Síntesis de la transición Medieval a la Moderna

Edad Moderna

Edad Moderna

Poco a poco la sociedad pasó de la Edad Media a una cultura nueva. Este cambio se venía cociendo desde la Baja Edad Media. En el siglo XIV se comenzó a ver un cambio cultural que culminó en una época de transición en la que la sociedad fue dejando atrás muchas nociones. “Lo nuevo” fue acogiendo a una sociedad vacía que ya no sabía en qué creer y a medida que dormitaba dejaba de ser medieval, pero no sabía aún hacia donde se dirigía.

1350 La Peste Bubónica

1350 La Peste Bubónica

Los valores sociales y humanos cambiaron con el paso del tiempo y desapareció una forma de ser. Para el año 1348 se desató la peste bubónica. La gran epidemia de peste bubónica, también llamada peste negra, se cree que acabo con 1/3 de la población europea. La crisis fue tal, que trastocó todos los valores que la larga Edad Media encubó y abrazó.

Médico Medieval

Médico Medieval

Curiosamente, fue la peste bubónica la que trajo a colación una de las figuras más emblemáticas para el folclore y la cultura del terror y el horror; el Médico Medieval, también conocido como Médico Brujo. Como muestra la imagen de la derecha, es ese personaje que de sólo verlo quedamos fascinados y casi enamorados de él. Su uniforme receptivo para protegerse de la peste negra incluye la fascinante y aterrante máscara. Los extraños picos de las máscaras estaban rellenos de sustancias aromáticas, ya que se entendía que funcionaban como un agente protector contra las infecciones.

Desde el punto de vista histórico, se suele considerar a la peste negra como uno de los factores que contribuyó y aceleró la crisis del sistema feudal y, con ello, el final de la época medieval y el paso a la modernidad.

Hoy día sabemos que la peste bubónica fue ocasionada por una bacteria que trasmitió la pulga de la rata negra. La picadura de la pulga avanzaba a una infección que iba directamente al sistema linfático de la persona y lo destruía. La sociedad de aquel momento conocía y tenía pocos hábitos de higiene, sumado a eso estaban las ciudades puertos, que eran los principales centros de intercambio y comercio, pero también el epicentro de la propagación de enfermedades.

Mapa político de la Europa Moderna

Mapa político de la Europa Moderna

Las personas rezaron, rezaron y rezaron hasta sentir impotencia, no sabían como enfrentar esta crisis. Poco a poco se fue desmoralizando la humanidad europea. En el aspecto económico cada día la burguesía se hacía más fuerte. En el ámbito político habían demasiadas turbulencias que desencadenaron dos tendencias: Países unificados como Gran Bretaña y Francia y territorios que no lograron unificarse como la península italiana, los estados germánicos y los Balcanes. En cuanto al poder de la iglesia, iba en picada hacia la decadencia.

La burguesía al dominar el aspecto económico impuso sus valores. Apareció el aprecio a los bienes materiales, se gestó la filosofía de trabajar para tener lujos, valorando la astucia que trae la gran competencia. Es ahí donde está la génesis de la mentalidad que apela a pasarla bien y disfrutar. Había que ser listo y para ello era necesario tener un plan. La cultura y los nuevos valores se van a los extremos y no dan lugar a los términos medios.

En su gran mayoría toda la nueva visión de mundo se vio trastocada por la gran crisis religiosa. En el mundo eclesiástico solo podían ser papas los nobles, muchos de ellos no querían estar en esas posiciones y altos cargos. No todos los clérigos tenían vocación religiosa, lo que resultó en una gran corrupción en la alta jerarquía cristiana y la práctica de la simonía.

En los territorios de los estados de la actual Italia, desde el siglo XIV, comenzó un movimiento de renovación e interés por los valores humanísticos de la edad antigua; específicamente la cultura grecorromana. Fue un movimiento que se extendió a las artes plásticas, las letras, la ciencia, la política y la religión. El máximo esplendor de este nuevo periodo se dio en los siglos XV y XVI y es lo que tradicionalmente conocemos como Renacimiento.

El Renacimiento no surgió de improviso, en los últimos siglos de la Edad Media se dieron las condiciones que prepararon el camino. Los cambios se definieron gracias a factores:

  • Demográficos: movimiento poblacional del campo a la ciudad. La agricultura sufre una gran crisis al cambiar los modos de producción y darse un paso paulatino a la industria y manufactura.
  • Económicos: inicios del mercantilismo, el comercio internacional, la distribución mercantil a gran escala y la banca. La clase burguesa obtuvo cada vez mayor poder al ser la controladora de todos los aspectos económicos.
  • Políticos: se afianzó el poder de las monarquías y se dio un proceso de unificación nacional en países como Gran Bretaña, Francia y España. En otras regiones, la unidad cultural no podrá traducirse en unidad política, es lo que ocurrió, como ya mencioné, en la península itálica, los Estados Germánicos y la región de los Balcanes.
  • Sociales: los valores de la burguesía como el aprecio de los bienes materiales, el deseo de progreso y el valor de la astucia y la inteligencia, se impusieron en la sociedad, desplazando poco a poco a lo puramente religioso.
  • Religiosos: el poder papal que había unificado la cristiandad durante siglos, entró en una gravísima crisis. En 1309 la sede del Papado se trasladó a la ciudad francesa de Avignon, provocando protestas masivas. El periodo del Papado de Avignon se distinguió por una corte y administración fastuosas de gran corrupción en la alta jerarquía eclesiástica. En 1377 se fijó nuevamente la Santa Sede en Roma, pero intrigas políticas del bando francés impidieron una solución pacífica, ocurriendo así el Gran Cisma de Occidente. Dos Pontífices, uno en Roma y el otro en Avignon reclamaron la autoridad. Al resolverse finalmente la controversia el Papado se estableció definitivamente en Roma, pero quedaron profundas huellas sociales.
  • Artísticos: el arte se diversificó y secularizó. Ahora los artistas buscaban mayor naturalismo y perfección técnica. Destacaron tres artistas que son representativos de estas nuevas visiones de mundo:
  1. Petrarca (1304 – 1374): Iniciador de la lírica moderna. En su Cancionero estableció los fundamentos de una poesía más individualista y cercana de la realidad psicológica humana. Expresó toda la ambivalencia y ambigüedad de los sentimientos humanos, en especial del sentimiento amoroso. Fue estudioso de los clásicos y precursor del interés por los estudios humanísticos.
  2. Boccaccio: (1313 – 1375): Iniciador de la narrativa moderna. En sus obras se refleja la rebeldía de la nueva sociedad burguesa que quiere vivir de forma alegre y divertida, lejos del misticismo y la teología. Su obra cumbre, El Decamerón, ha sido llamada “La épica mercantilista” pues retrata magistralmente la mentalidad burguesa y urbana. Exalta la vida presente, el amor terreno, las pasiones humanas y el goce de las mismas en una narración elegante colorida y pícara. La obra apareció en el año 1351. Los que conocemos esta narrativa, aunque nos divertimos en cantidad y reímos desmesuradamente, no dejamos de preguntarnos ¿qué paso en tan poco tiempo? ¿Qué sucedió con la obsesión religiosa? El Decamerón es una obra que sintetiza la nueva visión social y los nuevos valores: ahora lo peor es ser tonto, hay que ser listo y astuto para triunfar en la vida. Lo que importa es el aquí y el ahora. Se resta el valor y la importancia de la vida en el más allá.
  3. Giotto: (1266 – 1337): Iniciador de la pintura moderna. Buscó mejorar las técnicas pictóricas y experimentó con la perspectiva. Trató de lograr mayor individualismo y realismo, sobre todo en la figura humana. Su serie de frescos sobre la vida de Cristo y la vida de San Francisco de Asís muestran su experimentación técnica.
Leonardo da Vinci, Hombre de Vitruvio.

Leonardo da Vinci, Hombre de Vitruvio.

Todos los cambios y los nuevos valores trajeron una perspectiva de renovación cultural dentro del Renacimiento. La nueva postura conocida como Humanismo, surgió en la Toscana y aunque su inspiración tenía raíces en la antigüedad griega y romana no se quedó en ello. El humanismo se caracterizó por la exaltación del ser humano, los intereses en la ciencias y el progreso técnico y la utilización de la lenguas vernáculas.

Las academias impulsaron el pensamiento humanista y gracias a la invención de la imprenta se facilitó la difusión del mismo. En las universidades se trasmitían los nuevos conocimientos y se gestó a la par del concepto humanista la idea del hombre universal. El antropocentrismo de la época reflejó lo que se consideró como la armonía existente en el Universo; la idea de que el ser humano ha sido creado para dominar el mundo, y que dispone de ingenio y fuerza suficientes para conseguirlo.

Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494), erudito y humanista, en su Oración sobre la dignidad humana pone en boca de Dios las siguientes palabras en el momento de la creación de Adán:  

Te he puesto en el centro del mundo para que puedas mirar más fácilmente a tu alrededor y veas todo lo que contiene. No te he creado ni celestial ni ser terreno, ni mortal ni inmortal, para que seas libre educador y señor de ti mismo y te des, por ti mismo, tu propia forma. Tú puedes renegar hasta el bruto o, en libre elección, regenerarte hasta lo divino… Sólo tú tienes un desarrollo que depende de tu voluntad y encierras en ti los gérmenes de toda la vida.

El humanismo pretendió sustituir el sistema mental jerárquico de la sociedad medieval con una perspectiva que, si bien era individualista, tendía a una unión fraterna con igualdades sustanciales entre todos los seres humanos. Los humanistas no deseaban en absoluto renunciar a sus creencias cristianas, o a lo que les parecía el núcleo esencial de la religión como la existencia de Dios, la inmortalidad del alma y la virtud moral. Sostenían una concordancia metafísica entre antiguos y cristianos.

Los estudios humanísticos, la observación de la naturaleza y el nuevo espíritu de investigación desbordaron las concepciones aristotélicas y ptolemaicas del Universo. Inició un cambio radical en la concepción del mundo y sumado a los avances científicos se fueron desechando ideas absurdas que eran dadas por verdades absolutas y nacieron teorías en base a los nuevos estudios. Algunos de los más destacados científicos de ese momento fueron:

  • Andrés Vesalio: en 1543 publicó De Humani corporis fabrica libri septem, Vasalio fue uno de los que inició el estudio de la anatomía, basó sus ideas en la observación directa y la prueba. Su publicación constituyó un punto de partida y llegada.
Vesalius

Vesalius

  • Girolamo Fracastoro: en 1546 publicó De contagione et contagiosis morbis, tenía muchas ideas cruzadas a su época. Se le atribuye el concepto de contagio. Desde sus inicios se opuso a la práctica de la sangría. Trajo una visión social de la medicina y relacionó los temas de enfermedad y pobreza. Hoy día lo conocemos como el padre patología moderna. Es el primero en conseguir una descripción exacta de las enfermedades epidémicas y el primero en mostrar la contagiosidad de la tuberculosis.
  • Paracelso: dio los fundamentos físico-químicos de la vida.
  • Miguel Servet: (1511 – 1553) médico español ejecutado por los calvinistas en la hoguera, descubrió la circulación sanguínea.
  • William Harvey: (1578 – 1657) sistematizó los descubrimientos de Servet.
Circulación

Circulación

  • Nicolás Copérnico: Elaboró la teoría heliocéntrica del universo. Chocó fuertemente contra la iglesia. También mostró el giro de la tierra sobre su eje y la movilidad permanente de los planetas alrededor del sol.
Sistema Copernicano

Sistema Copernicano

  • Giordano Bruno: amplió el sistema copernicano con una visión panteísta del universo, fue quemado por sostener sus teorías en Roma.
  • Tycho Brahe: Llegó a la concepción elíptica de las órbitas y fundó el primer observatorio astronómico.
Modelo de Brahe

Modelo de Brahe

  • Johannes Kepler: enunció las leyes referentes a la mecánica celeste.
  • Galileo Galilei: refutó toda afirmación que excluyera la comprobación experimental. Basándose en el sistema copernicano estudió las leyes de movimiento y gravedad. Mostró la nueva actitud al arriesgar la vida por llegar al conocimiento.
El Duomo y el Batisterio de Florencia desde el Piazzale Michelangelo

El Duomo y el Batisterio de Florencia desde el Piazzale Michelangelo

La sabiduría del pasado ya no se tomó como autoridad única, todo se cuestionó y se prefería lo que se pudiera probar por la experiencia. Las nuevas corrientes culturales comenzaron a manifestarse en la Baja Edad Media en la ciudad de Florencia. Un siglo después ya habían triunfado en casi todo Occidente.

En conclusión, el desapego por lo que ya existía y las ansias por conocer y aprender fueron los principales motores para el cambio de lo Medieval a lo Moderno. Es meritorio señalar que no solo se quedó ahí, la educación jugó un papel importante y salió de los monasterios y las instituciones religiosas. Ese término al que llamamos Renacimiento se traduce como un fenómeno cultural que expresó grosso modo los aspectos de la cultura occidental en torno al 1500 como momento inicial de la historia moderna de Europa.

Humanismo laico

Humanismo laico

Lo fundamental del humanismo renacentista fue su tendencia a la universalidad y su capacidad de expresar valores adecuados a un tipo de sociedad en desarrollo dinámico. El humanismo italiano del siglo XV apareció esencialmente ligado a la ideología de una burguesía mercantil, ciudadana y precapitalista. Al transplantarse a otras sociedades donde la burguesía no era la misma se mostró igualmente fructuoso. Esto significa que, al margen de sus particulares formas éticas, artísticas o literarias, el Renacimiento y el Humanismo acertaron a ser históricamente funcionales.

El arte constituyó el campo en que la visión humanística alcanzó sus realizaciones más coherentes y continuas, así como más originales y fecundas. Se legitimó, por primera vez en muchos siglos, el valor autónomo de la obra de arte. El arte y la plástica renacentista son grandes y abarcadores temas que merecen una entrada propia y otro día atenderé.

4 pensamientos en “Síntesis de la transición Medieval a la Moderna

  1. Pingback: El Decamerón – Giovanni Boccaccio | Mazorca triste con pelo largo de otra cosecha

  2. Pingback: Una pizca de arte renacentista (Quatrocento) | Mazorca triste con pelo largo de otra cosecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s