De Alemania a la Argentina

16 de agosto de 1920

Charles Bukowski

Charles Bukowski


 

17 de agosto de 1891

Oliverio Girondo

Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo…
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Recopilación de citas y sabiduría

Generalmente me describo como un hombre apasionado con las artes, que sueña con viajar el mundo y ama los refranes. Hoy les cuento las mejores citas que aprendí en el curso de Cultura Occidental III.

  • ¿Usted no se apuntó para nacer antes de Cristo, cierto?
  • La literatura no introduce ideas, sólo refleja el estado y las acciones de una sociedad. Nadie comete adulterio por leer una novela.
  • Sí vuestra alma está sucia; ¿de qué os sirve lavaros la cara?
  • Un obispo francés dijo: “la casa de Dios es triple; unos combaten, otros oran y los demás trabajan”.
  • Nadie quiere estar peor, solo un masoquista.
  • Un imperio no se hace dando la otra mejilla, se hace dejando al otro sin mejillas.
  • Todo es geográficamente relativo, históricamente aprendido.
  • Quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a la venganza.
  • Al sol y a la muerte no se les puede mirar a la cara…tampoco a la Medusa.
  • El cristianismo condena y rechaza la magia, la hechicería, y el islamismo, sin embargo adoran a tres reyes magos de oriente.

Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!

Caspar David Friedrich, Der Wanderer über dem Nebelmeer. 1818.

Caspar David Friedrich, Der Wanderer über dem Nebelmeer. 1818.

Soy un romántico empedernido. Romántico en su definición correcta; persona que defiende y sigue el movimiento cultural, artístico y literario conocido como el Romanticismo. Las evoluciones conceptuales modernas acabaron por definir a una persona enamorada, sentimental y detallista como un romántico.

El Romanticismo ha sido una de las épocas más deslumbrantes e imponentes. Tanto así que muchas concepciones de la vida como el  amor y la belleza fueron fraguadas en el Romanticismo a finales del siglo XVIII y traídas hasta la fecha de hoy casi sin alteraciones.

Aunque la opinión popular muchas veces acusa al Romanticismo de ingenuo, exagerado, radical y cursi, yo lo defiendo como un periodo innovador y más humano. Sin el Romanticismo  no hubiéramos tenido las futuras vanguardias del siglo XX y jamás conoceríamos el fabuloso Surrealismo. Ahora bien, en otra entrada dedicaré más de mil palabras a este movimiento encantador que me atrapó, esta pequeña introducción fue para hablar del español nacido en Sevilla; Gustavo Adolfo Domínguez Bastida.

Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer

Mejor conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, este grandioso poeta y escritor perteneció al movimiento del Romanticismo. Estudiosos debaten sobre lo romántico de Bécquer debido a que sus obras pertenecen a la etapa final del periodo. Sin embargo, a mi juicio, y luego de leer las obras de Bécquer concluyo que su visión de mundo, ideales sobre la belleza y la mujer, así como su estilo de escritura e historias, son pruebas irrefutables del alma y la formación romántica de Gustavo Adolfo Bécquer.

Hoy hace 178 años nació Bécquer, así que me animé a buscar entre mis apuntes, trozos de servilletas y la red algunas de mis frases favoritas de él y aquí las coloco:

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso.

Los sueños son el espíritu de la realidad con las formas de la mentira.

El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada.

¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?

El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo.

En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna.

¿Quieres que conservemos una dulce memoria de este amor? , pues amémonos hoy mucho y mañana ¡digámonos, adiós!

Podrá nublarse el sol eternamente, podrá secarse en un instante el mar, podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón, pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.

Llevadme, por piedad, a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria. ¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!

¡Lástima que el Amor un diccionario no tenga donde hallar cuando el orgullo es simplemente orgullo y cuando es dignidad!

Mientras sentirse puedan en un beso dos almas confundidas, ¡habrá poesía!