Las Venas Abiertas de Amérca Latina

“…dime señor pa’ donde sopla el viento pa’ yo llevar mi bandera…”

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Galeano, Eduardo. Las venas abiertas de América Latina -23ª edición. Buenos Aires, Argentina. Catálogos, 2005.

Quizás resulta contradictorio conocer la variedad de recursos naturales que existen en América Latina y saber que la mayoría de los estados que la componen tienen gran parte de su población, en ocasiones más del cincuenta por ciento, viviendo bajo niveles de pobreza y padeciendo una hambruna que a nuestros ojos resultaría increíble.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Desde la llegada de los europeos al continente americano se habló de América como el Paraíso perdido, para otros Eldorado. Las nuevas tierras, recién encontradas por los europeos occidentales, poco a poco se fueron divinizando y mitificando, muchas de las mitificaciones no correspondían al cien por cien con lo que era Vespuccia.

Ahora bien, Eduardo Galeano, un periodista uruguayo que incursiona y escribe sobre el análisis histórico y económico de América Latina, con el propósito de divulgar hechos que la historia oficial esconde, escribió Las venas abiertas de América Latina en 1984. Según el autor los latinoamericanos han guardado un silencio bastante parecido a la estupidez.

La base de este libro de Galeano, a mi interpretación, es difundir la paradoja sobre el cómo las riquezas latinoamericanas han sido las causantes de su pobreza. Este planteamiento lo refuerzo con la incapacidad que hemos tenido los latinoamericanos de gobernar nuestras tierras, entregando la soberanía y los recursos naturales a países que son potencias desarrolladas como los Estados Unidos y Reino Unido.

El título del libro; Las venas abiertas de América Latina, junto al arte de las portadas, de casi todas las ediciones, osamentas con pamelas que nos indican el carácter femenino de la misma y nos dan a entender que es la representación de América Latina. Acompañado al título, a lo largo de todo el libro Galeano utiliza una serie de conceptos y expresiones atroces que van causando compasión, ira y apelan a la piedad del lector. Algunos ejemplos son:el vómito de sangre de los latinoamericanos,” los europeos hunden los dientes en la garganta de América Latina,” “estamos condenados a una vida de bestia de carga,” “el holocausto antillano” y la visión del hombre como combustible y ganado humano”. Estos ejemplos antes citados, y otros tantos, son una muestra de la utilización del lenguaje para favorecer y trasmitir el mensaje que Galeano quiere llevar para despertar a la sociedad de un sueño autoprovocado.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Teniendo en consideración que Eduardo Galeano es un escritor que incursiona en la historia, y no un historiador, se puede señalar una actitud que muchos literatos realizan al principio de sus obras y que se conoce como la captatio benevolentiæ, ese llamado a la compasión del lector y que en ocasiones corresponde a una falsa modestia. Galeano en la introducción al libro nos habla de ciento veinte millones de niños en el centro de la tormenta. Aquí el autor apela directo y sin escalas a los sentimientos del lector, muchas veces los niños y las mujeres son presentados como los verdaderos débiles y mártires de la sociedad. Galeano nos dice que a cada minuto muere un niño por hambre o enfermedad en Latinoamérica.

El contenido del libro va correspondiendo de manera abarcadora con el título del mismo, se nos presenta a América Latina como una región de venas abiertas y que hasta cerrar el libro no hay una proyección a que estas sean sanadas o dejen de sangrar. Siguiendo el lenguaje de Galeano diríamos que América Latina tiene una hemorragia sin cura. Una hemorragia que padece desde los tiempos coloniales y que se va agravando con el pasar de los años. Para el autor desde la conquista, los territorios hispanoamericanos estaban condenados, ya que como él dice “España tenía la vaca, pero otros tomaban la leche”, estos otros obviamente no eran las colonias españolas sino los acreedores de la corona. Una de las grandes teorías de Eduardo Galeano es que un imperio rico con una metrópoli pobre marca o define el futuro de sus colonias.

Nancy Scheper-Hughes, Death Without Weeping

Nancy Scheper-Hughes, Death Without Weeping

Las venas abiertas de América Latina podría compararse un poco con el libro La muerte sin llanto de la socióloga Nancy Scheper-Hughes, ambos libros no sólo tienen títulos apelativos a la parte emocional del lector sino que también navegan entre los sectores populares de Latinoamérica, denunciando la pobreza y mostrándola en un marco gráfico y crudo que rebasa las estadísticas.

Hablando de los recursos naturales y minerales de Latinoamérica, Galeano ofrece estadísticas sobre las riquezas del suelo y nos muestra que posee un amplió conocimiento de los elementos y componentes químicos, esto quizás presente la interdisciplinariedad del autor, pero a su vez complica un poco la lectura al enfrentarnos a términos que son sin duda alguna conceptos de un curso de química avanzada.

Al comenzar el libro se  indica que el mismo no hubiera sido posible sin la colaboración de un grupo de personas entre las que destaca a André Gunder Frank; quien fuera historiador de la economía y sociólogo. Gunder Frank creó la teoría de la dependencia y promovió los sistemas mundiales. El principal libro citado por Galeano de Gunder Frank es El capitalismo y subdesarrollo en América Latina. La influencia de la corriente del dependentismo es más que evidente en Galeano que también se sumerge en el modelo del sistema mundo capitalista de Immanuel Wallerstein y nos dice: “en nuestros tiempos la existencia de los centros ricos del capitalismo no puede explicarse sin la existencia de las periferias pobres y sometidas”.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Sumado a esto, Galeano también cita El capital de Karl Marx y algunos discursos de Lenin. Poco a poco va advirtiéndonos sobre el gran horror que es el capitalismo. En este sentido Galeano deja claro su influencia e interés por el socialismo, comunismo, marxismo y corrientes que identificamos con la izquierda

Antonio Gramsci, también navega en el barco de Galeano que en toda la segunda parte de su libro hace constante mención al concepto de hegemonía, particularmente para referirse al control y protagonismo que tienen los Estados Unidos en el territorio latinoamericano y en la política de la mayoría de los estados.

A pesar de estar de acuerdo con posturas y planteamientos del autor, en ocasiones es demasiado radical en su estudio, cayendo en el maniqueísmo y presentándonos la historia entre malos y buenos o quizás sería más conveniente decir entre malos y mártires, es América Latina esa región explotada, que tiene que “hipotecar su soberanía” porque no le queda otro camino y son las potencias europeas y los Estados Unidos los grandes opresores que no permiten el desarrollo latinoamericano. No intento excusar a las grandes potencias, mucho menos desmentir que América Latina no sea una víctima, pero tomar posturas tan radicales no ayuda a entender la historia de manera objetiva.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Galeano recurre al cinismo en muchas partes de su libro para denunciar algunos hechos y crear un impacto en el lector. Por ejemplo nos habla de unos “puercos hambrientos que ansían el oro”, este concepto degrada al hombre, pero nos hace reflexionar como siendo animales, al final terminamos actuando como tales.

Otras grandes dosis de cinismo a lo largo de todo el libro son: “en nuestros días se producen alimentos altos en proteínas para el ganado latinoamericano y sin embargo, las proteínas brillan por su ausencia en la dieta de muchos latinoamericanos.” El último ejemplo que cito es la expresión de Galeano: “Gracias al guano, el hambre se alejo de Europa”, resulta irónico como el excremento de los animales latinoamericanos alejó el hambre de Europa.

Galeano también recurre a conceptos bíblicos, quizás para alarmar o impactar aún más a los lectores, así pues nos habla de las regiones de América Latina como el Monte Gólgota (calvario) y nos dice que son en nuestras tierras la oligarquía, los usureros y el comercio la Santísima Trinidad del atraso. Para Galeano la culpa del subdesarrollo latinoamericano la tiene su propia burguesía que le vendió el alma al diablo a un precio que hubiera avergonzado a Fausto.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

El libro va mostrando con ejemplos la teoría de Galeano que el desarrollo de unos pocos es el subdesarrollo de otros. También refleja como a los países desarrollados les conviene el subdesarrollo de los otros y se aseguran de perpetuarlo enviando maquinaria de segunda mano como si fuera de primera clase y no preparando los territorios para el desarrollo por lo que eventualmente acabarán en el fracaso.

Más allá de que Galeano presta mucha importancia a las teorías de conspiraciones presentándonos un marco del mundo en el que a su juicio un gran cartel controla y decide sobre el planeta y recurriendo a un lenguaje metafórico e hiperbólico Las venas abiertas de América Latina revela muchos hechos y situaciones que son ignorados en el estudio de la historia tradicional.

Las conclusiones de Galeano, en general, han sido bien recibidas por el colectivo latinoamericano y los países donde la izquierda y sectores socialistas tienen una gran representación. De otra parte países más conservadores e incluso algunos sectores de la propia América Latina como estudiantes de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, llegan a la conclusión de que las relaciones causales de Galeano son incorrectas. De esta forma Las venas abiertas de América Latina levanta una polémica entre diversos sectores que rebasa más allá del mero marco latinoamericano.

Finalmente, el libro cierra siendo un elogio a Cuba, al Paraguay de la autarquía y a las ideas de izquierdas, no es menos cierto que muchas de las naciones latinoamericanas por mecanismos de préstamos monetarios acaban perdiendo su soberanía y capacidad para decidir sobre sus propios asuntos, de esta forma el libro puede ser una buena fuente para el estudio de las relaciones internacionales, economía, política, diplomacia entre muchas otras disciplinas.

Califico este libro con un 4/5.

Colores sonoros escuchan mis ojos

»Después de comer alcachofas el agua tiene sabor a azul«.

A diferencia de muchos, en lo personal, guardo perfectamente eventos y sucesos de mi niñez e infancia. Mi lengua vernácula fue el español,  por otro lado mi padre para preservar sus costumbres y convertirme en alguien orgulloso de mis raíces me inculcó el català. Desarrollé mejor el español pues fue el idioma que escuché con más frecuencia. Cuando llegué al jardín de niños comenzó la introducción del inglés como segundo idioma. En mi caso el tercero.

Sinestesia, mis primeros años

Sinestesia, mis primeros años

Me pude barajar básicamente bien entre blue, rojo, taronja. Para mí hablar español era hablar rojo. Pensar en catalán era pensar en naranja y escribir en inglés pues sencillamente; escribir en azul. Desde niño fui un estudiante bastante acorde y sobre la media por lo que no hablé con nadie sobre mis hábitos de estudios más allá de mis padres. Ellos vieron esa característica mía como un mecanismo de aprendizaje y no prestaron mucha importancia al asunto, he sido el hijo raro del matrimonio.

Clase de arte pre-escolar

Clase de arte pre-escolar

Sin embargo, según crecí enfrenté situaciones que aunque para mí parecían normales y nunca las comenté, más tarde supe que no eran así. En la escuela primaria cuando iniciamos las actividades de los colores primarios y sus mezclas sentí un disgusto morado al ver el violeta agobiante que surgió del rojo y el azul y ese naranja cortante que resultó del amarillo y el rojo. Otro de muchos ejemplos era cuando asistía al comedor escolar y al colocar y arrastras las bandejas metálicas sobre otra superficie metálica escuchaba un verde monte a chispazos.

Como comenté, no lo hablé con nadie porque como dicen los discursos de educación e igualdad de los colegios, yo pensaba que todos veíamos lo mismo y escuchábamos de la misma manera, en suma que creo que todos cuando nos rascamos los ojos vemos las galaxias. En la adolescencia tuve un accidente con un perro salvaje que mordió mi mano, fue una herida tan profunda que incluso el hueso era visible. En todo el proceso quedé en una especie de coma del que no reaccioné hasta llegar al hospital.

Cuando el doctor me preguntó por lo sucedido y cómo me sentía yo sólo dije que sentía un dolor azul malva cada vez más sólido. Fue entonces cuando el doctor me preguntó que si era sinestésico (sinesteta). Yo con 12 años, asustado y escuchando de un doctor que soy algo que no sabía lo que era, y era la primera vez que lo escuchaba, mi reacción fue la de pensar que tenía algo terminal y que seguramente me amputarían la mano.

Emma Coolidge, serie Heroes

Emma Coolidge, serie Heroes

La sinestesia desde el campo científico es la interferencia de sensaciones de diferentes sentidos, por ejemplo oír colores, ver sonidos e incluso saborear al tocar alguna textura. La vida de un sinestésico fluye entre tonos de color, matices de sonido e intensidades de sabores. Un sinesteta tiene percepciones reales y no asociaciones aprendidas como: verde=esperanza, rojo=amor, blanco=paz. La depresión suele aumentar las actividades sinestésicas en las personas, bravo lo confirmé.

Sinestesia. Arte, color u sexo

Sinestesia. Arte, color u sexo

En el mundo de las artes la sinestesia es una figura retórica que mezcla sensaciones y opuestos. Indagando en Internet me topé con un documental que se estrenó a finales de enero de este año. El documental está disponible en la página YouTube y lleva el título de; Sinestesia. Arte, dolor y sexo. Ha sido uno de los mejores documentales que he visto. Explica de  manera concreta lo que es la sinestesia desde el punto de vista clínico y social. Sumado a que presenta casos de sinestésicos que pasaron situaciones similares a las que yo viví y continuaron viviendo, pero también muestra a no sinestetas interesados en trabajar y descubrir ese campo. Algo difícil pues como todo fenómeno se pone de moda y acabamos con media población sinestésica.

El hechicero

El hechicero

Muchas de las personas con sinestesia acaban relacionadas a las artes. Artistas como Vasili Kandinski y movimientos como el de la Bauhaus, crearon teorías y usaron la sinestesia en sus agendas. En los orígenes se asociaba la sinestesia a la brujería, hechicería y actividades paranormales, típica actitud ante lo que no se conoce.

Todos los estudios realizados han coincidido en que la sinestesia se desarrolla y se mantiene con la persona evolucionando a medida de su crecimiento. Se considera entonces que la sinestesia resulta satisfactoria para la música y la apreciación, pero dificultosa para los números y las agrupaciones. Para otros científicos hay una línea fina entre la sinestesia y la ciencia ficción.

Existe la teoría de que todas las personas en algún momento sea voluntaria o involuntariamente tienen alguna manifestación sinestésica, así pues es frecuente escuchar la frase “amarillo chillón” que suele acompañar al color con una sensación de grito y rudeza. También se da el caso del Feeling Blue anglosajón, en este sentido y como ya mencioné anteriormente con algunos ejemplos, no se trata de una sinestesia natural, sino que es sinestesia aprendida.

Sinestesia, grafema-color

Sinestesia, grafema-color

Mientras normalmente una persona ve las palabras de un libro de color negro, un sinestésico las puede ver en cualquier color e incluso es común que vea una letra específica en un color particular. Existe también la Sinestesia-tacto-espejo, que es la más emocional de todas y que está más ligada a la empatía que a las sensaciones.

Así por ejemplo si se ve a alguien llorando o sufriendo la persona llora y sufre igual que la otra. Ligado a esto esta el Efecto Pinocho; algunos sinestetas enfrentan un cambio en la temperatura de su nariz de acuerdo a lo que ven.

El desarrollo educativo es importante para la evolución de la sinestesia. En la mayoría de las ocasiones se le corta la creatividad a los niños con lo que es estéticamente correcto. Los estudios indican que todos nacen con tendencias sinestésicas como relacionar el grafema [i] con el amarillo. Sin embargo si en la escuela pintan una [A] naranja para un sinesteta puede resultar en caos y desesperación, mientras que un no sinesteta puede aprender Naranja=A y cargarlo en su crecimiento. En los niños es difícil hacer estudios de caso y muestra ya que en la niñez se suele asociar el color favorito con todo. Estudios más avanzados recurren a la hipnosis para llegar a la sinestesia.

En la sexualidad, es considera la sinestesia como un propulsor de actividad sexual más placentera, pero también puede acabar en lo opuesto; mayor dolor. Es fina la línea entre el placer y el dolor, un sinestésico puede saborear el acto con solo tocar o frotar una parte del cuerpo de la otra persona. Palabras y gemidos también pueden acabar en colores de satisfacción o dolor. Personalmente coincido con estos estudios ya que en ocasiones un simple olor o contacto con una parte del cuerpo me puede llevar casi a niveles de un orgasmo, mientras que la fricción con otras partes del cuerpo y sonidos entre matices de azules reales y verdes opacos, me resultan en desesperación, agobio y dolor.

Edvard Munch, El grito. 1896.

Edvard Munch, El grito. 1896.

En mi caso padezco de dermatopatofobia y tripofobia. Por motivos de tranquilidad emocional y mental no adjuntaré una imagen que muestre estas fobias. La dermatopatofobia son patrones de infecciones, erupciones y lesiones en el cuerpo. Mientras que la tripofobia es la repulsión causada por figuras geométricas unidas. Considero que mi sinestesia circunnavega a estas dos fobias en mí. El colorido dolor, algunas veces grisáceo, que siento al estar expuesto a situaciones con estas fobias, me dejan viendo gritos y aullidos de ansiedad y agobio.

Una pregunta frecuente es: ¿tienen un lenguaje propio los sinestetas? Los sinestésicos  tienen un amplio repertorio de sensaciones, cada uno las enfrenta independientes a las de los demás. Aunque matices y tonalidades pueden coincidir entre sinestetas, es más frecuente que cada uno enfrente situaciones como ver colores completamente opuestos a los del otro.  Queda claro que es algo neurológico y no psicológico, en el que la carga emocional influye de forma drástica.

Logo, Sinestesia

Logo, Sinestesia

El debate final es sobre si es la sinestesia una virtud o un defecto. En mi opinión, coincido con que no usamos la sinestesia como proceso de creación, para nosotros todos lo perciben así, aun cuando estos estudios nos dicen lo contrario.

A un sinesteta le molesta que le cambien su mundo, siente desplacer y evita palabras con formas, aquí es un poco de defecto, a veces tratamos de evitar situaciones que no son de nuestro agrado y pocas veces nos comprenden.

Yo lo veo como una cualidad especial con ventajas y desventajas, como lo es ser alto. Finalizo creyendo que la sinestesia le abre un camino a la ciencia para llegar a la realidad más allá de su método científico.

El Macondo del Caribe

Ayer el grandilocuente Gabriel García Márquez anduvo de natalicio. Iniciador de la corriente literaria que posteriormente llamaron Realismo Mágico, García Márquez, sin lugar a dudas, es uno de los principales y más destacados escritores hispanoamericanos. Nacido en Colombia, dentro de su obra destaca la novela Cien años de soledad, galardonada con el Premio Nobel de Literatura en 1982 y convertida en la segunda obra de lengua hispana más traducida.

Es en Cien años de soledad que conocemos al pueblo de Macondo. Un territorio ficticio creado por García Márquez y que guarda mucho de su natal Aracataca. Un hispanoamericano que lee la novela, al finalizarla queda con el sabor de que Macondo es una realidad social, yo diría, no sólo hispanoamericana, sino latinoamericana. Así pues nos encontramos con una Latinoamérica llena de Macondos. En lo que a mí compete vivo en una isla caribeña que ya varios la han llamado Macondo, sin llegar al vínculo de la comparación concreta. Dicho esto quizás este pequeño ensayo no sea innovador en el sentido análogo, pero si en el explicativo.

El pueblo de Macondo tuvo una génesis divina, pues fue por un sueño que José Arcadio Buendía supo donde asentar. Algo similar sucede con la isla de Puerto Rico. La mayoría de los libros de historia de Puerto Rico que leí de pequeño, narran a un Cristóbal Colón similar al Moisés bíblico; buscando tierras prometidas y quedando prendado de belleza con esta isla, aun cuando sabemos que llegó primero a La Española y que no hay constancia de que en su primer viaje divisará Puerto Rico.

Pero eso no importa, quienes escriben la historia de Puerto Rico desde temprana edad sintieron una necesidad de ser el ombligo del mundo y amparándose en una Cédula en la que el rey llamó a la isla “La llave de las Indias“, desde entonces sólo se cuenta la historia de Puerto Rico como la isla favorita de España, hipótesis que se acentúa con el proceso de construcción de fuertes en San Juan, el que España cediera a Gibraltar y no a Puerto Rico a su enemiga Gran Bretaña y la creación del situado mexicano, que muchas veces ni llegó a la isla.

La realidad fue que los nativos desaparecieron de la isla, que Puerto Rico no contó nunca ni con oro ni con plata a las magnitudes de países como México o Perú, que sin más se introdujeron los esclavos y la isla no fue más que un punto de tráfico de esclavos. Una isla que lo único rico que tenía era un puerto y eso cuando los piratas y corsarios eran “buena gente”.

La historia en Macondo es una estructura cíclica en la que los acontecimientos del pueblo y los nombres de los personajes se repiten una y otra vez. Puerto Rico tiene historia cíclica; primero dominó el imperio español, ahora el yanqui, primero España no le hizo caso, pero le besaban los pies por cédulas y unas cuantas migajas, ahora Estados Unidos chupa hasta el tuétano de la isla, pero le besan el culo por unas ayudas federales (que son mucho menos de lo que se llevan del país) y unos sueños de progreso que tienen patas de barro.

Con los nombres pasa algo parecido y es una situación más contemporánea. Un benévolo imperio primero concedió una ciudadanía (con dobles intenciones) y después en muestra de amor le permitió la democracia al pueblo puertorriqueño. En la reciente historia política de Puerto Rico basta tomar un libro para encontrarnos con los 17 Aurelianos de Macondo, los Jose Arcadio (primeros y segundos) y unas que otras Amarantas.

En ocasiones cambian los nombres, pero los apellidos siguen en la oligarquía política de la isla. Los mejores ejemplos de este panorama están en los Luises, como el hijo de un buen Luis fue buen gobernador, la isla se obsesionó con el hijo de un Rafael exgobernador para que aspirara a la gobernación, pero bendito no se dio y ojo que como un Rosselló fue tan generoso y progresista, se asoma otro Rosselló al que hasta los más homofóbicos estadistas besarían y una que otra señorita se abriría de piernas.

La llegada del tren trajo a Macondo el progreso, el telégrafo, el gramófono y el grandioso cine, convirtiendo al pueblo en un destino atractivo. Aquí Puerto Rico no sé parece a Macondo, la isla contó con un tren de carga y pasajeros que circundaba toda la isla, pero que con la llegada de los gringos se decomisó porque “era una cosa antigua y fea”. Así pasaron años y años, haciendo énfasis en unas autopistas basadas en los modelos estadounidenses y en el cemento de la compañía de uno de los grandes y más buenos gobernadores. Mira si son prácticas las autopistas que hasta en el centro tienen el espacio para acumular la nieve que tanto afecta a esta isla tropical de noviembre a marzo. Y claro siendo la isla con más carreteras por milla cuadrada ningún puertorriqueño te dirá que hay embotellamiento, el flujo de automóviles es casi de enseño.

Tampoco se puede pasar por alto que construyeron un tren hace algunos añitos, un tren de lo más pragmático y chulería, pues aunque tardó años en construirse y uno que otro caso de corrupción envuelto, ahora tenemos una estupenda línea férrea que no va al aeropuerto, no va al Viejo San Juan, no va al principal centro comercial de la isla, no va a ninguna playa y tampoco conecta toda el área metropolitana de la isla. Pero claro, el tren tiene paradas en urbanizaciones y sectores de la alta sociedad del país para que los pobres e indocumentados se desplacen a limpiar y trabajar en las casas de la “gente de chavos”.

En su comienzo Macondo, era un “mundo ideal”, igual que Puerto Rico, un paraíso para ir a hacer fortuna y vivir la Belle vie quoi! Como dice una canción de esas populares en la juventud de ahora: “la latitud perfecta donde tuesta el sol y la lluvia refresca”. El pueblo de Macondo vivió aislado y en el olvido, a la espera de los gitanos para traer los nuevo inventos. Pasa igual con Puerto Rico que vive entre la espera de la llegada de un nuevo modelo telefónico y entre el olvido de las demás naciones que poco a poco pierden las ganas de ayudar a una nación que no se ayuda a sí misma.

Al igual y como la peste y el insomnio asolaron a Macondo y acabaron en una pandemia de pérdida de memoria, Puerto Rico vive en una amnesia autoprovocada. Se pretende olvidar la crisis económica y gubernamental porque dios proveerá a la isla y la bendecirá. Intentan olvidarse de la crisis social y la criminalidad, porque se hizo justicia en el #CasoCasellas, pero al mes muren entre 4 a 6 personas víctimas de violencia doméstica y todo se queda en casos sin resolver.

Se olvidan que tuvieron la oportunidad de cambiar el gobierno y acabar con el bipartidismo absoluto que impera en la isla, pero por tres “trapo” ‘e promesas que les hizo un político engalanado, la cosa sigue igual. Y una de las peores cosas es que Puerto Rico se enajena del mundo, pues lo que pasa en Ucrania esta por allá lejos y lo que pasa al lado en Venezuela lo más que les provoca es un suspiro y un gélido “ay bendito”.

La narración de Macondo presenta hechos y sucesos irreales en su diario vivir. Puerto Rico no es foráneo a esto pues un hombre puede asesinar a su esposa, ser declarado culpable y recibir un trato cinco estrellas en la cárcel. Un estudiante graduado de bachillerato y maestría no consigue empleo y no le queda de otra que recurrir a un “fast-food” mientras que existen senadores y funcionarios gubernamentales que con un cuarto año jalao’ y un español de pésima categoría ganan un salario que podría mantener a dos familias de la clase media. Los libros de matemáticas y ciencias incluso se cambian cada cinco años, pero las clases de artes e historia de Puerto Rico desaparecen del currículo académico. Acaso ¿no son estas situaciones irreales del diario vivir?

En Macondo son frecuentes las exageraciones del entorno, en Puerto Rico nos encontramos con un hipócrita, pero exagerado sistema religioso que no es más que un fanatismo retrograda que perpetúa el estancamiento del país. Un ejemplo es el del proyecto de turismo que se intentó emplear en la costa suroeste al estilo Punta Cana en República Dominicana y los religiosos saltaron a decir NO, NO y NO. Religiosos que condenan y persiguen a los homosexuales y lujuriosos y actualmente están enfrentando cargos algunos de sus líderes por violaciones a menores. Por ese mismo “laito” viene el fanatismo político, está el partido más homofóbico y retrasado con el lema de “progreso e igualdad” y no contemos de la “Juventud Estadista” que  se puede resumir en la Jaula de las locas.

Pero de por sí Puerto Rico es un país hiperbólico y aquí cito al mismo Gabriel García Márquez:

“Los puertorriqueños están entre ustedes pero no son de ustedes. Los puertorriqueños beben en la misma copa la alegría y la amargura. Hacen música de su llanto y se ríen de la música. Los puertorriqueños toman en serio los chistes y hacen chistes de lo serio. No creen en nadie y creen en todo…Los puertorriqueños nacen con sabiduría. No necesitan leer, ¡todo lo saben! No necesitan viajar, ¡todo lo han visto! Los puertorriqueños son algo así como el pueblo escogido, por ellos mismos…”

Al fundador de Macondo, José Arcadio, lo persigue un fantasma que lo atormenta, Puerto Rico tiene muchos fantasmas y almas en pena que no descansarán y lo acompañarán hasta que el cordero del escudo del país se pare y muestre que tiene un par de cojones bien puestos y en su sitio. Una teoría sugiere que el nombre Macondo tiene su raíz en la palabra makonde que en lengua centroafricana significa “alimento del diablo.” Puerto Rico lleva desde 1898 siendo el alimento del diablo, un diablo que con sueños, mentiras y atropellos devora cualquier destello de luz y sabiduría.

Un Macondo en ruinas lleno de pantanos y calles repletas de muebles despedazados y esqueletos de animales cubiertos de lirios colorados, esperó por el viento para ser borrado de cualquier memoria humana. ¿Será este el destino que le espera a Puerto Rico? ¿Será esto lo que quieren los puertorriqueños? Qué el escudo protector que Dios le tiene a la isla sea retirado y azoté un huracán o terremoto y los desaparezca de esa latitud perfecta e idílica. ¿Pasarán a la luna y seguirán siendo boricuas en la luna? ¿O despertarán  un día con colas de cerdos y se dejarán comer por las hormigas?

Aquí me encuentro y aquí vivo, en esta isla llamada Puerto Rico a la que amo y quizás no sepa vivir sin ella, pero la que me pega fuerte en las entrañas y cada día me hace perder las esperanzas. Si el cinismo de estas palabras te toca hondo y eres puertorriqueño te invito a reflexionar y aportar tu grano de arena por el cambio y no por la historia cíclica que ha definido a esta isla desde antaño.

Mutación del arte

Washington Crossing the Delaware, Emanuel Leutze. 1851

Washington Crossing the Delaware, Emanuel Leutze. 1851

Esta obra del artista Emanuel Leutze, es ejemplo de una de las múltiples funciones del arte; la propaganda. Es una imagen completamente idealizada para fines político-partidistas.

Es un hecho que el artista no estuvo presente en ese momento histórico, sin embargo es un orgulloso estadounidense. En el momento histórico representado George Washington seguramente estaba en el suelo de la barca esquivando los ataques y masacrando a uno que otro.

Por el contrario, Leutze creó una reverencia casi divina no sólo en el personaje principal, sino que los elementos naturales hacen una parsimonia digna de un dios y acentúan el poder de Washington. El máximo detalle de arrogancia y soberbia radica en colocar la bandera estadounidense de 1851 en un momento histórico que no existía y que seguramente no había sido pensada, la prioridad era acabar con el “enemigo,” dejarlo sin mejillas, casa y posteriormente tierra.

¿Comprarías una obra de arte destinada a desaparecer?

“Los griegos no son clásicos, son arcaicos, vamos a conversar con ellos y a contradecirlos en lo más esencial…el mundo exterior no existe en el mundo, sino en mi darme cuenta”.

-José Ortega y Gasset (¿Qué es filosofía?)

Fall Out Series

Fall Out Series

Fall out series

Artista: José A. Ortiz Pagán

Año: 2010

Medio: Fotograbado en metal con proceso de oxidación

“Dada no significa nada”, fueron algunas de las palabras escritas por Tristán Tzara en el primer manifiesto Dada de 1918. Partiendo de este planteamiento; ¿sería correcto llegar a una analogía y decir que “arte no significa nada”? En muchas ocasiones se ha intentado definir lo que es el arte, quién lo determina y cómo se decide qué es o no es arte.

Podría nuevamente intentar decir lo que es el arte, pero sin duda que escribiría por horas y al finalizar volvería al punto de inicio y nuevamente me cuestionaría ¿qué es el arte? Lo cierto, o al menos un intento de acierto, es que al razonar y crear este planteamiento de una forma u otra estamos siendo semejantes a muchos de los grupos y movimientos de vanguardia del siglo XX, entre ellos el dadaísmo y el surrealismo.

¿No estamos acaso cuestionando y poniendo en duda lo que un día algún desconocido nos dijo? Al afirmar esta pregunta, Marcel Duchamp logró su objetivo, ya que hoy, casi un siglo después de la aparición de su obra “La Fuente”, el cuestionamiento del arte llegó a los estudiosos y al sector popular.  Todavía hoy el legado dadaísta que tenía como fin denunciar el sin sentido de la vida, continúa causando críticas y desestabilización.

Fall Out Series

Fall Out Series

El museo Dr. Pío López Martínez para el otoño 2011 presentó la exposición: “Entre líneas, Frade y el dibujo contemporáneo.” En ella pude encontrar una variedad de obras en diversos medios y que no eran únicamente de Ramón Frade, sino que incluyó una gran variedad de artistas contemporáneos puertorriqueños.  Hoy día a unos aproximados 93 años de la aparición dadaísta aún podemos encontrar su legado en rasgos y técnicas de artistas posteriores al movimiento.

Un ejemplo de esto son las obras que componen la serie Fall out del artista José A. Ortiz Pagán. Estas obras fueron realizadas en el año 2010 y son fotograbados en metal, sometidos a un proceso de oxidación.

Teniendo presente que los dadaístas trabajaban empleando el sarcasmo y el cinismo en su arte, considero como algo un tanto dadaísta el someter las obras a un proceso de oxidación.  El artista al hacer esto, en cierto sentido, crea un arte nuevo que podría compararse con el llamado antiarte dadaístas, en cierta manera está negando o cancelando el propósito tradicional que se le atribuyó a las obras de arte desde antes del Renacimiento. Ortiz Pagán sometió sus creaciones a sustancias ácidas para provocar su proceso de oxidación, con el  paso del tiempo desaparecerán.

Fall Out Series

Fall Out Series

Aplicando el proceso de oxidación a sus obras el artista entra en el juego de la contradicción que tanto gustaba a los dadaístas.  Los Dada no propagaron su arte o antiarte, sino que lo registraron, vemos la clara contradicción ya que sí registramos algo de una manera u otra estamos contribuyendo a una propagación.

La serie Fall out, puedo decir que no se propagará ya que algún día desaparecerá, sin embargo al entrar al servicio de museos para exposiciones y posteriormente puestas a la venta claramente se está registrando su arte.

El proceso de oxidación también tiene paralelos con el pensamiento del artista surrealista, René Magritte. Según Magritte las imágenes tradicionalmente nos traicionan, nada de lo que vemos es obvio, puesto que las cosas que vemos y decimos son esto y lo otro, en realidad no son ni eso ni lo otro. En el caso de las obras de Fall out series, las imágenes también nos van traicionando, en el 2011 vi las representaciones de las fotos que les muestro y hoy en el 2014 las obras deben lucir muy diferentes.

Fall Out Series

Fall Out Series

El dadaísmo, en su mayoría, se formó por hijos de burgueses que rompieron las tradiciones y los cánones que un día la sociedad burguesa, que tanto culparon del desarrollo de la Primera Guerra Mundial, le impuso a la sociedad.

Fall out series la etiqueto como una obra antiburguesa. La burguesía tradicionalmente adquiere y promueve las que a su criterio son “bellas obras de arte”, en su mayoría estas son las obras que cumplen y se asemejan a los criterios de artes como el renacentista y el neoclasicista. A mi juicio no creo que a la sociedad burguesa le interese mucho adquirir una obra de arte que no representa un tema clásico, un bodegón o un paisaje hermoso y peor aún un día no muy lejano desaparecerá.

El dadaísmo trajo un contexto lúdico de creación aleatoria en el que incorporó el uso de nuevos materiales para el arte, haciendo en ocasiones referentes a la descomposición, el desperdicio y los materiales de baja calidad. En estas obras que les presento veo que el artista no trabajó con lienzos, óleos, mármol, bronce o cualquier otro elemento relacionando tradicionalmente con las artes plásticas, sino que uso el fotograbado en metal, una material que no se relaciona ni se asocia mucho con las clases burguesas, más bien con las fábricas, obreros y trabajadores.

El metal simple ante los ojos de muchos es un material de baja calidad comparado con el oro o la plata. El proceso de oxidación le inyecta a las obras el elemento de desperdicio y descomposición que no fue exclusivo de los dadaístas, muchos surrealistas también emplearon estos elementos en sus obras.

A la luz de una simple mirada me atrevo a decir que el tema es un homenaje o crítica a la tecnología, depende de la lente con que se mire y la opinión de cada cual.  Homenaje porque resalta elementos, productos y creaciones tecnológicas, pero  crítica, ya que con el proceso de oxidación y la desaparición paulatina de la obra, a mi entender, se desestima y se pone en tela de juicio los adelantos y avances tecnológicos.

Incluso me aventuro a una hipótesis sobre referencias a lo nefasto de la industrialización y comercialización. Aquí entra otro paralelo con Marcel Duchamp, esta serie muestra tubos y elementos de plomería, los que conocemos un poco a Marcel Duchamp sabemos su fascinación por el sistema de plomería de Nueva York.

Fall Out Series

Fall Out Series

Aunque tal vez no de forma radical como el dadaísmo o el surrealismo, estas obras hacen su aportación a la visión y misión de estos movimientos de “hacer añicos el pasado.”

A pesar de no estar acompañadas de un manifiesto cargado y directo están llevando consigo una idea.  La idea como nos dicen los dadaístas es más importante que la forma en que se lleva la práctica.  En este sentido tanto dadaístas como surrealistas lograron muchos de sus objetivos, quizás no a corto plazo o no en las medidas y proporciones que desearon, pero el hecho de que la mayoría del arte contemporáneo no se dedique a divertir y crear reproducciones simbólicas, nos confirma que hubo un cambio en la visión de mundo y pensamiento.

Cada día que una persona se molesta o irrita al ver La Fuente de Duchamp y la considere desagradable por no ser una “Maja” de Goya o un retrato de Velázquez, tanto Duchamp, Tzara y todos los dadaístas si nos pudieran ver estarían sonriendo.