Así funciono y pocos lo entienden

e85ca895fb11fb2fbb29da4d7310d575Hace muchos años atrás, desde que tengo noción de razón, supe que mi mente devanaba más rápido que la del promedio de mi familia. No pensé que fuera algo tan malo, pero al llegar al colegio me percaté que también iba más rápida que la de mis compañeros, entonces comencé a preocuparme desde temprana edad, pero de forma callada, silenciando mi mente el noventa por ciento del tiempo y repitiéndome que todo era “normal”.

Resumiendo un poco, no es que no haya logrado mis metas u objetivos, pero si estuve, y estoy, en una constante transición que me pone difícil las cosas más sencillas de la vida. Voy a intentar explicarme; un día estoy tranquilo en mi trabajo, en mi casa o en cualquier actividad y de la nada me llegan pensamientos y sensaciones que colocan mi percepción en el centro de mi mundo y acentúa todo de una forma en la que le presto atención a cualquier reacción o acción.

551143079aaf1e3a47093507_57fe174eace9ea430eb735ec_320En el trabajo por ejemplo puede ser que un compañero pasé de mí y no me salude y ahí viene el cóctel de pensamientos “que hice mal”, “está enfadado conmigo”, “seguro que la cagué” y un amplió etcétera. En la casa por otra parte me miro una mancha en la piel, que seguramente tengo hace un mes, y comienzo a pensar que es un síntoma de cáncer de piel, vitiligio o cualquier enfermedad de esa índole. Otra que me pasa mucho es que voy al súper de compra y las conversaciones de las personas me comienzan a afectar de forma colorida y tengo que recurrir a escuchar música con el volumen al máximo para bloquear el mundo.

Al día de hoy tengo recuerdos vergonzosos de mi niñez que me acompañan y reviven por días y los siento igual o peor que el día que ocurrieron. Es difícil pensar a nivel acelerado, yo diría que son miles de ideas, recuerdos, memorias e historias que se te cruzan en una milésima de segundo.

a8e8182aa0b4d221147d68e32213916eLa primera vez que lo hablé con un colega básicamente me insultó porque según él yo tenía una de las mentes más inteligentes del planeta y me estaba quejando. Cómo le explico que el caos mental que coexiste en mi cabeza si tiene su parte de bendición o regalo divino, pero también es una maldición.

Es probable que este problema con mi mente fuera el responsable de convertirme en una persona introvertida que todavía tiene problemas a la hora de socializar y que algo tan simple como ligar con alguien lo hace una hecatombe. Pero también es muy posible que este mejunje de cosas que estoy tratando de explicar sea el responsable de que haya aprendido varios idiomas con fluidez y que sea extremadamente bueno en materias como historia, lingüística, gramática y artes.

Para salir de los aprietos en los que me adentra mi compleja mente, y que rayan con la ansiedad, siempre me repetía constantemente Il y aura des jour meilleurs, así en francés por eso de que en francés todo es más lindo, pero no. No han llegado esos días. Si soy honesto me siento en un ciclo lleno de etapas. Ahora mismo salí del estado de respiración pausada y estoy en la etapa donde comienza el dolor corporal acompañando al mental.

Le sigue la invasión de las obsesiones y la lucha diaria para evitar que en mi trabajo o en mi familia se den cuenta de como estoy. Es entonces cuando llego a esta etapa del día de hoy en la que abro el celular, le escribo un párrafo extenso a un amigo, pero inmediatamente lo borro y busco una hoja en blanco o una plataforma donde soltar todo lo que cargo. Supongo que es la hora de repetirme C’est la vie y continuar.

Entre lo Macabro y el Complejo de Edipo

Edipo y la Esfinge, François-Xavier Fabre.

Edipo y la Esfinge, François-Xavier Fabre.

El Complejo de Edipo es uno de los temas más “taboo” y menos estudiado a lo largo de la historia. Yo lo llamaría complejo de Yocasta y no de Edipo, pero ese no será el foco de esta entrada. Las relaciones incestuosas han sido mal vista desde antaño, incluso en mundos como el de la Antigua Grecia, relaciones entre tíos-sobrinos y primos eran manejadas por los mortales. Casos estrictos como las relaciones entre hermanos, eran exclusivas para entes divinos y dioses, pues como sabemos Cronos y Rea eran hermanos igual que Zeus y Hera. Hades y Perséfone eran tío y sobrina y al inverso sucedió con Zeus que tuvo vástagos con sus tías Mnemosine y Temis.

En general, son los libros de psicología los que atienden el tema del llamado Complejo de Edipo, teniendo como génesis la tragedia griega de Edipo Rey en la que el protagonista, desconociendo los hechos, asesinó a su padre, desposó a su madre y tuvo cuatro hijos con ella.

En contra de los psicólogos, y como amante y devoto que soy de la mitología griega, entiendo que el escandalizador tema del incestos madre-hijo debe tratarse desde una perspectiva de necesidad de respuestas que fue concebida desde mucho antes de los griegos. La mayoría de teogonías y cosmogonías de una forma u otra atienden o involucran nociones incestuosas en sus orígenes.

Aclaro que la mitología, sea griega, egipcia, hebrea o escandinava, son un conjunto de relatos y creencias sujetos a la figura que decidió escribirlos. En ese sentido la mitología no es un sistema uniforme, invariable y mucho menos estático. En mi caso selecciono como guía a Hesíodo y basado en sus escritos hago mis planteamientos.

En la Teogonía de Hesíodo conocemos como primeros entes al Caos, la Tierra (Gea) y el Amor (Eros). Se interpreta que de la separación del Caos nació Erebo (Tinieblas) y Nyx (la Noche) y que de la unió de Gea con Eros surgieron las primeras aguas; Pontos.

El caso de Urano (el Cielo Estrellado) es aún más complejo de analizar y trabajar. Comparto la visión de muchos mitógrafos, Hesíodo nos dice que Gea engendró al cielo por sí misma y sin la intervención de ningún varón, como lo hizo Nyx con los primeros daimônes. En ese sentido estamos hablando de que Gea concibió un hijo y posteriormente lo tomó por esposo; primer acto de incesto madre-hijo en la mitología.

Polifemo

Polifemo

Los hijos de Urano y Gea; Cíclopes, Hecantonquirros y Titanes, fueron una prole de criaturas gigantescas y un poco grotescas, unos con un solo ojo, otros con cien brazos y los últimos con cincuenta cabezas. Me aventuro a decir que es aquí donde inicia la noción de que las relaciones incestuosas acaban en niños monstruos de dos cabezas, tres piernas y treinta dedos.

Esta larga introducción la llevo al folclore y la cultura del terror, una industria que se lucró mucho del tema en cuestión y que también a calado hondo en el psiquis de algunas personas. Es algo común que muchos de los grandes protagonistas del horror sean concebidos por relaciones incestuosas. Nos situamos entonces en un círculo vicioso con la psicología, el cual nunca acabamos entendiendo.

No voy a entrar en los patrones, conductas, comportamientos y demás cuestiones que involucran el Complejo de Edipo, sino en cómo el tema es tratado por la sociedad y la cultura popular basándome en tres ejemplos; dos reales y uno ficticio.

Ed_Gein_320X240

Ed Gein

El primer ejemplo que menciono es el de Edward Theodore Gein, mejor conocido como Ed Gein. Eufóricamente pasó a la historia como uno de los asesinos y ladrones de tumbas más famosos en la Historia de los Estados Unidos. Muchos lo consideran un asesino en serie, pero dado que sólo se le probó dos homicidios, no entra en el renglón de los grandes criminales.

La_casita_de_Ed_Gein_164487110

Víctima

Ed Gein demostró una afinación y vehemencia por conservar cadáveres de mujeres en sus primeros meses de fallecimiento. Los cuerpos inertes eran decapitados y abiertos por el torso. En muchas ocasiones las diferentes partes del cadáver eran utilizadas para hacer vestimenta, enseres y mobiliario de hogar. En la casa de Gein los agentes de la policía encontraron diez cabezas de mujer sin la parte superior, asientos hechos de piel humana, platos de sopa hechos con calaveras, órganos congelados en el frigorífico, un collar de labios humanos, una caja con nueve vaginas y muchos otros utensilios creados con diferentes fragmentos humanos.

Ed Gein House

Ed Gein House

Nunca se probó y Ed Gein jamás admitió haber cometido canibalismo. También negó la imputación de tener relaciones sexuales con los cadáveres pues según indicó “olían muy mal”. Los estudiosos e investigadores entienden que Augusta, la madre de Ed, se esforzó por impedir el contacto y la influencia de cualquier otra persona en la vida de sus hijos, siendo ella la responsable directa de los trastornos mentales de Ed.

Una vez Ed Gein fue arrestado en algo que se entiende como justicia popular, su casa fue totalmente incendiada. Lo último que quedó de Ed Gein fue su camioneta, la cual fue subastada y terminó llevándose de tour por los diferentes estados, donde se cobraba por ver el interior lleno de sangre y restos humanos. También sobrevivió una fuente de inspiración para futuros personajes e historias de terror.

Anthony Perkins as Norman Bates

Anthony Perkins as Norman Bates

Basado en Ed Gein se creó al asesino en serie Norman Bates, protagonista del clásico literario y cinematográfico; Psicosis. En esta ocasión se fue mucho más allá de los simples hechos. La adaptación de la historia original de Ed sufrió grandes modificaciones.

Norman Bates sufrió abusos emocionales a lo largo de su crecimiento, víctima de una madre posesiva y enfermiza. Aunque nunca se dice de manera explícita, se sugiere que Norman Bates también sufrió abuso sexual por parte de Norma Bates, la madre.

 

Freddie Highmore as Norman Bates

Freddie Highmore as Norman Bates

En Psicosis luego de la muerte del padre de Norman, él y su madre entran en una relación enfermiza de dependencia mutua. Su madre constantemente le decía que las mujeres y el sexo eran cuestiones demoníacas y perversas. Cuando Norma encuentra un amante, en un ataque de celos Norman los asesinó a ambos, conservando el cuerpo de su madre y en ocasiones asumiendo la personalidad de la misma. De esta gran obra nos sobrevive la frase:  “El mejor amigo para un muchacho es su madre”. Norman Bates enfrentó múltiples personalidades siendo clasificadas por el autor como tres: Norman, Norma y Normal.

Barbara and Anthony Baekeland

Barbara and Anthony Baekeland

El tercero y último de los ejemplos que estudió es el de Anthony Baekeland, llevado a escena en 2007 con la película Savage Grace. En esta ocasión Barbara Baekeland, una mujer de la alta sociedad sumergida en una vida de lujos, apariencias y trastornos acabó, con un trágico final.

Barbara tuvo una relación peculiar con su hijo desde temprana edad, en opinión de muchos allegados a la familia malcrío y trastornó a su pobre hijo al que constantemente le repetía que la tendría que querer incluso cuando fuera vieja y sus senos estuvieran feos.

Anthony mostró desde temprana edad más afinación y afecto hacia los niños. Diversas situaciones como el divorcio de sus padres, los intentos de suicidio de su madre y el que su padre se quedará con una excompañera suya, fueron contribuyendo a la inestabilidad mental del chico.

Savage GraceSe entiende que Barbara Baekeland tenía una relación incestuosa más que compleja con su hijo gay, Anthony. Barbara trató de “arreglar” la homosexualidad de su hijo teniendo relaciones sexuales con él. Incluso desde que estaba casada con Brooks Baekeland. Anthony fue mostrando tendencias entre la esquizofrenia y la paranoia, pero su padre se negó a tratarlo con psiquiatras ya que según él eran profesionales amorales.

A finales de julio de 1972, Anthony trató de lanzar a su madre bajo el tráfico en el Cadogan Square de Chelsea, Londres. Sólo se salvó por su debilidad física, y la intervención de su amiga Susan Guinness. A pesar de que la Policía Metropolitana arrestó a Anthony por intento de asesinato, Barbara se negó a presentar cargos.

El 17 de noviembre de 1972 Anthony asesinó a su madre con un cuchillo de cocina, matándola instantáneamente. Cuando la policía llegó, encontraron a Anthony, con veinticinco años de edad, ordenando comida china por teléfono junto al cadaver. Más tarde confesó y fue acusado de asesinato.

En los tres ejemplos que menciono el Complejo de Edipo aunque en diferentes escalas y con diversas nociones básicamente es reducido a un comportamiento psicocriminal, desarrollado a temprana edad y del cual la madre es la única responsable, siendo el niño una víctima y un futuro delincuente. Dándome entonces la razón y teniendo pues que corregir un error científico e histórico, pues Yocasta, aunque hay quien me lo discuta, yo pongo las manos al fuego y soy partidario que ella siempre supo quien era Edipo desde el inicio. Nos enfrentamos entonces a un Complejo de Yocasta y no de Edipo.

Más allá de todo esto, en los tres ejemplos antes expuestos, y en muchas de las noticias que he leído sobre casos similares o conductas incestuosas madre-hijo, me quedó con el sabor agridulce en los labios de expresiones y señalamientos machistas, que son impartidos incluso por las más altas doctoras y gurús del tema. En ese sentido cierro diciendo que un tema tan polémico y estremecedor como lo es el Complejo de Edipo, Complejo de Electra para las féminas, jamás podrá ser analizado o comprendido de manera certera hasta que no dejemos la sabiduría popular, los estigmas y los estereotipos de un lado.