Tres otoños

La primera semana fue eterna,
sentí como si tres otoños
enhebraran mis penas
y la tristeza devanara mis venas.

Perdí la cuenta de cuánto leí tu mensaje,
malgasté mis horas volviendo a tus fotos.
¿Cuántas alegrías tuve para ti?
¿Cuánto pesar quedó con tu encanto?

Supe adivinarte con ese poder que ciega,
con ese calor que a contracorriente
me revolcó los sentidos
y alteró mis latitudes.

No siempre será así
y la calma llegará.
Pero sin mermar mis ganas de llorar,
mi rabia corre con más fuerza.

La primera semana fue eterna,
pero no fueron tres otoños.
Las heridas quedaron frescas,
hilvanando desidias sanaran.

Primavera 2022

Tú también cargarás con el dolor
de todas las flores;
la primavera que titubea
persuadida en tus dedos.

En un sueño tu rostro palpité.
Mas te postergo,
Sol en mi aposento — claridad,
con el fin de deshacerme de ti 
en esta vida y la que sigue.

Torso de colibrí —
esclarecí la permanencia en tus alas.
Mis labios, florecidos, en cambio oscilan
como dos astros que se distinguen.

No quieras verte en estos ojos —
jacinto al fin, opulento en el vacío.
No quieras verte en este espejo —
ángel de mis anhelos,
te besé en el desencuentro.

Tú también cargarás con el dolor
de todas las flores;
la primavera que caducó
persuadida en tu donaire.

…y estás letras son para un hombre que su nombre significa rey en Gerar.