Todo es mentira ya verás…

…la poesía es la única verdad

 

Aunée – Thermidor – 2015

 

Querido hombre alado:

 

gustavo-ceratis-56th-birthday-5717535546671104.2-hpVuelvo a tener la misma sensación de que esta vida ya la viví… No alcanzan las palabras para explicarte la falta que me haces. Los últimos años conmemoré este día deseándote fuerza y una pronta recuperación, pero la vida es a veces una cruel y efímera quimera que nos aguarda con una baza cruenta. Tanto te quise retener que mi consuelo es poner canciones tristes para sentirme mejor.

¡Oh mi querido hombre alado! El universo ya no conspira y trae artistas completos como vos. Detrás de todas las lecciones que la vida me dio, siempre hubo una canción tuya. Errores ópticos del tiempo y de la luz me guían hoy y quiero hacer cosas imposibles. Gustavo Adrián Cerati, naciste como Adán, queriendo la luz en la oscuridad. Gracias por venir.

 

Hoy te busqué en la rima que duerme con todas las palabras,

A

Hawaii (2013)

Hawaii - Marco Berger

Hawaii – Marco Berger

Mudando algunas de las entradas de mi viejo blog os traigo esta. Despedí el 2013 en aquel foro contando mis impresiones sobre la última película del argentino Marco Berger; Hawaii. Este director que ya nos ha deleitado con algunos cortometrajes y otras películas, a mi interpretación apostó por algo más sencillo y cotidiano.

hawai9999999999999999999999El cine de Berger, para los que ya lo conocemos, es uno de carácter silente, con escasez de lenguaje hablado, pero con abundancia de lenguajes corporales. Hawaii  muestra la máxima evolución de la técnica de Berger. La trama es sencilla y tradicional, el amor de hombres y los clásicos “te quiero, pero no me atrevo a decirlo”, “soy gay, pero no sé si lo eres”, “me gustas mucho, pero tengo miedo”.

hawaiiEn esta ocasión la película se desarrolla en un pueblo pequeño, dejando las grandes ciudades y el ambiente urbano y cliché gay de un lado. La elaboración es sencilla y permite apreciar claramente el contenido muy a la par con los escenarios, la localización y el desarrollo temático. Todo concuerda y crea una armonía atmosférica agradable al ojo y al oído del espectador.

No cantaré más, pues os invito a verla. Concluyo diciendo que fue de mi total agrado y es bueno que ya se le diera un descanso a Javier de Pietro del cine gay argentino. Sin embargo, Berger nuevamente repite actores o musas, algo muy característico de Almodóvar, y el final de la película es uno completamente paralelo al de su antigua película Ausente. Lo que sí os preguntaré es ¿y por qué Hawaii?

Califico la película con un 8/10.

Dolor amargo, llanto incruento

Nerprun – Fructidor – 2014

 

Querido Gustavo:

 

CeratiUn jueves más que desperté con las ansias de continuar con mis historias de demonios y dioses, hoy tocaba un capítulo más.

Mi mañana la pasé inmerso en un viaje autoprovocado por fármacos, entre risas fingidas y un humor vacío me sentí como si fuera rey del mundo. Inventé una huida que inconscientemente me estaba sedando para lo que venía.

Cerati2Hoy la vida me dio uno de los reveses más malditos y dolientes. Golpe bajo y funesto del que no creo que me recupere con proximidad. ¡Oh Gustavo! Mi Gustavo, mi amado e idolatrado Cerati…hoy te busqué. 

Hoy mi alma llora a lágrima viva, yo vivía con la esperanza de que una mañana me iba a levantar con la noticia de tu despertar.

Simpre fui el “rarito” del salón por mi amor por el rock y lo que llamaban “mis extraños gustos musicales”. Crecí con Soda y aprendí más de ti que de muchos maestros en la escuela…

Cerati3Llegamos a respirar lo mismo los dos, no hay palabras para un dolor tan grande, ni canciones tristes para sentirme mejor. La vida no es justa, no es noticia, hoy lo demostró.

Descansa en paz hombre alado espero que Mercedes te de la bienvenida con un cálido abrazo. Gracias por venir.

-Donosti

De Alemania a la Argentina

16 de agosto de 1920

Charles Bukowski

Charles Bukowski


 

17 de agosto de 1891

Oliverio Girondo

Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo…
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!