El “Brexit” desde el otro lado…

Es poco, por no decir que vacuo, los efectos que la tendencia del momento #Brexit puede tener en América y más concretamente en América Latina. Acá a este lado con “Brexit” o sin Brexit continuaremos con las mismas vicisitudes y obstáculos. Y es que en los medios informativos se ha tornado una atmósfera catastrófica en las que se pretende mostrar una futura salida del Reino Unido como el apocalipsis o el armagedón.

En mis cursos de Unión Europea, también soy ciudadano europeo por ius sanguinis, y en los coloquios en Bruselas, Madrid y Maastricht aprendí bastante sobre el funcionamiento de la UE como organización y el gran mito que se construyó y levantó sobre el mismo. No debo olvidar que tanto profesores españoles como belgas, mencionaban las constantes peculiaridades británicas con un tono de recelo e ira. Incluso comentarios como “total para lo que componen los británicos” o “esos de UK siempre tan arrogantes” los escuché en más de diez o quince ocasiones.

Quizás duela ahora a ese corazón europeísta, pero considero que en la mentalidad común siempre se vio al Reino Unido como un aparte, que no se unió a la Eurozona y tampoco a la política de libre desplazamiento. Reconocemos que en varias ocasiones, pequeñas crisis, la Unión Europea ayudó y lanzó el salvavidas al Reino Unido, mas Estados Unidos infinidad de veces ha “ayudado” a  Medio Oriente, América Latina, África y la hermandad no ha seguido. Queda feo sí, pero no es un crimen internacional.

Si decimos llamarnos demócratas, debemos recordar que un referéndum es una de las máximas representaciones de la Democracia y pese a no ser una victoria abrumadora no olvidemos que decidimos seguir este modelo en el que la mayoría manda. Se acusa y señala una y otra vez la arrogancia británica como causa y ahora el caos en las redes es la caída de la libra.

Como he dicho, este análisis es desde el otro lado, aquí nuestras vidas siguen iguales, no hay guerra mundial, no hay guerra civil, aquí nos toca preocuparnos por el vecino que sigue en guerrillas, por las medicinas que no llegan a Venezuela, por la pobreza que hay que erradicar y la sociedad que hay que educar. Creo que tenemos problemas más severos de los que ocuparnos.

Lo que a mi juicio veo como gran lección o al menos como factor más importante de este referéndum es la caída del mito europeo. África, América del Sur, países asiáticos e incluso, aunque en menor medida, Norteamérica, siempre miraron a Europa como un ejemplo a seguir, una motivación e inspiración que más allá de conflictos como la crisis de Grecia o los refugiados, cosméticamente siempre era esperanzador y motivador.

Es el mismo conflicto psicológico que enfrentan muchos de mis amigos y allegados al ver como su ídolo se les cae o al menos cojea. Vuelvo y repito, no estamos en los Estados Unidos de América dónde si un Estado decide salir de la unión hay que ir a la guerra y si nos hacemos llamar países democráticos, como exige la Unión Europea para ser parte de su club, respetemos las decisiones que toman los otros y no comencemos una campaña de insultos raciales cargados de complejos y estereotipos históricos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s