Estoy cansado

Estoy cansado.
Sólo necesito descansar un rato.
He estado caminando por tanto tiempo
que no puedo arrastra otro paso.

Estoy cansado.
Déjame descansar aquí en la sombra,
déjame cerrar los ojos un rato
en esta umbría nube hecha de tormenta.

Estoy cansado.
He estado tanto tiempo en este camino
que necesito despejar mi mente
y dejar esta carga pesada.

Estoy cansado.
Y tan lejos de casa
que me siento extraño en esta tierra
de melancolía y añoranza.

Estoy cansado.
Por favor no me pidas que siga adelante.
Sólo déjame repetirlo esta noche
y en la mañana me iré.

Caos

Después de un tiempo me gustaría compartirles algo. He estado en una guerra constante conmigo durante años y se acentúo en estos días pasados. Hace un tiempo intento comprender que no hay nada malo en mí y que este mundo caótico plagado de pánico y ansiedad vale un poco la pena. La euforia desenfrenada marcó mi realidad y mantiene mi mente en un estado de control no deseado.

He estado demacrado, atravesar la indiferencia y entender el rechazo alteran mi vida y cuestionan la integridad de mi alma. Intenté varias veces usar este medio para mi propia curación, pero incluso el acoso y la desidia llegaron aquí.

No he sanado y posiblemente mi curación tarde más de lo esperado y eso es lo que quiero compartir; estoy lejos de alcanzar el equilibrio y ni siquiera contemplo un atisbo de alivio y aunque no podré volver a escribir con plena libertad, ansío que los días venideros me traigan el sosiego.    

¿Es obligatorio perdonar?

A menudo se nos dice, y se lee por todos los libros de psicología y los tweets de los sabios, que para poder sanar o crecer como personas tenemos que aprender a perdonar. Pero ¿Es obligatorio perdonar? Vamos a hablar brevemente sobre esto hoy y si me lees me gustaría conocer tu opinión.

Desde una perspectiva diferente, podemos concluir que articular la ira que sentimos hacia alguien o algo, es un proceso de sanación más real y asequible que el perdón y el olvido (si es que este último de verdad llegara a nosotros). Ese odio que se siente hacia la persona que nos hizo un daño o nos marcó de forma significativa, en cierta manera, nos mantiene alertas y en un estado de vanguardia constante, permitiéndonos ser más proactivos e incluso se podría manifestar una evolución en nosotros como humanos.

Perdonar algo, o a alguien, nos va a enfrentar a un ciclo de culpa y vergüenza que en algunas personas se ubica como una especie de recordatorio perpetuo y siempre lo enfrenta ante un dolor que no da visos de tranquilidad, sino que perpetúa un estado cíclico de tristeza y depresión. Muchos de estos ciclos se transforman en círculos viciosos en los que muchas personas se acostumbran al dolor, al engaño o a cualquier otra calamidad, ya sea por la culpa a la que los llevó el perdón o porque este mencionado acto perpetúa las inseguridades y traumas más oscuros de muchos de nosotros.

En múltiples casos lo que realmente sentimos (ira, odio, rencor) no es socialmente aceptado y no no lo permitimos sentir. Como sociedad glorificamos a la “persona inteligente emocional” y no pensamos en las consecuencias que esto trae para nuestra propia salud mental al reprimir lo que de verdad sentimos e intentamos sentir y pensar como personas best seller que nos venden los medios.

Como personas, todos estamos en nuestro pleno derecho de no estar de acuerdo con que nos maltraten y en sentir repudio hacia una persona o situación que nos maltrate o humille. Por lo tanto, si sentimos rencor, ira, odio o cualquier otro sentimiento que nos obligan a reprimir por medio a las consecuencias sociales, debemos abrazarlos y estar conformes con ellos. Si con el paso del tiempo estos sentimientos desaparecen estupendo, pero si no, no pasa nada.

No somos monstruos por sentir todas estas cosas, al contrario sentirlas nos hace ser más humanos.

Séptimo aniversario

Y veo la vida pasar como el desgastado vagabundo que duerme en los bancos del metro, entregando su mirada al vaivén de los trenes, mientras confabula su destino. 

Y me visto de ropa y memorias prestadas, y sueño despacio para huir del silbido de los pájaros que reciben mis párpados al alba. 

Sufro mis silencios como las lluvias que desnudan las primaveras de sus flores o como las olas que libran tan injustamente a los caracoles de sus costas. 

Mañana lloraré, lamentablemente, nuevamente, pero en tinta.
Mañana seré, lamentablemente, nuevamente, otra persona.
Mañana es tan solo otro ayer coleccionado.

Y lo sé…
                y lo sufro…

Siete años desde que empezó esta aventura y que mucho ha cambiado todo.
El vendaval de este último año apenas me permite echarme la siesta.
El acoso y asedio de personas non grata me impidió
publicar las letras del cielo y del infierno
y me obliga a delinear entradas aleatorias y ha mantenerme ausente por aquí.

Pero leerlos y la serendipia venturosa que tienen estos lares
me afirman a menudo que
“a ti que me lees quien quiera que seas espero que entiendas cuando te digo
que aunque no te conozca, y aunque puede que nunca llegue a verte, a reírme contigo,
a llorar contigo o a besarte, te amo, con todo mi corazón… te amo”.

Los locos no lloran

Los locos no lloran.
Procurar que mi lengua borracha escupa tu nombre es como dormir con los ojos abiertos.
¿Será que me soñaste?
Los locos no lloran.

Dicen que lloras con los ojos secos y que hablas de venenos alcohólicos estando borracho.
Los locos no lloran.

Declaras que me conoces, que fuimos uno y me tocaste.
Los locos no lloran.

Te agitas mientras gritas las historias que narras, pero ¿acaso te tembló la lengua mientras cambiabas de nombre?
Los locos no lloran.

Sin descifrar tu nombre, te expongo a tu público ingenuo vestido de mentiras.
Recuerda: Los locos no lloran. Matan.

El ABC de las elecciones 2020 en Puerto Rico

Llevo un día entero sin dormir y aquí estoy en el trabajo un poco decepcionado y con unas ganas inmensas de claudicar y dejar de pensar en mi amado Puerto Rico con esperanza. Ayer fue el día de las elecciones generales en los Estados Unidos y en Puerto Rico y los resultados en la isla prima facie parecen desalentadores e incomprensibles.

Cómo le explicamos al mundo que luego de las marchas y protestas en el llamado “Verano del 19” donde como pueblo nos unimos y tras largas marchas y protestas logramos que el gobernador renunciara y hoy le entregamos la gobernación a ese mismo partido político.

Peor aún el partido político que fue responsable de tantas muertes luego del huracán María, que escondió suministros y alimentos para los más necesitados luego de los terremotos, el mismo partido que atentó contra la democracia en el proceso de primarias y que creó una reforma laboral que privó a empleados de beneficios y no conforme creó y oficializó una reforma electoral en la que se ven deficiencia desde un avión… ese partido político ganó la gobernación en Puerto Rico.

Al principio estaba completamente desanimado y luego de ver las patrañas de Trump en los Estados Unidos la nube gris fue creciendo y aunque todavía está lloviendo a cántaros veo algo de luz al final del túnel y trataré de explicar un poco este proceso eleccionario y dónde es que se vislumbran visos de cambio en Puerto Rico.

Lo primero es señalar que en Puerto Rico nuestra constitución no estipula una mayoría de 50 +1 para gobernar, por lo que el candidato que gane un mayor número de votos será el gobernador así ese por ciento sea un 30% como fue el caso.

Tras una larga y agresiva campaña contra el bipartisismo tradicional que aglutina los partidos tradicionales PNP y PPD, el Partido Independentista Puertorriqueño, históricamente logra un doble dígito sólido en esta elección junto al recién nacido Movimiento Victoria Ciudadana, dividiendo y afectando fuertemente al Partido Popular Democrático y a su vez de la derecha conservadora puertorriqueña, surgió el Proyecto Dignidad, restándole votos al Partido Nuevo Progresista.

Por primera vez en nuestra historia política todos los partidos que van a las elecciones quedaron automáticamente inscritos, no teniendo que buscar endosos para las próximas elecciones del 2024 y nos gobernará un político que sólo cuenta con una tercera parte del apoyo del electorado. Hasta ahí el panorama parece tan aterrador como surreal. Pero ahora les cuento dónde llega la luz.

El delirium tremens de muchos boricuas al menos no fue tan atroz ya que en la legislatura por primera vez los escaños por acumulación tanto en la cámara baja como en el senado no están ocupados por los partidos tradicionales y se ve difícil una mayoría del Partido Nuevo Progresista por lo que el gobernador de turno no tendrá vía libre para hacer y deshacer como pasó en estos últimos cuatro años.

A los 22 legisladores por acumulación se le suman los legisladores por distritos donde el panorama quedó de la siguiente forma:

A los mapas anteriores hay que sumarle el mapa municipal. Puerto Rico se divide en 78 municipios, cerrando aquí el modelo administrativo de la isla y donde se vislumbraron cambios enormes que fueron en su inmensa mayoría pérdidas sel PNP y por primera vez un alcalde nomiado por “write-in” gana una alcaldía en Puerto Rico y lo más impactante en este renglón es que la ciudad capital; San Juan aunque irá a escrutinio todo apunta a que será liderada por el nuevo partido Movimiento Victoria Ciudadana.

Finalmente para estas elecciones el Partido Nuevo Progresista hizo una patraña desesperada; incluir un plebiscito de estatus NO vinculante, el cual ya los Estados Unidos mencionó que no es válido y que le costó al pueblo puertorriqueño varios miles de dólares. En esta ocasión sólo se preguntó si Puerto Rico debería ser admitido a la unión estadounidense y ganó el sí, pero no por el margen que los estadistas esperaban.

Como se aprecia el margen es de 4.38% y hubo unas 37,000 papeletas en blanco y unas 961 mal votas. Como ya mencioné el congreso estadounidense señaló que esta consulta de estatus NO es vinculante y la baza no fue tan buena como el PNP esperaba.

Como conclusiones generales de estas elecciones se acentúo el desfase de liderato en todos los partidos. La mala elección de acompañantes de papeleta queda en evidencia con la figura del comisionado residente, donde revalida el PNP, pero los votos no son congruentes con los de la gobernación en ninguno de los partidos.

El PPD venía tomando auge luego de incentivar medidas liberales y mantener su lucha en la centro-izquierda, el candidato por este partido apostó por el sector conservador, tuvo un nefasto líder de campaña y hoy es víctima de sus malas decisiones, pues como le explica a su partido que ganando alcaldías, distritos senatoriales y representativos, él no alcanzó la gobernación.

El PNP por su lado también tiene que hacer una mirada introspectiva porque con el mensaje de estadidad ya no esta convenciendo a sus seguidores y su credibilidad tanto en la isla como en los Estados Unidos va cada vez en picada.

Por qué veo algo de luz al final del camino, porque la legislatura no vislumbra una mayoría sólida para el PNP en ninguna de las cámaras legislativas. El gobernador electo, por menos de un tercio de los puertorriqueños, no tendrá luz verde para todos sus caprichos y patrañas y confío en que los nuevos senadores de minorías hagan un trabajo de fiscalización ejemplar en el cual no den brecha a la corrupción que tanto identifica al gobierno novoprogresista.

Al final la nube gris no es tan oscura como se ve a primera vista. Es posible que mundialmente seamos vistos como imbéciles que marchamos para sacar a un gobernante y le damos la victoria a su partido, pero es meritorio señalar que 72 años de bipartidismo y corrupción no se acaban de la noche a la mañana es un proceso lento y vamos viendo una tendencia a un cambio, lento pero efectivo.

Un camino diferente

En 2020 octubre 22 – 28 es la Semana de la Conciencia Asexual. Esta campaña se celebra anualmente con el objetivo de educar y hacer visibles a las personas asexuales, arrománticas, demisexuales y gris-asexuales. Durante estos días la comunidad asexual organiza diferentes actividades con los objetivos principales de promover la comprensión, ayudar a los miembros de la comunidad que se sienten solos o perdidos, desmentir los mitos sobre la asexualidad, difundir información sobre la comunidad asexual, ayudar a disminuir el acoso sexual y difundir información de contacto y apoyo a las personas que lo necesitan.

Algunos estudios estadísticos del pasado, señalan que un 1% de la población son personas que no sienten la necesidad de tener relaciones sexuales o en algunos otros casos no sienten atracción sexual hacia las personas, definiéndose así como asexuales. Poco a poco se enmarcaron diferentes ámbitos de la asexuaidad como una orientación sexual por lo cual la asexualidad no respondería a causas o razones.

De forma general no se debe confundir la vida en celibato y el miedo al sexo o a las enfermedades de trasmisión sexual como conductas asexuales. La comunidad asexual entra dentro del colectivo LGBT como una minoría no identificada, considerada por muchos, incluso los propios miembros del colectivo, como personas anormales.

La diferencia principal entre el celibato, la abstinencia sexual y la asexualidad es que las primeras son conductas o creencias personales y religiosas mientras que la asexualidad se considera una orientación sexual de caracter duradero. No obstante, muchos asexuales aún sin sentir la atracción sexual suelen experimentar actividades sexuales por diferentes motivos como los de tener hijos, complacer a una pareja romántica y ceder ante presiones sociales.

Es posible que uno de los puntos que más dificulta la comprensión de la asexualidad sea el hecho de que los asexuales pueden sentir atracción romántica hacia otras personas que pueden ser bien de su mismo género o de cualquier otro género. De acuerdo a la orientación romántica los asexuales se pueden definir como heterorrománticos, homorrománticos o birrománticos.

Pero la senda asexual, como todas, no es una estática, dentro de la comunidad asexual existe una variación significativa de personas que se identifican a sí mismas de diferentes formas. Algunos llaman a un espectro de la asexualidad como grisexualidad que sería un punto medio entre la sexualidad y la asexualidad. Es una zona gris en las cual la persona puede experimentar relaciones sexuales en ciertas ocasiones y bajo circunstancias específicas, en el mundo anglosajón a estas personas se les llama gray-a o gray ace.

Bandera grisexual

Un ambito dentro de la grisexualidad, fuera de la misma para otros, es la demisexualidad. Un demisexual es una persona asexual capaz de sentir una atracción sexual sólo hacia una persona con la cual ha entablado un vínculo personal, emotivo y romántico.

Bandera demisexual

Tambien dentro de la comunidad existen los asexuales arrománticos que no sienten atracción sexual ni atracción romántica hacia las personas.

Bandera arromántica

Muchas comunidades asexuales encontraron una voz en los medios cibernéticos para hacerse visibles ante la sociedad y educar sobre la asexualidad. En este camino se creó la comunidad AVEN (Asexual Visibility and Education Network) fundada en 2001 por David Jay.

David Jay

La web AVEN nos señala que la identificación personal como asexual es un factor decisivo en la asexualidad. También reseña que una minoría de la población se identifica como asexual mientras explora y cuestiona su sexualidad. En la actualidad es cierto que se ha hecho visible la comunidad asexual, pero también es cierto que los llamados nuevos asexuales han creado foros y propagandas en la que suelen “enumerar” requisitos o hacer un quiz para saber si eres o no asexual y brindan una falsa concepción sobre los asexuales que si queremos ayudar y educar a la sociedad.

An ace group marches at the Toronto Pride Parade on June 24, 2018.

Sobre esto que hablo la comunidad AVEN menciona que «la asexualidad es como cualquier otra identidad —en su núcleo, es sólo una palabra que usa la gente para ayudar a descifrarse a sí misma—. Si en algún momento alguien encuentra la palabra asexual útil para describirse a sí misma, los alentamos a usarla por el tiempo que tenga sentido hacerlo».

En el entorno de la comunidad LGBT la asexualidad suele ser uno de los sectores más rezagados debido en gran medida a la incomprensión de la asexualidad. La mayoría de las personas piensa en los asexuales como personas rotas, que han sido víctimas de alguna violación o simplemente como ya señalé, como personas anormales. Es curioso que a medida que la promiscuidad se va viendo más como parte de la cultura y es aceptada en la misma dirección que el poliamor, las triadas, las relaciones abiertas, etc., la asexualidad siga siendo tan difícil de entender.

Desde un punto de vista sociológico entiendo que es más fácil, personal y socialmente hablando, salir del armario como homosexual y no como asexual. Como nos mencionan los miembros de la comunidad AVEN la asexualidad es una orientación sexual que bien puede aparecer desde temprana edad, ser un estado transitorio mientras te defines y conoces como persona o también puede ser un camino diferente que escoges porque así es como mejor te sientes.

En la cultura popular se especula sobre la asexualidad de personajes históricos emblemáticos como Jorge Luis Borges, Salvador Dalí, Adolf Hitler, Isabel I de Inglaterra, entre muchos más. En el mundo literario y cenéfilo han aparecido varios personajes abiertamente asexuales y se ven algunos espectros que dan a entender su asexualidad siendo una temática que aunque no es muy común comienza a ser visible con más frecuencia.

Bandera asexual

A todos los que me leen los invito a ser más comprensivos y tolerantes con las otras personas que no son o no se sientan identificados de la misma forma que usted se siente. El no conocer de algo muchas veces genera temor y burla, el sentimiento de identidad personal es uno que se construye y que es diferente en cada persona. Para muchos de nosotros formar esa identidad no es fácil y cuando la encontramos sólo necesitamos comprensión, en muchas ocasiones lo que encontramos es odio incluso por los que se dicen llamar igual a nosotros. En estos casos, como en muchos otros, sólo nos queda amarnos a nosotros mismos como un arma de defensa propia.

¡Jamás pensé!

Amigos de verdad que jamás pensé que escribiría esta entrada. Y es que llevo años y años (pero muchos años) dando vueltas y vueltas con todas estas letras en mi cabeza y en mis cuadernos y por fin le di forma y aquí me llegó ayer la copia/borrador de la historia que he estado trabajando por años y antes publicaba por aquí de forma semanal. Bueno voy a darle una última revisada y ya pronto espero liberarla en formato físico y electrónico.

A todos los que siempre me animaron a continuar la historia, leyeron alguna epístola y me dejaron un comentario de aliento les quiero dar las gracias y espero que el producto final sea de su agrado. Por motivos un poco evidentes y de seguridad me he visto en la obligación de ir restringiendo y eliminando entradas del blog y les cuento que en la última revisión cambié varias cosas, pero en fin ¡me siento feliz y espero tener más noticias de este tema muy pronto!

Snuff, el cine del Infierno

La palabra snuff pasa desapercibida ante los ojos de muchos. A menos que sean apasionados a Baudelaire o acalófilos, podrían considerar incluso la maldición de Lord Voldemort y ni siquiera mencionar la palabra. Mas como bien diría Hermione temerle al nombre, sólo aumenta el terror al hombre. Si bien en lenguas anglogermanas snuff podría traducirse como tabaco o aspirar, el mencionado término podría ser un sinónimo del verdadero y real terror.

El concepto snuff se popularizó en 1971, siendo el editor y novelista Ed Sanders él que lo utilizó al hablar y narrar los asesinatos cometidos por la secta La Familia encabezada y dirigida por Charles Manson. Es cierto que Sanders hizo del término snuff uno equivalente al concepto de muerte, pero no fue precisamente él quien acuñó la analogía anteriormente señalada. Edgar Rice Buroughs en 1916 en el quinto libro de Tarzán; Tarzán y las Joyas de Opar señalaba la palabra snuff it como una encomienda que significaba mátalos.

Dentro del escenario mencionado, es que nace el llamado cine de los condenados o cine del infierno; el cine snuff. Siendo sincero, y tal y como ocurre con todo lo catalogado como oscuro, se sabe muy poco y se especula mucho sobre el mismo. En síntesis, se dice que el cine snuff consiste en los vídeos y grabaciones en los cuales se asesinan, mutilan o torturan a personas y animales, siendo filmados con el objetivo de crear un registro de las víctimas para luego vender las grabaciones a un público selecto.

En 1960 bajo la dirección de Michael Powell se estrenó la película Peeping Tom (el fotógrafo del pánico) en la cual un asesino graba a sus víctimas, pero como ya mencione el término snuff se popularizó en 1971, haciendo a Peepin Tom una especie de presnuff movement.

Bajo una atmósfera de especulación, intrigas, morbosidad y curiosidad nacía, o quizá deba decir se extendía, un nuevo género cinematográfico que si bien no había sido estudiado o analizado ya comenzaba a saltar a la fama con éxitos como Hardcore, Tesis, 8mm y Cannibal Holocaust. Algunos críticos comparan el cine snuff con el cine gore, aquí no debemos olvidar que mientras el cine gore también trata los temas de terror el mismo se centra y explota lo visceral y la violencia extrema mediante el uso de efectos especiales y el exceso de sangre artificial.

Por el contrario el cine snuff no utiliza ningún efecto especial o artificial, sino que muestra la crudeza del horror en su más natural expresión. Otro debate surge dado que el gore es considerado un elemento del cine y no un género porque sus características más destacadas son estéticas y no narrativas.

Para algunos el prolífico inventor Thomas Alva Edison es el pionero del snuff al filmar ejecuciones de ahorcamientos y la electrocución de un elefante. Se le suman una gama de criminales que grabaron sus hazañas y las atesoraron como recuerdos o trofeos durante las décadas del siglo XX. No obstante, no olvidemos que si bien el género snuff se caracteriza por la naturaleza y realidad del horror, también lo hace por la distribución y propagación del mismo por medio de la venta, aquí entonces los anteriormente mencionados no encajarían.

2277

El cine snuff aunque se maneja en el mundo de lo morboso y lo macabro supo, y sigue sabiendo, como apelar y llegar a la parte oscura que tenemos los seres humanos, atrapando a las personas en un cosmos de repulsión y atracción. Somos atraídos de manera, quizás inconsciente, a este escenario, pero nos aterra admitirlo o compartirlo con alguien más.

A continuación mencionaré varios ejemplos recientes sobre conductas snuff fuera del ámbito del cine. En primer lugar señalo los múltiples casos dónde soldados estadounidenses y británicos fotografiaron y grabaron torturas en la prisión de Abu Ghraib. Estos vídeos e imágenes que quizá no fueron vendidos, si se filmaron con un fin de propagación ante una sociedad enferma y cegada por la venganza y la obsesión por el terrorismo y la destrucción.

El segundo ejemplo son las publicaciones que se comparten a diario en las redes sociales con fotos en las que aparecen niños con algún tumor, malformación o calamidad y son “supuestamente” compartidas para apelar al lado bondadoso de la humanidad.

En tercer lugar menciono los vídeos difundidos por el Estado Islámico y donde sentencian a muerte a quienes van contra su régimen. En los tres casos, al menos a mí, si bien me repugnan las imágenes y los elementos macabros detrás de las personas, no es menos cierto que una inquietud se une a un deseo descontrolado que me vocifera que mire atentamente las imágenes.

Más allá de lo ya mencionado, considero importante señalar el papel del mito y las redes sociales en este campo. Soy un fanático de los clásicos del terror y el horror, y no creo que deba sentirme avergonzado o aterrado por mis gustos. Esto tampoco quiere decir que acepte los crímenes y lo macabro de la sociedad humana, pero si me parece que no estamos sabiendo distinguir la barrera real de la ficticia.

A lo irreal y lo macabro se le añade el hecho de que nuestra sociedad cada vez rompe más las etapas y ciclos de crecimiento, teniendo hoy día a los chavales desde los ocho años con acceso a videojuegos que propagan culturas como la snuff como algo cotidiano, divertido y un ejemplo a practicar.

Ahora para finalizar, toco la polémica mayor del cine snuff, el vídeo de Daisy’s Destruction. Esta grabación, que no he visto ni pretendo ver, navega entre el mito, la ciencia ficción y lo emotivo. Daisy’s Destruction filmado bajo la firma de NLF (No Limits Fun) según las redes sociales graba el momento en que una pareja abusa sexualmente, maltrata y tortura a una niña hasta que entre gritos y llantos desgarradores la víctima fallece.

Desarmemos el rompecabezas y la verdad detrás de Daisy’s Destruction. Sobra decir que cualquier ser humano que se preste a una conducta como la mencionada merece todo el castigo y peso de la ley, en esta vida y en la futura. No obstante, aclaremos algunos elementos que me son no curiosos, sino alarmantes.

Tal como sucedió con el cine snuff, tras la llegada de Una película Serbia, no es hasta que se incluye el elemento infantil cuando la sociedad reacciona o despierta un poco de la nube de confort en que se manejaban. Las torturas, el maltrato, los abusos y demás estuvieron presentes desde antaño, ¿por qué no se reaccionó antes?

Lo siguiente que señalo es la intriga y los rodeos que se utilizan a la hora de hacer la crítica y condenar los actos. Te alardean y repiten tanto que jamás volverán a ver el vídeo, que te va a dejar con disturbios de por vida, que es el peor vídeo que la humanidad ha podido crear, que sólo se consigue navegando a través de la DeepWeb y pagando en bitcoins…o sea me van a disculpar, pero están incentivando a la propagación y difusión del mismo, no a su repudio.

En muchos blogs hicieron reflexiones vídeo-auditivas sobre el cine snuff y Daisy’s Destruction, reflexiones cargadas de imágenes sangrientas, niñas pequeñas, llantos amargos y chillidos desgarradores. Desde lo más profundo de mi corazón me toca decir que la morbosidad que acompaña a la reflexión podría ser incluso más culpable y macabra que el autor del supuesto vídeo.

Y bueno para acabar digo “supuesto” dado que las incongruencias leídas son abismales, desde una niña de 4, 6, 7, 8 y hasta 12 años. Según algunos la descuartizan, para otros la sodomizan, para otros le encienden velas y la bañan con cera caliente y un sinfín de torturas que no repetiré y que son productos de muchas malas series de terror y miedos sociales y psicológicos de cada persona.

Para mí esta Daisy no existió y esto no ocurrió, así lo pienso y así lo quiero creer. Nuevamente nos hallamos ante una dicotomía que depende el lente y la perspectiva con la que se mire, aflorará un resultado diferente. Hasta acabar esta línea no me he atrevido colocar imágenes en la entrada y no sé si lo haga. (En esta revisión ya he cargado de imágenes la entrada).

Como conclusión diré que el mundo psicológico es un océano profundo y todavía poco explorado. Seguimos siendo víctima de nosotros mismos al estar entre la frágil línea entre lo correcto y lo incorrecto, lo real y lo ficticio, el gusto y el goce, el placer y la culpa, la curiosidad y la especulación.

Tal y como pasó con el gore el cine suff se suavizó para hacerlo más comercial. Muchos thrillers series y películas contemporáneas han ido integrando pinceladas de los elementos snuff, pero más diluidas y optando más por el terror en los elementos auditivos y haciendo lo visual más socialmente correcto.

No es menos cierto que muchas listas de “las películas más perturbadoras” siguen apareciendo en las redes y sembrando el germen de la curiosidad en las personas, pero al menos en la última década no he leído ni visto ninguna producción que vuelva a rayar en la polémica aquí discutida.

P. D. pido disculpas si alguna persona sensitiva lee la entrada y las imágenes le perturban.