El sexo de los templarios

Caballeros del Temple

Caballeros del Temple

En la segunda mitad del siglo XI, la Europa Occidental organizó las Cruzadas; expediciones religiosas y militares con el propósito de rescatar los Santos Lugares bajo el dominio musulmán. La necesidad de dar un camino seguro a quienes se alistaban en el peregrinaje hacia Jerusalén, Belén y Nazaret, fue la raíz de la Orden del Temple.

Mapa de las Cruzadas

Mapa de las Cruzadas

Templarios

Templarios

En 1119, ocho caballeros franceses llamados Caballeros pobres de la Ciudad Santa, bajo los votos religiosos tomaron la responsabilidad de defender a los peregrinos y combatir a los infieles. Su asentamiento principal fue en Jerusalén en un edificio próximo a lo que fue el templo de Salomón, motivo por el cual la Orden fue denominada Caballeros del Templo o simplemente Templarios. Adoptaron el hábito blanco y su símbolo fue una cruz de paté color rojo.

Cruz Paté Roja

Cruz Paté Roja

En el año 1215 el papa Inocencio III convocó el duodécimo concilio general y cuarto de Letrán. Se mostraron las discrepancias entre príncipes y obispos por la recaudación de impuestos y la administración territorial. Se decretó el celibato para los clérigos y se condenó la sodomía llamándola pecado nefando. Como resultado final los dominicos formaron el Santo Oficio y encontrarían y castigarían las herejías. En el 1231 el papa Gregorio IX decretó la pena de muerte para los herejes, incluyendo a los practicantes de la sodomía.

Jacques de Molay

Jacques de Molay

Jacques de Molay, el último gran maestre de la Orden del Temple, fue apresado el 13 de octubre de 1305 junto a otros caballeros de la Orden. El monarca francés Felipe VI “el Hermoso” ejerció una influencia particular sobre el papa Clemente V y en una de las más enigmáticas conspiraciones históricas, dio un golpe funesto a los templarios.

El delito principal del que se les acusó fue la negación de la divinidad de Cristo. Se argumentó que los templarios escupían sobre la cruz el día de su ingreso a la orden. En adición no creían en los sacramentos y adoraban otros ídolos, especialmente a Baphomet, ídolo con cabeza barbada y cuernos. Eso no fue todo, también los sacerdotes de la orden absolvían los pecados de sus caballeros sin tener la fuerza eclesiástica para ello y las absoluciones eran principalmente de la práctica de la sodomía y rituales nocturnos en capillas y cavernas.

A ciencia cierta nadie sabe sobre la veracidad de las acusaciones. En los interrogatorios algunos de los caballeros como Godofredo de Charney admitió su culpabilidad en todo lo que se le acusó. Ahora bien, se debe tener presente que la mayoría de las confesiones fueron bajo los salones de tortura, no se debe dar demasiado crédito a estas confesiones. Una persona que es sometida a diferentes mecanismos de tortura acaba confesando cualquier cosa contar de poner fin al martirio. Por otro lado el temor a la cámara de tortura también acabó por hacer que otros miembros de la orden confesaran libremente lo que los dominicos querían oír.

Monastic love

Monastic love

Godofredo de Charney admitió que en sus rituales de iniciación renegó de Dios tres veces, aunque se amparó diciendo que fue de palabra, jamás de corazón. No recordó haber escupido sobre la cruz, pero si oír rumores sobre ese ritual. Al final confesó besar el ombligo y otras partes del gran Maestre de la orden. Las principales acusaciones señalaron a la Orden como “un nido de impudicias y actividades antinaturales”. Se entendía que  los jóvenes recién ingresados debían complacerse sexualmente besándose entre ellos, en el ombligo y entre los glúteos, corriendo el rumor de que los besos indecentes de los templarios alentaban la sodomía entre la población.

Jacques de Molay admitió el 24 de octubre de 1307, que renegó de Cristo y escupió sobre una cruz de bronce. Tras Jacques de Molay 72 templarios también reconocieron haber hecho prácticas similares ante el papa. El templario Gervais de Beauvais afirmó:

“Había en la Orden un reglamento tan extraordinario, y sobre el cual debía guardarse un tal secreto, que todos habrían preferido que les cortaran la cabeza antes de revelarlo.”

Baphomet

Baphomet

El templario Raymond de Larchent, entre sudores y tembleques después de una sesión de ejercicios espirituales con los dominicos confesó:

“Llegué a ver al Bafomet unas doce veces (…). Es una cabeza con barba y todos la cubrían de besos y la llamaban Salvador.”

El proceso judicial aseguró además,  que  las noches entre los caballeros del Temple eran actividades de libertinaje absoluto con presencia de cuerpos masculinos desnudos que alimentaban los deleites carnales. Eran noches de pasión desenfrenada en las que los labios renacían gracias al sabor de las zonas erógenas de unos cuerpos núbiles y turgentes.

Las principales teorías indican que dentro de la Orden del Temple existió una Regla Secreta. La misma indicaba los rituales que se debían realizar. Estas prácticas fueron señaladas por la mayoría de los religiosos ajenos a la Orden como brujería y hechicería. El hecho de que la mayoría de los rituales apelaran a la Luna y fueran en espacios privados, abrió un sinfín de hipótesis sobre la apelación a lo femenino. En  el mundo contemporáneo, que mal se asocia lo femenino con lo homosexual, acabó por alejar la realidad histórica de la Orden y traer la imagen de los Templarios como una turba de homosexuales.

Sello de la Orden del Temple

Sello de la Orden del Temple

Al estudiar los sellos de la Orden del Temple, encontramos imágenes como la de dos caballeros montados sobre un solo caballo, es tanta la unidad entre los hombres que casi parecen ser uno solo. La mayoría de las investigaciones demuestran que la Orden de los templarios era eminentemente homosexual y fungió como detonador antropológico en los pueblos en donde pudo  implantarse. Las opiniones de los historiadores medievalistas convergen en que  la presencia la Orden de los Templarios en pueblos y ciudades, contribuyó poderosa y eficazmente a la recuperación económica y conservación cultural.

Más allá de ser homosexuales, practicar orgías o besarse el culo, los Templarios fueron poderosos banqueros y prestamistas de los reyes. Esa razón, considero que fue la amenaza principal para ellos, y lo que llevó a Felipe el Hermoso y al Papa Clemente V a extinguir la Orden y quemar a muchos caballeros en la hoguera. Aquí tenemos otro ejemplo de como una fanática y obsesiva Iglesia se encarga de juzgar, condenar y asesinar en nombre de Dios. Lo peor de todo es que con su visión retrograda interfirió en el desarrollo y la prosperidad de la sociedad. Atacó no solo a los templarios, sino a muchos más que simplemente pensaron diferente y no se sometieron a sus charlatanerías.

Bandera Templarios

Bandera Templarios

2 pensamientos en “El sexo de los templarios

  1. La historia de los homosexuales (que no de la homosexualidad, pues la historia es clara, siempre ha habido personas con una opción sexual hacia su propio sexo) está por descubrir. Más allá, de todos modos, de las practicas homosexuales en esa Orden de los templarios está, tal y como dice el autor, el miedo del poder terrenal y eclesiástico a prácticas y movimientos que se escapen de su propio control. Tal y como ocurre hoy en día.

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s