Triadas principales en la Mitología Griega

Una triada es un conjunto de tres elementos con especial vinculación entre ellos. Este concepto de antaño destaca y sobresale en la inmensa mayoría de las culturas terrestres, siendo el campo de la religión el que más abarca y brinda ejemplos de la agrupación “triádica”. Desde Mesopotamia, hasta las orillas del Indo y el Nilo, incluso en los alrededores de la cuenca Mexica podemos establecer zigurats o  pirámides religiosas entre tres dioses diferentes, pero que comparten un vínculo particular. Aquí, nuevamente, es la mitología griega la que más destacó en la elaboración de triadas divinas. A continuación presento las principales triadas que he identificado en mi trayecto como friki de la mitología griega.

Zeus, Poseidon, HadesMasculina:

  • Zeus: padre de los dioses y los hombres, soberano del Olimpo.
  • Poseidón: dios de los mares.
  • Hades: dios del inframundo.

Hera, Hestia, DémeterFemenina:

  • Hera: diosa del matrimonio.
  • Hestia: diosa del fuego del hogar.
  • Démeter: diosa de la tierra cultivada.

CíclopesLos Cíclopes:

  • Brontes: el rayo.
  • Estéropes: el trueno.
  • Arges: el relámpago.

HecatonquirosLos Hecatónquiros

  • Briareo
  • Giges
  • Coto

EriniasLas Erinias

  • Alecto: la cólera.
  • Tisífone: la vengadora del crimen.
  • Mégera: los celos.

Horas1Las Horas: (Estaciones del año)

  • Talo: la primavera.
  • Auxo: el verano.
  • Eunomia: el invierno.

Horas2Las Horas: (Orden y Justicia)

  • Dice: la justicia y la moral.
  • Eirene:la paz
  • Eunomia: la legislación y el buen orden.

MoirasLas Moiras:

  • Cloto: la hilandera.
  • Láquesis: la devanadora.
  • Átropos: la cortadora.

CáritesLas Cárites:

  • Aglaya: la belleza.
  • Eufrísine: el júbilo.
  • Talia: la floreciente.

JuecesLos Jueces del Hades:

  • Minos: el voto decisivo.
  • Radamantis: juez de las almas orientales.
  • Éaco: juez de las almas occidentales.

VirginalVirginal:

  • Hestia: diosa del fuego del hogar.
  • Atenea: diosa de la sabiduría.
  • Artemisa: diosa de la caza y el amor puro.

LunarLunar:

  • Selene: diosa de la luna.
  • Hécate: diosa de la magia.
  • Artemisa: diosa de la caza y el amor puro.

GrayasLas Grayas:

  • Dino: el temor.
  • Enio: el horror.
  • Pefredo: la alarma.

GorgonasLas Gorgonas

  • Esteno
  • Euríale
  • Medusa

heroesHéroes Legendarios

  • Heracles
  • Teseo
  • Perseo

HarpíasLas Harpías:

  • Aelo
  • Celeno
  • Ocípete

ErotesLos Erotes

  • Eros: el amor.
  • Hímero: la lujuria.
  • Poto: la pasión.

 

Epítome – La Teogonía (Hesíodo)

“Hablan las musas a Hesíodo para contarle las cosas pasadas y futuras”.[1] Con estas palabras Hesíodo comenzó su relato. Utilizó el llamado de las musas para dar veracidad y autenticidad a su escrito. Lo que él va a contar fue lo que sucedió en el panteón griego y no se puede discutir puesto que son palabras directas de los dioses. La Teogonía de Hesíodo es la fuente de la que se nutren todos los mitos griegos. Ya desde el siglo VIII a. C. Hesíodo tuvo la fama de ser él quien ordenó los mitos religiosos y organizó la genealogía de los dioses.

protogenoi_by_anyarmy40k-d7vpo9c     Todo inició con la aparición del Caos, un vació confuso, ya que no queda claro lo que es, salvo que es informe, amorfo e incoloro, en definitiva, difícil de describir, pero que no suele ser catalogado como un ente divino. De ese Caos surgió Erebo; el dios de las tinieblas, Nyx; la diosa de la noche y Gea; la gran diosa y madre de la tierra. También surgió Eros; el amor. Interpretaciones posteriores entran en disputas sobre si Eros surgió como un dios o como la representación de un sentimiento.

Erebo procedió a tomar a Nyx por esposa y de su unión por Eros engendraron un conjunto de divinidades maléficas: Éter; dios de la luz, Hemera; la diosa del día, Momos; dios de la burla y el sarcasmo, Oizyx; dios del lamento, Némesis; la diosa de la venganza y la justicia retributiva, Apate; el engaño femenino, Dolos; la representación masculina del engaño, Filotes; la ternura, Gera; la vejez y finalmente a la malvada discordia; Eris.

Meighan Desmond as Discord

Meighan Desmond as Discord

Eris a su vez acabó procreando los restantes daimones por sí sola. Sin necesidad de ningún varón, engendró a Ponos; la pena, Leteo; el olvido, Lemo; el hambre, Aglos; el dolor, Fones; el asesinato, Ate; la fatalidad y Horcos; el Juramento. Hesíodo también hace mención de los daimones principales, los cuales engendró Nyx por sí sola, sin intervención alguna de Erebo, concibió a la condenación; Moros, a las muertes violentas; las Keres, a la muerte no violenta; Tánatos y a los sueños; Hypnos y Brizo. Acabando ahí la primera prole maléfica.

Al mismo tiempo Gea engendró por si sola a Ponto; el mar estéril y a Urano; el cielo estrellado. De la unión de la tierra con las aguas nacieron: Nereo; las olas, y otras divinidades marinas como Taumante, Euribia, Forcis y Ceto. Posteriormente Forcis se unió a Ceto y engendraron un conjunto de monstruosidades entre ellas: Escila, las ancianas Grayas,–Dino, Enio y Pefredo– las horrendas Gorgonas; –Estreo, Euriale y Medusa– y el dragón Ladón.

greek_monsters_1__theogony__by_anyarmy40k-d7vppnp     Gea tomó por esposo a su hijo Urano y de su unión por Eros, nació la gigante prole de primer orden. Nacieron primero los cíclopes, gigantes fuertes y con un solo ojo en la frente, siendo ellos; Brontes; el rayo, Steorpes; el trueno y Arges; el relámpago. Luego nacieron los Hecantonquiros, gigantes de cien brazos y cincuenta cabezas y descritos por Hesíodo como los hijos más fuertes de Urano, siendo ellos: Briareo, Cotos y Gíes.

La tercera raza de hijos del Cielo y la Tierra fueron seis hombres llamados Titanes y seis hembras llamadas Titánides. Los Titanes fueron: Océano; el tempestuoso dios de las aguas y los remolinos, Ceo; el brillante guardián de la inteligencia, Crío; el de los vasallos, rebaños y manadas, Hiperión; el fuego astral, Japeto; la fuerza y el menor Cronos; el tiempo. Las Titánides fueron: la mayor, Tea; la diosa de la vista, Temis; la ley y la justicia, Tetis; la diosa del mar, Febe; la de la corona de oro, Mnemosine; la memoria y Rea; la reina de los dioses.

Urano asustado por la fuerza de sus vástagos, consultó el oráculo y recibió la respuesta que sería destronado por uno de sus hijos, temeroso de perder el poder, encerró a toda su descendencia encadenada en las profundidades del Tártaro. Seguido de estos sucesos comenzó en la península helénica una tiranía a manos de Urano. Gea, cansada del absolutismo de su esposo, incitó a sus hijos a revelarse contra su padre. Ninguno de los hijos aceptó con excepción del pequeño Cronos. Gea le facilitó una hoz con la que procedió a poner fin al reinado de su padre.

shutterstock_168041927 Cronos castró a su padre con la hoz y este le confesó que, según el oráculo, de igual forma como pasó con él, uno de sus hijos lo destronaría en el futuro. De la sangre vertida de Urano en la tierra nacieron las ninfas veladoras de los fresnos; las Melias. Gea recogió unas gotas y con ellas engendró a las Erinias, las diosas de la venganza; Alecto; la cólera, Megara; los celos y Tisífone; la vengadora del crimen. Al final, luego de caer el órgano sexual de Urano sobre la espuma del mar nació la diosa Afrodita.

En el segundo periodo, los Titanes procedieron a desposarse con las Titánides y otras divinidades, dando paso a los dioses de segundo orden, cabe mencionar que sólo los Titanes y Titánides controlaron el mundo mediterráneo, los Cíclopes y Hecantonquiros, permanecieron encerrados en el Tártaro. De la unión de Océano con Tetis nacieron alrededor de 3,500 vástagos entre los que se encuentran los ríos, mares, estanques y lagunas los hombres son llamados Oceánaides y las mujeres Oceánidas entre las más conocidas están Clímene, Asia, Europa, Metis, Eurinome y Stigia.

Hécate

Hécate

De la unión de Ceo con Febe nació la brillante Asteria, que posteriormente engendrará a la hechicera Hécate, y a la dulce Leto; madre de los gemelos Apolo y Artemisa. Crío tomó por esposa a su prima Euribia y engendraron a Astreo, Perses y Palante. De la unión del fuego astral; Hiperión con Tea nacieron el sol; Helios, la luna; Selene y el amanecer; Eos. Japeto se unió con Clímene y nacieron Atlas, Amenetio (Menecio), Prometeo y Epimeteo.

Cronos tomó por esposa a Rea y en su intento por incumplir el oráculo, tomó la precaución de devorar sus hijos tan pronto nacieron, corriendo esta suerte Poseidón, Hestia, Hera, Deméter y Hades. Rea hastiada de la crueldad de Cronos, consultó a su madre. Gea le aconsejó entregar una piedra envuelta en pañales cuando naciera su próximo hijo. Así sucedió el día del nacimiento de Zeus, Cronos devoró la piedra como si fuera su hijo y Zeus fue enviado a Creta donde lo crío la cabra Amaltea.

Liam Neeson as Zeus

Liam Neeson as Zeus

Zeus adulto decidió tomar represalias contra su padre y emprender un viaje al Olimpo. En su travesía pasó por el Tártaro y liberó a los Cíclopes y Hecantonquiros, sus aliados contra los Titanes, iniciando la guerra conocida como la Titanomaquia. La guerra dividió los Titanes en dos bandos, en un lado Ceo, Crío, Hiperión, Japeto, Cronos y otros vástagos de Urano y en el otro lado Océano y las Titánides que permanecieron neutrales en el conflicto. Zeus bajo engaños logró que su padre tomara una pócima que lo hizo vomitar y traer a la vida a todos sus hermanos en etapa ya adulta. Quedando los Titanes contra Zeus y sus hermanos llamados Olímpicos.

Como resultado de la Titanomaquia los Olímpicos fueron vencedores, encerrando nuevamente a los vencidos en el Tártaro. Zeus procedió a tomar a Metis por esposa, no sin antes consultar el oráculo y saber que Metis traería un hijo que alumbraría a los dioses. Zeus temeroso devoró a Metis en un intento por adquirir él la ciencia del bien y del mal. Y tomó por esposa su tía Temis. De la unión de Zeus con la justicia divina nacieron las Moiras; diosas del destino y las únicas a las que tanto mortales como dioses estaban sujetos. Representadas como tres ancianas fueron: Cloto; la que hilaba, Laquesis; la que devanaba y la cruel Átropos; la encargada de cortar el hilo de la vida. También con Temis Zeus tuvo a las Horas; las diosas de las estaciones del año, siendo ellas: Talia; la primavera, Aglea; el verano y Eufrania; el invierno. En un inicio el año griego solo se dividió en tres estaciones más tarde llegó Carpo el otoño.

Izabella Miko as Athena

Izabella Miko as Athena

Finalmente, su última esposa fue su hermana Hera, la diosa del matrimonio y la fidelidad. Junto a ella Zeus engendró a Ares; la guerra, Hebe; la juventud e Ilíta; la diosa de los partos. Llegado el día de cumplirse el oráculo, Zeus recibió un golpe en la cabeza del cual nació Atenea; la diosa de la sabiduría. Hera en un ataque de cólera al ver que Zeus tuvo un hijo sin necesidad de una fémina, por si misma engendró a Hefestos el dios del fuego y la metalurgia, Zeus airado lo lanzó destronado del Olimpo, provocándole una cojera eterna.

Zeus entregó a Poseidón junto a su esposa Anfitrite el control de las aguas circundantes a la Península Helénica, dado que Océano permaneció neutral en la contienda, las aguas profundas y distantes eran posesiones de Océano. Hestia se mantuvo virgen y pura como la diosa del fuego del hogar. Pero las muchas infidelidades de Zeus dejaron una gran prole tanto con diosas como con mortales, con su hermana Deméter, la diosa de la agricultura, engendró a Perséfone. Hades bajo engaños acabó como encargado del inframundo y los muertos, raptando y tomando por esposa a su sobrina Perséfone.

Luke Evans as Apolo

Luke Evans as Apolo

Junto a Leto Zeus tuvo a los gemelos Apolo; dios del oráculo y Artemisa la diosa de la caza y el amor puro. La titánide Mnemosine se unió a Zeus durante nueve noches y engendró a las nueve musas; las diosas de las artes y las ciencias, siendo ellas: Calíope; la musa de la poesía épica, Clío; la musa de la historia, Erato; la musa de la poesía amorosa, Euterpe; la musa de la poesía lírica, Melpómene; la musa de la tragedia, Polimnia; la musa de la geometría, Thalía; la musa de la comedia, Terpsícore la musa de la danza y Urania la musa de la astronomía. Otros de los destacados descendientes de Zeus son: Helena, Pólux, Heracles, Minos, Dionisio, Hermes, entre muchos otros.

Así culmina La Teogonía, con una paz en el Olimpo y el mundo helénico. Procediendo los habitantes a adorar a doce divinidades principales que moran en lo alto del Monte Olimpo y que se convirtieron en las divinidades principales de su día a día. Siendo estos: Zeus, Poseidón, Hades, Hera, Deméter, Hestia, Atenea, Apolo, Artemisa, Afrodita y Hermes. Estudiando las doce divinidades helénicas encontramos nuevamente el factor disidente, algunas fuentes incluyen a Dionisio entre los doce y otras a Hefestos.

Los griegos crearon una relación con sus dioses interesante y fascinante a lo largo de toda la época antigua. Más allá del alto grado de tangencias que existe en los mitos, la religión y los dioses griegos fueron factores claves en el desarrollo y la evolución de lo que hoy conocemos como Grecia. Para cerrar cito a Eurípides quien menciona “si un dios hace y permite el mal, no es dios; si desea algo no puede ser dios puesto que Dios es perfecto, completo y omnipotente”.[2] Si seguimos esta línea de pensamiento concluiremos que los griegos no tenían dioses puesto que la mayoría hacían y permitían el mal. Al estudiar otras civilizaciones y sociedades, también llegaríamos a la misma conclusión.

Cerrada la pequeña introducción a los inicios de la mitología griega y el breve paso por La Teogonía, procederé en las siguientes entradas a un pequeño léxico sobre dioses, semidioses, mortales y criaturas protagonistas y relevantes en la cosmogonía griega. Este proyecto lo comencé desde temprana edad anotando en papeles y cuadernos cada nuevo personaje que conocía en algún libro, enciclopedia o búsqueda en Internet. También intentando hacer árboles genealógicos sobre los dioses fui acumulando personajes que a la vez que tuve contacto virtual se triplicaron. Intentaré cubrir de manera sencilla datos relevantes de parentesco, ubicación y relevancia en este mundo de dioses que tantos consideramos alucinante.

 


 

[1] La Teogonía, Hesíodo, siglo XVII a. C.

[2] Los Griegos, H. D. F., Editorial Universitaria de Buenos Aires, Novena Edición: mayo de 1977.

Introducción a la Mitología Griega

 

Clash of the Titans (1981)

Clash of the Titans (1981)

Decidiendo retomar un proyecto que tenía en pausa, intentaré desarrollar de manera directa y concisa el extenso mundo de la religión en la Antigua Grecia. Aclarando que en la antigüedad, lo que hoy llamamos Grecia aún no existía, y que sería más correcto e idóneo hablar de la Península Helénica o de las polis del Mediterráneo. Tomando como punto de partida la llamada mitología, más allá que intentar explicar la génesis mitológica griega, pretendo agrupar a la mayoría de los personajes que habitaron el mundo clásico heleno, tanto de forma real como de manera mítica y legendaria.

El mundo griego gestó una de las civilizaciones más amplias, con gran diversidad de adelantos y conocimientos en múltiples disciplinas. Los helenos acabaron siendo la gran civilización occidental cuna de las bellas artes y el humanismo por excelencia. La filosofía y la idea de democracia son sólo algunos ejemplos de lo que llaman “el legado griego”.

Muchos historiadores dividen el campo de la historia en edades para facilitar su investigación. Actualmente, en la cultura latina, estudiamos cuatro edades históricas: Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Cabe aclarar, que estas divisiones son meramente guías para ubicar el tiempo y el espacio a medida que la humanidad fue presentando cambios. Queda claro que las personas no se acostaron un día siendo antiguos y se levantaron al  próximo día siendo medievales. De la misma forma sucedió con la Península Helénica; usamos pequeñas divisiones para facilitar su estudio, conociendo como la Antigua Grecia el periodo que abarca desde el año 1100 a. C. –conocido por otros como la Oscura Grecia– hasta el año 146 a. C. que ocurrió la invasión y conquista romana de la península helénica, convirtiéndose en la Provincia de Arcadia.

Es en la Antigua Grecia, con influencia de otras civilizaciones, donde nacieron los pilares de la religión griega, fue allí donde comenzó a nacer lo que hoy día conocemos como la Mitología Griega. La pregunta que muy a menudo se hace es; ¿qué es la Mitología? Una explicación simple y concisa podría ser: el grupo de historias y relatos antiguos que fueron creados para explicar temas como la naturaleza y los orígenes del mundo. No está mal está definición, sin embargo, hay que ir más allá de ella; ese es uno de los propósitos que intento demostrar. Aquí aclaro que una mitología generalmente involucra consigo una cosmogonía; origen del mundo, y una antropogonía; inicio de los seres humanos.

Clash of the Titans (2010)

Clash of the Titans (2010)

Podría decir, sin intención de menospreciar a otras, que la Mitología Griega es la más rica y extensa de las mitologías. Los helenos dejaron y perpetuaron un amplio legado sobre sus ideas de origen y formación. Aquí a algunos nos llegan preguntas como: ¿Cuántos dioses tenían los griegos? ¿Fueron todos los héroes semidioses? ¿Cómo una sociedad tan politeísta logró una unificación y acabó en el monoteísmo? ¿Por qué los mitos son tan diferentes? ¿Existió Troya? ¿Sobreviven hoy costumbres mitológicas? Estas preguntas, y un sinfín más, están activas en mi psique y fueron parte de la inspiración y motivación de este proyecto.

Tomando en consideración el carácter y la intervención sagrada, conocemos la diferencia entre los mitos y los cuentos populares. El estudio de la mitología y más aún el intento de agrupar y enumerar personajes y datos relevantes no es una tarea fácil. Aclaro la diferencia entre la mitología y la mitografía, mientras la mitología es la ciencia encargada del estudio y la interpretación de los mitos, la mitografía corresponde más bien a los alejandrinos que se encargaron de recopilar los mitos griegos y romanos. Este trabajo navega un poco entre la mitología y la mitografía, aun cuando no soy un alejandrino. Intentando buscar el origen de la mitología y razonando un poco, entiendo que la evolución del hombre, su contacto con la naturaleza y el desarrollo de sus facultades, fueron los factores necesarios para que florecieran los mitos. Para Francesc L. Cardona; “El mito es el resultado de la operación de la imaginación ingenua sobre los hechos de la experiencia”.[1]

Sin embargo, la evidencia que dejó el hombre del Paleolítico, más allá del culto realizado a sus muertos, llevó a los historiadores a clasificar este periodo como uno desprovisto de mitos. Aun así, otros historiadores consideran ejemplos como las pinturas rupestres, un patrón con toque mítico. Este fascinante tema es uno al que le falta mucha investigación y en el cual soy un neófito para abarcarlo. Al llegar al Neolítico el panorama cambió. Tras aprender el arte de la agricultura y el abandono de la vida nómada, llegaron los primeros asentamientos y con ellos nuevas ideas acompañadas de vacíos e incógnitas sobre el espacio que habitaron y lo medios que los rodearon. Fueron esos huecos y la necesidad de llenarlos lo que abrió paso a la creación de los primeros mitos.

Adentrando al mundo helénico, la mentalidad y visión de mundo de su sociedad fue más sencilla y limitada, razón por la cual los dioses griegos fueron concebidos como antropomórficos. Es decir los dioses eran humanos, al igual que ellos, pero dotados de un toque superior, gozaban de facultades como la inmortalidad y el control de la naturaleza. Aunque lucían como humanos eran superiores e inalcanzables. Las respuestas a las fuerzas de la naturaleza fueron el punto inicial para la religión. Los astros, el comportamiento de la tierra y los fenómenos meteorológicos fueron ingredientes que cocieron la mitología.

Immortals

Immortals

La mitología griega, según R. Fuentes, “son creencias y rituales de los antiguos griegos, cuya civilización se fue configurando hacia el año 2000 a. C. consiste principalmente en un cuerpo de diversas historias y leyendas sobre una gran variedad de dioses”.[2] En la preparación de un estudio sobre este campo es necesario seleccionar una serie de fuentes, escritas por algún poeta, filósofo, historiador o habitante de aquel entonces. Los poemas de Hesíodo y Homero tienden a ser las principales referencias para gestar la mitología griega. Los mitos no son estáticos, están sujetos a múltiples variantes por lo que no debe sorprender las diferencias entre la Afrodita de Hesíodo y la de Homero. Es vital comprender que los dioses aunque lleven el mismo nombre, su función, representación y culto puede variar dependiendo la fuente de información consultada o la polis enfocada.

Para Hesíodo, la religión griega tuvo la función de cohesión social, estando presente en todas las actividades y la vida cotidiana de los griegos. Dependiendo la polis griega, la religión iba a tener una inclinación hacia una divinidad particular, por ejemplo la guerra y el culto a Ares en Esparta y la sabiduría y la adoración a Atenea en Atenas. La religión en la península helénica jugó un papel importante en el desarrollo de cada una de sus polis. Dentro de los propósitos de la religión griega Hesíodo recalcó dos principales que historiadores modernos y contemporáneos consideran como dos teorías. La primera es la representación de los poderes y causas naturales. Considero bastante cierta esta teoría, ya que en el análisis realizado a la Teogonía de Hesíodo, es visible que los griegos representaron mediante un dios no sólo los poderes y elementos de la naturaleza, sino que también todo tipo de sentimientos, valores e ideales.

La segunda teoría es la unidad y el orden en el mundo griego. Aquí hay dos variantes, el hecho de que todos los habitantes tengan la misma religión y recen a los mismos dioses, me parece convincente para la unidad política y el orden social. Sin embargo, como algunos historiadores modernos señalan, al existir tantos dioses, incluso más de una representación para un elemento, como por ejemplo el viento de acuerdo a la posición cardinal era encarnado por un dios diferente; Bóreas el viento del norte, Noto el viento del sur, Céfiro el viento del oeste y Euro el viento del este, tantas divinidades unido a las inclinaciones y relevancias a la hora de adorarlos, dificultan la unidad y el orden religioso.

En cuanto a las características de la religión griega, su base radicó en un politeísmo absoluto de divinidades antropomórficas “inmortales”, pero con un comportamiento humano. A diferencia de los dioses egipcios, aunque los griegos podían ser metamórficos, su representación y su estado natural era como hombres. Se cuenta que eran inmortales, pero al estudiar los mitos vemos como un dios puede asesinar, fulminar o simplemente desaparecer a otro, esto lo apreciamos en el caso de Asclepios; dios de la medicina, que muere fulminado por Zeus.

Algunos tebanos tenían el mito de que cada dios tenía un demonio que enfrentar el cual podía costarle la existencia. Sófocles mencionó en una de sus obras “cada dios tiene su talón de Aquiles”. Los dioses griegos padecían los mismos sentimientos que un mortal, para algunos helénicos los dioses envidiaban a los mortales ya que debido a la muerte vivían y sentían el amor de una manera especial. En cuanto a las penas que cargaran estas desaparecerían el día de su muerte. Los dioses al contrario tenían que cargar con las penas y las vergüenzas por toda la eternidad.

Los griegos tenían un poder supremo universal; las Moiras; diosas del destino, a las cuales tanto hombres como dioses estaban sujetos, por lo que no existía ningún dios omnipotente. La expresión de los griegos ante los dioses era la de no creer en ellos, sino reconocer su poder.[3] Según esta perspectiva no es una sorpresa que en Atenas al llegar los metecos y tener un contacto directo con los atenienses, estos reconocieran y asimilaran otros dioses que no fueran los suyos, creando una especie de convivencia pacífica entre dioses, ritos y creencias.

Los dioses griegos tenían como alimento la ambrosía, néctar siete veces más dulce que la miel, y el humo que emanaba de los sacrificios. De acuerdo a esta creencia los griegos tenían que mantener buenas relaciones con los dioses, lográndolo con constantes sacrificios que en su mayoría eran de corderos. A la hora de hacer sacrificios a los dioses, no se debía prestar importancia a los mitos que existieran del dios. Una futura esposa debía hacer un sacrificio a Hera, la diosa del matrimonio, sin importar que ella fuera una diosa cruel, perversa y sumamente vengativa. Fueron muchas las mujeres, en ocasiones hombres, que enfrentaron la ira de Hera y podía constar desde verlos desquiciados, hasta ver morir a sus familiares e incluso ellos mismos asesinarlos.

La vida para los griegos era concebida como un momento de tiempo efímero cargado de miserias enviadas por los dioses, por lo que se debía mantener a los dioses felices al ritmo de plegarias y sacrificios para que estos disminuyeran las calamidades y maldiciones a los hombres. La relación de los mortales con los dioses era una de respeto, a diferencia de los egipcios que tenían un temor absoluto a sus dioses. Los mortales y semidioses helenos en muchos mitos desafían a los dioses e intentan superar sus capacidades, esto se puede apreciar con el robo del conocimiento a los dioses, la ofensa de Níobe hacia Leto, el nacimiento de Ificles y Heracles, entre otros mitos.

Hesíodo en La Teogonía habla sobre la génesis de las divinidades griegas. Generalmente se conocen doce dioses que habitan en lo alto del Monte Olimpo, pero no siempre fue así, no siempre hubo una paz y un orden en lo alto del Monte Olimpo. El lapso de tiempo entre el origen del mundo y la subida al poder de los olímpicos, es llamado por algunos poetas como “el periodo oscuro”. Es este periodo el que Hesíodo en el siglo séptimo antes de Cristo nos describe en La Teogonía contando el origen del mundo y el linaje de los dioses. En la próxima entrada haré una síntesis de tan magnífica obra.

 


 

[1] Cardona, F. L. (1996), Mitología griega Barcelona, España, Edicomunicación S. A.,p. 7.

[2] Fuentes, R. (2009), Cultura General.

[3] Gómez Espelosín, F. (2001), Historia de Grecia Antigua ,Madrid, Ediciones Akal, S. A.

La nota equivocada

¿Acaso sólo yo me daba cuenta de que en octubre llegaría lo peor?

scary-dark-forest-desktop     Me gustaría poder escribir por aquí algo bonito, pero en estos momentos no siento nada. Sólo un vacío con intenciones que no se encuentran. ¿Sueño y fe? ¿luz y suerte? Es como estar gritando sin voz, como dar un abrazo vacuo o esperar la redención en una danza pagana. Pareciera que los signos de exclamación abandonaron mi vida y no puedo escribir un suceso importante con interrogativas. Me hundo más y más en la oscuridad, incluso lo huelo en mi aliento.

And if the storm
Howls through our land
I’ll be your shelter
I’ll be your shelter
If you’ll be my light
If you’ll be my light

And if the world
Should fall to winter
I’ll be your warmth
I’ll be your warmth
If you’ll be my light
If you’ll be my light

And if the skies
Should cloud to darkness
I’ll be your sun
I’ll be your sun
If you’ll be my light
If you’ll be my light