Star Wars VII – The Force Awakens

Star_Wars_The_Force_AwakensAdvertencia de “Spoilers” aclaro en primer lugar. Star Wars es un sacramento para mí, fui de esos frikis que hoy fue a verla con mi sable de luz y unas emociones y expectativas tremendamente altas. En general, creo que volveré a verla próximamente y luego emitir otro juicio más valorativo, pero así, hablemos a simple vista.

Desde el momento en que vemos el logo de Lucas Film y comienzan a subir las letras amarillas algunas lagrimillas se nos escapan y compensan la ausencia del “20th century fox”. Si eres un fanático reciente o un espectador de masas es muy probable que hayas alucinado con toda la película y que ahora sientan una ínfima parte de lo que nosotros sentimos hace años.

La película goza de muchas conexiones con la trilogía original, tanto en personajes como en escenas, es una navaja de doble filo ya que si bien nos hace revivir momentos mágicos, nos coloca ante un “remake” algo así como el de “Clash of the Titans”. Es entonces cuando no sabemos si una prolongación del gran árbol es realmente tan fuerte e imponente como era o solía serlo.

Personalmente, no me agradó mucho la adaptación cinematográfica, a mí mejor déjenme con la historia original con Jania, Jacen y Anakin Solo. Considero que Disney no hizo un buen trabajo, ahora nos enfrentamos a guerras como las de Las crónicas de Narnia. Los díalogos y el drama político tan particular y que es la génesis de la Guerra de las Galaxias, se remonta nuevamente a las fábulas moralizantes de la historia. Si no son los comunistas, ¿a quiénes vamos a demonizar y usar de carnada? La respuesta es sencilla a los Nazis, y aquí vamos, nos apartamos de la médula original para caer en clichés históricos y en ucronías coetáneas.

La trama no me enganchó, en la guerra contra otras cinematográficas Disney apuesta por el humor y escenas de diversión, pero no todas hacen sonreír, muchas están desabridas o son de ese humor clásico de serie de televisión que nos repiten incluso en series de terror. Nos encontramos ante un villano que mata a su padre y la emoción de la escena es la misma de cuando mato a una cucaracha y quiero salir corriendo pensando que el bichejo me va a tacar.

Si no vi mal ya le cortaron una mano o un pie, poco a poco será mitad hombre, mitad maquina, en el crucero galáctico…una mala replica de Darth Vader pues al menos aquel sí era una villano de verdad y si que nos enseñó a amarlo y a odiarlo. Los grandes sistemas planetarios y las riquezas pictóricas que veíamos también se perdieron en este nuevo camino, que no sé hacia donde nos llevará…

¿Qué me emocionaba más de este año?

¡Qué regresaba Star Wars!

¿Qué me asustaba más de este año?

¡Qué regresaba Star Wars!

En conclusión que ni siquiera me atrevo a calificarla en la escala de 5. Mejor la vuelvo a ver y emito otro juicio.

 

Nuestro fracaso como sociedad y la gran hipocresía de la libertad

Nuevamente Francia, y en concreto París, es víctima de horrorosos y atroces ataques que han cobrado la vida de más de cien personas. Sobra decir que me uno al duelo internacional condenando y repudiando estos actos de cobardía, crueldad e inmundicia. No obstante, es un buen momento para sentarnos a reflexionar sobre nuestro fracaso como sociedad y la gran hipocresía de la libertad.

Desgarra lo más profundo del alma ver el descenso en el valor de la vida humana y como la incomprensión e intolerancia nos vuelven a remontar a conflictos religiosos que creíamos olvidados y que sólo eran dignos de églogas históricas ya pasadas. Hemos fracasado como sociedad, pero peor aún; hemos fracasado como humanidad. Me aventuraré a decir que sucesos como el de Charlie Hebdo mostraron nuestra fácil identificación con un sector particular de nuestra sociedad y el Estado Islámico supo sacar provecho del mismo, seleccionando nuevamente a París como destino de sus barbaridades.

Pocos se atreven a admitirlo, yo no soy de esos, la libertad y la igualdad son dos de las grandes falacias que mejores se nos han vendido y que curiosamente relacionamos con Francia. Como ente social vanagloriamos culturas y las colocamos en un pedestal dantesco derrochador de luz. En el pasado por ejemplo sucedió con Grecia. ¿Por qué Grecia obtuvo su pronta independencia del imperio otomano? Porque en nuestra psiquis helenófila había una necesidad para con los hijos de Homero y Platón. Incluso Lord Byron se enlistó en la milicia y allá fue a combatir.

Comparto esta anécdota para llegar al punto que quiero expresar. ¿Por qué París? Aquí tenemos una posible respuesta. Nuestra cultura occidental nos ha enseñado a enzarzar a Francia como la cuna de la revolución, la igualdad, la libertad y la fraternidad. En suma, París fue la primera capital del arte y como negarlo, es la supuesta capital del amor.

No soy de los que se pondrá a compartir imágenes de Palestina, Iraq, Siria, Yemén y otros lugares con un actual conflicto latente. Respeto el dolor y el luto por las víctimas de París. Ya hay bastantes “hipsters” en las redes sociales haciendo de disidentes y compartiendo estupideces.Todas las víctimas humanas, sin importar su procedencia o nacionalidad, son importantes. Mi solidaridad con ellos no merma el dolor que siento por todos los países en conflicto, la crisis de los refugiados, las muertes y desapariciones en Latinoamérica y la corrupción gubernamental universal.

Ningún crimen, nunca, nunca, nunca, justificará, excusará o cancelará a otro.Si bien queda claro que los horrores de esta humanidad también tienen jerarquía social, poniéndonos ahora a sacar otras tragedias y negándole el luto a las víctimas de estos últimos eventos, no aportamos nada a la mejora de nuestra sociedad internacional, que es frágil y pobre, lo sé, pero los invito a todos a trabajar cada día por mejorarla.

Comento estos planteamientos, porque sumado a todo sigo viendo mensajes de odio hacia las comunidades árabes, musulmanas y del Lejano y Medio Oriente. Empezamos nuevamente el ciclo vicioso de generalización en el que todo lo árabe es musulmán y todo lo musulmán es terrorista, Círculo que se acentúa con las expresiones emitidas por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Palabras que no son ni tan inocentes ni tan distintas a las emitidas por el expresidente Bush luego de los atentados del 11-S.

Cierro invitándolos a todos a analizar y pensar las cosas antes de escribir y lanzar veneno insípido por los medios. Culpamos al Estado Islámico y ellos mismos admiten su autoría, pero no olvidemos que todos y sobre todo la Civilización Occidental tiene una culpa grande en este alboroto. Todavía en la actualidad los modelos educativos de Francia, España, Estados Unidos y muchos otros países, continúan inculcando falsos valores de superioridad cultural y religiosa. Los nativos americanos siguen siendo las bestias salvajes, en Europa hay una triada casi divina United Kingdom-France-Deutschland que está por encima de rumanos, eslavos y polacos. Sistemas como los que menciono se encargan de perpetuar prejuicios y estereotipos en nuestras promesas del futuro, sembrando la semilla de división y exclusión no sólo en el aula de clases, sino también en el diario vivir.

El Estado Islámico recibe con los brazos abiertos a todos los jóvenes con sed de sangre y hambrientos de venganza, eso es cierto, pero no olvidemos que somos nosotros los “occidentales” los que le damos el último empujón hacia ellos. Dejemos de ser los insensibles, los sarcásticos y los mártires que buscan el agrado en las redes sociales y seamos mejores personas e instrumentos para la paz y el buen funcionamiento global. Mi solidaridad con Francia y con todo el mundo.

Jules Gabriel Verne

“El porvenir no me inquieta; lo que es duro a veces es el presente”.


Serpette – Pluviôse – 2015

My dear Jules:

Jules_VerneEs inevitable no pensarte y darte las gracias. Creaste mundos maravillosos llenos de lugares fluorescentes y mágicos que estuvieron a mi alcance desde mi temprana edad. Caí preso en muchos de tus encantos y cómo te explico que sigo reo, perdido e ignorando las señales que conducen a la salida. No sé si tengo ganas de escapar.

Se acaba el tiempo y no seguiré tratando de explicar lo que siento. Cada día me doy cuenta de que No necesitamos continentes nuevos, sino personas nuevas. Espero seguir viajando en mis sueños y que tú continúes siendo el guía de muchos de ellos. Disfruta tu día maestro.

Joyeux anniversaire, Jules Gabriel Verne.

A

Adeline

 “For this moment, this one moment, we are together. I press you to me. Come, pain, feed on me. Bury your fangs in my flesh. Tear me asunder. I sob, I sob.”


25 de enero 

Dearest V:

Virginia WoolfUn día como hoy se alumbró el mundo literario con tu llegada. Recuerdo el primer día cuando todavía era un niño y comencé a leer Las Olas, en aquel momento mi capacidad y comprensión era limitada, pero algo en mi interior me guío a guardar ese libro y atesorarlo como el mejor juguete que hubiera recibido.

Algunas de mis noches luego de cerrar los ojos visito diversos lugares y tiempos, Orlando es quien me entiende y acompaña. Los días pasaron y crecí, la sociedad dice que maduré, yo no estoy tan seguro de ello. Quedé atrapado en el Romanticismo, mi alma, mi cuerpo y mi mente me dejaron de pertenecer. Poco a poco abandoné los cálidos colores y me abracé al frío solitario, a las azules y gélidas temporadas, comencé a vivir nuevamente, o tal vez ascendí de vida o dimensión.

Te debo mucho, no sólo aventuras literarias, también locuras y reflexiones. Estoy seguro que tu voz se esconde en alguna de esas voces que me invaden de golpe y ni siquiera escuchando música las logro callar. Al final hay ululares a los que el cuerpo no responde y solo resta obedecer. No podemos huir o escondernos de lo que queremos sentir.

Tus palabras no desvanecerán, te lo aseguro. Gracias por tu legado, sólo las alma perturbadas e imposibles de reparar comprenden lo que vivimos. Dejé algunas lágrimas en el río Mid-wynd, siempre son agridulces las despedidas, tu mayor lección me acompaña todos los días; No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedan imponer a la libertad de mi mente.

Feliz cumpleaños Adeine Virginia Woolf,

A

Catalina de Aragón y Castilla

“La hija de los Reyes Católicos soportó con admirable estoicismo la presión de un rey terrible y de toda su corte, y con voluntad férrea y tremenda dignidad,  fue capaz de cambiar la historia de Inglaterra para siempre”.


Maria Doyle as Catherine of Aragon

Maria Doyle as Catherine of Aragon

Catalina de Aragón y Castilla fue la menor de los hijos de los Reyes Católicos y miembro de la Casa Trastámara. Se entiende que nació el 16 de diciembre de 1485 en Alcalá de Henares. Al igual que sus hermanos recibió una educación señorial que la preparó para ser reina.

Las leyes sucesorias de Castilla y Aragón eran claras, como lo son al día de hoy, y la condición de género, sumada a la de número, hacían casi nula la posibilidad de que Catalina llegara a ser reina castellana o aragonesa algún día. No obstante, un país con el cual los respectivos reinos tuvieran una buena relación diplomática hacía a Catalina una joven promesa para la regencia.

Juan de Flandes, Catalina de Aragón.

Juan de Flandes, Catalina de Aragón.

La enemistad y apatía con los galos fraguó muchos planes futuros y entre ellos, la alianza matrimonial de Catalina. Fernando II de Aragón tenía como objetivo aislar el territorio de su rival, por ello pactó el matrimonio de su primogénita Isabel con el primogénito de los reyes de Portugal. El sucesor directo al trono, y único hijo varón de los Reyes Católicos, se prometió a la hija del emperador alemán, Margarita de Austria. El matrimonio de Juana quedó concretado con Felipe, el heredero de los reinos de Flandes y Catalina fue enviada a las Islas Británicas como parte del pacto que la convirtió en esposa del joven Arturo, heredero de la nueva dinastía que unió a las casas de York y Lancaster; los Tudor.

La historiografía entiende que Enrique VII vio en la casa Trastámara la carta de naturaleza para su futura estirpe, mientras que Fernando II encontró la válvula para ejercer un control y sitio más efectivo al territorio francés.

Físicamente, Catalina contaba con varios rasgos que la hacían muy parecida a las mujeres británicas. De otro lado la intachable educación que recibió la infanta y su fluidez y manejo de la lengua extranjera, fueron una baza que le dio legitimidad y prestigio social tanto ante la casa Tudor como ante la plebe británica.

Isabel de Castilla

Isabel de Castilla

En las memorias y correspondencia entre los nobles de Castilla y Aragón se habló mucho del gran parecido que Catalina tenía con su madre, la reina Isabel. Estas apreciaciones quedan comprobadas, a mi criterio, al contemplar las pinturas y retratos del momento, tanto de artistas castellanos como británicos y flamencos.

Luego de la Boda, Catalina y Arturo pasaron al Castillo de Ludlow donde sólo Catalina sobrevivió al invierno galés. A los 17 años y con la mitad de la dote pagada, Catalina era una princesa viuda y otra ficha más en el ajedrez histórico europeo.

El panorama fue totalmente gris para Catalina, se barajaron distintas opciones a un ritmo lento y pausado. Pasaron años mientras se discutían las soluciones y la joven viuda permaneció a la luz del ostracismo. El asunto de la nulidad del matrimonio solo podía ser resuelto por el Papa. La resolución que parecía prometer más era concretar un segundo matrimonio para Catalina, ahora con el siguiente heredero de los Tudor, el joven Enrique.

Sumado a todo, la guerra de los reinos ibéricos en la península itálica había dejado las arcas más vacías que llenas y la muerte de su madre, la reina Isabel, dejó a su hermana Juana gobernando en Castilla y a su padre Fernando en Aragón. Un nuevo matrimonio requería una nueva dote y Castilla no estaba en la mejor situación económica para el mismo y el rey Fernando no deseaba pagar con su corona los costes de la castellana.

Ana Torrent as Catherine of Aragon

Ana Torrent as Catherine of Aragon

Catalina enfrentó vicisitudes desde sus tiempos como princesa. Las tensas relaciones entre su padre y Enrique VII le costaron penas e infortunios que vivió desde una patria ajena y con las intransigencias y hostilidades de unos cortesanos complicados y diversos. Sin embargo, la infanta no dio marcha atrás en ningún momento y se aferró a la religión y a su linaje para soportar lo que fuera que le llegase.

La muerte de Enrique VII y la coronación de su hijo despejaron la nubarrada vida de Catalina, pues el príncipe la escogió como esposa. Varias novelas históricas relatan un amor secreto entre ambos y los historiadores cuentan la alianza estratégica que el matrimonio significaba, solo Enrique VIII conoció la verdad detrás de sus acciones.

Henry-Katherine-catherine-of-aragon-32118428-1275-1920Catalina era mayor que Enrique, su educación y madurez la hizo una reina activa y participativa en los primeros años de Enrique VIII. Cabe señalar, la buena formación diplomática que recibió Catalina y que fue de gran consejo y ayuda a su esposo.

Como historiador, recalco y me asombro de las relaciones internacionales durante su reinado y señalo a Catalina como la primera mujer, y sin duda alguna la mejor, embajadora que tuvo la corona británica. En 1507 se destacó como embajadora para la Corte española en Inglaterra. Su fluidez en los idiomas inglés, español, francés, latín y griego clásico le colocaban muy por encima de la mayoría de los hombres diplomáticos no sólo de Gales, Inglaterra y Escocia, sino de toda la Europa del siglo  siglo XVI. Hoy conocemos a Catalina como la primera mujer embajadora en la Historia europea.

No menos importante fue su conocimiento cultural. Viviendo en un territorio donde los movimientos artísticos y culturales no llegaban tan tarde como en su reino natal, Catalina fue una heredera del humanismo, siendo un factor que no sólo lo demuestra su educación, sino que también lo comprueba su excelente amistad con Tomás Moro y Erasmo de Rotterdam.

Escudo de Armas de Catalina de Aragón

Escudo de Armas de Catalina de Aragón

Al Enrique VIII partir a la guerra con Francia, Catalina quedó como regente del trono y en ese periodo se libró la batalla contra Jacobo de Escocia en Flodden. Catalina jugó un papel destacado en ese proceso y la victoria inglesa del mismo, sumándole más puntos al afecto y la estima popular.

Pese a tanta gloria, la dicha no siempre puede ser perfecta. La mentalidad del momento más que ensalzar las grandes obras de Catalina, una reina sólo tenía una labor primordial; alumbrar un heredero varón. El  primer embarazo de Catalina culminó en aborto y el segundo aunque fue un niño, murió a los  52 días. El 18 de marzo de 1516 nació María Tudor, la única superviviente de sus seis embarazos.

Poco a poco la decepción de Enrique VIII se hizo evidente y Catalina pasó a una posición de abandono. Entre las actividades y vicios del rey fue que conoció a Ana Bolena, hermana menor de una de sus amantes y con la que posteriormente inició una relación que culminó en el cisma de la iglesia británica y la búsqueda definitiva por la anulación de su matrimonio con Catalina.

El capricho del rey, la oportunista familia Bolena y mentes religiosas perversas como la del cardenal Wolsey fueron fraguando el paulatino abandono y el fin del reinado de Catalina. Amparados en un viejo texto bíblico del Lévitico:

“Si un hombre intima a la mujer de su hermano morirán sin descendencia…”

IMG_5489Más que perder la corona, el peligro que arropó a Catalina fue la legitimidad de su hija, que de la noche a la mañana podría pasar a convertirse en una bastarda. Las cartas de Catalina a su sobrino el emperador Carlos V (hombre más poderoso del momento) y al Papa Clementa VII pedían no por ella, sino por la pequeña María.

Catalina fue aislada de todos, incluso su hija. Redimió su tiempo en el estudio del derecho canónico y la preparación de su defensa. La incapacidad de Wolsey trajo a Cromwell al escenario británico, principal enemigo de la reina Catalina y gestor de la única vía posible para los propósitos de  Enrique VIII, la ruptura con Roma.
Catalina fue despojada del título de reina y volvió a ser la princesa viuda de Gales, al final se le expulsó de la corte y pasó sus días en el exilio con apenas un par de damas de compañía y la imposibilidad de volver a a ver a su hija.

Es meritorio destacar que aún en el exilio Catalina se mantuvo firme en sus posturas y convicciones, se comportó como una reina hasta el día de su muerte. La historia de Ana Bolena no deja de ser tan intrigante como fascinante, pero no debe quedar duda que la auténtica y verdadera reina de las Islas Británicas fue Catalina de Aragón, la mujer que cambió el rumbo de la historia británica y la primera embajadora y diplomática europea.Eustace Chapuys, el embajador imperial en Inglaterra dijo de Catalina:

Si hubiera nacido varón superaría a todos los héroes de la historia.

Su enemigo Thomas Cromwell, dijo de ella:

“Si no fuera por su sexo, habría desafiado a todos los grandes de Europa”.

Y finalmente Ana Bolena, coronada en 1533, tres años después, con la muerte de Catalina, dijo:

 “¡Ahora por fin soy reina de Inglaterra!”

De Alemania a la Argentina

16 de agosto de 1920

Charles Bukowski

Charles Bukowski


 

17 de agosto de 1891

Oliverio Girondo

Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo…
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Filosofía del Amor

Banks of the Seine at Jenfosse

Las fuentes se unen con el río
y los ríos con el Océano.
Los vientos celestes se mezclan
por siempre con calma emoción.
Nada es singular en el mundo:
todo por una ley divina
se encuentra y funde en un espíritu.
¿Por qué no el mío con el tuyo?


IncruenteLas montañas besan el Cielo,
las olas se engarzan una a otra.
¿Qué flor sería perdonada
si menospreciase a su hermano?
La luz del sol ciñe a la tierra
y la luna besa a los mares:
¿para qué esta dulce tarea
si luego tú ya no me besas?

 

Feliz cumpleaños Percy Bysshe Shelley.

Catalina La Grande

Virgilius Eriksen, Catalina II La Grande, Emperatriz de Rusia.

Virgilius Eriksen, Catalina II La Grande, Emperatriz de Rusia.

El 9 de julio de 1762 se coronó a Sophie Friederike Auguste von Anhalt-Zerbst como Catalina II, Emperatriz y Autócrata de Todas las Rusias, Princesa de Anhalt-Zerbst, Duquesa de Curlandia y Semigalia. Catalina fue una noble menor que incluso tenía sangre aristócrata sueca. Como dictaban las normas de su época y su región, la mayor parte de su educación fue impartida por instructores franceses, factor significativo para la evolución y el reinado de Catalina.

El matrimonio de Catalina con el  Duque Pedro de Rusia, se dio como un acuerdo diplomático para solidificar las relaciones de Prusia y Rusia, mientras se debilitaban las pretensiones de Austria sobre la corona rusa. Muchos se especula sobre el papel de la madre de Catalina; Juana Isabel, para que su hija ocupara el trono ruso. Más allá de las grandiosas historias, eventos que llaman mi atención fueron por ejemplo que Catalina se obsesionó por aprender ruso y repasaba sus lecciones todas las noches descalza por las calles rusas. Otras versiones cuentan que las enseñanzas del idioma eran de sol a sol. Lo cierto es que en las palabras de sus memorias Catalina escribió que una vez llegó a Rusia formó su mente para hacer todo lo necesario que la calificara para llevar la corona.

Chaterine Zeta Jones as Catherine the Great

Chaterine Zeta Jones as Catherine the Great

Sofía Federica Augusta era luterana de nacimiento y se crío en un ambiente devoto al luteranismo. Para acceder a las nupcias con el Duque Pedro, Sofía se unió al catolicismo ortodoxo y fue bautizada con el nombre de Catalina. El matrimonio estuvo destinado al fracaso, se entiende que nunca fue consumado en los primeros años y tras doce años el duque tomó una amante y al menos tres hombres de la alta nobleza y política rusa circulan entre las listas de los amantes de Catalina.

La muerte de la Emperatriz Isabel ascendió al duque a zar de Rusia y convirtió a Catalina en emperatriz. Malas decisiones, la enemistad con la iglesia e intervenciones en ducados prusianos y el reino de Dinamarca, le ganaron la enemistad de la mayoría del pueblo y la nobleza. Luego de retirarse por unos días y dejar a Catalina sola en San Petersburgo, Griogori Orlov; amante de la emperatriz, dirigió la Guardia Imperial Rusa con el fin de un golpe de estado que proclamó a Catalina como la gobernante de Rusia. El conflicto concluyo sin derramamiento de sangre, el zar acepto los términos de la revuelta a cambio de una finca tranquila, su viejo violín y suministros vitalicios de tabaco y vino de Borgoña.

Torelli, Catherine II.

Torelli, Catherine II.

Seis meses después de los eventos antes mencionados, Pedro fue asesinado por Alekséi Orlov, hermano del amante de Catalina. La mayoría de los historiadores soviéticos entienden y acusan a Catalina de fraguar el asesinato. También se cree que conspiró para los asesinatos de posibles aspirantes al trono como Ivan VI y la princesa Tarakánova. Curiosamente al igual que Catalina I, ambas consolidaron su título y poderío tras la muerte de sus esposos los zares llamados Pedro (Pedro I, Pedro III).

El manifiesto de ascensión al trono de Catalina estipula la “elección unánime” de toda la nación rusa. Aunque tanto en teoría como en la práctica se sabía que era una mentira, la nobleza vio en ella un problema menor al que no se enfrentarían ya que había un heredero; Pablo el hijo de Catalina y Pedro III. Se contemplaron nuevos golpes de estado para destituir a Catalina y dar el poder a Pablo, pero nunca fueron ejecutados y Catalina II reinó por 34 años hasta el momento de su muerte.

Su política interior y exterior se caracterizó por el intentó de una europeización del país.Catalina leía mucho y se mantenía al día con los eventos que ocurrían en Rusia y toda Europa. Hay evidencia de correspondencia con grandes personajes históricos y literarios como Voltaire y Diderot. En su política interna fracasó en su intento de crear códigos similares a las ideas de Montesquieu. La crisis de la vida rural rusa también se sumaron a los fracasos del gobierno de Catalina.

Imperio Ruso bajo Catalina II

Imperio Ruso bajo Catalina II

La geopolítica de Catalina II se centró en la expansión territorial siendo Polonia y Turquía las grandes víctimas. Históricamente se señala a Catalina como una mujer inteligente, culta, sagaz, muy hábil, apasionada y con una vida privada peculiar. La educación afrancesada que recibió Catalina la convirtieron, sin lugar a discusión, en una regente y gobernante ilustrada o bien para no herir a algunos, es un ejemplo del Despotismo Ilustrado.

Rokotov Fyodor, Portrait of Catherine II

Rokotov Fyodor, Portrait of Catherine II

El reinado de Catalina II, a mi interpretación, sufrió una dicotomía y dualidad que afectó a muchos otros monarcas. De un lado es cierto que la situación de la servidumbre nunca mejoró, el pavor de la Revolución Francesa la llevó a tomar medidas radicales como el envío a Siberia de todos los acusados de revolucionarios. Tampoco es menos cierto, que como muchos desconocen, el antisemitismo estuvo en una de sus formas más crudas en la Rusia de Catalina II. Sin embargo, fue gracias a Catalina II que Rusia se convirtió en un país capaz de competir con sus vecinos europeos en las esferas militar, política y diplomática. También, e irónicamente gracias a ella, en Polonia se fueron cuajando las bases y los cimientos para el futuro nacionalismo polaco y las servidumbres de Ucrania y Bielorrusia fueron desapareciendo y abriendo nuevas clases sociales y ciudadanos.

Billete de 100 rublos con la efigie de Catalina II.

Billete de 100 rublos con la efigie de Catalina II.

El mecenazgo de Catalina dio la mayor evolución de las artes en Rusia, por encima de cualquier monarca ruso anterior o posterior a ella. Afiliada a los ideales de la Ilustración, se llamó a sí misma como “una filósofa en el trono”. Mostró preocupación por su imagen en el extranjero, y persiguió que fuese considerada en Europa como una monarca ilustrada y civilizada, a pesar de que en Rusia desempeñaba a menudo el papel de tirano (Despotismo Ilustrado). Proclamó públicamente su amor por los ideales de la libertad y la igualdad, pero ató al siervo a su tierra y a su señor más que cualquier otro zar o emperatriz.

Catherine the Great

Catherine the Great

La obsesión de Catalina por no dejar a Rusia atrás y competir contra Europa, la llevó a adquirir gran cantidad de obras y abrió colecciones privadas sobre el arte recopilado. Catalina también auspició a muchos artistas y programas que fomentaron el arte. Creó instituciones artísticas y ella de su puño y letra hizo comedias, obras de teatro y algunos poemas. Cuando el gobierno francés amenazó con frenar el proyecto de la Enciclopedia, Catalina se ofreció como auspiciadora y le habló de asilo a Diderot para que continuara con el proyecto. Por un lado alentaba las nuevas ideas de la Ilustración, pero no podemos olvidar que censuró a Aleksandr Radishchev cuando publicó su obra Viaje de San Petersburgo a Moscú.

No discutiré ni debatiré sobre la bondad o la maldad de Catalina, cada quien estudia los hechos y sobre la base de su criterio llega a una conclusión. Yo solo diré que Catalina II de Rusia, llamada Catalina la Grande, fue una reina para la historia a la que resulta interesante, cautivadora al estudio.