El poeta de los desamparados

Blas de Otero

Blas de Otero

“Si algo me gusta, es vivir. Ver mi cuerpo en la calle, hablar contigo como un camarada, mirar escaparates y, sobre todo, sonreír de lejos a los árboles.”

 

Blas de Otero nació un 15 de marzo en Bilbao, Euskadi. Fue uno de los principales representantes de la poesía social de los años cincuenta en la Península Ibérica. La poesía de Otero enfrentó drásticos cambios que culminaron evolucionando en un lenguaje propio al que se le puede llamar poesía oterina.

Los estudios sobre Blas de Otero dividen su obra en tres etapas. La primera etapa; la religiosa, corresponde a los años iniciales de Otero, nacido en una familia católica y educado por jesuitas. El hecho de que el propio autor renegó de sus poemas religioso, creó conflictos sobre si es debido o no dar importancia a esta etapa. Lo cierto es que la poesía religiosa de Blas de Otero enmarcó los preceptos de la poesía religiosa castellana, específicamente la mística. Sobresalió en sus años espirituales la paradoja entre la inmensa felicidad y el intenso dolor. Un “yo” amante intentando recibir al amado, trata de explicar lo inefable. Lo paradójico se presenta en la vía purgativa, Dios no puede aceptar a imperfectos.

La etapa existencial es la segunda. El movimiento del Existencialismo presentó la diferencia entre “ser” y “existir.” La poesía existencialista de Blas de Otero se identificó más con los postulados de Jean-Paul Sartre; una filosofía moral en la que no hay dioses, ni almas, cada humano responde por sus actos. Aunque hubo un cambio de una poesía espiritual hacia una carnal, la poesía de Otero nunca dejó de ser amorosa.

Finalmente y con el cambio del “yo” por “nosotros,” entramos en la poesía social y tercera etapa de Blas de Otero. En el contexto histórico, España aún no había sanado las cicatrices de la guerra civil. Nació entonces una poesía censurada, que buscó defender a los débiles y desamparados. Blas de Otero por medio de su poesía inició la búsqueda de un mundo mejor. Comenzó a defender la utopía humanista porque perdió la fe religiosa. Su propósito fue que cada hombre buscara una vida digna y feliz sin esperar la recompensa del más allá. Otero fue señalando lo errores del pasado y el presente histórico para así superarlos y acceder a un futuro utópico. En este contexto les presento mi poema favorito de Blas de Otero a continuación.

España camisa blanca:

España camisa blanca de mi esperanza
reseca historia que nos abraza
con acercarse solo a mirarla,
paloma buscando cielos más estrellados
donde encontrarnos sin destrozarnos
donde sentarnos y conversar.

España camisa blanca de mi esperanza
la negra pena nos atenaza
la pena deja plomo en las alas
quisiera poner el hombro y pongo palabras
que casi siempre acaban en nada
cuando se enfrentan al ancho mar.

España camisa blanca de mi esperanza
aveces madre y siempre madrastra
navaja, barro, clavel, espada;
la muerte siempre presente nos acompaña
en nuestras cosas más cotidianas
y al fin nos hace a todos igual.

España camisa blanca de mi esperanza
de fuera o dentro, dulce o amarga
de olor a incienso de cal y caña
quién puso el desasosiego en nuestras entrañas
nos hizo libres pero sin alas
nos dejó el hambre y se llevó el pan.

España camisa blanca de mi esperanza
aquí me tienes, nadie me manda
quererte tanto me cuesta nada
nos haces siempre a tu imagen y semejanza
lo bueno y malo que hay en tu estampa
de peregrina a ningún lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s