Historias de la playa VII

Soy una caja de raras e inusuales especias.
Lleno de asombro y sed.
No soy contagioso y nunca quiero serlo.
Estoy lleno de tesoros si tú ves suficientemente bien.
Estoy lleno de emociones si tú aprecias primero la inmensidad.

No soy más que sabores y visiones.
Nada más que una caja vacía de ilusión.
Se trata de metáforas y hacer creer.
Soy una caja y nada más.
Una caja llena de historia,
Pero mi nombre no está en los libros, ni en las leyendas, ni en las oraciones.
Mi nombre está en los que se esconden en mis sueños,
En los que duermen debajo de mis palmeras y respiran mi aire pálido.

Soy un grupo de tiburones hambrientos con un sólo objetivos en sus mentes.
Soy las sombras frías de la luna que se deslizan en la superficie.
Yo soy el desplome de las olas contra la costa.

Yo no soy más que el mar, y tú puedes nadar sobre mí.
Soy la sal que se esconde en la arena.
Yo soy el miedo que miente entre nuestras tierras.
Soy misterioso como el fondo,
Pero hermoso como el horizonte en la compañía de los atardeceres ardientes.

Soy la noche llena de estrellas que brillan.
Nunca olvidaré quiénes fuimos en ese momento.
Éramos la última brisa, los últimos paseos,
los pensamientos tardíos, el humo tardío, las conversaciones tardías.

Nunca olvidaré la niebla y la bruma.
Nunca olvidaré la inexplicable hierba húmeda.
Nunca olvidaré el sonido del silencio de las calles.
Las sinfonías de los árboles y los secretos que me susurraban.
¡Oh, todos eran muy amables! ¿sabes?

Yo soy la nada, pero también el todo.
Yo soy el ruido, el silencio, los vivos, los muertos.
He probado el odio.
He dormido con mentiras y he despertado con la verdad en mi cara.
He hablado con la belleza, pero siempre he preferido la monstruosidad.
He vivido en la realidad, pero siempre me escapo a la fantasía.

Yo soy la luna, yo soy el sol.
Yo soy la tierra que caminas.
Yo soy el susurro del viento.
El amante de esas misteriosas luces.
Estoy suspendido,
Soy exclamación.
Soy interrogación.
Soy todo eso y un poco más.

Historias de la playa V


Tu i jo hem sopat en bons restaurants,

tu i jo hem ballat a la llum d’un fanal,

tu i jo volavem en un Ford Fiesta groc,

tu i jo hem cantat a la vora del foc,

tu i jo hem buscat coses similars,

tu i jo hem tingut el cap ple de pardals,

tu i jo dalt de la nòria,

tu i jo i la nostra història,

però tu i jo no ens hem banyat mai al mar

al mar, al mar, al mar, al maaaaar🎧

This is not Palermo, this is not Miami, this is Ibiza

Ibiza1Era una tarde que anunciaba el final del verano y traía brisas cada vez más gélidas preconizando al aledaño otoño. El Invierno se acerca. En la latitud que vivo no hay diferencia entre primavera u otoño, verano o invierno, sin embargo ya no estaba allí, aquí si que hay cambios estacionales y muy grandes. Decidí entonces cerrar por lo alto el verano y emprendí el viaje hacia una de las Islas Baleares; Ibiza.

Ibiza1b

Ministry of Sound Annual 2010

Llegué al aeropuerto de Eivissa  en la noche, por lo que luego de desempacar sólo quedó algo por hacer; participar de la vida nocturna.No sé si fue cosa del destino, un golpe de suerte o que el diablo se puso de mi parte, pero para mi sorpresa la estadía en Ibiza coincidió con el Annual Session de Ministry of Sound. No digo más, música electrónica, bellas playas y gente hermosa, un paraíso recobrado.

Al día siguiente luego de cinco botellas de agua y recargar ánimos, brazos y piernas me aventuré por las calles en busca de aventuras y encontré santos, callejones y gatos.

Santos y calles, Ibiza

Un gato ibicenco

Calles de Ibiza

Y para finalizar, es imposible ir a Ibiza y no contemplar al encantador Mediterráneo.

El Mediterráneo desde Eivissa

Aguas cristalinas

Atardecer en Ibiza

Algo que confieso es que soy un fanático empedernido de los atardeceres.