir el filo penetrar su cuello. La hermosa joven se unió a mi espalda y en una danza mortífera fuimos acabando con todos los presentes hasta que las aguas del salón acabaron color escarlata.

Cuando pensé que todo había acabado, miré a la vieja que sonreía nuevamente mientras se ahogaba en una tos seca y horrorosa. Como una proyección la princesa fue desapareciendo en una estela de vapor que era a su vez consumida por la anciana. Sin tiempo a reaccionar la princesa aparecía nuevamente sentada en la falda de la reina y se volteó a estrangular a su madre.

Levitando descendió del trono y se acercó a mí. Me besó con furia hasta enredar su lengua con la mía y hacerme sangrar. No me podía resistir a sus encantos y lo vivido. Me entregué a ella en aquellas aguas con sabor a sal y muerte. El placer y el embeleso duraron hasta el alba. Me exigió un voto de sangre y me hirió en el pecho. Coloqué mis dedos en la herida y luego ensangrentados los deslicé por el meu uniforme groc y le susurré al oído,:

—Ahora iremos por mi reino…

El Paraíso Recalibrado

…El paraíso no era un lugar soportable,
de lo contrario el primer hombre se hubiera adaptado a él;
este mundo tampoco lo es,
ya que en él se añora el paraíso o se da otro por seguro.
¿Qué hacer? ¿Dónde ir?
No hagamos nada,
no vayamos a ningún sitio,
así, sin más….

Dindon☪Brumaire

 

Caro Gabriel:

 

Edenia

Edenia

Últimamente todo marcha en orden. Silencios prolongados luego de las batallas, son quizás el sinónimo de la paz. Paz que tantos trabajaron y que tantas muertes cobró.

Las edificaciones ya están listas, fue cuestión de segundos, la magia de la reina Sindel y la princesa Kitana es alucinante. Los reinos vecinos no acudieron al llamado de la reina, así que no sé cuantas tardes más podré pasar echado en este elíseo.

Al momento me sobran ratos para explorar y adentrarme en estas tierras orgásmicas, que comparten muchas analogías con las tierras de Rivendell, que habité en una de mis vidas pasadas. Quizás sean las aguas o la magia que tanto asemeja a elfos y edenianos. La parsimonia de los astros en esta tierra tiene una eufonía placentera que se funde con el paisaje en una euritmia sosegada con la fauna.

Frigga

Frigga

Siguiendo el horizonte encontré a una sibila de verde. Iba montada en un cérvido coronado, tuve esa sensación que me impulsó a seguirla y no perderla. Para mí ella era una damisela Baratheon, por lo que razoné que el final de esta vida había llegado. Partiría para Poniente a comenzar la siguiente. Sin embargo, llegó al santuario de la Titanomaquia y en la calavera del hecantónquiro Briareo fue a posar.

Reflexioné por un lapso de tiempo y me acerqué. Me dijo que era Frigga, la calavera era el portal entre su palacio y esta tierra. Su nombre podría explicar la presencia del cérvido en estas praderas, pero su juventud hacía imposible su nombre. Al igual que otras tantas veces perdí el habla y sólo asentí con la cabeza.

La magia aquí esta presente en todos los lugares, pudo ser una ilusión, aunque ahora que lo recuerdo Frigga es una de las hechiceras más fuertes, no sólo de Asgard y los nueve mundos de Yggdrasil, sino de todos los mundos y las vidas existentes.

Ojala te vuelva ver pronto,

-Gao

Babel y Laberinto

I’m a binary code that you cracked long ago…

Bœuf – Vendémiaire -2013

 

Amado mío:

 

Te expliqué la razón de mi soledad. Aquel día cumplí un siglo más de varios vagando señero. Muchos, por más que lo intentaron, no lo lograron. No es fácil desprenderme del todo de mi pasado. Soy él, el enamorado, una de esas personas que quiere y espera una vida entera.

Mis leyes y mis dioses, son todos antiguos y fuertes, pero sobre todo, y más que nada, leales. Mis costumbres son irrompibles, jamás las podré traicionar, más allá de ser tradiciones caprichosas, son parte de mi ser.

Nuevamente, traes el tema a mí, como el asesino la escena. Te conté las razones para evitarte y evadirte, siempre quise serte indiferente. Tú, a quien hablo de él, el voluntarioso, aceptaste mis ritos para poder quererme. Ese fue el primer error de muchos que llegaron. El amor es un vínculo entre dos, un sello de permanencia que no tiene cabida para terceros.

Lo hablamos y lo meditamos e incluso discutimos de manera no tan agradable en muchas ocasiones. Al final tú (el voluntarioso) juraste lealtad a esos dioses antiguos y a mí (el enamorado). En todo momento estuvimos conscientes de nuestros actos.

Que fugaz fue tu querencia, que iluso fui como enamorado. Rompiste un vínculo sagrado y los efectos funestos llegaron al incumplir tu palabra. Ahora tu castigo es recordar tus pecados y piensas que no hay calamidad peor, pero olvidas que el coste final es de sangre y ese golpe, querido, sólo me corresponde a mí darlo. 

 

Besos,

-Aurélien

Rosier

Rosier

Rosier

A diferencia de Eros, Rosier no iba armado con flechas benevolentes. Su arma era la lanza, una lanza como la del escudo de su reino del sur. Los heridos por Rosier sentían el sufrimiento del amor con cada corazonada, una agonía latente que sólo daba ganas de no querer existir más.

Rosier era el portador de la cura y la enfermedad, junto a su lanza cargaba una vasija con aguas del Leteo, una gota bastaba para curar la herida que él mismo causaba. No sé porque luego de herirme, me dio a beber de su simiente y aún menos entiendo porque lo recuerdo todo.

Redemption

»Y al final del día todos buscamos redención.«

 

Mandragore – Ventôse – 1798

 

Redención

Redención

Desde el más alto clérigo hasta el más ruin pecador, con la llegada de Selene todos pretendemos liberarnos del dolor, cobijarnos en el alado de los oniros y por un lapso de pérdida de memoria pagar el precio de la libertad y expiar nuestras culpas.

Anhelamos alcanzar un momento de plenitud y sosiego en el cual sentirnos a gusto incluso con nosotros mismos. Es un intervalo en el que no somos dueños de nosotros mismos, en el que sin noción ni cordura somos la burla del Otro.

A veces se nos permite volar, tener poderes sobre humanos, incluso contactar con personas inalcanzables. En otras nos toca enfrentarnos a nuestros peores temores, habitaciones llenas de los más espeluznantes insectos, asesinos que nos persiguen o simplemente somos víctimas y presas a la espera de nuestra  muerte. Sea por el terror de nuestros miedos o porque nos levantamos con la añoranza de algo que se fue y no vino es que continuamos siendo las marionetas del Otro.

Tras la llegada de Eos y tan pronto abrimos los ojos, nos basta para entender la finidad de la redención, lo vago del sacrificio y lo infalible de los deslices. No queda más que volver al Caos, continuar con las infracciones y añorar la capa de la redención.

G

Valhalla Rising (2009)

Valhalla Rising, 2009

Valhalla Rising, 2009

Continuando con la entrada anterior sobre el mundo y la mitología nórdica, en esta ocasión hablo sobre la película danesa Valhalla Rising del director Nicolas Winding Refn. Realmente descubrí la película cuando hacía un estudio sobre Asgard y las figuras de Odín y Frigga.

En el reino de Asgard los caídos en combate pasan a dos salones tras su muerte: Folkvángr, a cargo de Frigga y Valhalla en manos de Odín. Antes de ver la película me aventuré a leer algunas sinopsis para tener una idea sobre a qué me iba a enfrentar y para mi sorpresa no encontré tráilers verbales, sino reseñas en su mayoría negativas.

Valhalla Rising es una película que concuerdo con muchos críticos; no es para todo el público. Más allá de las escenas violentas, la trama y el hilo conductor de este film apelan a personas que no simplemente les gusta la historia, sino que van más allá; se apasionan y realizan una búsqueda profunda que sobrepasa las meras fechas y los eventos históricos por si solos.

La película presenta a un guerrero silente con fuerza sobrehumana, el cual está sometido a la esclavitud, siendo una pieza más del ajedrez medieval. Se desarrolla en la Escandinavia del siglo X. Este guerrero es llamado One-Eye por un niño esclavo, logra su liberación con la ayuda del chaval y emprenden un viaje en compañía de vikingos cristianos hacia Tierra Santa, pero acaban llegando a Canadá. Este film esta dividido en seis capítulos que se titulan de acuerdo a las visiones futuras de One-Eye.

El concepto del cine nórdico está marcado en esta película; un cine de pocos diálogos y escasa comunicación oral, pero que abunda en el lenguaje corporal. A diferencia del cine de Hollywood o los diferentes cines hispanoamericanos, se muestra la esclavitud siglos antes de la llegada de los europeos al “Nuevo Mundo” y desde una perspectiva del norte de Europa.

Aunque es visible el concepto religioso fraguado en el Medioevo, el film se desliza más por los conflictos entre los dioses y las personas en una época en que la pregunta primordial era si eras cristiano. Aquí también la película en sus pocos diálogos muestra el valor del discurso religioso y lo corruptible del ser humano.

El personaje de One-Eye, muy bien interpretado por Mads Mikkelsen, requiere un estudio profundo. Aunque muchos lo definen como mudo, lo cierto es que quizás pudo ser mutilada su lengua, como mecanismo de tortura, la película nunca confirma que en efecto él sea mudo. En mi opinión One-Eye hace uso de lo que se conoce como las tretas del débil; artimañas o artificios con un fin específico. En este caso resulta paradójico ya que One-Eye es el hombre más fuerte y generalmente las tretas del débil son atribuidas al espacio femenino y débil, tanto en la literatura como en el cine.

One-Eye a simple vista podría ser una representación del Heracles griego (Hércules romano), dotado de fuerza, enfrentando las desdichas de una vida injusta y culminando su vida en una muerte desafortunada. Sin embargo, considero que es una alusión directa del dios principal de la mitología nórdica; Odín. Como se conoce Odín perdió un ojo, según los mitos más antiguos tuvo que  cederlo a su tío Mímir para poder beber de la fuente de la sabiduría. One-Eye, que solo tiene un ojo resulta ser un personaje sabio y como ya mencioné tiene visiones sobre el futuro que advendrá. También señalo que Valhalla es la habitación donde Odín prepara a los caídos en combate para la batalla del fin del mundo, siendo este el título de la película alguna metáfora encuentro en la batalla final de Odín; un mundo que se enfrenta al cristianismo y el monoteísmo.

Georg Pauli, Oden vid Mims lik. 1900.

Georg Pauli, Oden vid Mims lik. 1900.

Por argumentos como los mencionados concluyo que la piedra angular de la película guarda mucha relación con la preservación de las raíces nórdicas. Tanto el personaje principal como la temática de la película están cargadas de metáforas y alegorías que dificultan un poco la comprensión. Hay una crítica directa al cristianismo, al inicio de la película se dice:

“Al principio solo estaban el hombre, y la naturaleza, luego llegaron los cristianos y se armo el Belén…”

Aún así es un vituperio leve y no lo considero como el motor de la película. Máxime cuando One-Eye al finalizar la película sufre un martirio muy parecido al de los santos y mártires cristianos.

Califico esta película con un 8/10.