Dos corrientes artísticas en la Edad Media

Imperio Romano

Imperio Romano

La Edad Media, Medievo o Medioevo es uno de los periodos históricos en los cuales los occidentales dividieron la historia. De las cuatro Edades de la llamada Historia es la más extensa, cubriendo desde el siglo X hasta el siglo XV.

Los historiadores acordaron usar dos grandes eventos para demarcar el inicio y el fin de estos casi diez siglos. Son pues la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476 la que dio inicio a la Edad Media y es el llamado “Descubrimiento” de América en 1492 lo que liquidó al Medioevo.

Menciono que muchos historiadores optan por ponerle fin al Medievo en 1453 con la caída del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino, esta fecha coincide con la invención de la imprenta de Gutenberg y el fin de la Guerra de los Cien Años. Sea cual sea la fecha que decidamos escoger es importante tener presente que estas divisiones se hacen para mejorar y facilitar el estudio de la Historia, la sociedad fue enfrentando cambios en su visión de mundo y pensamiento, que poco a poco la transformaron. Debe quedar claro que un hombre no se acostó siendo antiguo en el año 475 y se levantó siendo Medieval en el 476. Aclarado e introducido esto, paso de lleno al grosor de la entrada.

Como indiqué fueron casi diez siglos de la Edad Media, es erróneo pensar que la humanidad Medieval siempre fue homogénea desde sus inicios hasta su final. Medievalistas e historiadores crean nuevas subdivisiones dentro del renglón llamado Edad Media para así presentar de forma más clara y manejable una amplia gama de sucesos y acciones ocurridas en un tiempo y espacio determinado. Así es como comenzamos a conocer los primeros siglos; del quinto al octavo como la Temprana Edad Media, los siguientes años hasta el siglo XII como la Alta Edad Media y los siglos finales etiquetados como la Baja Edad Media.

Coronación de Carlomagno

Coronación de Carlomagno

El arte es una representación y un ejemplo de las visiones y mentalidades medievales. Al igual y como pasó con las personas, el Arte Medieval no se mantuvo estático; evolucionó y se adaptó a los siglos y percepciones. La Temprana Edad Media fue un periodo difícil de caos y desorden. Sin autoridades, ejércitos ni figuras como las de los emperadores, se fraguó una atmósfera de guerra en la que lo único importante era sobrevivir.

En ese ambiente, la producción cultural y artística sufrió un retroceso y prácticamente fue inexistente. Durante la Alta y Baja Edad Media nacieron y convivieron nuevas tendencias artísticas de las cuales dos son las más destacadas y las que brevemente estudiaré.

Torneo Medieval

Torneo Medieval

El Arte Románico, como buen arte medieval no es realista. No existía la individualidad, por lo tanto todos los rasgos de los personajes que aparecen en las obras son muy parecidos. Destacan la falta de perspectiva y proporción, muchas obras al ser criticadas y estudiadas con la mentalidad contemporánea son etiquetadas de increíbles, bárbaras y ridículas.

Pese a todo, el concepto del orden siempre estuvo presente en cada representación artística, cada uno tenía su sitio en la sociedad y es el arte románico medieval un retrato de la imposibilidad de progreso y elección en el Medioevo. Abundan obras con temas de caballeros, muchos de ellos eran los segundones que no querían ir al convento y se dedicaron a la guerra. Cuando no había guerra competían en torneos y mantenían su estatus e imagen social. La vida medieval era de trabajo y guerra constante, así lo presenta su arte.

La arquitectura románica responde a la concepción unitaria haciendo a la escultura y la pintura disciplinas subyugadas y subordinadas al espacio arquitectónico. Los tipos de arquitectura medieval están ligados al concepto de comunidad y teocentrismo, destacan pues los Castillos, Monasterios, Iglesias y las Murallas.

Pantocátor. Apse of Sant Climent de Taüll. c. 1123.

Pantocátor Románico

Los edificios en el Arte románico, no solo las de las iglesias, eran edificadas en forma de cruz. Muchas de las tendencias se mantuvieron vigentes y coexistieron con el Arte Gótico. Las prioridades fueron las construcciones de iglesias, catedrales y monasterios, debido al carácter fundamentalmente religioso del arte de ese momento. Destacan en estas creaciones las bóvedas, principalmente las Bóvedas de Cañón; reforzadas y divididas en trampos por arcos fajones, y las Bóvedas de Artista; cruces transversales de dos bóvedas de cañón. La escultura adaptada a la arquitectura da inicio al Portal Románico y se gesta la tradición de colocar el juicio final en la entrada de las iglesias y el Pantocrátor en el altar.

Juramento de Vasallaje

Juramento de Vasallaje

En el mundo de la Pintura Románica lo que destacó fue la pintura realizada mediante el uso de colores disueltos en agua y cal, extendidos sobre capas de estuco fresco. Esa técnica fue conocida como Pinturas al Fresco. A menor escala se desarrollaron las pinturas sobre tablas para los altares de las iglesias y las miniaturas para los códices. La pintura tuvo un objetivo didáctico en el cual la iglesia trataba de acercar los mensaje bíblicos al pueblo analfabeta.

En la Baja Edad Media nació la Burguesía y con ella el paso del castillo a la ciudad. Se retomó el intercambio cultural y comercial y conjunto a las riquezas de la ciudades se fertilizó un campo ameno para el desarrollo de las artes. Es en estas tierras y con nuevas mentalidades que nació el Arte Gótico.

El Arte Gótico continuó con los juegos medievales de tamaño para representar la jerarquía social. Sin embargo, el Arte Románico que era rural, sobrio, oscuro y poco ornamentado fue depuesto por un Arte Gótico urbano, sobre adornado, en busca de la luz y de la mayor altura. Algunas cosas no cambiaron, la arquitectura siguió siendo el arte favorecido y el sentimiento artístico era uno en función de la comunidad medieval. El Arte Gótico continuó siendo mayormente religioso, pero abrió una pequeña brecha a otros espacios.

Catedral Saint-Denis

Catedral Saint-Denis

El mayor ejemplo de gloria en el Arte Gótico fue la Catedral o iglesias de los obispos. Estas magnas construcciones reflejaron todos los elementos de estilo y construcción importantes como los arcos, vitrales, arbotantes, la altura y la grandiosidad. Mientras el Arte Románico causaba temor, el Arte Gótico aspiraba a elevar el espíritu. Es aquí cuando comienzan las torres y campanarios más y más elevados buscando alcanzar el máximo nivel espiritual reflejado en la catedral.Para lograr tan colosales obras se crearon los arbotantes que aguantan el peso del edificio. Todo comenzó en la Catedral de Saint-Denis, se dice que ahí fue donde se inventaron los arbotantes.

Quimeras

Quimeras

Las catedrales e iglesias eran construcciones muy bien planificadas en las cuales la fachada principal casi siempre estaba mirando hacia el oeste para aprovechar la luz del ocaso. En suma se crearon las Gárgolas: estructuras y esculturas por donde viajaba y salía el agua. Más allá de las gárgolas, monstruos decorativos llamados Quimeras le hacían juego y compañía. Las bestiales Quimeras en el lenguaje religioso representaban los demonios y a lo que se enfrentarían las almas desobedientes en el más allá, método de propaganda, represión y enseñanza.

Sin lugar a dudas, el Arte Gótico sin las riquezas de la ciudad no hubiera sido posible. Por lo tanto es un arte que nació gracias al surgimiento de la burguesía y al abandono de los feudos. Durante todo el periodo Medieval apreciamos un interés por mostrar el desarrollo de las nuevas lengua, un ejemplo es el cantar del Mío Cid. En este poema se reflejan los valores de una nueva sociedad: el honor, el respeto al rey y la valentía. Más importante aún; se escribió en castellano, no en latín.

Arquitectura y Escultura Gótica

Arquitectura y Escultura Gótica

La profusión de catedrales fomentó el peregrinaje religioso y muchas veces fue paralelo al comercial. Peregrinos recorrían Europa para visitar lugares sagrados. Esto promovió la construcción de rutas, hospederías y puentes. También ayudó al intercambio cultural. Se enriquecieron las ciudades, pero también el conocimiento y las personas. La evolución corrió más rápida y la nueva sociedad se renovó y se adaptó.

Grandes obras medievales, pictóricas, arquitectónicas y literarias, son de carácter anónimo. Esta sociedad trabajó bajo un sentido y noción comunal en el que no hubo paso para los individualismo. Adicional a que todo el lucro personal y los méritos propios no era bien vistos en una sociedad que corría con los mismo pies y en la misma dirección.

A veces deseamos conocer la figura detrás de las construcciones de grandes catedrales o de grandes épicas como el cantar del Mío Cid. Sin embargo, mirando por un momento a nuestra sociedad y sus artistas contemporáneos, al menos en esta isla que vivo actualmente, una exposición o un reconocimiento artístico convierte a los artistas en seres divinos a los que ya no podemos consultar o invitar a un café y charlar, pues ahora son dioses fumándose su propio humo y con un sentimiento superioridad que ni el más mezquino de los papas de la santa iglesia tuvo. Sería entonces bonito volver al arte de comuna y sociedad. Al menos esa es mi opinión.

Como conclusión invito a toda persona a reflexionar y estudiar sobre la Edad Media, es mucho más que una Edad larga y oscura como la suelen llamar. Estudiar el arte y las creencias medievales es una viaje con alucinaciones, corajes, risas, enojos y muchas otras emociones garantizadas. Anímate a conocer, pero sobre todos no juzgues el pasado con el criterio del presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s