Surrdadalista

Max Ernst

Max Ernst

Max Ernst nació el 2 de abril de 1891, fue un pintor alemán nacionalizado francés. Ernst fue una figura destacada en los estilos artísticos Dadá y Surrealismo. La característica principal de Ernst fue la originalidad, para llegar a la misma hizo constantes experimentos en los que incorporó y mezcló técnicas, estilos y materiales. Como resultado final obtuvo una variada creación artística en las que expresó de forma bidimensional y tridimensional, el mundo polidimensional de la imaginación y los sueños.

Max Ernst,Crucifixion. 1913.

Max Ernst,Crucifixion. 1913.

Su padre fue maestro de sordomudos, dato que considero importante en la vida de Ernst. Muchas de sus obras dan la impresióon de una apelación tenaz a los sentidos, tratando de que la vista escuche y hable, una técnica de sinestesia pura y dura.

En su carrera estudió historia del arte, literatura, filosofía y psiquiatría. En adición, conoció personalmente obras de Paul Cézanne, Vincent van Gogh, Paul Gauguin, Edvard Munch y Pablo Picasso. Todos estos factores influyeron de manera definida en la evolución artística de Max Ernst.

 

Max Ernst, La virgen dando una zurra al niño Jesús. 1926.

Max Ernst, La virgen María dando una zurra al niño Jesús. 1926.

Ernst fue parte del ejército en la Primera Guerra Mundial, lo que vivió en la guerra lo marcó a gran escala. Al dejar el ejército fue atraído por las revoluciones contra el convencionalismo y entró a formar parte del movimiento Dadá, nacido en Suiza. Destacó en la etapa dadaísta de Ernst el uso de la técnica del collage y la desdivinización de los elementos sagrados y religiosos.

Siguiendo el postulado principal del Dadá, romper con lo convencional, muchos de sus seguidores tomaron una posición iconoclasta. En ese contexto creó Max Ernst la pintura de la derecha: La virgen María dando una zurra al niño Jesús. En lo personal es mi obra favorita de Ernst. Le resta completamente el carácter sagrado a la obra, no encontramos a una María como las de las “donnas italianas,” tampoco esta virgen nos trasmite paz o sosiego.

Es una imagen que nos provoca una reacción, tal cual provocó La Fuente de Marcel Duchamp. Para los radicales extremistas es incluso un sacrilegio. Aquí, diferente a lo acostumbrado vemos una madre, que sin importar que sea la madre del hijo de Dios, se adapta a la cultura popular, pues padece y actúa como una mujer más y no como una divinidad.

Aún así, algo que señalo y que llamó mucho mi atención es que Max Ernst no rompió con todo los tradicionalismos. Como indiqué en una entrada anterior  (El inicio de una costumbre) el Greco inició una simbología en la que la virgen madre es representada de color rojo y azul, la virgen María de Ernst aunque rompe con la mayoría de los cánones religiosos establecidos, guarda una esencia tradicional en su vestimenta.

Max Ernst, L'Ange du Foyer. 1937.

Max Ernst, L’Ange du Foyer. 1937.

Max Ernst se mudó de Colonia a París en 1922, el cambio de ciudad significó también una evolución en su estilo y técnicas artísticas. Poco a poco se abrazó y entregó al Surrealismo. En la etapa surrealista de Ernst figuras humanas y humanoides cohabitan con bestias mitológicas y monstruosas, en muchos de los casos en una atmósfera renacentista en la que reina el caos, la intriga y la desesperación.

Técnica del Frottage

Técnica del Frottage

En 1925 con la idea de traspasar las texturas de los objetos al lienzo, fraguó la técnica del Frottage, que consiste en frotar un lápiz sobre una hoja que a su vez está sobre una superficie determinada. El resultado de Frottage es que el lienzo o el papel obtiene la impresión del objeto frotado. Fue una técnica muy bien recibida por los surrealistas. En la actualidad muchos niños hacen esta técnica con monedas de forma innata sin conocer el trasfondo de la misma.

Max Ernst, Decalcomanía.

Max Ernst, Decalcomanía.

Max Ernst también trabajó con pigmentos secos sobre lienzos de madera, técnica conocida como Grattage. La Segunda Guerra Mundial trajo la invasión alemana a Francia y la encarcelación de Ernst. En la cárcel Ernst elaboró la decalcomanía, técnica que se usa para transferir al cristal y metal pinturas hechas sobre un papel especialmente preparado. Ernst fue actor de cine y colaborador con el surrealista Luis Buñuel.

Max Ernst Une semaine de bonté. 1933.

Max Ernst Une semaine de bonté. 1933.

Las originales técnicas de Ernst navegaron entre lo absurdo y el mundo onírico. Max Ernst incursionó en la técnica del goteo que es el claro antecesor de la pintura de Jackson Pollock. Recalco también sus estampas y dibujos que dan un ambiente de terror y miedo, muy significativas para la pintura oscura y el género del horror de nuestros días. Ernst es un artista relativamente contemporáneo y ha sido uno de los que más huellas y vástagos dejó en los artistas nuevos. Particularmente en París y Nueva York.

Max Ernst, Une semaine de bonté.

Max Ernst, Une semaine de bonté. 1933.

2 pensamientos en “Surrdadalista

  1. Amo a este hombre… ¿Cómo tienes tanto tiempo para escribir? Te admiro!
    Sólo un apunte: la comunidad sorda detesta el término “sordomudo”; cosas del pasado que intentan eliminar…
    Saludos!!

    • Tengo como meta hacer un entrada diaria en el blog, actualmente tengo un trabajo que es algo flexible y duermo muy poco, en la mínima ocasión libre aprovecho y escribo por aquí.

      Gracias por la lectura y el apunte, siempre es bueno aprender algo nuevo y saber que alguien te lee.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s