Seera

Seera

Seera

 

Y el gran Seera cayó víctima de sus poderes. Ya no podía controlar el tiempo y lo peor; perdió su invulnerabilidad al paso del tiempo.

Ahora yace atado sobre la rueda de Láquesis espiando sus culpas. Su único consuelo estriba en un poco de placer fugaz que desmerece al ocaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s