Mutación del arte

Washington Crossing the Delaware, Emanuel Leutze. 1851

Washington Crossing the Delaware, Emanuel Leutze. 1851

Esta obra del artista Emanuel Leutze, es ejemplo de una de las múltiples funciones del arte; la propaganda. Es una imagen completamente idealizada para fines político-partidistas.

Es un hecho que el artista no estuvo presente en ese momento histórico, sin embargo es un orgulloso estadounidense. En el momento histórico representado George Washington seguramente estaba en el suelo de la barca esquivando los ataques y masacrando a uno que otro.

Por el contrario, Leutze creó una reverencia casi divina no sólo en el personaje principal, sino que los elementos naturales hacen una parsimonia digna de un dios y acentúan el poder de Washington. El máximo detalle de arrogancia y soberbia radica en colocar la bandera estadounidense de 1851 en un momento histórico que no existía y que seguramente no había sido pensada, la prioridad era acabar con el “enemigo,” dejarlo sin mejillas, casa y posteriormente tierra.

Apolonia de Alejandría

Santa Apolonia de Alejandría

Santa Apolonia de Alejandría

Apolonia es una de las mártires puras que sufrió la ira de Egipto en la ciudad de Alejandría. Según nos cuenta la historia en los últimos años del reinado de Filipo el Árabe, durante las fiestas de la conmemoración milenaria del Imperio Romano, tuvo lugar una de las atrocidades más grandes contra los cristianos de Alejandría.

Se narró que múltiples cristianos sufrieron la furia de los romanos y entre ellos Apolonia. El martirio de Apolonia consistió en la violenta extracción de todos sus dientes, considerada por ello como la patrona de la odontología. Luego de su suplicio la carta que escribió el obispo Dionisio dice que se intentó obligar a Apolonia a pronunciar blasfemias y rezar a los dioses paganos con amenaza de quemarla en la hoguera, santa Apolonia luego de acceder y ser liberada de las cuerdas procedió a lanzarse a la hoguera.

Santa Apolonia,Francisco de Zurbarán. h.1614

Santa Apolonia,Francisco de Zurbarán. h.1614

Un ejemplo de valentía, determinación, firmeza y sobre todo suicidio. Algo irónico siendo este tan condenado por los cristianos y luego su posterior canonización. Su iconografía fue evolucionando con la historia, en la Edad Media se rezaba a Apolonia cuando se sufría algún dolor bucal. En nuestros días el 9 de febrero es el día de Apolonia  y también el día de los odontólogos.

En su representación muchos artistas la pintan con el manto escarlata que suelen identificar a las mártires o incluso de azul y rojo evocando la tradición de la virgen madre, otra ironía. Casi siempre va acompañada de una tenaza antigua que sostiene un diente y la hoja de palma.

Santa Apolonia, Roberti. 1472-1473

Santa Apolonia, Roberti. 1472-1473

Santa Apolonia de Alejandría

Santa Apolonia de Alejandría

Blue Jasmine (2013)

Blue Jasmine 2013

Blue Jasmine 2013

Esta película escrita y dirigida por el talentoso Woody Allen muestra la vida de una mujer adinerada enfrentando la crisis postbancarrota que llega con el fin de su matrimonio. El personaje de Jasmine Francis es tan complicado como encantador.

No se sabe mucho sobre su origen salvo que tanto ella como su hermana Ginger fueron adoptadas y son de padres diferentes. Las primeras escenas de Jasmine y Ginger juntas, presentan lo diferentes que son, mientras Ginger dice que su hermana sacó los genes para triunfar, Jasmine sólo dice que no es una cuestión de genética sino de perseverancia.

El personaje de Jasmine, excelentemente interpretado por Cate Blanchett, requiere un análisis profundo desde su génesis. Woody Allen utiliza la técnica de analepsis en esta película lo que de un inicio complica un poco el estudio de los personajes.

Una vez culminada la película concluyo que Jasmine es un personaje creado por ella misma. Desde temprana edad ella tuvo estándares y metas claras, la más destacada era ser una mujer de alta sociedad y cambiar su vida.

El cambio da inicio tan pronto sale del núcleo familiar y decide llamarse Jasmine, su nombre original; Jeanette le resulta común y poco cautivador. El cambio de nombre y el uso de seudónimos no es algo ajeno sino muy habitual en estos días. En el mundo hispano se pone de moda traducir su apellido generalmente al “inglés” para que sean más atractivos,  añadir la preposición “de,” “del” o “de la” para mostrar estatus y clase o simplemente usar el apellido materno primero si este resulta más exótico.

En el mundo anglosajón tampoco suele ser una novedad, muchas mujeres sueñan casarse con un “Mc algo” o con un “Von tal o Van der esto” para tener un aclamado y atrayente apellido de casada. Lo que llama la atención es que Jeanette crea toda una historia tras su nueva identidad, desde ese momento se aprecia la necesidad de ella por no pasar desapercibida y ser una persona encantadora e interesante ante la opinión de los demás.

Dado a los “buenos genes” que indica Ginger, a Jasmine no le resultó difícil  lograr el sueño de casarse con un hombre adinerado e irse a vivir a Nueva York , llena de lujos y rodeada de personas acaudaladas y catalogadas como lo mejor de la sociedad. Sin embargo, un factor muy determinante para su futuro es presentado; Jasmine abandonó los estudios y su sueño de ser antropóloga por seguir el sueño de casarse. Decisión errónea que no será hasta el pasar del tiempo que lo notará.

Una vez Jasmine se convirtió en la mujer que algún día de su niñez soñó, comienza el cambio brusco que afecta a la mayoría de las personas una vez alcanzan la fama, gloria o riqueza. Poco a poco Jasmine se enajena de los restos de su antigua vida e incluso comienza un trato de indiferencia y menosprecio hacia su hermana. El cambio va aumentando hasta crear de Jasmine una mujer fría, superficial y cortante. Esta evolución del personaje trae consigo un nuevo conflicto; cuánto logra esconder la venda del dinero y hasta dónde llegan las personas por el confort y el estilo de vida.

La vida de casada de Jasmine es perfecta y envidiable, cuenta con una casa de lujo, un marido excelente, las más distinguidas amistades, viajes y vacaciones por todo el mundo y un hijo con un futuro prometedor, claro que esto es solo ante los ojos de Jasmine. La venda del amor y el dinero acompañado de su obsesión por vivir el sueño que ella elaboró, terminan por convertirla en una ciega e ilusa. Jasmine es la típica persona que ve lo que quiere ver, que en la mayoría de los casos va de la mano de lo que le convine ver.

Como mencioné, sólo ante sus ojos su vida es el paraíso que ella inventó. La realidad es que su esposo es un estafador, mientras le es infiel en la mínima de las ocasiones. Ante los negocios Jasmine asume una actitud de indiferencia por mantener su estrato social y estilo de vida, incluso termina por desgraciar el futuro prometedor que pudo tener su hermana Ginger.

Sin embargo, el asunto de las infidelidades no le fue indiferente. Apostaría por decir que si su esposo hubiese decidido continuar con la farsa de su matrimonio ella lo perdonaría y haría de la vista larga. El problema resultó en una mujer joven y la solicitud de divorcio por parte de Hal Francis.

Personalmente más allá de todo lo negativo que tiene el personaje de Jasmine, me siento bastante identificado con el mismo. La mayoría de las personas que nacen en la clase media tienen un deseo por superar expectativas y llegar un escalón mucho más arriba. En esta lucha cometemos errores y tomamos decisiones erróneas tal cual Jasmine.

Las constantes conversaciones consigo misma y los monólogos sobre su vida perfecta al menos son hábitos que practico a menudo. Incluso la depresión que bordea la locura y ese sentir taciturno que viene con soledad y nostalgia es algo que me acompaña.

Todos, al igual que Jasmine, en momentos de ira, rabia y perdición tomamos decisiones que en muchas ocasiones tienen resultados funestos o irrevocables. El título de esta película Blue Jasmine, creo que va más allá de la canción Blue moon mencionada, considero que apela a ese “feeling blue” del mundo anglosajón que no tiene traducción al español. Cierro indicando que Jeanette y su posterior evolución a Jasmine es un arquetipo de personaje moderno que comparte nuestra mesa y cama con más frecuencia de lo que imaginamos.

Califico esta película con un 10/10.