Nuestro fracaso como sociedad y la gran hipocresía de la libertad

Nuevamente Francia, y en concreto París, es víctima de horrorosos y atroces ataques que han cobrado la vida de más de cien personas. Sobra decir que me uno al duelo internacional condenando y repudiando estos actos de cobardía, crueldad e inmundicia. No obstante, es un buen momento para sentarnos a reflexionar sobre nuestro fracaso como sociedad y la gran hipocresía de la libertad.

Desgarra lo más profundo del alma ver el descenso en el valor de la vida humana y como la incomprensión e intolerancia nos vuelven a remontar a conflictos religiosos que creíamos olvidados y que sólo eran dignos de églogas históricas ya pasadas. Hemos fracasado como sociedad, pero peor aún; hemos fracasado como humanidad. Me aventuraré a decir que sucesos como el de Charlie Hebdo mostraron nuestra fácil identificación con un sector particular de nuestra sociedad y el Estado Islámico supo sacar provecho del mismo, seleccionando nuevamente a París como destino de sus barbaridades.

Pocos se atreven a admitirlo, yo no soy de esos, la libertad y la igualdad son dos de las grandes falacias que mejores se nos han vendido y que curiosamente relacionamos con Francia. Como ente social vanagloriamos culturas y las colocamos en un pedestal dantesco derrochador de luz. En el pasado por ejemplo sucedió con Grecia. ¿Por qué Grecia obtuvo su pronta independencia del imperio otomano? Porque en nuestra psiquis helenófila había una necesidad para con los hijos de Homero y Platón. Incluso Lord Byron se enlistó en la milicia y allá fue a combatir.

Comparto esta anécdota para llegar al punto que quiero expresar. ¿Por qué París? Aquí tenemos una posible respuesta. Nuestra cultura occidental nos ha enseñado a enzarzar a Francia como la cuna de la revolución, la igualdad, la libertad y la fraternidad. En suma, París fue la primera capital del arte y como negarlo, es la supuesta capital del amor.

No soy de los que se pondrá a compartir imágenes de Palestina, Iraq, Siria, Yemén y otros lugares con un actual conflicto latente. Respeto el dolor y el luto por las víctimas de París. Ya hay bastantes “hipsters” en las redes sociales haciendo de disidentes y compartiendo estupideces.Todas las víctimas humanas, sin importar su procedencia o nacionalidad, son importantes. Mi solidaridad con ellos no merma el dolor que siento por todos los países en conflicto, la crisis de los refugiados, las muertes y desapariciones en Latinoamérica y la corrupción gubernamental universal.

Ningún crimen, nunca, nunca, nunca, justificará, excusará o cancelará a otro. Si bien queda claro que los horrores de esta humanidad también tienen jerarquía social, poniéndonos ahora a sacar otras tragedias y negándole el luto a las víctimas de estos últimos eventos, no aportamos nada a la mejora de nuestra sociedad internacional, que es frágil y pobre, lo sé, pero los invito a todos a trabajar cada día por mejorarla.

Comento estos planteamientos, porque sumado a todo sigo viendo mensajes de odio hacia las comunidades árabes, musulmanas y del Lejano y Medio Oriente. Empezamos nuevamente el ciclo vicioso de generalización en el que todo lo árabe es musulmán y todo lo musulmán es terrorista, Círculo que se acentúa con las expresiones emitidas por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Palabras que no son ni tan inocentes ni tan distintas a las emitidas por el expresidente Bush luego de los atentados del 11-S.

Cierro invitándolos a todos a analizar y pensar las cosas antes de escribir y lanzar veneno insípido por los medios. Culpamos al Estado Islámico y ellos mismos admiten su autoría, pero no olvidemos que todos y sobre todo la Civilización Occidental tiene una culpa grande en este alboroto. Todavía en la actualidad los modelos educativos de Francia, España, Estados Unidos y muchos otros países, continúan inculcando falsos valores de superioridad cultural y religiosa. Los nativos americanos siguen siendo las bestias salvajes, en Europa hay una triada casi divina United Kingdom-France-Deutschland que está por encima de rumanos, eslavos y polacos. Sistemas como los que menciono se encargan de perpetuar prejuicios y estereotipos en nuestras promesas del futuro, sembrando la semilla de división y exclusión no sólo en el aula de clases, sino también en el diario vivir.

El Estado Islámico recibe con los brazos abiertos a todos los jóvenes con sed de sangre y hambrientos de venganza, eso es cierto, pero no olvidemos que somos nosotros los “occidentales” los que le damos el último empujón hacia ellos. Dejemos de ser los insensibles, los sarcásticos y los mártires que buscan el agrado en las redes sociales y seamos mejores personas e instrumentos para la paz y el buen funcionamiento global. Mi solidaridad con Francia y con todo el mundo.

Un Mundo de Impresiones Fluorecentes

Frédéric Bazille, Autorretrato.

Frédéric Bazille.

Frédéric Bazille fue un pintor impresionista francés que alcanzó el renombre en el mundo de la plástica por sus pinturas de retratos.

Las obras de Eugène Delacroix fueron las que lo motivaron a entrar en el mundo de las bellas artes y es palpable en casi todas sus pinturas la influencia y el toque de Delacroix.

Una vez se trasladó a París y conoció a Pierre-Auguste Renoir confirmó su nueva profesión y el estilo artístico que trabajó y del cual formó parte; el Impresionismo.

Bazille fue amigo cercano de Claude Monet, Alfred Sisley y Édouard Manet; amigos que sin duda alguna impactaron y aportaron a la evolución artística de Bazille.  Más que amigos fueron mentores y vehículos de retroalimentación que colaboraron mutuamente en sus carreras.

Auguste Renoir, Portrait of Frédéric Bazille. 1867.

Auguste Renoir, Portrait of Frédéric Bazille. 1867.

A la edad de veintitrés años Frédéric Bazille realizó la mayoría de sus obras más asombrosas, destacadas y reconocidas. Desafortunadamente Bazille murió en combate en la guerra Franco-prusiana. Su fallecimiento a temprana edad es otro de los infortunios y sinsabores de la vida que se llevó a un joven promesa para el mundo de las bellas artes.

Sumado a esto, Bazille no es un pintor muy estudiado fuera del marco francés o el continente europeo. Libros y tomos que han sido dedicados al estudio del Impresionismo a penas lo mencionan.

Frédéric Bazille, El pescador con la red. 1868.

Frédéric Bazille, El pescador con la red. 1868.

Los desnudos que pintó Bazille, en su mayoría masculinos, son a mi interpretación parte de sus mejores elaboraciones. Nuevamente en Frédéric Bazille apreciamos la belleza de la anatomía humana, pero más que nada la armonía y el éxtasis que se obtiene tras la fusión de la desnudez y la Naturaleza.

El ambiente y los escenarios son la otra mitad que complementa y hace exquisitos los desnudos. El toque impresionista de los paisajes define y aporta simetría, profundidad e incluso deseo a un cuadro inanimado.

Para cerrar esta entrada, coloco dos obras parte de un análisis previo que realicé y al que llamé Homoerotismo entre amigos; The Bathers. En esta ocasión vemos una misma temática ambientada desde la plástica de dos artistas diferentes.

Paul Cézanne, Bathers.

Paul Cézanne, Bathers.

Frédéric Bazille, Escena veraniega, 1869.

Frédéric Bazille, Escena veraniega, 1869.

Ambas obras nos dan como resultado final una estética agradable al ojo humano del siglo XIX, pero también al de nuestro siglo actual, son obras en las que el cuerpo del hombre y la compañía masculina se acogen a una atmósfera natural paradisíaca, brindando un toque que aunque bien es homoerótico, cumple con los cánones sociales y cosmético de una sociedad machista, homófoba e hipócrita.

¿Qué es Europa?

Eurasia

Eurasia

Cuando asistimos a un curso sobre historia europea, verdaderamente hablamos de la extensión territorial conocida como Eurasia. Europa en términos y conceptos generales sería una gran península del planeta Tierra.

En realidad, existen muchos problemas con las etiquetas y los términos utilizados, estos fueron creados por los mismos europeos y ellos en su grandilocuencia no podían sentirse menos que África y Asia.

Aunque apuesto por la teoría del gran error llamado “Europa” desde la invención y hasta hoy día se continúa llamando Europa a un territorio, muy probablemente erróneo, dada la importancia histórica. En resumen más que nada “Europa” es una idea, un concepto que a pesar de las objeciones de algunos, NO es tan antiguo.

Mapa Teocéntrico

Mapa Teocéntrico

Para los clásicos, griegos y romanos, solo había un único mundo que giraba alrededor del Mar Mediterráneo. El concepto de Europa fue tomando en la Edad Media, siendo Carlomagno y su imperio de gran aportación al mismo.

Algunos historiadores concilian y hablan de una Europa medular o nuclear compuesta por: Francia, Alemania e Italia y que surgió por la amenaza musulmana, quedando consolidada por el cristianismo.

Imperio de Carlomagno o Europa Medular

Imperio de Carlomagno o Europa Medular

Las nuevas ideas sobre Europa no hubieran existido sin los musulmanes. Europa adoptó una imagen de un mundo católico, romano-germano y romano-latino. Hoy día se continúa cambiando el mapa y contamos con nuevas formas y definiciones sobre Europa.

Europa no es una idea estable, es un sustantivo en pleno proceso de transformación y regeneración, pero también de restricciones. La disolución de la Unión Soviética, la creación de la Unión Europea así como la integración y consideración de los países del norte de África van abarcando y cercando el mapa europeo.

El Siglo XIX europeo es fundamental para entender y conocer los territorios y las naciones del continente llamado Europa. El siglo XIX en materia de Historia puede tener tres versiones:

  1. 1800 – 1899: Periodo cronológico tradicional
  2. 1815 – 1914: Desde el Congreso de Viena hasta la Primera Guerra Mundial
  3. 1789 – 1914: Desde la Revolución Francesa hasta la Primera Guerra Mundial
Antiguo Régimen

Antiguo Régimen

La mejor manera de definir este siglo es como el periodo de tiempo en que se hundieron los lazos políticos y los fundamentos económicos y sociales del antiguo régimen como el absolutismo monárquico, la unión de iglesia-estado, el feudalismo y el mercantilismo.

El antiguo régimen colapsó debido a que la burguesía comenzó a obtener la capacidad económica y por consiguiente el ascenso al poder político. En un inicio el propósito de la burguesía era cogobernar con los nobles, pero poco a poco don Poder fue corrompiendo cualquier antiguo acuerdo.

El siglo XIX fue fundamental para la consolidación de la Modernidad, la Democracia, la Libertad y la Igualdad. El mundo en el que vivimos hoy, para bien y para mal, es resultado de lo que pasó en el siglo XIX.

Como ya mencioné, la idea de Europa no se fijó nunca, mas bien se ha ido expandiendo con los años. El siglo XIX fue uno de cambios y rupturas, inicialmente en Europa, pero poco a poco se fueron expandiendo a marcos más globales e internacionales.

La Aristocracia y la Burguesía

La Aristocracia y la Burguesía

La burguesía es a mi juicio la protagonista de la destrucción del antiguo régimen. Su ansia de poder político fue el igualador nobiliario. En teoría tenían más dinero que la mayoría de los nobles, pero no poseían un título que les diera estatus social.

Los pequeños profesionales que formaron la clase media, también jugaron un papel importante en esta centuria al aliarse al lado de la burguesía y dar de codo a la clase obrera. No dejo pasar por alto otra variante que fueron los matrimonios entre aristócratas y burgueses para intercambiar dinero por linajes, prestigios y títulos.


La Revolución Francesa

La Revolución Francesa

Utilizando la tercera versión de las que les hablé, comienzo por discutir la Revolución Francesa, muchos llaman a esta revuelta el  “Pecado Original” de la Historia Moderna. En la praxis se dieron cambios que transformaron la naturaleza social y económica de Europa y posteriormente del mundo.

La Revolución Francesa  definió el final del absolutismo monárquico. Los modelos democráticos se fueron llevando a planos más igualitarios. Francia se convirtió en el modelo a seguir por muchos países. Al pensar en Francia se veía a una promotora de la cultura y la igualdad.

No se le puede dar todo el mérito de los cambios a la Revolución Francesa, si bien fue un factor fundamental, no debemos olvidar algunos eventos previos que colaboraron en el cambio de mentalidad y visión de mundo de la sociedad. Algunos de estos sucesos significativos fueron:

  • La Ilustración

    La Ilustración

    La Revolución Científica: surgió e impuso nuevos modelos.

  • La Ilustración: guía de conocimiento por la razón y la experiencia.
  • La Revolución Norteamericana.
  • La Revolución Gloriosa.

La institución de la Iglesia que tan importante había sido en los siglos anteriores enfrentó un decaimiento. Las personas comenzaron la búsqueda de pretextos para ser felices, pensaron en la felicidad momentánea y no en la recompensa de la vida del más allá que profesa la iglesia.

Mercantilismo

Mercantilismo

El modelo económico que dominaba era el Mercantilismo, donde el estado tenía el control absoluto de la economía. La Revolución Norteamericana planteó e introdujo el “contrato social,” un orden entre un mundo desigual. El absolutismo se comenzó a ver como un abuso al contrato social. Sí los gobiernos abusan de lo que se les dio, entonces el pueblo tiene derecho a revelarse. A manera de conclusión podemos decir que la Revolución Francesa tuvo impulsores teóricos: Revolución Científica e Ilustración, e impulsores prácticos: la Independencia de las trece colonia y la Revolución Gloriosa.

La atmósfera francesa también estaba inmersa en otras circunstancias que fueron cuajando la Revolución Francesa. La burguesía francesa cada vez ascendía y tenía más poder político y capacidad económica, mientras que la monarquía enfrentó una crisis financiera como consecuencia de la Guerra de los Siete Años y la Independencia de Estados Unidos.

Se propuso que la nobleza y el clero pagaran impuestos, pero medidas como el voto en bloque impidieron las buenas resoluciones y las democratización de las acciones. En suma a las legislaciones hostiles, Francia contó con monarcas nefastos como Luis XIV, muy absolutista, y Luis XV, muy ocupado en el amor. Cuando Luis XVI asumió la corona enfrentó el desfase económico y social y las controversias generales.

Fraternité

Fraternité

El sistema de voto en bloque otorgaba un voto al monarca, un voto al clero y un voto al pueblo. La burguesía quiso cambiar el sistema, de bloques a cabezas. La figura del rey no era fuerte y la mayoría de sus ministros eran burgueses. Ante las constantes negativas del rey, el pueblo indignado creó la Asamblea Nacional, un término radical, ilustrado y sobre todo burgués.

La nación es una idea creada por realidades sentimentales e imaginarias, donde se apeló a los sentimientos de las personas y no a su intelecto. Los ilustrados llegaron a la conclusión de humanizar un pedazo de tierra, bajo orígenes comunes y con filosofías de pueblos elegidos. La idea de lo “nacional” se impulsó para conquistar al pueblo, fue una carnada emocional. En su momento fue la mejor alternativa entre el rey y dios, encarnada bajo una figura femenina y con la función de Madre Patria para todos sus hijos.

Marianne

Marianne

La burguesía comenzó a hablar en nombre del pueblo bajo el lema “somos la nación”, se arropó con el manto de libertad, igualdad y fraternidad. Ante las presiones el gobierno de Luis XVI no tuvo otra opción que reconocer la Asamblea Nacional como una válida. Poco a poco la burguesía tomó la ley en sus manos y llegó a la cárcel de Bastilla liberando a los prisioneros políticos.

Revolución Françesa

Revolución Françesa

Muchos campesinos armados de valor comenzaron el saqueo de los palacios e inició lo que históricamente conocemos como “los días de gran miedo“. La Asamblea Nacional decidió abolir todos los derechos del clero y la nobleza, estableciendo la meritocracia, un gobierno en el que los cargos eran ocupados según los méritos de las personas.

Se estableció la igualdad fiscal ante la ley y la redacción de la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano conjunto a la Constitución. Lo más importante fue establecer que todos los hombres “eran iguales”. Fue así como en 1791 Francia se convirtió en una monarquía constitucional aboliendo la monarquía absoluta y el derecho divino.

El caos abarrotó las calles francesas, los nobles optaron por emigrar a España, Prusia y Austria. El nuevo régimen en Francia era inseguro y el rey se veía como un peligro. En un intento de escape del rey es arrestado en la frontera y enjuiciado por traición, perdiendo los pocos poderes que le quedaban a la figura real.

En Francia los revolucionarios se dividieron en dos grupos: Girondinos y Jacobinos. Aunque ambos querían la república francesa, los girondinos abogaban por la calma y creían en una república federal. Los jacobinos eran más radicales y extremistas, dominaron la clase media y en su mayoría eran abogados y periodistas que querían la república al momento. Veían que mientras hubiera un rey aunque sea ex-rey la república nunca tendría fuerza. Es en ellos que nace la izquierda (Jacobinos) y la derecha (Girondinos).

Luis XVI guillotinado

Luis XVI guillotinado

La Revolución Francesa dejó de entrevisto que la guerra es un factor que une al pueblo. El 22 de septiembre de 1792 Francia se convirtió oficialmente en una república y el siguiente año es guillotinado el rey, acto que provoca la declaración de guerra por parte de España y el Reino Unido, neutrales hasta el momento.

Toda Europa se tornó contra Francia, la nación que antes veían como modelo a seguir. El aumento en los conflictos y las dobles intenciones de los jacobinos culminaron en el odio y la condena de los girondinos, tras un golpe de estado. En Francia se habló de una República de virtud, un concepto completamente maquiavélico.

Las acciones inmediatas que tomó la República Francesa fueron:

  • Abolición de la esclavitud en las colonias francesas
  • Prohibición del encarcelamiento por deudas
  • Congelación del precio del pan
  • Abolición del mayorazgo
  • Establecimiento del sistema métrico
  • Intento de abolir el catolicismo e impulsar el deísmo
  • Eliminación del calendario gregoriano y establecimiento del Calendario Revolucionario

Sin embargo, trataron de establecer una reforma agraria, que era el proyecto más importante, pero no se logró.

La Revolución Francesa fue uno de los hechos históricos que más influyó en el desarrollo de la idea sobre qué es Europa, pero también en la realidad práctica de los territorios y estados europeos. Diferentes crisis y enfrentamientos como los de los Balcanes, la unificación alemana e italiana e incluso modelos y protocolos del reino español, unos más que otros, pero todos fueron salpicados con gotas de la Revolución Francesa. En el caso de la monarquía británica, Francia le sirvió de ejemplo para reivindicarse y reformarse, motivo por el cual se mantiene vigente hasta hoy día.

maniqueismo¿Fue positiva o negativa la Revolución Francesa? Es una pregunta subjetiva en la que ningún historiador o estudioso podrá ser objetivo al contestarla. Sin temor a equivocarme afirmó que fue un suceso que definió y continúa definiendo el mapa europeo. No soy partidario del maniqueísmo histórico, en mi opinión si le debemos mucho a esta rebelión, no obstante, todas las atrocidades que hasta el sol de hoy se continúan cometiendo en nombre del nacionalismo, me deja un agridulce sabor de labios.