Al Conde de Torralba

 

27 – mayo – 2015

 

Caro Conde:

large2

Era imposible que pasaras sin ser notado, tu altura, tus cabellos rubios como la cerveza y esos ojos celestes no pueden pasar desapercibidos. No recuerdo un día en el que fueras mal vestido, aunque mi mente te prefería desvestido. La obsesión creció cuando visitaba la biblioteca y allí estabas día tras día devorando un libro diferente. A quien pretendo engañar, me enamoré.

El tiempo nos acercó y resultó que bajo la fachada de hombre solitario y serio se hallaba un alma divertida, elocuente y encantadora. Mis desgracias nos unieron y gracias a ellas conocí esa parte de ti que a los demás escondes, tus malos hábitos, tus gustos canallas y ese tatuaje que quizás ni tu madre conoce.

Cada centímetro de ti me encantó. Te había glorificado, al final comprendí tu parte humana y más me atrapé en ti. Entendí que la soledad y la frustración crearon la coraza que te encierra. Mi misión ahora es que sonrías, pero no sólo conmigo, que sonrías con el mundo y para el mundo, a fin que yo nunca te gustaré como tú me gustas a mí.

 

Lo siento,

 

A


Fin de la Trilogía

Ja Ingel Paat

 

25 – mayo – 2015

 

Amado mío:

Paat

Debió ser el verde de sus ojos de ciencia ficción, fui hipnotizado. No sé explicarlo, todo fue tan confuso.Varias miradas y una sonrisa que me desarmó en un microsegundo, son los recuerdos más placenteros que cargo. Mis días fueron terribles en estas tierras de lobos y dioses, en todos ellos tú estuviste presente tendiendo una mano y unos hombros que me obsequiaron los más cálidos abrazos.

Cuando la nostalgia me recorrió, tu familia me abrazó, cuando todo parecía estar perdido, tu sonrisa nunca falló y tu ayuda me socorrió. Cuando me quedé sin norte y sin refugio no dudaste en abrir tu puerta y darme refugio. Tu belleza, entrega y bondad me hicieron fantasear perversidades que me recorrían e incendiaban y que hoy mejor no contaré.

Me cubro de vergüenza, pero al final lo entendí. Eres ese equivalente a un ángel guardián o a una estrella guía. Sólo me resta reprimir esta lujuria que me acompaña cada vez que te miro y en abrazos y afecciones consanguíneas expresarte toda mi gratitud.

 

La vida, como en muchas otras veces, es injusta. Mi querido hr. Paat,

 

A

A un coleccionista de Historias de Amor

Pablix16 – mayo – 2015

 

Hirsuto PN:

 

Habías pedido que entregáramos una historia de amor. ¡Oh coleccionista de historias! ¿Cómo iba yo a entregarte mi historia si tú eres el protagonista? La historia comenzó cuando te vi, así tan pijo y encantador. El cielo tan azul y las ya frías brisas del otoño hacían juego y reflejo en los lentes de tus espejuelos, y el vello de tu pecho que se asomaba por el cuello de aquella camisa de cuadros y botones me tenían embriagado.

Ni te hablé ni me hablaste. Creí que sólo sería una efímera fantasía más, pero llegó ese día, esa mañana en la que me invitaste un café y yo solamente pude asentir con la cabeza y quedarme sin habla mientras observaba la armonía al verte liar el cigarrillo y sentí la vida que salía con cada nube de humo de tu boca.

Sé que nunca contaré esto, pero aquí está la historia que pediste,

 

A