Rosier

A diferencia de Eros, Rosier no iba armado con flechas benevolentes. Su arma era la lanza, una lanza como la del escudo de su reino en el sur. Los heridos por Rosier sentían el sufrimiento del amor con cada corazonada, una agonía latente que sólo daba ganas de no querer existir más.

Rosier

Rosier

Rosier era el portador de la cura y la enfermedad, junto a su lanza cargaba una vasija con aguas del Leteo, una gota bastaba para curar la herida que él mismo causaba. No sé porque luego de herirme, me dio a beber de su simiente y aún menos entiendo porque lo recuerdo todo.

Érlik

Cyprès – Frimaire – 2013

.

Montes Urales, Siberia

.

Estoy rodeado de pantanos, lagos y ciénagas, todo este bioma me resulta encantador y placentero. El frío es excitante, así como la blanca nieve. Blanca como el simiente espeso que segregó vuestro soberano aquella noche que me poseyó.

Desde esa noche no sé de mí, fue un proceso de inmersión el cual dejó un nombre grabado en a mi piel; Érlik. Loado seáis en todas las lenguas que existen.

Muchos huyen de tu presencia, pocos se atreven a pronunciar tu nombre, mas yo me regocijo al vocalizarlo y en nuestro lecho ansío y espero tu compañía.

Érlik Khan