Cartas Oníricas (I)

Sureau – Prairial – 2015

 

Alado Gabriel:

 

TribunalDesperté aterrado, caminábamos por Madrid entre las estaciones de Bilbao y Tribunal. Yo seguía a las chicas que de repente desaparecieron. Retrocedí y me hallaba en un laberinto lleno de cuartos cuadrados donde cada pared correspondía a los puntos cardinales de un reloj.

A medida que avancé por la oscuridad ascendí hasta sentir que brisas frías me acariciaban y sólo observé nubes cada vez más brumosas y grisáceas. Mantener los ojos abiertos me produjo una sensación de comezón y ardor espeluznante.

En un instante repentino las nubes se disiparon y me encontraba sobre una estatua sagrada y helada, era una imagen divina lo comprendía, pero tenía unos cuernos de marfil como los Alephs de mis historias. Me aferré a ellos aún más aterrado que al principio y lentamente giraron y se hundieron. La imagen comenzó a tornarse color bermejo y en un santiamén el frío desapareció y ardor y sudor comenzaron a recorrerme. Fue en un obrir i tancar d’ulls una explosión se desató y yo volaba por los aires.

Three_Witches_WellesCon el cuerpo molido y entre el humo y la mugre pude abrir los ojos y allí estaban las chicas, se acercaron sonriendo. Cuando mis ojos pararon de sangrar y mi vista era más clara, noté el engaño que mis ojos me jugaron, las chicas eran realmente ancianas vestidas de negro y con báculos de cuernos de Aleph, eran sus siervas y mi fin había llegado…

A

En esta Primavera Anticipada que aumenta así lo bueno dentro de mí…

Esta galería contiene 6 fotos

El almendro es el primero de los Prunus que florece anunciando la proximidad de la primavera, cómo iba yo, un romántico empedernido, a dejar pasar por alto tan opulento suceso… Es esta Primavera Anticipada, me gusta sí, me hace volver … Sigue leyendo

No todos los que deambulan están perdidos…

“La sabiduría es una larga consecuencia”


7Ya van meses y poco más desde mi llegada a Madrid. En principio sí que cargaba planes, itinerarios y una lista de motivaciones y deseos. Ahora, en algunos setenta días, me doy cuenta de que el máster me absorbe bastante, actividades como escribir diariamente o interaccionar por las redes sociales y cibernéticas se hace cada vez más difícil.

Es un etapa que me gusta mucho y a la vida doy gracias por darme unos compañeros de estudios que son algo más que meros competidores o politólogos baratos de una facción política en el mundo de la Diplomacia y las Relaciones Internacionales.

La nostalgia me corroe más de lo que esperaba, al final resulta que comienzo a sentir esa extraña sensación de añorar desmesuradamente los días del pasado. He sido el hijo desprendido, la versión contemporánea de la oveja negra o cómo diría mi madre el hijo que más aventuras y dolores de cabeza le ha brindado. Hoy la echo mucho de menos y la llamo a diario así sea para pedirle la bendición o preguntarle por los demás.

Oh la la!

Oh la la!

Madrid, citando a Sabina, es una ciudad invivible, pero insustituible. No hay día en que no siento flechazos o viva en primera persona el amor a primera vista en el metro. Me mude a una tierra de dioses y monstruos, en la que vivo las obsesiones, deseos reprimidos y emociones alocadas a mil por hora.

Ni todo ha sido gris, ni tan naranja. He conocido personas que desearía no haberlo hecho, a las que pienso con rabia y aunque la vida me lo devuelva, les deseo lo peor. Al final, no sé si seré parte de la cura o de la calamidad, dudo mucho del futuro y los planes aunque en teoría se acercan en la práctica me aterran.

Mi confusión no se detiene, mi conocimiento se expande y nuevos lazos me atan a una familia maravillosa que he conocido. He tenido que posponer planes, que detenerme a pensar antes de hablar y a no escupir contra el viento que más pronto que tarde me devuelve el golpe.

Museo del Romanticismo, Madrid

Museo del Romanticismo, Madrid

Mi espíritu romántico se engrandece, he visitado el Museo del Romanticismo en más de cinco ocasiones. Presencie el “desfile nacional” el pasado 12 de octubre y salí aterrado y enfurecido. He vuelto al Museo de América y mantengo mi investigación sobre los prejuicios, racismos y el lavado de cerebro que dicho museo crea y trasmite a la sociedad española.

Universidad de Alcalá

Universidad de Alcalá

Volví a Alcalá de Henares a comenzar la Ruta del Quijote. Esa ciudad tranquila y serena donde con la pinta de cerveza escoges tu tapa y con menos de tres euros acabas satisfecho. Loado sea el Cardenal Cisneros y tuve la dicha de estar en la representación de don Juan Tenorio.

El sol sale cada día con una parsimonia ligera que por ratos me da un dolor grabado, persistente, pero placentero. Mi mundo comienza a llenarse de mares, montes y amigos que me esperan para avanzar y crear nuevas historias y cuentos. Al final mis demonios encuentran un poco de consuelo, efímero y muchas veces orgásmico.

San Lorenzo de El Escorial

San Lorenzo de El Escorial

Otra de las tardes frías del otoño me hicieron regresar a El Escorial y nuevamente asombrarme y quedar extasiado con una de las grandezas más maravillosas del mundo entero. El delirio y el asombro conviven en los muros del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y se entremezclan con los restos inertes de monarcas e infantes para dar vida a un cúmulo de fantasmas en blanco y negro con muchas penas que purgar y años de condenación errante.

Catedral de Toledo

Catedral de Toledo

El homicida siempre vuelve a la escena del crimen, así que cómo no iba a regresar a Toledo, ese pueblito viejo de calles pequeñitas que me enseñó a querer. Antigua capital de la Hispania y donde el Tajo y las tres culturas labraron una encanta ciudad digna de Historia, Literatura, Filosofía y Ficción.

Castilla-La Mancha o Castilla la Nueva, recurriendo a los términos contemporáneos, es para mí una de las Comunidades Autónomas más maravillosas e impresionantes. Saliendo de los dogmas e intercalando frases Toledo también fue por los árabes llorada. Until we bleed, me acuerdo y sólo puedo sonreír.

Consuegra, Castilla-La Mancha

Consuegra, Castilla-La Mancha

Acercando las distancia y continuando con el camino de Alonso Quijano me volví a las bermejas tierras de La Mancha y allí confundí Molinos con Gigantes tras semanas sin dormir.

Al final continué por La Mancha y para ya no pasar de los mil caracteres en esta entrada, mejor sólo cuelgo algunas fotos más y dejo las historias para otra ocasión.

Fuentenovilla, Guadalajara

Fuentenovilla, Guadalajara

El cristalino Tajo.

El cristalino Tajo.

Recópolis, Zorita de los Canes.

Recópolis, Zorita de los Canes.

Cementerio Municipal de Pastrana. Qué viva el Romanticismo y la Necrofilia.

Cementerio Municipal de Pastrana. Qué viva el Romanticismo y la Necrofilia.

El Museo del Romanticismo

Noche triste viste ya,
aire, cielo, suelo, mar.
Mirando del mundo profundo solaz,
esparcen los sueños beleños de paz.

Museo del RomanticismoCreo que no es un secreto para nadie que soy un romántico empedernido, así que porque no aprovechar los ratos que me quedan libres para complacerme y dedicarme al savoir-faire, llegando así al Museo del Romanticismo en Madrid.

Este magnífico y sencillo museo, fue fundado por el Marqués de la Vega Inclán quien donó la mayoría de sus obras y proyectó el foco y enfoque de la institución artística. Aunque sin el Marqués no existiera hoy día el museo, es de igual importancia la aportación de José Ortega y Gasset. Este filósofo español en su obra; Para un museo Romántico, creó una especie de manifiesto sobre los postulados y rigores a tomar en cuenta para la creación de un nuevo museo, uno romántico.

Como nos señala en su obra Ortega y Gasset, el Museo Romántico es una encomienda. El Romanticismo resume la vida española de la primera mitad del siglo XIX. Me atrevo a decir que incluso los estilos de vida e ideologías como el nacionalismo vasco y catalán, también absorbieron y enriquecieron sus soportes con el movimiento artístico y literario que llamamos Romanticismo.

Real Hospicio de San Fernando

Real Hospicio de San Fernando

En palabras de Ortega y Gasset, en el caso de Madrid fue gracias a los románticos que la historia se vistió de color. Originalmente el proyecto para el Museo Romántico estuvo enfocado en el edificio Real Hospicio de San Fernando, existía una necesidad estética incluso en las construcciones para reconocer y ensalzar lo oriundo de Madrid.

El estilo Barroco de la edificación representa el triunfo de la pasión sobre la razón. Sin embargo, José Ortega y Gasset demuestra y señala las similitudes entre Barroco y Romanticismo, pero aclara que el barroquismo en ocasiones reflejó una pasión muda, en contra parte el Romanticismo abundó en expresiones y palabras.

Aunque el Hospicio debió ser el edificio para el Museo Romántico, hoy día es el Museo de Historia de Madrid, quedando la época impregnada en sus muros y como la exhortación del filósofo a unos “vecinos sentimentales” evitó el deterioro y abandono de la instalación. José Ortega y Gasset satiriza alguno parámetros del Romanticismo, pero en los momentos de dar su opinión deja de entrevisto su alma pura y romántica.

Una mártir

Una mártir

El Museo del Romanticismo como lo conocemos hoy día es a su vez una clase filosófica de Ortega y Gasset, llevando el mensaje de la importancia de aprender a adoptar frente al pasado una actitud certera que nos guíe y no nos lleve a enfrentamientos erróneos y estériles.

La crítica al progresismo y la modernidad se marcó en las letras de Ortega y Gasset y hace eco en los muros del museo. Los progresistas, con su ingenuidad específicamente moderna, creen que sus puntos de vista son definitivos y los únicos admisibles. En ese sentido el progresismo del presente no ha cambiado en nada.

Vivimos en un afán de supeditar la vida actual y la pasada a un mañana que no llega nunca, esa es una de las enfermedades de nuestros tiempos y que la trasmitimos a las futuras generaciones innatamente.

Para vivir se debe aprender las ciencias y cultivar el arte como diría Ortega y Gasset; ser un dilettante apasionado de los modos de vivir. Para mí el museo del Romanticismo es un homenaje a la estética Romántica y marca la diferencia entre Museos Modelos y un nuevo género de museos que lleva tiempo tratando de emerger y la sociedad llena de clichés se lo impide.

No nos encontramos ante un museo que pretende reunir las obras de arte más valiosas, es un museo que demuestra el que aunque muchos llaman Mal del Siglo definió y continúa definiendo la vida española, europea y latinoamericana; el Romanticismo.

Llegué a Madrid…

…y la verdad es que no sé ni cómo me siento, es una mezcla de emociones encontradas y opuestas. Antes de tomar el avión tuve un pequeño estado de crisis en el que pensé dejar todo a la verga y salir corriendo, claro esa era la ruta fácil y no se me conoce por cobarde.

Ahora estoy aquí hecho un manojo de dudas y un cúmulo de pensamientos casi suicidas. En estos suburbios, donde no sabía y me he metido, no sé que tan pronto me adapte. Pensé que primer día aquí estaría dando vueltas por el metro y buscando lugares para conocer. Sin embargo, aquí estoy en un colchón medio roto, medio incómodo, enfrentando una tos inagotable resultado del cambio de clima.

Quiero disfrutar el otoño, veremos si se me quitan las pendejadas y vuelvo a caer en tiempo.

Me voy a Madri’

Tras muchos años por el Caribe, pronto abandono el Trópico y regreso a Europa. Hoy es que vengo a caer en cuenta de los pocos días que me quedan por aquí. Me hacía mucha ilusión regresar a casa y volver a las costas de Tarragona, a mi amada Reus, a Girona donde podía ser malo y no me veía mi papá, a tomar chupitos en Cadaqués hasta acabar en la orilla del Mediterráneo triste porque Gerard Piqué no me quería, a correr bici por las calles de Barna mientras hacía historias y conversaciones de todas las personas que veía, o simplemente ir a Badalona a ligarme a ese camarero que le conté la historia de santa Elurària, pero por cuestiones de estudios y azares del futuro mi nuevo hogar será Madrid.

¿Qué va a hacer un tío antimadridista en Madrid? Aclaro que me encanta la ciudad de Madrid, sus atracciones y museos, pero me aterra el madridismo, la derecha y la afición del Real Madrid, yo es que soy culé hasta el tuétano y muy orgulloso de mis colores blaugranas.

Miento si digo que no tengo miedo, por ratos me pongo a sobre pensar las cosas, veo donde estoy y lo difícil que es crecer. Me quejo mucho lo sé, soy complicado también lo sé. Sin embargo, a qué me enfrentaré ahora no lo sé.

Voy tras una meta que me propuse en el 2010 y con fervor y dedicación espero alcanzarla. La vida me puso personas maravillosas en el camino, no me puedo quejar de ello, soy agradecido y si hoy estoy aquí y voy hacia allá es gracias a esos seres que para seguir los clichés llamaré ángeles.

He visto y analizado mi vida como una tragicomedia en la que a fin de cuentas no soy nada más que un espectador en ese vibrante conjunto de cosas que llaman vida. Mis allegados con frecuencia dicen que tengo un temperamento oscuro y poco entusiasta. Yo me considero analítico, difícil de complacer, introvertido y sensible.

Me apasiona la historia, amo el arte, me fascina el olor de la gasolina y el cigarrillo. Adoro los tatuajes y no confesaré cuantos cargo ya. Me gustan las personas al desnudo, en ropa interior apretada, una mujer con unos senos voluptuosos y los hombres con vello corporal me enloquecen. Amo leer y más aún si son series de libros. Quisiera ser un Istari. Me gustan las constelaciones, puedo oír la lira de Orfeo en cielo cálido del verano y las cadenas de Andrómeda en el gélido cielo del invierno.

Los días lluviosos son para un buen té, un buen vino, un queso curado o un hidromiel. Amo estar en buena compañía, pero me hastío a menudo del tumulto y las personas. Meditabundo y taciturno, me gusta sobar a las personas. Pido deseos a las 11:11 y regalo algunos.

Ahora bien, ¿encajaré con todo esto en Madrid?

Qué la fuerza me acompañe.

Historia de una mirada

“Mirar a través del ojo que piensa”

Los museos son instituciones dedicadas a la recaudación, conservación, estudio y exposición de objetos científicos y obras artísticas. Tradicionalmente los museos se clasifican en un tema común para así crear exhibiciones que faciliten su estudio y sean atractivas a los turistas y ciudadanos. Ahora bien, ¿los museos tiene otras funciones y objetivos que no conocemos? ¿son todos los museos educativos? El hecho de que un museo sea avalado por el gobierno ¿lo convierte en un buen museo? Preguntas como estas son frecuentes en una minoría de personas, son pocos los que van a un museo y miran con el ojo que piensa.

La mayoría de las visitas a museos son encabezadas por extranjeros o locales que sobre la base de la fama del museo asisten y contemplan las exhibiciones, asombrados al ver obras como El Jardín de las Delicias o boquiabiertos y mirando de perfil una obra de Aleksandr Ródchenko buscando el mensaje subliminal, que según ellos tiene por obligación, la obra.

Museo de América en Madrid

Museo de América en Madrid

Muchos de los museos no se construyeron bajo los cimientos de agrupación y preservación. Algunos como el Museo de América en Madrid se irguieron con otros propósitos, ni tan nobles, ni tan educativos, siguiendo vigentes esas metas hasta hoy día. Esta entrada hará un recorrido crítico sobre este museo y su verdad oculta; un museo para los ojos que miran y no para los que piensan.

Torre vigía, conmemorativa del descubrimiento

Torre vigía

Inicio con un trayecto por las afueras del museo. No es casualidad su localización geográfica. El Museo de América en Madrid se encuentra en la avenida de los Reyes Católicos y está relativamente cerca a monumentos como el Arco de la Victoria y lugares como el Instituto de Cultura Española. No son azares del destino, el museo fue construido en medio del franquismo y con un mensaje claro: usar la antigua imagen de la metrópoli española para resaltar el nivel político y el estrato social ante las otras naciones europeas.

Escultura y arte urbano

Escultura y arte urbano

Desde 1994 el museo cuenta con una Torre de 92 pisos que sirve de vigía y conmemora el aniversario del Descubrimiento de América. No es algo tan contemporáneo la disputa sobre si se debe llamar descubrimiento o mejor encuentro a la gran acción de Cristóbal Colón que llevó a España a su máximo esplendor mundial. También desde 1994 el museo alberga la misma colección sin ningún cambio hasta el día de hoy.

Los demás alrededores cuentan con esculturas, en su mayoría de carácter religioso. Casi todas están en un precario estado físico, algo abandonadas y llenas de graffiti y suciedad. A simple vista indica ser poca la importancia que tiene el ambiente que rodea al museo.

Arte e ironías

Arte e ironías

La escultura de la imagen a la derecha llamó mi atención. Un caballero español en pleno acto heroico. Como muestra la foto el mensaje es evidente; España gracias a la religión rescató y salvó a una América perdida y condenada. Irónicamente la cruz del caballero es de oro, elemento abundante en América y que tanto enriqueció a España. América es representada como una nativa, sin rostro, a la que el caballero salva con su regazo.

El Museo de América en Madrid, comienza dando una visión diferente de la antigua metrópoli colonial y de las naciones americanas y su independencia. Se refiere a todo el pasado de una forma común, llevando ese mensaje al presente. Al abrir los panfletos y folletos guías, rápidamente encontramos como se naturaliza cientifica la antigüedad americana. A la par, este proceso excluye otras posibles miradas o interpretaciones.

Una vez dentro del museo se concibe a los colonizados como seres inferiores, una forma de perpetuar su dominación, pues se sigue propagando esa idea, aun cuando sabemos que los nativos americanos contaban con modelos de escritura y lenguaje, calendarios más precisos, construyeron grandes ciudades y tenían una sociedad jerarquizada con costumbres y creencias tal cual la mayoría de las sociedades europeas.

El gran mensaje del museo es que la lengua y la religión fueron las grandes aportaciones españolas, siendo ambas favorables y constructivas. Notamos entonces que el Museo de América en Madrid está dividido en cinco áreas temáticas:

  1. Conocimiento de América
  2. La Realidad de América
  3. La Sociedad de América
  4. La Religión de América
  5. La Comunicación de América

Clasificaciones que no son cándidas ni inocentes. La pregunta aquí es ¿pueden países tan diversos como los americanos ser agrupados en estos cinco renglones? La repuesta es no, pero en este caso, el Museo exalta a España defendiendo la unidad que supuso la conquista y la colonización. La lengua fue la salvadora que unió a un continente distinto y lo resalvó con la fe cristiana.

Mapa de América, Museo de América en Madrid

Mapa de América, Museo de América en Madrid

La primera sala: Conocimiento de América, no presenta la realidad geográfica y diversa de América, sino a los antiguos mapas que creó la vieja cartografía sobre América. En este caso considero que lo más propio sería llamarla Conocimiento sobre América o América según los europeos.

Finalizando la exposición y en el camino a la segunda área, el espectador camina por una especie de puente que está sobre un mapa de América. El inició del puente es España o en general Europa. Cuando contemplas el mapa, sin necesidad de ser un geógrafo o cartógrafo, aprecias un caos rotundo con desproporciones desmesuradas. Encontramos una isla de Cuba que es más grande que la península de la Florida y un México diminuto en el que lo más palpable es la península del Yucatán. Es evidente la noción europea sobre América; mucha tierra de la que se conoce poco. Aquí también notamos la inferioridad con la que es tratada no solo la sociedad, sino también la tierra americana.

En la segunda sala en la que según el museo mostrará la Realidad de América, hay dos mapas con información de la colonización. Los mapas; uno de América del Norte y otro de América del Sur, en realidad lo que pretenden es comparar la colonización española contra la inglesa. No es sorpresa que los mapas utilizados siguen la línea divisoria de los mapas de Gérard Mercator, antiguo cartógrafo flamenco.

El mundo, que como ya sabemos es esférico, al ser trasladado a un plano muchas de las proporciones reales se pierden, en ese sentido y utilizando la línea del Ecuador como “centro” y referencia, enfrentamos representaciones desproporcionadas en las que el hemisferio norte es el doble de lo que en realidad es y el hemisferio sur queda reducido a minúsculas escales.

Repaso a Eduardo Galeano

Repaso a Eduardo Galeano

Tenemos entonces a una Groenlandia más grande que Brasil y una Europa casi del tamaño de los Estados Unidos. Claramente al quedar el territorio norte con más extensión apreciaremos más muertes, esclavitud, llamada como emigración en el museo, y otras calamidades en la colonización inglesa y muchas menos en la española.

Aquí aprovecho y hago un pequeño repaso a Eduardo Galeano, como la imagen de la derecha señala, el mapa mundi que estamos acostumbrados a ver miente en sus proporciones, robándole el espacio no solo a América Latina sino a todos los territorios que se consideran inferiores como la India y África.

La tercera y cuarta sala; Sociedad y Religión de América, no están menos inmersas en la falsa propaganda y perpetuación de mitos. En ellas, por ejemplo, encontré una máscara tradicional de Puerto Rico, sin explicación o reseña alguna, lo único que dice la ficha es “Máscara de Puerto Rico, representación del diablo.” La realidad es que la tradición puertorriqueña, salpicada con rastros taínos, españoles y africanos, tiene tres tipos de máscaras de carnavales diferentes. Cada máscara carnavalesca tiene una historia y una leyenda, son escasas las que aluden hacia connotaciones diabólicas exclusivamente. Vemos entonces como cuentan y dicen, sin el conocimiento debido, mientras que los habitantes de América son representado por objetos y no tienen el don de la palabra.

La exposición final sobre la Comunicación de América es una oda al castellano y los escritores hispanoamericanos modernos y contemporáneos. Nuevamente se ensalza al castellano con su labor de unión y progreso, mientras se pasa por alto que América tiene más de 100 lenguas y dialectos diferentes y que países como Bolivia cuentan con 37 idiomas oficiales.

Este artículo pretende mostrar una síntesis de atrocidades y barbaries cometidas por muchos museos y países del llamando Primer Mundo. El ejemplo es español, pero no es algo exclusivo de España, sino de muchas naciones. Mi motivación más allá de animar a las personas a ver con el ojo que piensa, es que se creen museos más responsables, inclusivos y democráticos. El Museo de América en Madrid justifica la dominación de un grupo sobre otro por los resultados. Esta siendo un homenaje a la frase atribuida a Nicolás Maquiavelo: Los hechos justifican los medios.

¿Dónde están las banderas?

¿Dónde están las banderas?

El Museo de América en Madrid quiere ordenar lo diverso, incluyendo lo propio español, pero excluyendo lo ajeno. Los otros no tienen derecho a la palabra. El museo advierte y amenaza sobre los peligros de la diversidad.

En conclusión el museo demuestra que el poder es bueno ya que por él se llega al desarrollo. Para cerrar adjunto esta foto de la izquierda en la que se muestra el gran amor y compromiso del Museo de América de Madrid por América, más de un año y las banderas de las naciones americanas están ausentes de la institución que las representa. Al final resulta de mucho meollo el siguiente extracto del poeta de los desamparados, el grande Blas de Otero:

España camisa blanca de mi esperanza
la negra pena nos atenaza
la pena deja plomo en las alas
quisiera poner el hombro y pongo palabras
que casi siempre acaban en nada
cuando se enfrentan al ancho mar.

 


 

Este artículo no hubiera sido posible sin la edición en DVD de Museos de Bolsillo y la colaboración de la Dra. Marisa González de Oleaga, junto a la visita guiada al Museo de América en Madrid y las horas de enseñanza y aprendizaje en el curso sobre Política de América Latina.

Personificación femenina de las artes

Algunos historiadores del arte señalan que el Arte Medieval inició una costumbre que sobrevive hasta nuestros días, esta es la personificación de las artes en figuras femeninas. Personalmente difiero un poco con este postulado. Queda claro que fue en el Medioevo donde se comenzó a dividir y clasificar las artes y donde se gestó el concepto de Artes Liberales que dio paso a la creación del Trivium et Quadrivium.

Sin embargo, y como ya mencioné en la entrada (Si algún dios hubiera sostenido el nivel de la balanza de Dice), considero que en el momento en que iniciaron las mitologías antiguas, es la raíz de estas personificaciones. No sólo se humanizó a las artes, sino también las ciencias, valores, poderes y un sinfín de elementos componentes de la vida. Siendo entonces la Edad Media y la Edad Moderna, las encargadas de explotar el tema iconográfico en sus respectivas plásticas.

Friso, puerta Velázquez, Museo del Prado

Friso, puerta Velázquez, Museo del Prado

En mi última visita al Museo del Prado me dirigí al Edificio VillanuevaEsta construcción de estilo neoclásico, tiene en la puerta, como protector, una escultura de Diego Velázquez. El friso de la puerta muestra una alegoría en la que se presenta al rey Fernando VII como guardián de las ciencias y las artes, comparten escenario con él dioses mitológicos como Atenea, Apolo, Hermes y Poseidón.

Lo que más me gustó y que va acorde con la pequeña introducción de esta entrada, son las personificaciones femeninas que acompañan a la fachada del Edificio Villanueva y que les presento a continuación.

 

Victoria

Victoria

 

 

 

 

 

Arquitectura

Arquitectura

 

 

 

 

 

 

Fama

Fama

 

 

 

 

 

 

Inmortalidad

Inmortalidad

 

 

 

 

 

 

Admiración

Admiración

 

 

 

 

 

 

Constancia

Constancia

 

 

 

 

 

 

Magnificencia

Magnificencia

 

 

 

 

 

 

Simetría

Simetría

 

 

 

 

 

 

Fertilidad

Fertilidad

 

 

 

 

 

 

Paz

Paz

 

 

 

 

 

 

Euritmia

Euritmia

 

 

 

 

 

 

Fortaleza

Fortaleza

 

 

 

 

 

 

 

Pongamos que hablo de Madri’

Allá donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid.

Donde el deseo viaja en ascensores,
un agujero queda para mí,
que me dejo la vida en sus rincones,
pongamos que hablo de Madrid.

Fuente Cíbeles, Madrid

Las niñas ya no quieren ser princesas,
y a los niños les da por perseguir
el mar dentro de un vaso de ginebra,
pongamos que hablo de Madrid.

Afueras de El Prado

Los pájaros visitan al psiquiatra,
las estrellas se olvidan de salir,
la muerte pasa en ambulancias blancas,
pongamos que hablo de Madrid.

Rincones de Madri’

El sol es una estufa de butano,
la vida un metro a punto de partir,
hay una jeringuilla en el lavabo,
pongamos que hablo de Madrid.

Cuando la muerte venga a visitarme,
que me lleven al sur donde nací,
aquí no queda sitio para nadie,
pongamos que hablo de Madrid

Recuerdos de mi primera visita a Madrid.