El cuento en América Latina

Cuentos latinoamericanos : antologíaNo es una sorpresa para muchos de ustedes mi admiración y devoción hacia Julio Cortázar. En ese ámbito y mientras leía las Clases de literatura (Berkeley, 1980) me tropecé con una interrogante interesante. Cortázar menciona:

Tengo la impresión de que hasta este momento al menos yo no conozco ningún trabajo crítico que responda de manera satisfactoria a por qué en América Latina el cuento es tan popular y alcanza una calidad que lo coloca al nivel de los mejores que se puedan imaginar o escribir en el planeta.

Esta cuestión quedó haciendo ecos en mi mente y me motivó a hacer una búsqueda crítica del tema e intentar, al menos, responderla o presentar las teorías más acertadas sobre el rol del cuento en la sociedad y la literatura latinoamericana.  A fin de que el subtítulo de esta página es “Cuando empecé este blog el dinosaurio todavía estaba allí”.

Tuve la oportunidad de tomar cursos de literatura en Latinoamérica (Puerto Rico, Colombia) y en Europa (España, Bélgica, Francia). Debo tomar el camino de algunos críticos y señalar que, en efecto, hay un tratamiento diferente del cuento en este lado del hemisferio. Mientras los currículos y las materias europeas suelen galardonar y hacer una oda del género llamado novela, el cuento queda rezagado a un segundo y tercer plano de inferior importancia y valor literario. Tanto en Madrid como en París y Bruselas, y posiblemente cualquier otra ciudad europea de corte occidental, la novela es el máximo escalón del desarrollo literario, mientras que el cuento pasa a ser un género que como el arte contemporáneo es mal estudiado e interpretado.

Desde México y la cuenca caribeña, por toda Centroamérica, pasando a través de los países hispanohablantes en América del Sur y llegando a Brasil, encontramos grandes cuentistas que destacaron desde la formación de las jóvenes naciones hasta la actualidad como grandes cuentistas. Dentro del mismo escenario hallamos la contraparte; un público latinoamericano apasionado que como bien señaló Julio Cortázar ama y espera los cuentos.

Si miramos currículos académicos de diferentes universidades americanas y europeas o Cuando hablamos de “literatura universal” y hacemos una búsqueda de “clásicos universales” Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Horacio Quiroga, Gabriel García Márquez, son algunos de los nombres que veremos en repetidas ocasiones en el proceso de ese pequeño experimento que menciono.

Leyendo, y haciendo la investigación pertinente sobre el tema, me encontré con críticas cargadas de prejuicios históricos. Así por ejemplo la primera teoría europea que intenta explicar este fenómeno que llamaré cuento > novela en Latinoamérica, dice que esto sucede porque sus habitantes son seres incultos y vagos que no les gusta ni leer mucho, ni escribir mucho. Salta a la vista que abandoné inmediatamente este planteamiento.

La otra suposición, que es aborda por Cortázar y que les presento el día de hoy, es contradictoria, pero interesante. Hay una médula romántica en los cuentos latinoamericanos que presentan una realidad muy latinoamericana que superó y rebasa barreras antes que en Europa. Esto se podría traducir de otra manera: en Latinoamérica no existe el peso de la modernidad o la añoranza del pasado. Un pasado que carga una lenta evolución que duró siglos.

El marco americano, en palabras de Cortázar, pasó de la conquista a la colonización y luego a la independencia en un lapso cronológico muy corto. Los escritores latinoamericanos se enfrentaron a un vacío evolutivo que los colocó ante una cultura moderna y una idioma que les permitió un sinfín de expresiones.

De acuerdo a esta interpretación, inconscientemente los escritores latinoamericanos se enfrentan a ese vacío que los ubica en una tenue línea temporal que los acerca a sus antepasados precolombinos que eran culturas orales, desde el río Bravo hasta la Patagonía. Los principales escritos de las culturas incaicas, aztecas y mayas presentan cosmogonía y mitologías por medio de pequeños cuentos o relatos cortos, si usamos la vara de medición europea.

El resumen de esta teoría en palabras más elaboradas sería que nuestros escritores están muy arraigados a esa etapa oral a la cual le hace falta una evolución de siglos y por consiguiente un cuento llega de forma natural a un argentino, mexicano o peruano.

Entraría aquí la principal contradicción a la teoría, culturas precolombinas de áreas como el cono sur de América o la taína en el Caribe, no gozaron de ese pasado glorioso y oral que si tuvieron México, Perú y Argentina. Por la tanto esta hipótesis interesante y jugosa tendría unos pies de barro que impide un escenario geográfico completo.

Ahora, alejándome de las palabras de Cortázar y las teorías expuestas, buscaré en los factores tiempo y espacio una respuesta a la importancia del cuento en la literatura latinoamericana. Para muchos críticos el cuento es el género literario más antiguo del mundo. El escritor y diplomático español Juan Valera señaló: “Habiendo sido todo el cuento el empezar las literaturas, y empezando el ingenio por componer cuentos, bien puede afirmarse que el cuento es el último género literario que vino a escribirse”. Esta analogía de sus palabras con el origen del cuento daría un punto al hecho temporal que separa los siglos de literatura evolutiva del continente europeo y el americano.

Sin embargo, no considero el paso de los siglos como el eslabón dominante que hace del cuento un género tan favorable y codiciado en América Latina. Aquí traigo a colación el surgimiento del Realismo Mágico y su éxito mundial que puso a muchos escritores latinoamericanos en el mapa literario global y a competir por premios y reconocimientos nunca antes soñados.

No es un secreto que imágenes como la de los buenos salvajes, culturas inferiores, países tercermundistas y otras visiones de inferioridad subsisten en un colectivo de sociedades occidentales. El éxito de García Márquez con “Cien años de soledad” y de muchos cuentos como “La gallina degollada”, “El almohadón de plumas”, “La noche boca arriba”, El aleph” y muchos otros, presentaron mundialmente una realidad latinoamericana muy distinta a la imaginada y pensada hasta el momento. Las letras en manos de nuestros escritores fueron capaces de plasmar una realidad mágica o una nueva forma y percepción de la realidad distinta a la europea y la oriental.

Ese “algo” nuevo que es tan difícil de explicar incluso para los autores latinoamericanos desarrolló más el cuento como género literario en el siglo XIX. Aquí es apreciable que si bien nos faltan esos siglos de evolución literaria, la producción y el cuento latinoamericano no ha sido estáticos en tan corto tiempo.

Para cerrar esta pequeña investigación, me alineo a las palabras del escritor argentino Mempo Giardinelli. En muchos países de América Latina las editoriales tenían muchas limitaciones. Esta industria, aunque no era nueva, si se enfrentó a un nuevo territorio lleno de restricciones; papelera, impresora, encuadernación etc. El espacio latinoamericano fue favorable al cuento, fueron muchas las revistas, periódicos y folletines que abrieron sus páginas a publicaciones cortas. La limitación de los medios jugó un papel importante en los escritores y el público en el hemisferio occidental.

Al igual y como señala Giardinelli considero que estos factores fortalecieron el género del cuento en América y entrando al campo del jugo el factor cultural y fraternal como moldes definitorios de nuestros escritores.

El “Brexit” desde el otro lado…

Es poco, por no decir que vacuo, los efectos que la tendencia del momento #Brexit puede tener en América y más concretamente en América Latina. Acá a este lado con “Brexit” o sin Brexit continuaremos con las mismas vicisitudes y obstáculos. Y es que en los medios informativos se ha tornado una atmósfera catastrófica en los que se pretende mostrar una futura salida del Reino Unido como el apocalipsis o el armagedón.

En mis cursos de Unión Europea, también soy ciudadano europeo por ius sanguinis, y en los coloquios en Bruselas, Madrid y Maastricht aprendí bastante sobre el funcionamiento de la UE como organización y el gran mito que se construyó y levantó sobre el mismo. No debo olvidar que tanto profesores españoles como belgas, mencionaban las constantes peculiaridades británicas con un tono de recelo e ira. Incluso comentarios como “total para lo que componen los británicos” o “esos de UK siempre tan arrogantes” los escuché en más de diez o quince ocasiones.

Quizá duela ahora a ese corazón europeísta, pero considero que en la mentalidad común siempre se vio al Reino Unido como un aparte, que no se unió a la Eurozona y tampoco a la política de libre desplazamiento. Reconocemos que en varias ocasiones, pequeñas crisis, la Unión Europea ayudó y lanzó el salvavidas al Reino Unido, mas Estados Unidos infinidad de veces ha “ayudado” a  Medio Oriente, América Latina, África y la hermandad no ha seguido. Queda feo sí, pero no es un crimen internacional.

Si decimos llamarnos democráticos, debemos recordar que un referéndum es una de las máximas representaciones de la Democracia y pese a no ser una victoria abrumadora no olvidemos que decidimos seguir este modelo en el que la mayoría manda. Se acusa y señala una y otra vez la arrogancia británica como causa y ahora el caos en las redes es la caída de la libra.

Como he dicho, este análisis es desde el otro lado, aquí nuestras vidas siguen iguales, no hay guerra mundial, no hay guerra civil, aquí nos toca preocuparnos por el vecino que sigue en guerrillas, por las medicinas que no llegan a Venezuela, por la pobreza que hay que erradicar y la sociedad que hay que educar. Creo que tenemos problemas más severos de los que ocuparnos.

Lo que a mi juicio veo como gran lección o al menos como factor más importante de este referéndum es la caída del mito europeo. África, América del Sur, países asiáticos e incluso, aunque en menor medida, Norteamérica, siempre miraron a Europa como un ejemplo a seguir, una motivación e inspiración que más allá de conflictos como la crisis de Grecia o los refugiados, cosméticamente siempre era esperanzador y motivador.

Es el mismo conflicto psicológico que enfrentan muchos de mis amigos y allegados al ver como su ídolo se les cae o al menos cojea. Vuelvo y repito, no estamos en los Estados Unidos de América dónde si un Estado decide salir de la unión hay que ir a la guerra y si nos hacemos llamar países democráticos, como exige la Unión Europea para ser parte de su club, respetemos las decisiones que toman los otros y no comencemos una campaña de insultos raciales cargados de complejos y estereotipos históricos.

Las Venas Abiertas de Amérca Latina

“…dime señor pa’ donde sopla el viento pa’ yo llevar mi bandera…”

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Galeano, Eduardo. Las venas abiertas de América Latina -23ª edición. Buenos Aires, Argentina. Catálogos, 2005.

Quizás resulta contradictorio conocer la variedad de recursos naturales que existen en América Latina y saber que la mayoría de los estados que la componen tienen gran parte de su población, en ocasiones más del cincuenta por ciento, viviendo bajo niveles de pobreza y padeciendo una hambruna que a nuestros ojos resultaría increíble.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Desde la llegada de los europeos al continente americano se habló de América como el Paraíso perdido, para otros Eldorado. Las nuevas tierras, recién encontradas por los europeos occidentales, poco a poco se fueron divinizando y mitificando, muchas de las mitificaciones no correspondían al cien por cien con lo que era Vespuccia.

Ahora bien, Eduardo Galeano, un periodista uruguayo que incursiona y escribe sobre el análisis histórico y económico de América Latina, con el propósito de divulgar hechos que la historia oficial esconde, escribió Las venas abiertas de América Latina en 1984. Según el autor los latinoamericanos han guardado un silencio bastante parecido a la estupidez.

La base de este libro de Galeano, a mi interpretación, es difundir la paradoja sobre el cómo las riquezas latinoamericanas han sido las causantes de su pobreza. Este planteamiento lo refuerzo con la incapacidad que hemos tenido los latinoamericanos de gobernar nuestras tierras, entregando la soberanía y los recursos naturales a países que son potencias desarrolladas como los Estados Unidos y el Reino Unido.

El título del libro; Las venas abiertas de América Latina, junto al arte de las portadas, de casi todas las ediciones, osamentas con pamelas que nos indican el carácter femenino de la misma y nos dan a entender que es la representación de América Latina. Acompañado al título, a lo largo de todo el libro Galeano utiliza una serie de conceptos y expresiones atroces que van causando compasión, ira y apelan a la piedad del lector. Algunos ejemplos son:el vómito de sangre de los latinoamericanos,” los europeos hunden los dientes en la garganta de América Latina,” “estamos condenados a una vida de bestia de carga,” “el holocausto antillano” y la visión del hombre como combustible y ganado humano”. Estos ejemplos antes citados, y otros tantos, son una muestra de la utilización del lenguaje para favorecer y trasmitir el mensaje que Galeano quiere llevar para despertar a la sociedad de un sueño autoprovocado.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Teniendo en consideración que Eduardo Galeano es un escritor que incursiona en la historia, y no un historiador, se puede señalar una actitud que muchos literatos realizan al principio de sus obras y que se conoce como la captatio benevolentiæ, ese llamado a la compasión del lector y que en ocasiones corresponde a una falsa modestia. Galeano en la introducción al libro nos habla de ciento veinte millones de niños en el centro de la tormenta. Aquí el autor apela, directo y sin escalas, a los sentimientos del lector, muchas veces los niños y las mujeres son presentados como los verdaderos débiles y mártires de la sociedad. Galeano nos dice que a cada minuto muere un niño por hambre o enfermedad en Latinoamérica.

El contenido del libro va correspondiendo de manera abarcadora con el título del mismo, se nos presenta a América Latina como una región de venas abiertas y que hasta cerrar el libro no hay una proyección a que estas sean sanadas o dejen de sangrar. Siguiendo el lenguaje de Galeano diríamos que América Latina tiene una hemorragia sin cura. Una hemorragia que padece desde los tiempos coloniales y que se va agravando con el pasar de los años. Para el autor desde la conquista, los territorios hispanoamericanos estaban condenados, ya que como él dice “España tenía la vaca, pero otros tomaban la leche”, estos otros obviamente no eran las colonias españolas sino los acreedores de la corona. Una de las grandes teorías de Eduardo Galeano es que un imperio rico con una metrópoli pobre marca o define el futuro de sus colonias.

Nancy Scheper-Hughes, Death Without Weeping

Nancy Scheper-Hughes, Death Without Weeping

Las venas abiertas de América Latina podría compararse un poco con el libro La muerte sin llanto de la socióloga Nancy Scheper-Hughes, ambos libros no sólo tienen títulos apelativos a la parte emocional del lector sino que también navegan entre los sectores populares de Latinoamérica, denunciando la pobreza y mostrándola en un marco gráfico y crudo que rebasa las estadísticas.

Hablando de los recursos naturales y minerales de Latinoamérica, Galeano ofrece estadísticas sobre las riquezas del suelo y nos muestra que posee un amplió conocimiento de los elementos y componentes químicos, esto quizás presente la interdisciplinariedad del autor, pero a su vez complica un poco la lectura al enfrentarnos a términos que son sin duda alguna conceptos de un curso de química avanzada.

Al comenzar el libro se  indica que el mismo no hubiera sido posible sin la colaboración de un grupo de personas entre las que destaca a André Gunder Frank; quien fuera historiador de la economía y sociólogo. Gunder Frank creó la teoría de la dependencia y promovió los sistemas mundiales. El principal libro citado por Galeano de Gunder Frank es El capitalismo y subdesarrollo en América Latina. La influencia de la corriente del dependentismo es más que evidente en Galeano que también se sumerge en el modelo del sistema mundo capitalista de Immanuel Wallerstein y nos dice: “en nuestros tiempos la existencia de los centros ricos del capitalismo no puede explicarse sin la existencia de las periferias pobres y sometidas”.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Sumado a esto, Galeano también cita El capital de Karl Marx y algunos discursos de Lenin. Poco a poco va advirtiéndonos sobre el gran horror que es el capitalismo. En este sentido Galeano deja claro su influencia e interés por el socialismo, comunismo, marxismo y corrientes que identificamos con la izquierda

Antonio Gramsci, también navega en el barco de Galeano que en toda la segunda parte de su libro hace constante mención al concepto de hegemonía, particularmente para referirse al control y protagonismo que tienen los Estados Unidos en el territorio latinoamericano y en la política de la mayoría de los estados.

A pesar de estar de acuerdo con posturas y planteamientos del autor, en ocasiones es demasiado radical en su estudio, cayendo en el maniqueísmo y presentándonos la historia entre malos y buenos o quizás sería más conveniente decir entre malos y mártires, es América Latina esa región explotada, que tiene que “hipotecar su soberanía” porque no le queda otro camino y son las potencias europeas y los Estados Unidos los grandes opresores que no permiten el desarrollo latinoamericano. No intento excusar a las grandes potencias, mucho menos desmentir que América Latina no sea una víctima, pero tomar posturas tan radicales no ayuda a entender la historia de manera objetiva.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Galeano recurre al cinismo en muchas partes de su libro para denunciar algunos hechos y crear un impacto en el lector. Por ejemplo nos habla de unos “puercos hambrientos que ansían el oro”, este concepto degrada al hombre, pero nos hace reflexionar como siendo animales, al final terminamos actuando como tales.

Otras grandes dosis de cinismo a lo largo de todo el libro son: “en nuestros días se producen alimentos altos en proteínas para el ganado latinoamericano y sin embargo, las proteínas brillan por su ausencia en la dieta de muchos latinoamericanos.” El último ejemplo que cito es la expresión de Galeano: “Gracias al guano, el hambre se alejo de Europa”, resulta irónico como el excremento de los animales latinoamericanos alejó el hambre de Europa.

Galeano también recurre a conceptos bíblicos, quizás para alarmar o impactar aún más a los lectores, así pues nos habla de las regiones de América Latina como el Monte Gólgota (calvario) y nos dice que son en nuestras tierras la oligarquía, los usureros y el comercio la Santísima Trinidad del atraso. Para Galeano la culpa del subdesarrollo latinoamericano la tiene su propia burguesía que le vendió el alma al diablo a un precio que hubiera avergonzado a Fausto.

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina

El libro va mostrando con ejemplos la teoría de Galeano que el desarrollo de unos pocos es el subdesarrollo de otros. También refleja como a los países desarrollados les conviene el subdesarrollo de los otros y se aseguran de perpetuarlo enviando maquinaria de segunda mano como si fuera de primera clase y no preparando los territorios para el desarrollo por lo que eventualmente acabarán en el fracaso.

Más allá de que Galeano presta mucha importancia a las teorías de conspiraciones presentándonos un marco del mundo en el que a su juicio un gran cartel controla y decide sobre el planeta y recurriendo a un lenguaje metafórico e hiperbólico Las venas abiertas de América Latina revela muchos hechos y situaciones que son ignorados en el estudio de la historia tradicional.

Las conclusiones de Galeano, en general, han sido bien recibidas por el colectivo latinoamericano y los países donde la izquierda y sectores socialistas tienen una gran representación. De otra parte países más conservadores e incluso algunos sectores de la propia América Latina como estudiantes de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, llegan a la conclusión de que las relaciones causales de Galeano son incorrectas. De esta forma Las venas abiertas de América Latina levanta una polémica entre diversos sectores que rebasa más allá del mero marco latinoamericano.

Finalmente, el libro cierra siendo un elogio a Cuba, al Paraguay de la autarquía y a las ideas de izquierdas, no es menos cierto que muchas de las naciones latinoamericanas por mecanismos de préstamos monetarios acaban perdiendo su soberanía y capacidad para decidir sobre sus propios asuntos, de esta forma el libro puede ser una buena fuente para el estudio de las relaciones internacionales, economía, política, diplomacia entre muchas otras disciplinas.

Califico este libro con un 4/5.