Lykaios

Dekátê – Anthestêriốn – 808

 

Lacedemonia, Esparta

 

¡Oh grandioso Ares! Gratitud y fuerza.
¡Dómine Zeus! Vuestra es la gloria.
¡Excelsa Atenea! Estratega de los guerreros.

Lykaios

Lykaios

Las últimas semanas de entrenamientos resultaron vigorosas. ¡Loados seáis los dioses! Esparta camina con Ares y bajo la luz de Atenea, los más fuertes vástagos del gran padre. Los dominios se extienden, Niké nos ampara, crecemos los homoioi y nuestro klêros aumenta. Hace ya dos semanas que el mothaké Lykaios entró al ejército, desde que lo vi percibí su valía y fuerza.

Mentiría a la mismísima Afrodita si niego que fui prendando por una flecha de su hijo en el momento que le vi. Mas el tempestuoso Poseidón hace unos días fue testigo de una de la entregas más incandescentes.

Fue el momento en que Lykaios se desprendió de su himatión que, majestuosa Afrodita, entendí en carne propia vuestra pasión desenfrenada por Adonis. No hay momento del día que no le piense, que no imagine su piel junto a la mía.

Lykaios, Lykaios, Lykaios, ¡oh agraciado Apolo! ya comprendo como perdisteis la cabeza por el tierno Jacinto. ¡Oh padre! usted que amó con locura a Ganímedes, me debe entender en estos instantes. ¡Oh Lykaios! ¡Qué voy a hacer conmigo ahora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s