La Metamorfosis

¿Acaso existirá un amor inmortal?

Éfeso – primavera

La metamorfosisSileno sabía que no tenía tiempo. Él no era un mortal más, no nació siéndolo. Sin embargo, gracias a las habilidades de su amigo Tritón, podía gozar de la vida y la forma de uno de ellos. Fue así como conoció a Calino.

A medida que transcurrían los días una llama que inició como pequeñas chispas se propagó más y más. Todos los rincones de Éfeso parecían gozar de armonía y concordia cuando Sileno y Calino estaban juntos. Así pasó la primavera con las más coloridas flores y el verano con las brisas más frescas.

Sileno comenzó a pensar en la proximidad del otoño, ya habían pasado varios meses y no recibía noticias de su amado Tritón, sabía que de no aparecer habrían repercusiones funestas. Fue así que llegado el equinoccio no le quedó más que ampararse a lo peor y abrigar lo efímero de la felicidad.

Citó a Calino a uno de sus lugares favoritos en la desembocadura del río Caístro. Era otro día en el que la naturaleza parecía estar en equilibrio. Ambos embriagados con la mutua desnudez y mientras apreciaron su encarnación en una pareja de cisnes, invocaron a Afrodita y la hicieron testigo de una de las entregas más eufóricas y épicas.

Pero Sileno sabía que no tenía tiempo. Dando su último beso en los labios de Calino, le dijo que nunca entendería el porqué, pero se marchaba. Las últimas palabras que le dirigió a Calino fueron que no olvidara sonreír y que siempre que lo quisiera recordar contemplara la naturaleza y sobre todo a los cisnes.

Así sin más desapareció y Calino de Éfeso desde ese día pasó a ser Calino de Cisneros.

Presa el meu cos

Artbody

Te entrego lo único de lo que soy dueño. Quiero que hagas arte con él, que lo conviertas en la más apoteósica de tus obras. Nuestro tiempo se agota, comienzo a desprenderme y a caminar en nuevo, pero antes de todo deseo, y más que nada conozco mis deseos, quiero que mi cuerpo se contamine con el tuyo y estalle el más lujurioso de los gemidos. Anda Cerbero que Ortos ansía celado, encalla en lo más profundo hasta correr la ambrosía sobre tu obra.

Alter-ego en vidas pasadas

«Hermano, detrás de tus pensamientos y sentimientos se encuentra un poderoso soberano, un sabio desconocido que se llama Yo Mismo. Vive en tu cuerpo y es tu cuerpo».

EgonSchiele-PortaritEgon Schiele: fue un pintor y grabador austriaco discípulo de Gustav Klimt. Se convirtió en uno de los artistas más importantes del siglo XX siendo el iniciador junto con Oskar Kokoshka del Impresionismo austriaco. Interesado por el misticismo y las artes, aunque murió a la edad de 28 años, su producción artística fue muy extensa y de gran valor histórico-social.

Egon Schiele Autorretrato, 1911 naranjaSchiele ingresó a la Academia de Bellas Artes de Viena, pero el escenario conservador y cerrado lo llevó a la frustración y lo motivó a formar el Neukunstgruppe; un grupo de arte nuevo, en colaboración con otros artistas europeos.  Tras conocer a Klimt y tomarlo como mentor, Schiele dio riendas sueltas a los desnudos y las pinturas con connotaciones eróticas.  Sus pinturas muestran la emotividad sensual y la obsesión erótica en conjunto al tema de la soledad angustiosa.

Egon Schiele, Prediger Por medio del uso de las líneas cortantes y sus pinceladas particulares, Schiele no sólo expresó su realidad, sino que también mostró la dramática destrucción física y moral del hombre del siglo XX.  El color también fue un elemento protagónico en la pintura de Schiele, lo utilizó como un vocabulario que realzó y acentuó las características de su arte y el mensaje que pretendía llevar.  El espacio es visto por él de la misma forma que muchos artistas austriacos del siglo XX; como una suerte vacía que carga consigo la crisis existencial del hombre y el eterno conflicto entre la vida y la muerte que acaba en incertidumbre.

Egonself-portrait-schiele-1911-metSchiele fue uno de los artistas que creó más autorretratos en su época, e incluso si lo comparamos con los artistas posteriores estaría en las listas principales. Es por esta razón que se considera un artista que dedicó mucho tiempo a estudiar su propio yo.  Esta fascinación por sí mismo y algunas evidencias de cartas y libros del artista, nos dicen que fue admirador de Friedrich Nietzsche en especial de su obra Así habló Zaratustra.

Egon Schiele conjuntoEgon Schiele pareja

Egon Schiele, Autorretrato, 1910

Egon Schiele, Autorretrato, 1910