El Cubismo Órfico

Orpheus

Orpheus

El Cubismo Órfico es también conocido en el mundo de las artes como Orfismo. Ambos términos son utilizados para llamar a la tendencia más coloristas y abstracta del cubismo. Los críticos del arte lo estudian y clasifican como un movimiento artístico independiente, pero los historiadores del arte lo catalogan como una subrama del Cubismo.

En lo personal, me inclino por la primera postura, pues aunque en teoría tiene su génesis cubista al ver las obras contrastan de manera obvia con las de Pablo Picasso y Georges Braque. Como sea que queráis estudiarlo o verlo, el mismo se desarrolló en París, entre 1913-1914, y acentuó los elementos y las características de la luz en la obra.

El nombre de esta nueva tendencia artística fue acuñado por el poeta Guillaume Apollinaire, según él, el personaje mitológico Orfeo, por medio de su lira unió la poesía y la música, de la misma forma que estos artistas combinaron el color y la luz en sus pinturas.

František Kupka, Amorpha, fugue en deux couleurs. 1912.

František Kupka, Amorpha, fugue en deux couleurs. 1912.

Dentro de las principales características del Orfismo están: la exaltación del color puro en las formas y temáticas, la importancia y el protagonismo del espacio pictórico y la sustitución de los elementos naturales por lumínicas de color. La crítica y la historia del arte suelen identificar como orfistas a los artistas Fernand Léger, Francis Picabia, Marcel Duchamp, Robert Delaunay y Frank Kupka.

 

En la memoria Meditaciones Estéticas se declaró lo siguiente sobre el Cubismo Órfico:

Es el arte de pintar conjuntos nuevos con elementos no tomados de la realidad visual, sino totalmente creados por el artista y dotados por él de una poderosa realidad. Es arte puro.

Robert Delaunay, Rythme, Joie de vivre. 1930.

Robert Delaunay, Rythme, Joie de vivre. 1930.

El Orfismo se encuentra entre los antecesores de la pintura abstracta, destacando las formas circulares que plasman movimientos y se asemejan a la sensación de sonido. La mayoría de los objetos no lo son realmente, son formas a las que el color es quien define. Es a través del color y respaldado con la luz, que se introduce el efecto de movimiento. En la actualidad existe la teoría de que los miembros de esta tendencia eran sinestésicos y aunque quizás no lo hicieron con consciencia, le dieron riendas sueltas a su Sinestesia.

Las formas geométricas se unen a la combinación de colores y el uso de la ley del contraste simultáneo haciendo que sobre la superficie de la obra se creen vibraciones ópticas y dinamismo. Es pues el Cubismo Órfico el antecedente del arte óptico.

Francis Picabia, Udnie young american girl. 1913.

Francis Picabia, Udnie young american girl. 1913.

Se emplean otras técnicas como la contraposición de colores primarios con sus complementarios, aportando gran luminosidad a las pinturas. Son destruidas las líneas horizontales y verticales, la luz es la protagonista, quien se encarga de desintegrar y abrazar a los colores para destruirlo todo.

La crítica considera que la construcción espacial del Orfismo fue arrastrada del Cubismo, pero sumándole la noción de rapidez y la sensación de fuga del Futurismo. Esta corriente o movimiento artístico, como la queráis llamar, es un ejemplo destacado de como las vanguardias del siglo XX, se bifurcaban, complementaban e involucraban entre ellas mismas. No sólo el arte óptico y la pintura abstracta tienen raíces órficas, me atrevo a decir que más del ochenta y cinco por ciento del arte contemporáneo está salpicado del Cubismo Órfico.

Robert Delaunay, Rythm I. 1939.

Robert Delaunay, Rythm I. 1939.

Concluyo diciendo, que como estudiante de artes que fui, me apena mucho que un vasto e interesante tema como es el Orfismo, no sea tan estudiado ni abarcado con el mérito y rigor que se merece. No sólo en las redes cibernéticas encontramos escasa información, también en las bibliotecas y librerías. De treinta licenciados en arte moderno y contemporáneo, al menos veinticinco hacen sus tesinas sobre Salvador Dalí, Andy Warhol o Vincent van Gogh, tendencia que se repite con muchos estudiantes graduados y doctores del arte contemporáneo. Mi exhortación es más bien una invitación a indagar, a ver más allá de Dalí, a conocer más allá de Warhol y a aprender más allá de van Gogh.

Un pensamiento en “El Cubismo Órfico

  1. Pingback: Un Puente Hacia Nuevas Dimensiones | Mazorca triste con pelo largo de otra cosecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s