Triadas principales en la Mitología Griega

Una triada es un conjunto de tres elementos con especial vinculación entre ellos. Este concepto de antaño destaca y sobresale en la inmensa mayoría de las culturas terrestres, siendo el campo de la religión el que más abarca y brinda ejemplos de la agrupación “triádica”. Desde Mesopotamia, hasta las orillas del Indo y el Nilo, incluso en los alrededores de la cuenca Mexica podemos establecer zigurats o  pirámides religiosas entre tres dioses diferentes, pero que comparten un vínculo particular. Aquí, nuevamente, es la mitología griega la que más destacó en la elaboración de triadas divinas. A continuación presento las principales triadas que he identificado en mi trayecto como friki de la mitología griega.

Zeus, Poseidon, HadesMasculina:

  • Zeus: padre de los dioses y los hombres, soberano del Olimpo.
  • Poseidón: dios de los mares.
  • Hades: dios del inframundo.

Hera, Hestia, DémeterFemenina:

  • Hera: diosa del matrimonio.
  • Hestia: diosa del fuego del hogar.
  • Démeter: diosa de la tierra cultivada.

CíclopesLos Cíclopes:

  • Brontes: el rayo.
  • Estéropes: el trueno.
  • Arges: el relámpago.

HecatonquirosLos Hecatónquiros

  • Briareo
  • Giges
  • Coto

EriniasLas Erinias

  • Alecto: la cólera.
  • Tisífone: la vengadora del crimen.
  • Mégera: los celos.

Horas1Las Horas: (Estaciones del año)

  • Talo: la primavera.
  • Auxo: el verano.
  • Eunomia: el invierno.

Horas2Las Horas: (Orden y Justicia)

  • Dice: la justicia y la moral.
  • Eirene:la paz
  • Eunomia: la legislación y el buen orden.

MoirasLas Moiras:

  • Cloto: la hilandera.
  • Láquesis: la devanadora.
  • Átropos: la cortadora.

CáritesLas Cárites:

  • Aglaya: la belleza.
  • Eufrísine: el júbilo.
  • Talia: la floreciente.

JuecesLos Jueces del Hades:

  • Minos: el voto decisivo.
  • Radamantis: juez de las almas orientales.
  • Éaco: juez de las almas occidentales.

VirginalVirginal:

  • Hestia: diosa del fuego del hogar.
  • Atenea: diosa de la sabiduría.
  • Artemisa: diosa de la caza y el amor puro.

LunarLunar:

  • Selene: diosa de la luna.
  • Hécate: diosa de la magia.
  • Artemisa: diosa de la caza y el amor puro.

GrayasLas Grayas:

  • Dino: el temor.
  • Enio: el horror.
  • Pefredo: la alarma.

GorgonasLas Gorgonas

  • Esteno
  • Euríale
  • Medusa

heroesHéroes Legendarios

  • Heracles
  • Teseo
  • Perseo

HarpíasLas Harpías:

  • Aelo
  • Celeno
  • Ocípete

ErotesLos Erotes

  • Eros: el amor.
  • Hímero: la lujuria.
  • Poto: la pasión.

 

Epítome – La Teogonía (Hesíodo)

“Hablan las musas a Hesíodo para contarle las cosas pasadas y futuras”.[1] Con estas palabras Hesíodo comenzó su relato. Utilizó el llamado de las musas para dar veracidad y autenticidad a su escrito. Lo que él va a contar fue lo que sucedió en el panteón griego y no se puede discutir puesto que son palabras directas de los dioses. La Teogonía de Hesíodo es la fuente de la que se nutren todos los mitos griegos. Ya desde el siglo VIII a. C. Hesíodo tuvo la fama de ser él quien ordenó los mitos religiosos y organizó la genealogía de los dioses.

protogenoi_by_anyarmy40k-d7vpo9c     Todo inició con la aparición del Caos, un vació confuso, ya que no queda claro lo que es, salvo que es informe, amorfo e incoloro, en definitiva, difícil de describir, pero que no suele ser catalogado como un ente divino. De ese Caos surgió Erebo; el dios de las tinieblas, Nyx; la diosa de la noche y Gea; la gran diosa y madre de la tierra. También surgió Eros; el amor. Interpretaciones posteriores entran en disputas sobre si Eros surgió como un dios o como la representación de un sentimiento.

Erebo procedió a tomar a Nyx por esposa y de su unión por Eros engendraron un conjunto de divinidades maléficas: Éter; dios de la luz, Hemera; la diosa del día, Momos; dios de la burla y el sarcasmo, Oizyx; dios del lamento, Némesis; la diosa de la venganza y la justicia retributiva, Apate; el engaño femenino, Dolos; la representación masculina del engaño, Filotes; la ternura, Gera; la vejez y finalmente a la malvada discordia; Eris.

Meighan Desmond as Discord

Meighan Desmond as Discord

Eris a su vez acabó procreando los restantes daimones por sí sola. Sin necesidad de ningún varón, engendró a Ponos; la pena, Leteo; el olvido, Lemo; el hambre, Aglos; el dolor, Fones; el asesinato, Ate; la fatalidad y Horcos; el Juramento. Hesíodo también hace mención de los daimones principales, los cuales engendró Nyx por sí sola, sin intervención alguna de Erebo, concibió a la condenación; Moros, a las muertes violentas; las Keres, a la muerte no violenta; Tánatos y a los sueños; Hypnos y Brizo. Acabando ahí la primera prole maléfica.

Al mismo tiempo Gea engendró por si sola a Ponto; el mar estéril y a Urano; el cielo estrellado. De la unión de la tierra con las aguas nacieron: Nereo; las olas, y otras divinidades marinas como Taumante, Euribia, Forcis y Ceto. Posteriormente Forcis se unió a Ceto y engendraron un conjunto de monstruosidades entre ellas: Escila, las ancianas Grayas,–Dino, Enio y Pefredo– las horrendas Gorgonas; –Estreo, Euriale y Medusa– y el dragón Ladón.

greek_monsters_1__theogony__by_anyarmy40k-d7vppnp     Gea tomó por esposo a su hijo Urano y de su unión por Eros, nació la gigante prole de primer orden. Nacieron primero los cíclopes, gigantes fuertes y con un solo ojo en la frente, siendo ellos; Brontes; el rayo, Steorpes; el trueno y Arges; el relámpago. Luego nacieron los Hecantonquiros, gigantes de cien brazos y cincuenta cabezas y descritos por Hesíodo como los hijos más fuertes de Urano, siendo ellos: Briareo, Cotos y Gíes.

La tercera raza de hijos del Cielo y la Tierra fueron seis hombres llamados Titanes y seis hembras llamadas Titánides. Los Titanes fueron: Océano; el tempestuoso dios de las aguas y los remolinos, Ceo; el brillante guardián de la inteligencia, Crío; el de los vasallos, rebaños y manadas, Hiperión; el fuego astral, Japeto; la fuerza y el menor Cronos; el tiempo. Las Titánides fueron: la mayor, Tea; la diosa de la vista, Temis; la ley y la justicia, Tetis; la diosa del mar, Febe; la de la corona de oro, Mnemosine; la memoria y Rea; la reina de los dioses.

Urano asustado por la fuerza de sus vástagos, consultó el oráculo y recibió la respuesta que sería destronado por uno de sus hijos, temeroso de perder el poder, encerró a toda su descendencia encadenada en las profundidades del Tártaro. Seguido de estos sucesos comenzó en la península helénica una tiranía a manos de Urano. Gea, cansada del absolutismo de su esposo, incitó a sus hijos a revelarse contra su padre. Ninguno de los hijos aceptó con excepción del pequeño Cronos. Gea le facilitó una hoz con la que procedió a poner fin al reinado de su padre.

shutterstock_168041927 Cronos castró a su padre con la hoz y este le confesó que, según el oráculo, de igual forma como pasó con él, uno de sus hijos lo destronaría en el futuro. De la sangre vertida de Urano en la tierra nacieron las ninfas veladoras de los fresnos; las Melias. Gea recogió unas gotas y con ellas engendró a las Erinias, las diosas de la venganza; Alecto; la cólera, Megara; los celos y Tisífone; la vengadora del crimen. Al final, luego de caer el órgano sexual de Urano sobre la espuma del mar nació la diosa Afrodita.

En el segundo periodo, los Titanes procedieron a desposarse con las Titánides y otras divinidades, dando paso a los dioses de segundo orden, cabe mencionar que sólo los Titanes y Titánides controlaron el mundo mediterráneo, los Cíclopes y Hecantonquiros, permanecieron encerrados en el Tártaro. De la unión de Océano con Tetis nacieron alrededor de 3,500 vástagos entre los que se encuentran los ríos, mares, estanques y lagunas los hombres son llamados Oceánaides y las mujeres Oceánidas entre las más conocidas están Clímene, Asia, Europa, Metis, Eurinome y Stigia.

Hécate

Hécate

De la unión de Ceo con Febe nació la brillante Asteria, que posteriormente engendrará a la hechicera Hécate, y a la dulce Leto; madre de los gemelos Apolo y Artemisa. Crío tomó por esposa a su prima Euribia y engendraron a Astreo, Perses y Palante. De la unión del fuego astral; Hiperión con Tea nacieron el sol; Helios, la luna; Selene y el amanecer; Eos. Japeto se unió con Clímene y nacieron Atlas, Amenetio (Menecio), Prometeo y Epimeteo.

Cronos tomó por esposa a Rea y en su intento por incumplir el oráculo, tomó la precaución de devorar sus hijos tan pronto nacieron, corriendo esta suerte Poseidón, Hestia, Hera, Deméter y Hades. Rea hastiada de la crueldad de Cronos, consultó a su madre. Gea le aconsejó entregar una piedra envuelta en pañales cuando naciera su próximo hijo. Así sucedió el día del nacimiento de Zeus, Cronos devoró la piedra como si fuera su hijo y Zeus fue enviado a Creta donde lo crío la cabra Amaltea.

Liam Neeson as Zeus

Liam Neeson as Zeus

Zeus adulto decidió tomar represalias contra su padre y emprender un viaje al Olimpo. En su travesía pasó por el Tártaro y liberó a los Cíclopes y Hecantonquiros, sus aliados contra los Titanes, iniciando la guerra conocida como la Titanomaquia. La guerra dividió los Titanes en dos bandos, en un lado Ceo, Crío, Hiperión, Japeto, Cronos y otros vástagos de Urano y en el otro lado Océano y las Titánides que permanecieron neutrales en el conflicto. Zeus bajo engaños logró que su padre tomara una pócima que lo hizo vomitar y traer a la vida a todos sus hermanos en etapa ya adulta. Quedando los Titanes contra Zeus y sus hermanos llamados Olímpicos.

Como resultado de la Titanomaquia los Olímpicos fueron vencedores, encerrando nuevamente a los vencidos en el Tártaro. Zeus procedió a tomar a Metis por esposa, no sin antes consultar el oráculo y saber que Metis traería un hijo que alumbraría a los dioses. Zeus temeroso devoró a Metis en un intento por adquirir él la ciencia del bien y del mal. Y tomó por esposa su tía Temis. De la unión de Zeus con la justicia divina nacieron las Moiras; diosas del destino y las únicas a las que tanto mortales como dioses estaban sujetos. Representadas como tres ancianas fueron: Cloto; la que hilaba, Laquesis; la que devanaba y la cruel Átropos; la encargada de cortar el hilo de la vida. También con Temis Zeus tuvo a las Horas; las diosas de las estaciones del año, siendo ellas: Talia; la primavera, Aglea; el verano y Eufrania; el invierno. En un inicio el año griego solo se dividió en tres estaciones más tarde llegó Carpo el otoño.

Izabella Miko as Athena

Izabella Miko as Athena

Finalmente, su última esposa fue su hermana Hera, la diosa del matrimonio y la fidelidad. Junto a ella Zeus engendró a Ares; la guerra, Hebe; la juventud e Ilíta; la diosa de los partos. Llegado el día de cumplirse el oráculo, Zeus recibió un golpe en la cabeza del cual nació Atenea; la diosa de la sabiduría. Hera en un ataque de cólera al ver que Zeus tuvo un hijo sin necesidad de una fémina, por si misma engendró a Hefestos el dios del fuego y la metalurgia, Zeus airado lo lanzó destronado del Olimpo, provocándole una cojera eterna.

Zeus entregó a Poseidón junto a su esposa Anfitrite el control de las aguas circundantes a la Península Helénica, dado que Océano permaneció neutral en la contienda, las aguas profundas y distantes eran posesiones de Océano. Hestia se mantuvo virgen y pura como la diosa del fuego del hogar. Pero las muchas infidelidades de Zeus dejaron una gran prole tanto con diosas como con mortales, con su hermana Deméter, la diosa de la agricultura, engendró a Perséfone. Hades bajo engaños acabó como encargado del inframundo y los muertos, raptando y tomando por esposa a su sobrina Perséfone.

Luke Evans as Apolo

Luke Evans as Apolo

Junto a Leto Zeus tuvo a los gemelos Apolo; dios del oráculo y Artemisa la diosa de la caza y el amor puro. La titánide Mnemosine se unió a Zeus durante nueve noches y engendró a las nueve musas; las diosas de las artes y las ciencias, siendo ellas: Calíope; la musa de la poesía épica, Clío; la musa de la historia, Erato; la musa de la poesía amorosa, Euterpe; la musa de la poesía lírica, Melpómene; la musa de la tragedia, Polimnia; la musa de la geometría, Thalía; la musa de la comedia, Terpsícore la musa de la danza y Urania la musa de la astronomía. Otros de los destacados descendientes de Zeus son: Helena, Pólux, Heracles, Minos, Dionisio, Hermes, entre muchos otros.

Así culmina La Teogonía, con una paz en el Olimpo y el mundo helénico. Procediendo los habitantes a adorar a doce divinidades principales que moran en lo alto del Monte Olimpo y que se convirtieron en las divinidades principales de su día a día. Siendo estos: Zeus, Poseidón, Hades, Hera, Deméter, Hestia, Atenea, Apolo, Artemisa, Afrodita y Hermes. Estudiando las doce divinidades helénicas encontramos nuevamente el factor disidente, algunas fuentes incluyen a Dionisio entre los doce y otras a Hefestos.

Los griegos crearon una relación con sus dioses interesante y fascinante a lo largo de toda la época antigua. Más allá del alto grado de tangencias que existe en los mitos, la religión y los dioses griegos fueron factores claves en el desarrollo y la evolución de lo que hoy conocemos como Grecia. Para cerrar cito a Eurípides quien menciona “si un dios hace y permite el mal, no es dios; si desea algo no puede ser dios puesto que Dios es perfecto, completo y omnipotente”.[2] Si seguimos esta línea de pensamiento concluiremos que los griegos no tenían dioses puesto que la mayoría hacían y permitían el mal. Al estudiar otras civilizaciones y sociedades, también llegaríamos a la misma conclusión.

Cerrada la pequeña introducción a los inicios de la mitología griega y el breve paso por La Teogonía, procederé en las siguientes entradas a un pequeño léxico sobre dioses, semidioses, mortales y criaturas protagonistas y relevantes en la cosmogonía griega. Este proyecto lo comencé desde temprana edad anotando en papeles y cuadernos cada nuevo personaje que conocía en algún libro, enciclopedia o búsqueda en Internet. También intentando hacer árboles genealógicos sobre los dioses fui acumulando personajes que a la vez que tuve contacto virtual se triplicaron. Intentaré cubrir de manera sencilla datos relevantes de parentesco, ubicación y relevancia en este mundo de dioses que tantos consideramos alucinante.

 


 

[1] La Teogonía, Hesíodo, siglo XVII a. C.

[2] Los Griegos, H. D. F., Editorial Universitaria de Buenos Aires, Novena Edición: mayo de 1977.

Introducción a la Mitología Griega

 

Clash of the Titans (1981)

Clash of the Titans (1981)

Decidiendo retomar un proyecto que tenía en pausa, intentaré desarrollar de manera directa y concisa el extenso mundo de la religión en la Antigua Grecia. Aclarando que en la antigüedad, lo que hoy llamamos Grecia aún no existía, y que sería más correcto e idóneo hablar de la Península Helénica o de las polis del Mediterráneo. Tomando como punto de partida la llamada mitología, más allá que intentar explicar la génesis mitológica griega, pretendo agrupar a la mayoría de los personajes que habitaron el mundo clásico heleno, tanto de forma real como de manera mítica y legendaria.

El mundo griego gestó una de las civilizaciones más amplias, con gran diversidad de adelantos y conocimientos en múltiples disciplinas. Los helenos acabaron siendo la gran civilización occidental cuna de las bellas artes y el humanismo por excelencia. La filosofía y la idea de democracia son sólo algunos ejemplos de lo que llaman “el legado griego”.

Muchos historiadores dividen el campo de la historia en edades para facilitar su investigación. Actualmente, en la cultura latina, estudiamos cuatro edades históricas: Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Cabe aclarar, que estas divisiones son meramente guías para ubicar el tiempo y el espacio a medida que la humanidad fue presentando cambios. Queda claro que las personas no se acostaron un día siendo antiguos y se levantaron al  próximo día siendo medievales. De la misma forma sucedió con la Península Helénica; usamos pequeñas divisiones para facilitar su estudio, conociendo como la Antigua Grecia el periodo que abarca desde el año 1100 a. C. –conocido por otros como la Oscura Grecia– hasta el año 146 a. C. que ocurrió la invasión y conquista romana de la península helénica, convirtiéndose en la Provincia de Arcadia.

Es en la Antigua Grecia, con influencia de otras civilizaciones, donde nacieron los pilares de la religión griega, fue allí donde comenzó a nacer lo que hoy día conocemos como la Mitología Griega. La pregunta que muy a menudo se hace es; ¿qué es la Mitología? Una explicación simple y concisa podría ser: el grupo de historias y relatos antiguos que fueron creados para explicar temas como la naturaleza y los orígenes del mundo. No está mal está definición, sin embargo, hay que ir más allá de ella; ese es uno de los propósitos que intento demostrar. Aquí aclaro que una mitología generalmente involucra consigo una cosmogonía; origen del mundo, y una antropogonía; inicio de los seres humanos.

Clash of the Titans (2010)

Clash of the Titans (2010)

Podría decir, sin intención de menospreciar a otras, que la Mitología Griega es la más rica y extensa de las mitologías. Los helenos dejaron y perpetuaron un amplio legado sobre sus ideas de origen y formación. Aquí a algunos nos llegan preguntas como: ¿Cuántos dioses tenían los griegos? ¿Fueron todos los héroes semidioses? ¿Cómo una sociedad tan politeísta logró una unificación y acabó en el monoteísmo? ¿Por qué los mitos son tan diferentes? ¿Existió Troya? ¿Sobreviven hoy costumbres mitológicas? Estas preguntas, y un sinfín más, están activas en mi psique y fueron parte de la inspiración y motivación de este proyecto.

Tomando en consideración el carácter y la intervención sagrada, conocemos la diferencia entre los mitos y los cuentos populares. El estudio de la mitología y más aún el intento de agrupar y enumerar personajes y datos relevantes no es una tarea fácil. Aclaro la diferencia entre la mitología y la mitografía, mientras la mitología es la ciencia encargada del estudio y la interpretación de los mitos, la mitografía corresponde más bien a los alejandrinos que se encargaron de recopilar los mitos griegos y romanos. Este trabajo navega un poco entre la mitología y la mitografía, aun cuando no soy un alejandrino. Intentando buscar el origen de la mitología y razonando un poco, entiendo que la evolución del hombre, su contacto con la naturaleza y el desarrollo de sus facultades, fueron los factores necesarios para que florecieran los mitos. Para Francesc L. Cardona; “El mito es el resultado de la operación de la imaginación ingenua sobre los hechos de la experiencia”.[1]

Sin embargo, la evidencia que dejó el hombre del Paleolítico, más allá del culto realizado a sus muertos, llevó a los historiadores a clasificar este periodo como uno desprovisto de mitos. Aun así, otros historiadores consideran ejemplos como las pinturas rupestres, un patrón con toque mítico. Este fascinante tema es uno al que le falta mucha investigación y en el cual soy un neófito para abarcarlo. Al llegar al Neolítico el panorama cambió. Tras aprender el arte de la agricultura y el abandono de la vida nómada, llegaron los primeros asentamientos y con ellos nuevas ideas acompañadas de vacíos e incógnitas sobre el espacio que habitaron y lo medios que los rodearon. Fueron esos huecos y la necesidad de llenarlos lo que abrió paso a la creación de los primeros mitos.

Adentrando al mundo helénico, la mentalidad y visión de mundo de su sociedad fue más sencilla y limitada, razón por la cual los dioses griegos fueron concebidos como antropomórficos. Es decir los dioses eran humanos, al igual que ellos, pero dotados de un toque superior, gozaban de facultades como la inmortalidad y el control de la naturaleza. Aunque lucían como humanos eran superiores e inalcanzables. Las respuestas a las fuerzas de la naturaleza fueron el punto inicial para la religión. Los astros, el comportamiento de la tierra y los fenómenos meteorológicos fueron ingredientes que cocieron la mitología.

Immortals

Immortals

La mitología griega, según R. Fuentes, “son creencias y rituales de los antiguos griegos, cuya civilización se fue configurando hacia el año 2000 a. C. consiste principalmente en un cuerpo de diversas historias y leyendas sobre una gran variedad de dioses”.[2] En la preparación de un estudio sobre este campo es necesario seleccionar una serie de fuentes, escritas por algún poeta, filósofo, historiador o habitante de aquel entonces. Los poemas de Hesíodo y Homero tienden a ser las principales referencias para gestar la mitología griega. Los mitos no son estáticos, están sujetos a múltiples variantes por lo que no debe sorprender las diferencias entre la Afrodita de Hesíodo y la de Homero. Es vital comprender que los dioses aunque lleven el mismo nombre, su función, representación y culto puede variar dependiendo la fuente de información consultada o la polis enfocada.

Para Hesíodo, la religión griega tuvo la función de cohesión social, estando presente en todas las actividades y la vida cotidiana de los griegos. Dependiendo la polis griega, la religión iba a tener una inclinación hacia una divinidad particular, por ejemplo la guerra y el culto a Ares en Esparta y la sabiduría y la adoración a Atenea en Atenas. La religión en la península helénica jugó un papel importante en el desarrollo de cada una de sus polis. Dentro de los propósitos de la religión griega Hesíodo recalcó dos principales que historiadores modernos y contemporáneos consideran como dos teorías. La primera es la representación de los poderes y causas naturales. Considero bastante cierta esta teoría, ya que en el análisis realizado a la Teogonía de Hesíodo, es visible que los griegos representaron mediante un dios no sólo los poderes y elementos de la naturaleza, sino que también todo tipo de sentimientos, valores e ideales.

La segunda teoría es la unidad y el orden en el mundo griego. Aquí hay dos variantes, el hecho de que todos los habitantes tengan la misma religión y recen a los mismos dioses, me parece convincente para la unidad política y el orden social. Sin embargo, como algunos historiadores modernos señalan, al existir tantos dioses, incluso más de una representación para un elemento, como por ejemplo el viento de acuerdo a la posición cardinal era encarnado por un dios diferente; Bóreas el viento del norte, Noto el viento del sur, Céfiro el viento del oeste y Euro el viento del este, tantas divinidades unido a las inclinaciones y relevancias a la hora de adorarlos, dificultan la unidad y el orden religioso.

En cuanto a las características de la religión griega, su base radicó en un politeísmo absoluto de divinidades antropomórficas “inmortales”, pero con un comportamiento humano. A diferencia de los dioses egipcios, aunque los griegos podían ser metamórficos, su representación y su estado natural era como hombres. Se cuenta que eran inmortales, pero al estudiar los mitos vemos como un dios puede asesinar, fulminar o simplemente desaparecer a otro, esto lo apreciamos en el caso de Asclepios; dios de la medicina, que muere fulminado por Zeus.

Algunos tebanos tenían el mito de que cada dios tenía un demonio que enfrentar el cual podía costarle la existencia. Sófocles mencionó en una de sus obras “cada dios tiene su talón de Aquiles”. Los dioses griegos padecían los mismos sentimientos que un mortal, para algunos helénicos los dioses envidiaban a los mortales ya que debido a la muerte vivían y sentían el amor de una manera especial. En cuanto a las penas que cargaran estas desaparecerían el día de su muerte. Los dioses al contrario tenían que cargar con las penas y las vergüenzas por toda la eternidad.

Los griegos tenían un poder supremo universal; las Moiras; diosas del destino, a las cuales tanto hombres como dioses estaban sujetos, por lo que no existía ningún dios omnipotente. La expresión de los griegos ante los dioses era la de no creer en ellos, sino reconocer su poder.[3] Según esta perspectiva no es una sorpresa que en Atenas al llegar los metecos y tener un contacto directo con los atenienses, estos reconocieran y asimilaran otros dioses que no fueran los suyos, creando una especie de convivencia pacífica entre dioses, ritos y creencias.

Los dioses griegos tenían como alimento la ambrosía, néctar siete veces más dulce que la miel, y el humo que emanaba de los sacrificios. De acuerdo a esta creencia los griegos tenían que mantener buenas relaciones con los dioses, lográndolo con constantes sacrificios que en su mayoría eran de corderos. A la hora de hacer sacrificios a los dioses, no se debía prestar importancia a los mitos que existieran del dios. Una futura esposa debía hacer un sacrificio a Hera, la diosa del matrimonio, sin importar que ella fuera una diosa cruel, perversa y sumamente vengativa. Fueron muchas las mujeres, en ocasiones hombres, que enfrentaron la ira de Hera y podía constar desde verlos desquiciados, hasta ver morir a sus familiares e incluso ellos mismos asesinarlos.

La vida para los griegos era concebida como un momento de tiempo efímero cargado de miserias enviadas por los dioses, por lo que se debía mantener a los dioses felices al ritmo de plegarias y sacrificios para que estos disminuyeran las calamidades y maldiciones a los hombres. La relación de los mortales con los dioses era una de respeto, a diferencia de los egipcios que tenían un temor absoluto a sus dioses. Los mortales y semidioses helenos en muchos mitos desafían a los dioses e intentan superar sus capacidades, esto se puede apreciar con el robo del conocimiento a los dioses, la ofensa de Níobe hacia Leto, el nacimiento de Ificles y Heracles, entre otros mitos.

Hesíodo en La Teogonía habla sobre la génesis de las divinidades griegas. Generalmente se conocen doce dioses que habitan en lo alto del Monte Olimpo, pero no siempre fue así, no siempre hubo una paz y un orden en lo alto del Monte Olimpo. El lapso de tiempo entre el origen del mundo y la subida al poder de los olímpicos, es llamado por algunos poetas como “el periodo oscuro”. Es este periodo el que Hesíodo en el siglo séptimo antes de Cristo nos describe en La Teogonía contando el origen del mundo y el linaje de los dioses. En la próxima entrada haré una síntesis de tan magnífica obra.

 


 

[1] Cardona, F. L. (1996), Mitología griega Barcelona, España, Edicomunicación S. A.,p. 7.

[2] Fuentes, R. (2009), Cultura General.

[3] Gómez Espelosín, F. (2001), Historia de Grecia Antigua ,Madrid, Ediciones Akal, S. A.

El Maestro de los Encantamientos

Padovanino, Orfeo y los animales.

Padovanino, Orfeo y los animales.

Continuando con el tema del Orfismo, en esta ocasión lo trato desde el punto de vista religioso. En la antigua Grecia surgió una corriente religiosa en torno a la figura de Orfeo, en la actualidad muchas doctrinas y sectas se han nutrido de ella. La mayoría de los mitos cuentan como las personas se reunían para escuchar a Orfeo tocar su lira, momento que aprovechaban para que su alma tomara un descanso.

Fue gracias a su lira que Orfeo logró controlar la naturaleza, domesticar animales, conquistar el amor de Eurídice, encantar al dios Hades, adormecer al can Cerbero e intentar rescatar a su amada del Inframundo.

Orpheus

Orpheus

 

Orfeo no es mencionado ni por Homero ni por Hesíodo, dato que hace un poco misterioso su origen. Se cuenta que fue de Tracia y la primera aparición escrita fue en los textos de Píndaro, quien lo describe como el padre de los cantos. Es considerado por algunos mitógrafos como hijo del rey tracio Eagro y una musa, particularmente Calíope o Clío. Otras fuentes lo hacen hijo del dios Apolo, lo que dada su pasión por la música y las artes lo hace muy coherente. Es considerado también hermano de Lino, pero la mayoría de los textos antiguos lo señalan como su amante y maestro en la música.

Se le atribuye a Orfeo la creación de la cítara y el mejoramiento de la lira, que antes tenía siete cuerdas y en honor a las musas le añadió dos cuerdas más. Orfeo participó en la expedición del Vellocino de Oro, pues sólo su lira podía competir y derrotar el canto de las sirenas.

Misterios de Orfeo

Misterios de Orfeo

La mayoría de los mitos señalan a Orfeo como pionero de la civilización, enseñó a la humanidad la medicina, la escritura y la agricultura. En el ámbito religioso fue augur y profeta. Practicó la magia y la astrología, oficializó rituales místicos de purificación, introdujo los cultos a Dionisio y Apolo y creó una doctrina marcada por la vida futura. En su honor se desarrollaron los Misterios Órficos, presentes hasta la fecha de hoy.

El Orfismo propone una nueva concepción del ser humano. Orfeo es visto como un trágico viajero del más allá. Es una nueva doctrina de salvación para el hombre, su alma y su destino tras la muerte. El Orfismo cuestiona el pensamiento teológico y las prácticas y comportamientos de las religiones oficiales. Es una secta de reacciones y opuestos a los textos clásicos como las teogonías y cosmogonías.

Pierre Amedée, Orpheus.

Pierre Amedée, Orpheus.

El órfico elige seguir la bíos orphikós, es un individuo rechazado y marginado, un hombre errante que va de ciudad en ciudad pregonando las recetas de la salvación, están al margen de la política y son personas de textos y libros. En adición, sigue rigurosos ritos mistéricos guiados por el ascetismo como no derramar sangre animal.

El credo órfico ve al hombre como la suma de un cuerpo y un alma, pero un alma indestructible que sobrevive y recibe premios y castigos más allá de la muerte. Los seguidores son llamados iniciados y su propósito es mantener pura su alma. El cuerpo es visto como una prisión y tumba terrenal de la cual el hombre se librará el día de su muerte. Tras la muerte el alma irá al más allá, donde recibirá los premios o los castigos. El alma vagará para reencarnar, incluso en más de una vida, hasta lograr su purificación y alcanzar entonces la divinidad.

Roberto Ferri, Dionisio.

Roberto Ferri, Dionisio.

Los órficos para explicar el carácter patético de la vida, crearon una Teogonía distinta a la de Hesíodo. Según esta nueva postura la vida humana esta condenada a purgar un crimen titánico. La mitología órfica cuenta como los Titanes mataron a Dionisio, el hijo de Zeus y Perséfone. Llamaron la atención del niño con juguetes brillantes, lo guiaron hacia una trampa donde lo asesinaron, descuartizaron, cocieron y posteriormente devoraron.

Zeus castigó a los Titanes fulminándolos con rayos, salvo sus corazones, quedaron reducidos a cenizas, las cuales al hacer contacto con la Tierra dieron el origen a los humanos. De los corazones de los Titanes renació Dionisio. Los hombres entonces nacen con algo de Dionisio y algo de los Titanes, es su labor purificar ese pecado original para que una vez el alma sea liberada del cuerpo, se reintegre a la divinidad que pertenece.

La purificación del alma es un proceso largo que puede abordar varias transmigraciones para el alma. Es importante que el iniciado no beba las aguas del río del olvido en el Hades, pero sí que tome de las aguas del río de la memoria, para proclamar su inmortalidad.

Los órficos combinaron creencias del culto de Apolo con dogmas y rituales de los cultos de Dionisio. En su camino Orfeo fue la figura que por sus cualidades de pureza, sexualidad y profecía pudo fusionar a ambos dioses y enlazar los dos caminos clásicamente bifurcados. Las historias de Tracia cuentan que Orfeo recibió el título honorífico de Maestro de los Encantamientos, título que aún ostentan sus seguidores contemporáneos.

Viaje a destinos perdidos: Atlántida

Atlántida // Atlantis

Atlántida // Atlantis

La Atlántida, originalmente Isla de Atlas, es una isla mítica mencionado en algunos textos del filósofo griego Platón. Según los escritos es de mayor tamaño que las antiguas Libia y Asia unidas y su localización estaba más allá de las Columnas de Hércules. Se indicó que fue una potencia marítima de al menos 9,000 años y que conquistó casi toda la Europa occidental y el norte de África, siendo detenida por la Atenas prehelénica.

Detail of Pillars of Hercules from Tabula Peutingeriana, 1-4th century CE.

Detail of Pillars of Hercules from Tabula Peutingeriana, 1-4th century CE.

Athanasius Kircher,Atlantis. 1669.

Athanasius Kircher,Atlantis. 1669.

Lo último que se contó de la isla fue que desapareció víctima de un violeto terremoto y un gran diluvio. El hecho de que los diálogos de Platón; Timeo y Critias narrasen historias reales llevó a muchas personas, particularmente al movimiento del Romanticismo, a proponer teorías sobre la ubicación real de la Atlántida y su existencia. Sin embargo, algunos anacronismos le cortan veracidad a los relatos de Platón. Aún así el mito pudo tener un fondo de realidad histórica.

Posible modelo de la Atlántida

Posible modelo de la Atlántida

La isla en general poseía una geografía llana y una cadena de montañas que llegaba al mar. Bajo la isla a una distancia de 20 estadios bajo el nivel del mar estaba la cueva del primer habitante de la Atlántida; Evenor. El dios Poseidón enamorado de Clito, la única hija de Evenor, para protegerla, o más bien para mantenerla cautiva, creó tres anillos de agua que circundaban la isla. Clito tuvo diez hijos con Poseidón por tal razón la isla se dividió en diez reinos. El hijo mayor, y con autoridad sobre los demás reinos, fue llamado Atlas en su honor la isla se llamó Atlántida y el mar que la rodeaba Atlántico. Las abundantes riquezas y la protección de Poseidón lograron la prosperidad de Atlántida, motivo que despertó los sentimientos de conquista y expansión en los atlantes.

Monsù Desiderio, La caída de la Atlántida. s. XVII.

Monsù Desiderio, La caída de la Atlántida. s. XVII.

La Atlántida estaba regida por leyes escritas en una columna de oricalco en el templo de Poseidón. (El oricalco era un mineral abundante en la Atlántida y que se entiende surgió del cruce del oro con el cobre). Las normas en su mayoría iban dirigidas a la diplomacia y las relaciones entre los reyes, indicando que cada seis años tendría lugar un consejo en el cual los reyes que incumplieran los mandatos serían juzgados. Las ansias de expansión los llevó a invadir Egipto y Atenas, provocando la ira de la diosa Atenea y el final del expansionismo atlante y la Atlántida. El diálogo de Platón es interrumpido cuando el concilio de los dioses se reúne para determinar el castigo que recibirán los atlantes. Aunque no quedó confirmado, se entiende que un terremoto y un diluvio sepultaron a la isla en el Atlántico, como sanciones de los dioses.

Posibles restos de la Atlántida

Posibles restos de la Atlántida

En la antigüedad muchos escritores mencionan y hablan de la Atlántida como un territorio y una civilización real que existió en el océano Atlántico. Durante la Edad Media el mito de la Atlántida no llamó mucho la atención. Sin embargo, con el surgimiento del Renacimiento los humanistas retomaron la historia. Unos se adentraron en una geografía olvidada, mientras que otros tomaron la Atlántida como un sinónimo de Utopía. Por muchos años se creyó que islas como las Azores, las Canarias y las Antillas eran los restos de la Atlántida.

Hypothesis of Atlantis Location

Hypothesis of Atlantis Location

En 1626 Francis Bacon publicó La Nueva Atlántida, en esta obra literaria la Atlántida era una utopía en favor de la razón y los avances científicos. A partir de ese momento se fue abandonando la creencia en una Atlántida real y pasó a ser un ideal como la Utopía de Tomás Moro. En la península Ibérica se relacionó a los atlantes con los tartesios, en mi opinión es una analogía vaga surgida por los elementos fantasiosos y misteriosos de estas civilizaciones.

Considero que la Atlántida y Tartessos fueron dos territorios absolutamente diferentes. Durante estos años se especuló sobre posibles destinos Mediterráneos donde pudo haber estado la Atlántida, islas como Cerdeña y Chipre entraron en las listas de los destinos hipotéticos.

Imperio de Atlántida según Ignatius Donnelly

Imperio de Atlántida según Ignatius Donnelly

El siglo XIX y el Romanticismo se encargaron de traer la fascinación por la Atlántida que prevalece en nuestros días. En Veinte mil leguas de viaje submarino de Jules Verne el capitán Nemo visitó los restos de la ciudad de Atlántida.

Tiempo después el congresista estadounidense Ignatius Donnelly explotó el aura misteriosa y romántica de la Atlántida en su libro Atlántida: El Mundo Antediluviano. Donnelly basado en antecedentes y observaciones, que muchas fueron manejadas a su capricho, ubicó la Atlántida muy cerca a las islas Azores. Concluyó que en la Tierra existió una región desaparecida cuna de todas las civilizaciones humanas, siendo esta la atlante. El éxito del libro fue de tal magnitud que los británicos organizaron una expedición a las islas Azores para encontrar indicios de la Atlántida.

Atlántida similar a la isla de Groenlandia

Atlántida similar a la isla de Groenlandia

Las ideas de Donnelly sobre la Atlántida como un continente perdido, fueron desestimadas con la comprobación del fenómeno de la deriva continental. Sin embargo, la fascinación por la historia de la Atlántida acaparó el mundo del esoterismo que postuló a una Atlántida compuesta por una civilización superior científica y espiritualmente. Otros científicos consideraron que con la aceptación de la deriva continental, de haber existido la Atlántida correspondería al actual territorio de Groenlandia.

En el 2005 se celebró en la isla griega de Milo el Primer congreso de las hipótesis sobre la Atlántida. La mayoría de los profesionales universitarios coincidieron en la existencia de una base histórico-geográfica para el relato de Platón. Un segundo encuentro se llevó acabo en el 2008 en Atenas y un tercer congreso en el 2010 en la isla de Santorini. Como conclusión del encuentro en Milo se obtuvo una lista de 24 criterios que un área geográfica debe satisfacer para poder calificarse como posible ubicación de la Atlántida, estos criterios son:

  1. El reino principal de la Atlántida; Metrópolis debe estar localizado en una isla donde aún pueden existir restos.
  2. La Metrópolis debió tener una geomorfología integrada por anillos concéntricos de tierra y agua alternados.
  3. La Atlántida debe estar situada fuera de las Columnas de Hércules, en el océano Atlántico.
  4. La isla de la Atlántida debe ser mayor que los territorios de Libia, Anatolia y Sinaí combinados.
  5. La población de la Atlántida sabía leer y escribir, también contaba con  habilidades metalúrgicas y de navegación.
  6. La Atlántida debió ser accesible desde Atenas por el mar.
  7. La Atlántida debió estar en guerra con Atenas.
  8. La isla debió sufrir una destrucción física devastadora.
  9. La Atlántida debió hundirse enteramente o en parte debajo del agua.
  10. La Atlántida fue destruida previo al siglo VI antes de Cristo.
  11. Una parte de la Atlántida estaba a 50 estadios de la ciudad.
  12.  La Atlántida tenía alta densidad demográfica, lo suficiente para un ejército de 10.000 carros, 1.200 naves, y 1.200.000 hoplitas.
  13. En la Atlántida se practicó el sacrificio de toros.
  14. La destrucción de la Atlántida fue acompañada por un terremoto.
  15. Después de la destrucción de la Atlántida, el paso de naves fue bloqueado.
  16. Los elefantes estaban presentes en la Atlántida.
  17. No hay proceso físico o geológico imposible en la destrucción de la Atlántida.
  18. La Atlántida poseyó fuentes calientes y frías con depósitos de minerales.
  19. La Atlántida se extendió en un llano costero de 2.000 x 3.000 estadios, rodeado por montañas que llegaron hasta el mar.
  20. La Atlántida controló a otros estados de la antigüedad.
  21. Los vientos en la Atlántida provenían del norte.
  22. Las rocas en la Atlántida eran de varios colores entre negro, blanco y rojo.
  23. Había canales para la irrigación en la Atlántida.
  24. Cada quinto y sexto año, sacrificaban toros.

Las hipótesis sobre la localización de la Atlántida son divididas en los siguientes grupos:

Hipótesis modernas sin intervención sobrenatural ni extraterrestre:

  • La Atlántica fue una civilización minoica o cretense en una isla en el Egeo que quedó sepultada tras una erupción volcánica y un tsunami.
Atlántida en el Egeo

Atlántida en el Egeo

  • La Atlántida estuvo en la península ibérica en un triángulo formado por Sevilla, Huelva y Cádiz, correspondiendo, como ya mencioné, a la civilización de Tartessos. Esta teoría es defendida por José Pellicer de Ossau i Trovar, Francisco Fernández y González y Juan Fernández Amador y de los Ríos.
Ubicación de Tartessos

Ubicación de Tartessos

  • Jorge María Ribero Meneses ubica la Atlántida al norte de España, quedando una amplia probabilidad de destinos que van desde Euskadi, Navarra, Asturias, Irlanda e Islandia.
Localización Noratlántica

Localización Noratlántica

  • El historiador chileno Jaime Manuschevich indicó que la Atlántida es la antigua Canaán, correspondiente a Israel y Sinaí. En la Antigüedad y hasta el año 5,600 a. C. el territorio estuvo rodeado de agua, siendo pues Canaán la isla de la Atlántida.
La región del Sinaí

La región del Sinaí

  • Peter James ubica la Atlántida en alguna ciudad de Anatolia. Incluso existen congruencias con la mítica Temiscira.
Río Yeşilırmak

Anatolia, posible Temiscira

  • J. M. Allen en Atlántida: la solución andina, localiza la Atlántida en el altiplano boliviano circundante al lago Poopó, región rica en los minerales abundantes en la Atlántida.
Altiplano Andino

Altiplano Andino

  • El novelista Robert Graves ubica en su obra la Atlántida en el actual Túnez.
Tunisia // Túnez

Tunisia // Túnez

  • Arisio Núñez indicó que debe estar en el Océano Índico en algún lugar como Indonesia, esta teoría apunta más a Lemuria que a la Atlántida. En lo personal la desestimo.
Océano Índico

Océano Índico

  • El teólogo Jürgen Spanuth apuntó que la Atlántida fue un territorio nórdico, muy posiblemente Dinamarca.
Reino de Dinamarca

Reino de Dinamarca

  • El atlantólogo y escritor Georgeos Díaz-Montexano señaló que la Atlántida estaría junto al estrecho de Gibraltar siendo un imperio Íbero-Mauretano o Íbero-Marroquí.
Más allá de las Columnas de Hércules

Más allá de las Columnas de Hércules

Hipótesis modernas con intervención sobrenatural y extraterrestre:

  • Según la ocultista Helena Blavatsky los atlantes eran una raza superior civil y tecnológicamente.
  • El psíquico estadounidense Edgar Cayce coincide con Madame Blavatsky y añade que la sociedad atlante conoció los aviones y se alimentó por un misterioso cristal energético. Predijo que la isla volvería a la superficie para 1968 y aunque este evento no ocurrió, un camino de piedras en la isla Bimini, Bahamas, llevó a seguidores y especuladores a creer en su profecía que esperan se cumplirá en algún momento.
  • El parapsicólogo Brian Weiss, especialista en terapias de vidas pasadas, relató la experiencia con una paciente que en su regresión mostró una vida en la Atlántida, asegurando que no es un mito la existencia de la isla Atlántida
  • De acuerdo a Michael Tsarion, la Atlántida fue la base desde la que una raza extraterrestre dirigió la hibridación terrestre-alienígena de la que desciende la humanidad.
  • El misterio del triángulo de Bermudas; un triángulo equilátero formado por Bermudas, Florida y Puerto Rico, en el cual según leyendas e historias desaparecen barcos y aviones sin dejar rastro, llevó a muchos esotéricos y ocultistas a señalar que el enigma desatado en este espacio revela la verdadera ubicación de la Atlántida. Aunque no se hizo tan popular, una nueva teoría surgió en el Caribe. El misterioso cristal energético del que se alimentaban los atlantes según Edgar Cayce, se mantiene activo y es el responsable de las desapariciones. Por otro lado el hecho de que Puerto Rico sea uno de los vértices del triángulo, específicamente el municipio norte de Arecibo, donde se encuentra el radio telescopio más grande del mundo, abrió paso para hipótesis y relaciones extraterrestres entre el Triángulo de Bermudas y la Atlántida.
Triángulo de las Bermudas

Triángulo de las Bermudas

Hipótesis modernas con sustrato étnico y político.

  • Para algunos nacionalistas británicos la Atlántida estuvo localizada en una de las islas británicas, muchos coinciden en que en la actual Irlanda estuvo la Atlántida.
  • Los primeros grupos socialistas señalaron que la Atlántida fue el primer estado socialista, tomándola como símbolo del socialismo. Este dato es completamente irreal y contradictorio, Platón mencionó claramente reinos, una autoridad superior, conquista y esclavización, postulados que son opuestos al socialismo.
  • El comandante nazi Heinrich Luitpold Himmler organizó un expedición en 1938 al Tíbet con el propósito de encontrar descendientes blancos de la Atlántida.
  • Alfred Rosenberg, uno de los cabecillas de la teoría racial indicó que existió una raza maestra atlante-nórdico que evolucionó a la aria-nórdica.

Especulación, charlatanería, fe y sobre todo magia son pilares que conviven en la historia de la Atlántida. Como vástagos del Romanticismo, somos una sociedad fascinada por el ocultismo y el simbolismo. Personalmente soy partidario de que todo mito tiene una raíz pseudohistórica. Soy de los que cree que la Atlántida existió al igual y como existió Troya y Temiscira. Los juicios sobre como fue la civilización atlante me los reservo, pero confieso que no comparto del todo las teorías paranormales y esotéricas, aun cuando soy creyente de las mancias y el mundo místico.

Alguna ucronía escribiré pronto sobre la actualidad y la Atlántida. Mientras tanto cada vez que visité una playa del norte, me suba a un avión o embarque en un crucero no dejaré de contemplar el inmenso Atlántico y recordar que en algún lugar bajo todas esas toneladas saldas están los restos de una ciudad alucinante.

La isla que se repite; Temiscira

Themyscira, DC Nation

Themyscira, DC Nation

Themyscira, en español Temiscira fue una antigua ciudad griega de la cual no se han encontrado ruinas, pero que de acuerdo a la mayoría de las teorías fue una ciudad suroriental al Mar Negro en el territorio de Anatolia, correspondiente a la actual ciudad turca de Ünye, en la provincia de Ordu.

Ünye, Turquía

Provincia de Ordu, Turquía

Temiscira es mencionada desde la antigüedad por autores como Heródoto. Según Claudio Ptolomeo, que estuvo de acuerdo con Heródoto, la ciudad de Temiscira estuvo ubicada entre el río Iris (actual río Yeşilırmak) un poco más al este de Ünye.

Río Yeşilırmak

Río Yeşilırmak

Otros historiadores coinciden con arqueólogos indicando que a dos días del río Kizil Irmak, en los límites fronterizos de la antigua Galacia, en o cerca de la ciudad de Terme, en la desembocadura del río Termodonte fue el asentamiento de la antigua Temiscira.

Río Kizil Irmak

Río Kizil Irmak

Temiscira en la mitología griega comenzó como un paraíso místico, hasta que el historiador griego Diodoro Sículo  indicó que la ciudad-estado de Temiscira fue construida por las  fundadoras del reino de las Amazonas; las hermanas Hipólita y Antíope. Esta ciudad fue el hogar y capital de esta tribu de mujeres dotas de fuerza física, belleza y sabiduría.

Lucy Lawless as Xena

Lucy Lawless as Xena

Ares, el dios de la guerra, pasó a ser el oponente principal de las Amazonas y por medio de artimañas logró que Heracles y Teseo unieran fuerzas para atacar a Temiscira. Heracles por vía de seducción conquistó a Hipólita haciendo que sus fuerzas entraran a Temiscira y esclavizando a las Amazonas. Sin embargo, las cautivas, que fueron agraciadas con fuerza y sabiduría, por medio de sus dones lograron liberarse y en poco tiempo acabaron con la mayoría de los intrusos, aunque Temiscira se convirtió en una ciudad en ruinas.

Tras la liberación, Antíope lideró una facción de Amazonas en busca de venganza contra Heracles y Teseo. Mientras que las diosas: Artemisa, Atenea, Deméter, Hestia y Afrodita, ordenaron a Hipólita llevar a las demás Amazonas a una remota isla, donde cumplirían su penitencia, tras fallar como mentoras de la paz, convirtiéndose en las guardianas de la Puerta del Destino, entrada al Tártaro, a cambio de este servicio las Amazonas contarían con juventud y vida eterna.

Otros mitos narran que Teseo acompañó a Heracles en uno de sus famosos doce trabajos; obtener el cinturón de la reina Hipólita. En esta versión el enfrentamiento entre Heracles e Hipólita culminó con la muerte de la reina y la victoria de Heracles, lo que llevó a una Hera encolerizada a provocar los deseos de Teseo sobre Antíope, raptándola y comenzando la guerra que llevó a las Amazonas a marchar contra Atenas.

Themyscira, exterior

Themyscira, exterior

La isla paraíso a la que pasaron a vivir las Amazonas fue nombrada nuevamente como Temiscira. Así transcurrieron algunos siglos en un estado de perfecta armonía y una vida pacífica. La sociedad matriarcal de Temiscira no pensaban en términos de género por lo que en su estado la homosexualidad era aceptada, aunque otras Amazonas preferían mantenerse castas como halago a las diosas, mientras otras salían de la isla sólo para reproducirse. La aceptación de la homosexualidad llevó a historiadores modernos a considerar que la isla de Lesbos fue el asentamiento de las Amazonas y por consiguiente un sinónimo de Temiscira

Themyscira

Themyscira

Las Amazonas fueron religiosas devotas siendo Afrodita, Artemisa y Atenea sus diosas principales. Cada año tenía lugar la Fiesta de las Cinco, en conmemoración a las cinco diosas que les dieron vida: Artemisa, Atenea, Deméter, Hestia y Afrodita. Aunque también hacían sacrificios y plegarias a las diosas madres Gea y Rea. Las Amazonas también se relacionaban con ninfas como las Nereidas, pactando con ellas que las niñas que salvaran de morir en las aguas fueran entregadas para su guardia y enseñanza.

Isla paraíso, posterior Themyscira

Isla paraíso, posterior Themyscira

El regreso a Temiscira de Antíope y las otras Amazonas que marcharon con ella dio a la hechicera Circe una forma de conspirar contra las Amazonas, enfrenando a los dos bandos en una guerra civil que a pesar de no dar tregua en un inicio, las Amazonas fueron capaces de dejar sus diferencias y volver a ser la tribu original que una vez fueron.

En la historia contemporánea Temiscira entró al mundo imaginario en 1941 luego de que DC Comics lo empleó como el hogar de la princesa Diana; la Mujer Maravilla. DC Nation nos presentó un reino gobernado por Hypolita llamado por primera vez Isla Paraíso y posteriormente Temiscira. La génesis de los cómics no está alejada de la realidad mitológica pues Diana es una Amazona y el personaje de Hipólita como ya mencioné es famoso en la mitología griega.

Themyscira como isla flotante

Themyscira como isla flotante

El universo de DC Comics narra una segunda Guerra Civil en la que Temiscira es elevada a la atmósfera terrestre como último bastión de defensa terrestre. Al final de la batalla Temiscira fue destruida y la muerte de Hipólita trajo la unión de todas las Amazonas.

Las cinco diosas de las Amazonas reconstruyeron la isla llamándola la Nueva y Unida Temiscira, siendo ahora un lugar de paz en el que podían vivir hombres, mujeres y alienígenas, incluso había un espacio para que villanos intentaran reformarse. Pero ese no fue el final rosa de Temiscira.

Una de las aventuras de Zeus con una Amazona culminó en un arranque de celos de Hera y como resultado del mismo la isla fue destruida casi en su totalidad. La decisión final de los dioses fue la apoteosis de las Amazonas, encontrando su paz en el mundo divino y reconstruyendo una nueva Temiscira olímpica.

Themyscira Olímpica

Themyscira Olímpica

En el Olimpo no acabó la morada pacífica de Temiscira, nuevamente la diosa Circe por medio de magia y colaboraciones de divinidades malignas regresó la isla a la Tierra. En esta ocasión las Amazonas hechizadas son obligadas a luchar contra inocentes y por sus crímenes son despojadas de sus gracias y condenadas a errar por la Tierra sin recuerdos de su pasado. Hipólita resucitada por Circe y convertida en asesina fue condenada a estar sola en Temiscira.

Tras la amenaza de una sociedad de Villanos,  Diana regresó a Temiscira y rescató a Hipólita. Se dio a conocer a cuatro malvadas Amazonas que custodiaban a Hipólita y fueron encerradas en el centro de Temiscira. Zeus y otros dioses descendieron a la Tierra y regresaron a las Amazonas de la Facción de Hipólita a Temiscira. En esta ocasión Zeus les concedió la mortalidad a las Amazonas y creó una nueva isla; Talarion. La paz duró poco pues Zeus designó a  Aquiles como el nuevo rey de Temiscira.

Themyscira recobrada

Themyscira recobrada

Aprisionadas Hipólita y Diana, las amazonas de la facción de Antíope llegaron a la isla dirigidas por la diosa Artemisa. Aquiles en consciencia de su error liberó a Diana y los Talarianos se unieron a la guerra logrando la restitución de Hipólita como reina de Temiscira. Aunque todo indica un respiro para la caótica isla de Temiscira entre los jardines cinco Amazonas dieron a luz hijos del dios Ares.

Tanto en el mundo mitológico como en el universo fantástico del cómic está tierra sagrada a menudo es referida como un nirvana. La glorificación y exaltación de Temiscira poco a poco fue evolucionando hasta que gracias a DC Nation y estudios de género que consolidan la Isla de Lesbos como la cuna de las Amazonas, se gestó la idea de la idea de Temiscira como un paraíso.

En ambos universos; nos encontramos con estados matriarcales completamente femeninos en el que la presencia del hombre está prohibida. Tanto la ciudad mitológica como la isla paraíso contaron con leyes severas que prohibían la presencia masculina, siendo su localización un completo secreto e incluso un misterio. El romper las normas tenía consecuencias terribles como le sucedió a la princesa Diana, que por bondad introdujo a sus amigos a Temiscira para evitar la destrucción de la misma, pero ese hecho le costó el destierro.

Themyscira, templo

Themyscira, templo

Es impresionante como factores del paraíso judío-cristiano convergen con las ideas de lo que fuera Temiscira, de igual forma considero que los postulados que llevaron el 14 de junio de 2004 a establecer el Reino de las Islas del Mar del Coral tienen su raíz en la atrayente Temiscira.

La umbría Eva

Lilith, periodo de Isin

Lilith, periodo de Isin

El folclore judío dio a la historia una de las figuras más sombrías y lóbregas; Lilith. Sin embargo, el origen de Lilith indica estar en la mitología mesopotámica en los demonios femeninos Lilitu y Ardat Lili, llevando consigo estas creencias e incorporándolas al mundo judío los exiliados de Babilonia.

El mito de Lilith se comenzó a construir sobre la base del versículo 27 del primer capítulo del Génesis: «Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó.» Posteriores interpretaciones de rabinos consideran que junto con Adán se creó del polvo a la primera mujer; Lilith.

Todos los mitos coinciden en que Lilith se convirtió en  la primera esposa de Adán, pero pocos concuerdan en que sucedió después. La mayoría de las historias y cuentos populares dicen que Lilith abandonó a Adán tras no doblegarse y sentirse igual a él y no inferior,  marchándose del Edén voluntariamente y trasladándose a los confines del Mar Rojo, lugar que  convirtió en su morada hasta el día de hoy. A medida que la sociedad avanzó, también lo hicieron las historias, poco a poco se gestaron diversas leyendas sobre la vida y el paradero de Lilith.

Samael en DeviantART

Samael en DeviantART

Entre los judíos una de las historias más aceptadas es que una vez en el Mar Rojo, Lilith se convirtió en amante de uno de los siete ángeles guardianes del cielo; Samael. El paso de los años trajo consigo una demonización de la figura de Lilith, se comenzó a apreciar como un demonio femenino que robaba niños en las noches y se unía sexualmente a los hombres mediante sus sueños como un súcubo, engendrando hijos (los lilims) con el semen que los varones derramaban involuntariamente durante las noches.

Otros mitos la hacen concubina del demonio Asmodeo. Cabe señalar que Samael en otras culturas no es un ángel, sino un demonio, siendo también otro de los nombres que recibe Lucifer.

El escritor de origen judío Primo Levi en la siguiente cita presenta un poco de la percepción judía sobre Lilith.

“A ella le gusta mucho el semen del hombre, y anda siempre al acecho de ver adónde ha podido caer (generalmente en las sábanas). Todo el semen que no acaba en el único lugar consentido, es decir, dentro de la matriz de la esposa, es suyo: todo el semen que ha desperdiciado el hombre a lo largo de su vida, ya sea en sueños, o por vicio o adulterio. Te harás una idea de lo mucho que recibe: por eso está siempre preñada y no hace más que parir.”

Cuando Adán comenzó a echar de menos a Lilith, Yahveh envió a tres ángeles en su búsqueda: Snvi, Snsvi y Smnglof. Ante la negativa de Lilith de regresar al Edén como castigó 100 de sus hijos morirían, otras versiones dicen que quedó estéril. Muchas tradiciones judías medievales dicen que La primera mujer entro en cólera y tomó venganza matando a los niños menores de ocho días, incircuncisos.

John Collier, Lilith. 1892.

John Collier, Lilith. 1892.

Las representaciones de Lilith son las de una mujer sumamente atractiva, enigmática, siniestra, fatídica, perversa, indómita e impetuosa. Siempre a la vanguardia por su independencia. Nifómana con ardientes deseos y un voraz apetito sexual. Generalmente se muestra desnuda con una larga cabellera rojiza, en ocasiones rubia, en la que lleva enredados los corazones de los hombres que sucumbieron en sus hechizos y acompañada de una serpiente, símbolo alusivo a Samael o Lucifer.

El nombre de Lilith tiene su raíz en el hebreo Lil, traducido a las lenguas modernas como noche, en este sentido la cultura contemporánea define a Lilith como la nocturna o la oscura. La ausencia de luz pasa a convertirla en un demonio nocturno asociado a animales como la lechuza y el murciélago, siendo aquí la génesis de Lilith como la primera mujer vampiro. A esto se le añade que la única mención de Lilith en la biblia cristiana, en las futuras traducciones, fue cambiado]a por Lamia; vampiresa de los mitos grecorromanos.

Herbert James Draper, Lamia. 1909.

Herbert James Draper, Lamia. 1909.

Según pasaron los años Lilith ha tenido un sinfín de interpretaciones. En el siglo XVI y años posteriores una talla de un súcubo o una alusión a Lilith en una posada eran sinónimos de que ese lugar también fungía como burdel. Otras versiones medievales hacen de Lilith como la serpiente que se presentó y tentó a Eva.

La rebelión de ella, hacia Adán y la figura de un Dios (varón), llevó a grupos feministas a tomar a Lilith como símbolo de liberación sexual y lucha contra el patriarcado. Incluso páginas web de organizaciones promujeres llevan su nombre.

Muchos literatos quedan encantados con el enigma de Lilith, siendo un personaje recurrente en varios escritores de diferentes tiempos. La cultura popular usa el personaje y el nombre de Lilith en constantes películas, series televisivas e himnos musicales. Más allá de todo esto Lilith nos lleva a reflexionar sobre una etapa matriarcal.

Hoy día tendríamos una historia muy diferente si Lilith no hubiera evolucionado a un personaje maléfico, incluso atesoraríamos teologías completamente renovadas y carentes de misoginia.

Cornelis van Haarlem. The fall of man. 1592.

Cornelis van Haarlem. The fall of man. 1592.

El cosmos nórdico

L'Yggdrasill

L’Yggdrasill

En la mitología nórdica la cosmogonía percibe el universo como un enorme árbol de fresno llamado Yggdrasil. Las culturas posteriores lo llamaron árbol de la vida, árbol del tiempo o simplemente Universo. Yggdrasil es un fresno perenne, es decir que tiene hojas vivas durante todas las estaciones del año y no queda vacío en las estaciones desfavorables. Las ramas y raíces de Yggdrasil mantienen unidos los nueve mundos de la mitología nórdica.

La rama más elevada de Yggdrasil llamada Lerard, fue el hogar de un águila en cuyos ojos se sentó el halcón Veðrfölnir, quien podía ver la tierra media, los nueve reinos y bajo las raíces del árbol. Las hojas eran el alimento del cabrío de Odín; Heiðrún, encargado de producir el alimento de los dioses; el aguamiel. Las más profundas raíces albergaban a Níðhöggr; dragón monstruoso que mordía constantemente las raíces de Yggdrasil con el único objetivo de acabar con su existencia. Finalmente la ardilla Ratatösk vagaba por el tronco del árbol llevando rumores entre Veðrfölnir y Níðhöggr. Las raíces del árbol también eran el origen de la fuente de la sabiduría custodiada por el gigante Mímir.

Vedrfolnir (Manuscrito)

Vedrfolnir (Manuscrito)

Heidrun (manuscrito)

Heidrun (manuscrito)

Nidhogg (manuscrito)

Nidhogg (manuscrito)

Ratatoskr (manuscrito)

El nombre Yggdrasil o Ygdrasill aunque tiene múltiples interpretaciones, una de las más aceptadas es que Yggr (temible, feroz) y drasill (errante, vagabundo) son una perífrasis alusiva a Odín como caballero andante, en constante movimiento entre los mundos. Los nueve mundos sostenidos por Yggdrasil eran concebidos por las antiguas civilizaciones como reinos y NO como planetas. Cada reino era la morada de un grupo de seres y no un astro. Los nueve reinos eran:

  • Asgard: hogar de los Æsir, o reino de los dioses, gobernados por Odín y su esposa Frigg (Frigga). Los relatos más antiguos cuentan que Asgard estaba rodeada de una muralla de piedra inacabada y era allí donde se encontraba el Valhalla (de Odín) y el Fólkvangr (de Frigg); paraísos donde moraban los caídos en combate y que se preparan para la guerra del fin del mundo.
Asgard / Åsgard / Asgård / Ásgarður / Aasgaard / Ensigart

Asgard / Åsgard / Asgård / Ásgarður / Aasgaard / Ensigart

  • Alfheim: (también llamado Ljusalfheim) morada de los elfos de la luz. Estos elfos controlan el aire y el flujo de energías. Junto con ellos vivía Freyr, hermano de Freyja, dios de la lluvia, el sol naciente y la fertilidad, y poseedor de la espada de la victoria.
Alfheim

Alfheim

  • Muspelheim: reino de los gigantes del fuego, era donde estaba el abismo de Ginnungagap, entre Muspelheim y Niflheim. El líder del fuego era el más poderoso de los Gigantes; Surt.
Muspelheim

Muspelheim

  • Midgard: es el asentamiento de los hombres, también es conocido como Mannaheim. Algunos mitos cuentan que Midgard fue creado por Odín y sus hermanos, Vili y Ve, con los restos del gigante Ymir.
Midgard

Midgard

  • Vanaheim: es el lar de los Vanir, otro clan de dioses, los encargados de la naturaleza y la fertilidad.
Vanaheim

Vanaheim

  • Jötunheim: es la casa de los gigantes de tipo roca y hielo. En conjunto son llamados los jöntar.
Jötunheim

Jötunheim

  • Niflheim: es la residencia de las tinieblas, el terror y la oscuridad.  Es el hábitat del dragón NíðhöggrHelheim y Niflheim suelen relacionarse como el mismo mundo, sin embargo Niflheim es el reino del frío, el hielo y la oscuridad, mientras que Helheim es la capital de la muerte. Algunas fuentes mencionan a Helheim como el lugar más profundo y remoto de Niflheim.
Niflheim

Niflheim

  • Svartálfaheim: es el domicilio de los elfos oscuros, de cabello negro, erróneamente son catalogados como elfos malvados, y los enanos. Viven en las profundidades de las montañas y las rocas. Ambos son guardianes de los tesoros de la tierra.
Svartálfaheim

Svartálfaheim

  • Helheim: es el hogar de los muertos, a cargo de la diosa Hela, hija de Loki, y custodiada por el can Garm.  El peor lugar del Helhim es la sala Náströnd adonde van las personas viles y asesinas.
Helheim

Helheim

Si algún dios hubiera sostenido el nivel de la balanza de Dice

Maat

Maat

La personificación de la justicia se remonta a muchos años antes que los griegos y los romanos. En el mundo egipcio estaba encarnada en Maat; una divinidad hija de Ra. Más allá de que el concepto maat involucre una cosmovisión de armonía que acabó evolucionando al areté helénico y que posteriormente fue adoptado por la teología judeo-cristiana, la humanización de la justicia es un tema común a la mayoría de las antiguas civilizaciones.

En el mundo egipcio Maat, no sólo simbolizó a la justicia, sino que también a la verdad y a la armonía. Es en este suelo donde nace la idea que pasó a todas las civilizaciones occidentales posteriores, y que hoy día continuamos creyendo, la justicia va de la mano de la verdad y por el camino de ambas se llega a la armonía.

Maat Alada

Maat Alada

La iconografía egipcia fue la primera en presentar a la justicia como una mujer cuyo símbolo es una pluma de avestruz en la cabeza, posteriormente ira evolucionando hasta llegar a ser representada como una mujer alada.

Los dioses de la península helénica conservaron la idea de la justicia personificada con muchos vínculos casi intactos a Maat. Tanto en Atenas como en muchas de las otras polis se adoptó la figura femenina para encarnar la Justicia.  Hesíodo en La Teogonía nos cita a la titánida Temis como diosa de la justicia. Temis es conocida como la primera esposa de Zeus, con el pasar del tiempo los conceptos fueron cambiando y Temis terminó siendo “la ley natural”, una personificación de las leyes, el orden divino y las costumbres.

Las HorasEntrando en el panteón griego Las Horas; hijas de Zeus y Temis, y que en un inició representaron las estaciones del año* y paulatinamente se fueron venerando como diosas del orden y la justicia. Siendo las horas:

  1. Dice: diosa de la justicia humana y vigilante de las acciones humanas.
  2. Eunomia: diosa de la legislación y la disciplina.
  3. Irene: diosa de la paz.

Temis2La iconografía griega le atribuyó a Temis símbolos como la balanza y la cornucopia, luego comenzó a ser representada en pinturas y esculturas como una mujer armada con una espada; la espada de Némesis; la venganza y la justicia retributiva, pasando así la cornucopia a la diosa Tiqué.

Las Horas, compartieron las representaciones clásicas de las triadas como diosas-doncellas, de gran belleza y atractivo físico. Al contrario de los egipcios no hay ninguna representación alada de estas diosas ya que las alas eran un atributo exclusivo de la diosa de la victoria; Niké.

IustitaTras la llegada de los romanos y la absorción de muchos de los dioses griegos, entró en escena Iustitia, nombre que obtuvo la encarnación femenina de la justicia. Aunque en esencia conservó los mismos atributos que las griegas Temis y Dice, fueron los romanos los que fraguaron la “Dama de la Justicia” que se conserva hasta hoy día. Es así como llegó la dama con la balanza en la mano izquierda con la que pesará las evidencias y con una espada de dos filos en la mano derecha, que simboliza la dualidad de la justicia y la razón; ambas pueden ser utilizadas tanto a favor como en contra de las dos partes.

Pese a todo esto, no es hasta el siglo XV cuando la “Dama de la Justicia” comienza a ser representada con los ojos vendados, esto para simbolizar la objetividad de la justicia que debe ser impartida sin favores ni miedos, sin importar la identidad, el dinero, poder, estrato social y demás.  Fue entonces cuando comenzó el refrán popular “La justicia es ciega.”

TEMIS 3

Justicia ♀

Dios Justicia

Justicia ♂

_______________

*Cabe señalar que en los inicios del mundo helénico el año se dividía en tres estaciones; primavera, verano e invierno.

Duele en el alma y en lo más profundo de las entrañas que hoy día se decore con la “Dama de la Justicia” muchas de las principales casas, sedes de gobierno y capitolios, mientras vivimos en un mundo injusto lleno de desigualdades, miserias, maldad y sobre todo injusticia.