Un romántico de verdad

Mariano José de Larra

Mariano José de Larra

Mariano José de Larra nació un 24 de marzo en Madrid. Fue escritor, periodista y uno de los máximos representantes del Romanticismo español. Desde temprana edad Larra vivió los cambios políticos españoles y el exilio. Diferentes eventos en su crecimiento y finalmente un desenlace particular, son evidencias irrefutables del pensamiento y la médula romántica del autor.

Las relaciones sentimentales de Larra señalan claramente el postulado romántico; la vida es amar, amar es sufrir y sufrir es estar vivo. Durante su preparación académica no asistió durante un año entero a los exámenes. Se contó pues que la razón era el amor que sentía hacia una mujer mayor que resultó ser la amante de su padre.

En los comienzos fue presionado por su padre para que estudiara medicina, sabiendo que esta no era su vocación dejó las ciencias y comenzó estudios de leyes. Sin embargo, al igual y como pasó con la medicina, abandonó los estudios al año siguiente. Desencantado con el mito universitario, decidió no estudiar más y dedicarse a su vocación; ser periodista. Larra utilizó diversos pseudónimos a lo largo de su carrera periodística. El autor consideraba a la sociedad española como una atrasada y muchos de sus artículos eran sátiras y críticas sociales, razón por la que ganó muchos enemigos.

Depresiones constantes, el cierre de su periódico y un infeliz matrimonio con Josefa Wetoret son los pilares románticos latentes en Larra. Distanciado de Josefa, se enamoró, como sólo los poetas saben, de Dolores Armijo; una mujer casada. El amor se tornó en Larra como un laberinto de imposible escapatoria ya que los dos estaban casados.

Cansado de las adversidades y su incomodidad con la sociedad española, Mariano de Larra comenzó a viajar por Europa, una de sus grandes pasiones. Visitó Francia, Portugal, Gran Bretaña y Bélgica, en estos viajes conoció a grandiosos escritores como Alejandro Dumas y Víctor Hugo. Aun así, los viajes no llenaron el vacío en la vida de Larra. El imposible amor por Dolores creció cada día más. Su disgusto con la política española seguía en ascenso y cada vez escribía obras más tristes que mostraban una severa depresión.

Larra puso fin a todo suicidándose, acto heroico para los románticos. Aunque se especuló mucho sobre su suicidio, la mayoría de las historias concuerdan en que se disparó en el corazón como señal del desamor y frente a un espejo para contemplar su propia muerte. Mariano José de Larra contaba con 27 años cuando se suicidó. En el entierro el también romántico José Zorrilla recitó una elegía y posteriormente los restos de Larra pasaron al Panteón de Hombres Ilustres de España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s