Todo y nada

todo y nadaTodo resulta ser nada
y la nada resulta ser todo.
Confusa la realidad y la mentira.
Río, ya no veo la diferencia.
Lloro, ya conozco mi decadencia.
El dinero, un beso una pelea, ya no confío.

¿Acaso existe una diferencia?
Si con el mal viene el bien
y con el bien viene el mal al que le huimos.
Todo me encuentra y todo me huye…
nada me lustra y nada me instruye.
¡Qué mal! ¡Qué mal! ¡QUÉ MAL!

¿Qué era y qué fue de mí?
Todo se perdió, sucumbió…
¿Y qué quedó entonces en mí?
Nada, sólo cenizas del recuerdo,
de algo que aseguro era distinto.
Algo que de seguro me quitó la paz y el sosiego.

Ya no alucino, no quedó nada
y lo que creía ver ya no lo veo,
desapareció, ni la silueta ni un rastro quedó.
Pasó todo, pasó como película, pasó como canción.
Se acabó,  no disfruté y todo cambió.
Todo cambió, todo creció y nada medró.

2 pensamientos en “Todo y nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s