S.O.S. Huracán María

A varias semanas ya del paso del huracán María por Puerto Rico, les cuento que la isla sigue sumergida en una crisis y un estado de emergencia catastrófico.

Hoy es que por fin he tenido acceso a algo de telecomunicaciones y los servicios obviamente están limitados y restringidos. Todavía tengo familiares y amigos con los que no he podido contactar y no miento cuando les digo que el restablecimiento de los servicios de energía eléctrica y agua potable podrían tardar en ser restaurados en un periodo que puede sobrepasar los seis meses.

La imágenes que logré recopilar sobre el estado de la isla son espeluznantes. La debilidad de la red me impide mostrarles lo dramático de la situación, pero puentes desprendidos, tendido eléctrico por los suelos, devastación forestal y restos de casas sin techo son el panorama en el centro, la montaña y todos los pueblos que salen de la zona metropolitana de la isla.

No puedo explicar con palabras mi experiencia durante este fenómeno atmosférico, el rugido y la furia del viento todavía los tengo grabados en la mente. La impotencia de no poder llamar a mi hermano y a mi familia en el extranjero para decirles que estaba bien, es una sensación horrible que se agrava cuando te sumas a la lista de puertorriqueños que quedarán sin empleo hasta nuevo aviso.

Es posible que esté ausente por aquí por mucho tiempo. Compañeros y allegados perdieron sus hogares y me encuentro trabajando como voluntario para la reconstrucción de la isla y mi pueblo. Es por eso que les pido su colaboración. Las ayudas con alimentos de conservas y agua potable está tardando y no está llegando a los sectores que de verdad lo necesitan.

Tras el colapso de las telecomunicaciones, los sistemas electrónicos de pagos no están funcionando en la mayoría de los supermercados y la mayoría de los bancos e instituciones financieras no están operables. No es broma, el panorama no es alentador. Trámites como ir al mercado ahora toman horas, largas colas y cuando por fin entras al establecimiento muchos de los productos de la dieta básica del puertorriqueño ya no están disponibles.

Hay muchas organizaciones sin fines de lucro trabajando por la reconstrucción del país y muchos jóvenes y voluntarios que también estamos dando nuestro cien por ciento, pero todavía quedan muchos puertorriqueños sin agua, alimentos ni techo.

A las personas en los Estados Unidos que puedan enviar agua potable por servicio postal a las casas alcaldías y ayuntamientos se lo agradeceremos enormemente. De igual forma si pueden aportar un dólar o un centavo a cualquiera de estas entidades podremos levantar a la isla con mayor rapidez.

Me excuso por la ausencia, por no leerlos y no estar atento por estos lares. Confío en que todo esto mejorará y la Isla del Encanto vuelva a brillar.

2 pensamientos en “S.O.S. Huracán María

  1. Hola,
    Lamento muchísimo los daños que habéis sufrido y espero que su reparación y reconstrucción pueda realizarse pronto.
    Si te es posible, ¿podrías enviarme algún dato de las organizaciones colaboradoras para enviar ayuda?.
    Muchas gracias y muchos ánimos.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s