Emerald City

Emerald_City_Poster-1024x576

Emerald City, promoción en la web de NBC

Tras diversos éxitos con clásicos universales y ese gusto común por la magia y la ficción, la NBC apostó por una versión más contemporánea y “dark” de “El maravilloso mago de Oz” teniendo como resultado la teleserie Emerald City. El proyecto originalmente estaba pensado para el año 2016, pero luego de una pausa, al final vio la luz. Aunque la base de la serie se halla en los libros de Oz de L. Frank Baum, muchos datos como la edad de Dorothy, el origen del hombre de hojalata, el león y el espantapájaros, dan giros inesperados e interesantes en esta serie.

Emerald-City-poster-2_0

The Wizard and the Witches

Dorothy Gale deja atrás su tediosa Kansas y es arrastrada a una tierra mística que involucra choques de reyes, enfrentamientos de reinos y guerras, y que a la par entrelaza distintas dicotomía que van más allá de la clásica entre el bien y el mal, involucrando incluso ciencia-magia, hombre-mujer. La Ciudad Esmeralda y la atmósfera de la tierra de Oz están cargadas de misterios y bellezas que estupendamente quedan plasmados en los escenarios de Barcelona, Sevilla, Croacia y Hungría.

El fraude detrás del Mago de Oz se une a unas brujas magníficas y radiantes que rompen los esquemas y cánones de las brujas literarias y televisivas. Por mencionar un ejemplo, las brujas en la serie American Horror Story: Coven estaban dotadas de glamour y  gusto popular, pero carecían de la esencia de una verdadera y tradicional bruja.

ae38662abf4f117706aca23f1374d00b

Las brujas cardinales

Esto no nos sucede en Emerald City, donde hallamos a unas brujas cardinales que entrelazan razas y culturas, mientras no pierden el glamour y el toque aterrante y atrayente. Es cierto que según la lente con que se mire, Glinda puede ser la bruja malvada y West realmente la buena, haciendo los guionistas un canje entre las brujas principales de Oz, pero recalco, todo depende de la perspectiva.

En el mundo de las series televisivas, considero que nos enfrentamos a un antes y después de “Game of Thrones”, el furor ha sido tal, que toda serie existente, o por existir, necesita una dosis de la médula de juego de tronos, entiéndase desnudos, sexo, conspiraciones y muerte, pero hablamos de la NBC que aunque bien es más PG-13 que la ABC, todavía no puede enfrentar a sus público a diálogos y escenas tipo “softporn”. Un fallo porque le darían muchos puntos extras a la serie.

Emerald City - Season 1

Emerald City, reparto

Personalmente, la trama me atrapó, el toque oscuro y siniestro la hace una serie para adultos y nos coloca ante tonalidades grises que no nos dejan claro cuestiones como bandos, protagonistas y antagonistas.

De forma abierta puedo decir que odié al Mago de Oz desde su primera aparición, ansiaba y soñaba con su muerte en cada episodio. Sin embargo, una Glinda que da miedo de sólo pensarla y una malvada bruja del Oeste que enfrenta conflictos arduos y humanos, se suman a personajes como Jack, el hombre de hojalata, Roan, el espantapájaros, y Ozma, la heredera de los Pastoria, y me dejaron con ganas de más.

Es probable que unos de los mejores aspectos de la serie sea su reparto. El elenco, si bien es de primera y nos brinda unos personajes frescos y reales, nos enfrenta a caras nuevas no tan recurrentes y recicladas en las series y películas. A pesar del final abierto que nos dejó esta primera temporada, todavía la NBC no ha decidido si renovará para una segunda entrega, con todas mis fuerzas espero que sí y los invito a ver Emerald City.

Califico la serie con un 8/10.

El regne del nord bàltic

Fue una madrugada cuya fecha no anoté en mi manual, no sé decir con precisión si era demasiado tarde o demasiado temprano. Al salir de la habitación aguardaba un baúl y una carta arrugada con el sello de mi padre. Ninguno de ellos salió a despedirme, no se si era mi imaginación, podía escuchar gritos de júbilo y algarabía por toda la corte. En mi mente se quedó latente la imagen colorida de mi madre cantando de felicidad por mi partida.

No tuve tiempo para mucho, no agarré libros, ni mis cuadernos, ni siquiera el collar con el escudo de la familia. Horacio guío el coche hasta el puerto y antes de dejarme entonó un cálido abrazo y depositó un objeto extraño en mi bolsillo. Subí al barco sin saber adónde iba. Respiré hondo, me quedé en la proa para observar la navegación por las líneas ley y para hacer algunos mapas. Entre el éxtasis de la ruta oscurecida e iridiscente y la incertidumbre sobre mi paradero fui dejando atrás las preocupaciones y los pensamientos vacuos.

La última convergencia me ubicó en un mar casi helado. Respirar el frío dolía en los pulmones y los huesos, pero revivía mi espíritu guerrero y el sabor salado de la sangre ya estaba presente en mis labios. Como a un prisionero me escoltaron desde el puerto hasta el puente donde otro caballero vestido de blanco, azul y negro me encaminó hasta el castillo.

estoniaEl cuarto que me asignaron era simple, paredes de piedra negra hacían juego con una cama vestida de azul y la única ventana sólo mostraba nieve blanca que incluso entraba al cuarto y dejaba un rastro que aparecía y desaparecía con la ventisca. Abrí el baúl y allí estaba mi uniforme rubio, el color de la casa de mi padre. Instantáneamente comprendí todo. Me vestí y busqué el regalo de Horacio, una daga con el murciélago de la familia tallado en la base. Lo llevé conmigo y continué mi camino.

Toda la realeza asistió a mi compromiso con la printsess Eesti. Llegamos en botes desde el agitado y gélido mar que dividido en canales unía el salón principal. Una órbita de rompeolas hacían de la estancia un estanque salado y de aguas oscuras. Era necesario sumergirse para sentarse. Las aguas eran frías como los anfitriones. Sólo la abuela recibió el privilegio de estar junto a la reina, sentada en su falda donde sus pies desnudos no tocaban las aguas.

Me dedicó una sonrisa desafiante, mientras surgía de entre las aguas la princesa. No sé si fue un hechizo o un espejismo, pero mis ojos en cuanto vieron su beldad no quisieron contemplar nada más. Emergió potente, alta y esbelta. Su piel era del color de la nieve y sus cabellos como el ámbar relucían con cada brillo lunar que reflejaban las aguas.

Su traje blanco y mojado quedó ceñido a su cuerpo dejando de entrevisto sus encantos, era un espectáculo arrebatador para cualquier ser, humano o mágico. Un ceñidor negro colgaba de su cintura, como el de una diosa, y portaba una espada en su lado izquierdo. Sus cabellos estaban medio recogidos en el lado derecho detrás de una flor azul que no conozco y que quizás sólo sea posible describir en cantos.

Me sonrío y mi piel entera se erizó. Levantó la mano y me hizo ademán de acercamiento, hipnotizado y embrujado me moví entre las aguas y ya no sentía el frío, era un alma ardiente convirtiendo el agua en humo con cada paso. El rey impresionado saltó del trono y como una ola de furia, con su espada en mano fue tras de mí. Preparado para mi muerte, decidí mirarla hasta que me faltara el aliento. Sentí gotas saladas y ardientes en mi cara. Anonadado contemplé como la princesa atravesó con su espada ese rincón de la espalda donde puedes llegar directamente al corazón.

Los cortesanos comenzaron a gemir despavoridos. Dos caballeros salieron hacia la princesa parricida, pero yo tomé la espada del rey y mientras asesinaba a uno lanzaba mi daga al otro que se estremeció al sentir el filo penetrar su cuello. La hermosa joven se unió a mi espalda y en una danza mortífera fuimos acabando con todos los presentes hasta que las aguas del salón acabaron color escarlata.

Cuando pensé que todo había acabado, miré a la vieja que sonreía nuevamente mientras se ahogaba en una tos seca y horrorosa. Como una proyección la princesa fue desapareciendo en una estela de vapor que era a su vez consumida por la anciana. Sin tiempo a reaccionar la princesa aparecía nuevamente sentada en la falda de la reina y se volteó a estrangular a su madre.

Levitando descendió del trono y se acercó a mí. Me besó con furia hasta enredar su lengua con la mía y hacerme sangrar. No me podía resistir a sus encantos y lo vivido. Me entregué a ella en aquellas aguas con sabor a sal y muerte. El placer y el embeleso duraron hasta el alba. Me exigió un voto de sangre y me hirió en el pecho. Coloqué mis dedos en la herida y luego ensangrentados los deslicé por el meu uniforme groc y le susurré al oído,:

—Ahora iremos por mi reino…

10,000 b. C.

10 000 b. C. póster

10 000 b. C. póster

En una acción que todavía me cuestiono, hoy llegué a casa luego de algunas gestiones y me fui al ordenador. Volví a ver la película del año 2007, titulada 10.000 b. C. En castellano 10,000 años antes de Cristo. La primera vez que la vi yo era un recién estudiante de bachillerato en Historia y fui con una mentalidad adolescente y atrofiada a verla en el cine.

Ahora que repito la acción sigo con miles de preguntas, sólo que soy más sabio y muchas contestaciones no necesito preguntárselas a Google. Empiezo por decir que es un error, casi horror, catalogar y etiquetar esta película como una histórica. Sí bien nos cuenta eventos y se desarrolla en un periodo prehistórico, el absurdo y la evidencia crean una conexión que hace que historia y ciencia se den la mano y califiquen peyorativamente este film de Roland Emmerich.

Nos encontramos 10,000 años antes de Jesucristo, época en la que se forjaron muchas creencias y donde factores como el clima y la alimentación jugaron un factor definitivo en la evolución del hombre.

La película introduce a la tribu de los Yagar, habitantes de las heladas montañas de los Urales, y nos deleita con criaturas prehistóricas impresionantes como los mamuts y los dientes de sable. Ahora bien, aquí empieza el primer problema, una trama ambientada en Siberia, parece más bien una adaptación de los nativos norteamericanos en la prehistoria.

Llevar el hilo conductor a lo largo de todo el desarrollo es difícil y enredado. Las heladas montañas desaparecen y en segundos entramos en las calurosas selvas amazónicas con las conocidas aves del terror para acabar en el desierto del Sahara y terminar en el Delta del Nilo y las Pirámides de Egipto. Un viaje directo y con escalas por las atracciones prehistóricas, en menos de un mes y no olvidando que el mismo fue realizado a pie.

Otro factor negativo en la película es el éxtasis visual, nos meten escenarios impresionantes por todos los orificios y acabamos ignorando lo vago y maltrechos que son el guión y la trama de la película.

Mammoth-10-000-bc-27487858-1024-768Una persona que no se interese mucho por la historia ve esta película y acaba pensando que gracias a los mamuts se construyeron las pirámides de Egipto y que la prehistoria fue un periodo de tiempo paralelo al presente salvo que sin los servicios de energía eléctrica y agua potable.

Históricamente reconocemos el año 8,000 a. C. como el momento en el cual el hombre cultiva la tierra, la película ya muestra cultivos y sistemas agrícolas, incluso semillas de maíz son percibidas, pero sabemos que el maíz es un producto de América que no se exportó al Viejo Mundo hasta antes de ayer. Se entiende, arqueológicamente hablando, que la Pirámide de Zoser fue la más antigua y se construyó en el año 2,650 a. C. Vemos hombres montando a caballo, que son llamados demonios de cuatro patas, olvidando que el hombre domesticó a los caballos en el año 2,000 a. C. Finalmente también apreciamos a los hombres utilizando el hierro cuando históricamente no fue hasta el 1,500 a. C. que el hombre trabajó ese metal.

Desde el punto de vista de la Historia la película es un desastre, desde una perspectiva de ficción es interesante. Quizás no es apreciado a simple vista, pero trabaja la creencia de que existieron civilizaciones avanzadas de las cuales descendieron los egipcios y también se hace referencia a la Atlántida:

“Algunos dicen que vienen desde las estrellas; otros, que sobrevolaron el gran lago cuando su tierra se hundió en el mar…”

No es una película que volvería a ver, pero tampoco es la peor película del mundo. En los puntos positivos destaco como se muestra la tendencia del hombre a no pensar y atribuir todo efecto que no entiende su causa a los factores sobrenaturales y divinos. En curioso y encantador como la sociedad prehistórica presentada en el film es muy congruente y similar a la contemporánea.

Califico esta película con un 4/10.

City of Glass – Cassandra Clare

Cassandra Clare, City of Glass

Cassandra Clare, City of Glass

Tras algunos problemillas técnicos acabé con el tercero de los libros de la saga de Cassandra Clare The Mortal Instruments. En esta ocasión nos transportamos a la ciudad de los Cazadores de Sombras; Idris. Conocemos un poco de la geografía y las características de la Ciudad de Cristal y su único y principal asentamiento Alicante (en las versiones en inglés y Alacante en español). ¿Qué os puedo contar? Las descripciones y el recorrido por Idris resultaron ser más alucinantes de lo que tenía previsto, cada página del libro, las afueras, el espejo mortal, las torres demonio, en fin todo hace de Idris uno de mis destinos literarios favoritos.

City of Glass mantiene al lector atrapado no sólo en Alicante, sino en toda la trama. Mientras avanzamos en la lectura nos hacemos ideas erradas, confirmamos teorías, inventamos hipótesis, reímos, lloramos, imaginamos, pero también sufrimos y recibimos una herida mortal.

Sentí un alivio inmenso al confirmar que Jace y Clary no son hermanos, estaba un 99.9 por ciento seguro de que era así, pero bueno fue un respiro. Por otro lado, las aclaraciones y narraciones sobre las acciones y conductas de Valentine te dejan la carne de gallina reviviendo los horrores humanos que se cometieron por ideas absurdas como la purgación o la limpieza de sangre.

Ithuriel

Ithuriel

Nuevos personajes entran a colación en este libro como Amatis, Sebastian y Malachi. También en este libro conocemos de primera instancia a dos ángeles, Ithuriel y Raziel. El suicidio de Ithuriel, no deja de traerme a la mente las escenas de muchos mártires del catolicismo, que tras un dolor inefable y ante la imposibilidad de algún cambio toman la decisión de acabar con la condena poniendo fin a su vida. Los ángeles son atendidos de manera rigurosa y detallada por Cassandra Clare, al igual que los demonios.

 

Raziel

Raziel

Idris presenta la postura de muchas naciones que se creen impenetrables y seguras. Países que no escuchan los consejos, ni crean un plan de emergencia pues en sus modelos naciocentristas creen que son el pueblo elegido por dios y el cual nunca será destruido, atacado o penetrado.

Más cosas que ya esperaba sucedieron, Jocelyn Fray finalmente despertó gracias a los riesgos de Clarissa y a la audacia de Magnus Bane. Valentine finalmente recibió la justicia retributiva o como mejor sonaría a vuestros ojos la justicia divina. De primera instancia al acabar el libro me dio una sensación de que Cassandra Clare originalmente pensó en hacer una trilogía y que este era el libro final, obviamente conocemos que eso no fue así, pero eso pensé.

Max Lightwood

Max Lightwood

Sin embargo, no todo fue alegría y celebración. La muerte de Maxwell Lightwood es un revés que cargo y del cual no me olvidaré en buen tiempo. La muerte es un proceso social, pero había sentido altos grados de identificación con el pequeño Max, su muerte fue una herida que se quedó abierta no sólo en los corazones de la familia Lightwood, también en el mío.

La unión hace la fuerza es un buen lema para este libro, es en la alianza y unión entre Cazadores de Sombras y Subterráneos que se logró enfrentar la verdadera tempestad. De otro lado Cassandra Clare nos presenta una realidad humana, el odio y la envidia a lo que no entendemos. Por siglos los hijos de la noche y los hijos de la luna han sido rivales por odios absurdos. También por décadas los Cazadores de Sombras han despreciado a los subterráneos por envidia de sus cualidades y facultades, la sociedad literaria de la autora no es ajena a nuestra realidad histórica y social.

Nuevas interrogantes surgen al acabar el libro, ahora me pregunto si el sentimiento que une a Clary y Jace es auténtico o simplemente es la fuerza de atracción por la sangre de Ithuriel que comparten. Técnicamente Clary y Jace son hermanos en lenguaje angelical. La reaparición de la reina seelie me dejó con un grado de miedo y especulación. Alec ha aceptado sus sentimientos hacia Magnus y ahora nos encontramos con una pareja homosexual distinta a los clichés sociales y estereotipos.

La evolución de la historia ha sido excelente, los cabos, eventos y personajes han caído en tiempo y espacio de formas diferentes, pero atrayentes y casi reales. Quizás el agridulce sabor de la muerte de Max me afectó más de lo que esperaba, pero aún en esa acción Cassandra Clare nos trae una lección. Me han recomendado leer la serie previa The Infernal Devices, para tener una mejor comprensión de los siguientes tres libros. Veremos que decido.

Califico este libro con un 5/5

completed