El Maestro de los Encantamientos

Padovanino, Orfeo y los animales.

Padovanino, Orfeo y los animales.

Continuando con el tema del Orfismo, en esta ocasión lo trato desde el punto de vista religioso. En la antigua Grecia surgió una corriente religiosa en torno a la figura de Orfeo, en la actualidad muchas doctrinas y sectas se han nutrido de ella. La mayoría de los mitos cuentan como las personas se reunían para escuchar a Orfeo tocar su lira, momento que aprovechaban para que su alma tomara un descanso.

Fue gracias a su lira que Orfeo logró controlar la naturaleza, domesticar animales, conquistar el amor de Eurídice, encantar al dios Hades, adormecer al can Cerbero e intentar rescatar a su amada del Inframundo.

Orpheus

Orpheus

 

Orfeo no es mencionado ni por Homero ni por Hesíodo, dato que hace un poco misterioso su origen. Se cuenta que fue de Tracia y la primera aparición escrita fue en los textos de Píndaro, quien lo describe como el padre de los cantos. Es considerado por algunos mitógrafos como hijo del rey tracio Eagro y una musa, particularmente Calíope o Clío. Otras fuentes lo hacen hijo del dios Apolo, lo que dada su pasión por la música y las artes lo hace muy coherente. Es considerado también hermano de Lino, pero la mayoría de los textos antiguos lo señalan como su amante y maestro en la música.

Se le atribuye a Orfeo la creación de la cítara y el mejoramiento de la lira, que antes tenía siete cuerdas y en honor a las musas le añadió dos cuerdas más. Orfeo participó en la expedición del Vellocino de Oro, pues sólo su lira podía competir y derrotar el canto de las sirenas.

Misterios de Orfeo

Misterios de Orfeo

La mayoría de los mitos señalan a Orfeo como pionero de la civilización, enseñó a la humanidad la medicina, la escritura y la agricultura. En el ámbito religioso fue augur y profeta. Practicó la magia y la astrología, oficializó rituales místicos de purificación, introdujo los cultos a Dionisio y Apolo y creó una doctrina marcada por la vida futura. En su honor se desarrollaron los Misterios Órficos, presentes hasta la fecha de hoy.

El Orfismo propone una nueva concepción del ser humano. Orfeo es visto como un trágico viajero del más allá. Es una nueva doctrina de salvación para el hombre, su alma y su destino tras la muerte. El Orfismo cuestiona el pensamiento teológico y las prácticas y comportamientos de las religiones oficiales. Es una secta de reacciones y opuestos a los textos clásicos como las teogonías y cosmogonías.

Pierre Amedée, Orpheus.

Pierre Amedée, Orpheus.

El órfico elige seguir la bíos orphikós, es un individuo rechazado y marginado, un hombre errante que va de ciudad en ciudad pregonando las recetas de la salvación, están al margen de la política y son personas de textos y libros. En adición, sigue rigurosos ritos mistéricos guiados por el ascetismo como no derramar sangre animal.

El credo órfico ve al hombre como la suma de un cuerpo y un alma, pero un alma indestructible que sobrevive y recibe premios y castigos más allá de la muerte. Los seguidores son llamados iniciados y su propósito es mantener pura su alma. El cuerpo es visto como una prisión y tumba terrenal de la cual el hombre se librará el día de su muerte. Tras la muerte el alma irá al más allá, donde recibirá los premios o los castigos. El alma vagará para reencarnar, incluso en más de una vida, hasta lograr su purificación y alcanzar entonces la divinidad.

Roberto Ferri, Dionisio.

Roberto Ferri, Dionisio.

Los órficos para explicar el carácter patético de la vida, crearon una Teogonía distinta a la de Hesíodo. Según esta nueva postura la vida humana esta condenada a purgar un crimen titánico. La mitología órfica cuenta como los Titanes mataron a Dionisio, el hijo de Zeus y Perséfone. Llamaron la atención del niño con juguetes brillantes, lo guiaron hacia una trampa donde lo asesinaron, descuartizaron, cocieron y posteriormente devoraron.

Zeus castigó a los Titanes fulminándolos con rayos, salvo sus corazones, quedaron reducidos a cenizas, las cuales al hacer contacto con la Tierra dieron el origen a los humanos. De los corazones de los Titanes renació Dionisio. Los hombres entonces nacen con algo de Dionisio y algo de los Titanes, es su labor purificar ese pecado original para que una vez el alma sea liberada del cuerpo, se reintegre a la divinidad que pertenece.

La purificación del alma es un proceso largo que puede abordar varias transmigraciones para el alma. Es importante que el iniciado no beba las aguas del río del olvido en el Hades, pero sí que tome de las aguas del río de la memoria, para proclamar su inmortalidad.

Los órficos combinaron creencias del culto de Apolo con dogmas y rituales de los cultos de Dionisio. En su camino Orfeo fue la figura que por sus cualidades de pureza, sexualidad y profecía pudo fusionar a ambos dioses y enlazar los dos caminos clásicamente bifurcados. Las historias de Tracia cuentan que Orfeo recibió el título honorífico de Maestro de los Encantamientos, título que aún ostentan sus seguidores contemporáneos.

El Cubismo Órfico

Orpheus

Orpheus

El Cubismo Órfico es también conocido en el mundo de las artes como Orfismo. Ambos términos son utilizados para llamar a la tendencia más coloristas y abstracta del cubismo. Los críticos del arte lo estudian y clasifican como un movimiento artístico independiente, pero los historiadores del arte lo catalogan como una subrama del Cubismo.

En lo personal, me inclino por la primera postura, pues aunque en teoría tiene su génesis cubista al ver las obras contrastan de manera obvia con las de Pablo Picasso y Georges Braque. Como sea que queráis estudiarlo, o verlo, el mismo se desarrolló en París, entre 1913-1914, y acentuó los elementos y las características de la luz en la obra.

El nombre de esta nueva tendencia artística fue acuñado por el poeta Guillaume Apollinaire, según él, el personaje mitológico Orfeo, por medio de su lira unió la poesía y la música, de la misma forma que estos artistas combinaron el color y la luz en sus pinturas.

František Kupka, Amorpha, fugue en deux couleurs. 1912.

František Kupka, Amorpha, fugue en deux couleurs. 1912.

Dentro de las principales características del Orfismo están: la exaltación del color puro en las formas y temáticas, la importancia y el protagonismo del espacio pictórico y la sustitución de los elementos naturales por lumínicas de color. La crítica y la historia del arte suelen identificar como orfistas a los artistas Fernand Léger, Francis Picabia, Marcel Duchamp, Robert Delaunay y Frank Kupka.

 

En la memoria Meditaciones Estéticas se declaró lo siguiente sobre el Cubismo Órfico:

Es el arte de pintar conjuntos nuevos con elementos no tomados de la realidad visual, sino totalmente creados por el artista y dotados por él de una poderosa realidad. Es arte puro.

Robert Delaunay, Rythme, Joie de vivre. 1930.

Robert Delaunay, Rythme, Joie de vivre. 1930.

El Orfismo se encuentra entre los antecesores de la pintura abstracta, destacando las formas circulares que plasman movimientos y se asemejan a la sensación de sonido. La mayoría de los objetos no lo son realmente, son formas a las que el color es quien define. Es a través del color y respaldado con la luz, que se introduce el efecto de movimiento. En la actualidad existe la teoría de que los miembros de esta tendencia eran sinestésicos y aunque quizás no lo hicieron con consciencia, le dieron riendas sueltas a su sinestesia.

Las formas geométricas se unen a la combinación de colores y el uso de la ley del contraste simultáneo haciendo que sobre la superficie de la obra se creen vibraciones ópticas y dinamismo. Es pues el Cubismo Órfico el antecedente del arte óptico.

Francis Picabia, Udnie young american girl. 1913.

Francis Picabia, Udnie young american girl. 1913.

Se emplean otras técnicas como la contraposición de colores primarios con sus complementarios, aportando gran luminosidad a las pinturas. Son destruidas las líneas horizontales y verticales, la luz es la protagonista, quien se encarga de desintegrar y abrazar a los colores para destruirlo todo.

La crítica considera que la construcción espacial del Orfismo fue arrastrada del Cubismo, pero sumándole la noción de rapidez y la sensación de fuga del Futurismo. Esta corriente o movimiento artístico, como la queráis llamar, es un ejemplo destacado de como las vanguardias del siglo XX, se bifurcaban, complementaban e involucraban entre ellas mismas. No sólo el arte óptico y la pintura abstracta tienen raíces órficas, me atrevo a decir que más del ochenta y cinco por ciento del arte contemporáneo está salpicado del Cubismo Órfico.

Robert Delaunay, Rythm I. 1939.

Robert Delaunay, Rythm I. 1939.

Concluyo diciendo, que como estudiante de artes que fui, me apena mucho que un vasto e interesante tema como es el Orfismo, no sea tan estudiado ni abarcado con el mérito y rigor que se merece. No sólo en las redes cibernéticas encontramos escasa información, también en las bibliotecas y librerías. De treinta licenciados en arte moderno y contemporáneo, al menos veinticinco hacen sus tesinas sobre Salvador Dalí, Andy Warhol o Vincent van Gogh, tendencia que se repite con muchos estudiantes graduados y doctores del arte contemporáneo. Mi exhortación es más bien una invitación a indagar, a ver más allá de Dalí, a conocer más allá de Warhol y a aprender más allá de van Gogh.