Dallas Buyers Club (2013)

Dallas Buyers Club Poster

Dallas Buyers Club Poster

Titulada en algunos países hispanos como El club de los desahuciados, esta película biográfica presenta la vida del vaquero, drogadicto y homófobo Ron Woodroof. Para el 1992 Ron fue protagonista de extensos reportajes y demandas por usar y vender fármacos y tratamientos contra el VIH que proporcionaron una mejor calidad de vida, e incluso un lapso de vida mayor a los diagnósticos de los doctores, pero que no estaban autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA  por sus siglas en inglés.

La película da inicio con el diagnóstico de SIDA a Ron Woodroof y la noticia de que vivirá unos aproximados 30 días. Es visible la reacción clásica  de los años ochenta ante estas nuevas; acusar a los doctores de mentirosos y decir que los resultados han sido confundido con los de otra persona.

También se presenta una tendencia que sobrevive hasta nuestros días; el VIH y su evolución al SIDA son enfermedades exclusivas de los homosexuales. Aun cuando un heterosexual es contagiado su círculo de amistades lo tratan de raro y maricón. El machismo no sólo es apreciable en esa conducta, sino también en situaciones como el desprecio a la figura femenina de la Dra. Eve, según se creía la mujer era inferior e incapaz de llegar a ser una doctora.

Sin embargo, más allá de las críticas sociales a la homofobia y el machismo, lo realmente impactante es ver como se trafica con la salud tal y como se hace con las drogas ilícitas. No es algo revelador, puesto que muchas personas se mantienen al día con lecturas y noticias internacionales que van más allá de los diarios nacionales de sus países. Dallas Buyers Club, presenta a los humanos utilizados como conejillos de india, en la mayoría de los casos violando todos los derechos humanos. También muestra la lucha que enfrentan muchos de los doctores y estudiantes de medicina entre hacer lo correcto o dejarse seducir e intimidar por el poder y el dinero.

El punto impactante de la película llega al enseñar como otros tratamientos y fármacos son más efectivos contra enfermedades y el gobierno por no destruir grandes empresas y corporaciones simplemente se hace de la vista larga, omite información e incluso continúa con proyectos nocivos para los ciudadanos. El negocio de la salud no es noticia, sabemos que muchos alimentos y suplementos son efectivos para trabajar enfermedades como el cáncer, pero se quedan en “remedios caseros” o “ayudas de curanderos” ya que al gobierno no le conviene acabar con empresas dedicadas a supuestas búsquedas de una cura.

Cuba, Canadá y Rusia han mostrado grandes adelantos en la lucha contra el cáncer y el VIH, mientras grandes gobiernos como el estadounidense clasifica la información como secreto de estado o le cierran los caminos a naciones enemigas para impedirle elaborar y concluir los proyectos. Nos encontramos en un ciclo de corporaciones y fundaciones buscando una cura que no consiguen y rechazando la ayuda del vecino por prejuicios y asuntos económicos. Mientras este ciclo continúa con su repetición a diario varias personas fallecen por causa de “enfermedades terminales,”  logrando sólo el lucro de un sector y el sufrimiento de miles.

Califico esta película con un 10/10.

¿Comprarías una obra de arte destinada a desaparecer?

“Los griegos no son clásicos, son arcaicos, vamos a conversar con ellos y a contradecirlos en lo más esencial…el mundo exterior no existe en el mundo, sino en mi darme cuenta”.

-José Ortega y Gasset (¿Qué es filosofía?)

Fall Out Series

Fall Out Series

Fall out series

Artista: José A. Ortiz Pagán

Año: 2010

Medio: Fotograbado en metal con proceso de oxidación

“Dada no significa nada”, fueron algunas de las palabras escritas por Tristán Tzara en el primer manifiesto Dada de 1918. Partiendo de este planteamiento; ¿sería correcto llegar a una analogía y decir que “arte no significa nada”? En muchas ocasiones se ha intentado definir lo que es el arte, quién lo determina y cómo se decide qué es o no es arte.

Podría nuevamente intentar decir lo que es el arte, pero sin duda que escribiría por horas y al finalizar volvería al punto de inicio y nuevamente me cuestionaría ¿qué es el arte? Lo cierto, o al menos un intento de acierto, es que al razonar y crear este planteamiento de una forma u otra estamos siendo semejantes a muchos de los grupos y movimientos de vanguardia del siglo XX, entre ellos el dadaísmo y el surrealismo.

¿No estamos acaso cuestionando y poniendo en duda lo que un día algún desconocido nos dijo? Al afirmar esta pregunta, Marcel Duchamp logró su objetivo, ya que hoy, casi un siglo después de la aparición de su obra “La Fuente”, el cuestionamiento del arte llegó a los estudiosos y al sector popular.  Todavía hoy el legado dadaísta que tenía como fin denunciar el sin sentido de la vida, continúa causando críticas y desestabilización.

Fall Out Series

Fall Out Series

El museo Dr. Pío López Martínez para el otoño 2011 presentó la exposición: “Entre líneas, Frade y el dibujo contemporáneo.” En ella pude encontrar una variedad de obras en diversos medios y que no eran únicamente de Ramón Frade, sino que incluyó una gran variedad de artistas contemporáneos puertorriqueños.  Hoy día a unos aproximados 93 años de la aparición dadaísta aún podemos encontrar su legado en rasgos y técnicas de artistas posteriores al movimiento.

Un ejemplo de esto son las obras que componen la serie Fall out del artista José A. Ortiz Pagán. Estas obras fueron realizadas en el año 2010 y son fotograbados en metal, sometidos a un proceso de oxidación.

Teniendo presente que los dadaístas trabajaban empleando el sarcasmo y el cinismo en su arte, considero como algo un tanto dadaísta el someter las obras a un proceso de oxidación.  El artista al hacer esto, en cierto sentido, crea un arte nuevo que podría compararse con el llamado antiarte dadaístas, en cierta manera está negando o cancelando el propósito tradicional que se le atribuyó a las obras de arte desde antes del Renacimiento. Ortiz Pagán sometió sus creaciones a sustancias ácidas para provocar su proceso de oxidación, con el  paso del tiempo desaparecerán.

Fall Out Series

Fall Out Series

Aplicando el proceso de oxidación a sus obras el artista entra en el juego de la contradicción que tanto gustaba a los dadaístas.  Los Dada no propagaron su arte o antiarte, sino que lo registraron, vemos la clara contradicción ya que sí registramos algo de una manera u otra estamos contribuyendo a una propagación.

La serie Fall out, puedo decir que no se propagará ya que algún día desaparecerá, sin embargo al entrar al servicio de museos para exposiciones y posteriormente puestas a la venta claramente se está registrando su arte.

El proceso de oxidación también tiene paralelos con el pensamiento del artista surrealista, René Magritte. Según Magritte las imágenes tradicionalmente nos traicionan, nada de lo que vemos es obvio, puesto que las cosas que vemos y decimos son esto y lo otro, en realidad no son ni eso ni lo otro. En el caso de las obras de Fall out series, las imágenes también nos van traicionando, en el 2011 vi las representaciones de las fotos que les muestro y hoy en el 2014 las obras deben lucir muy diferentes.

Fall Out Series

Fall Out Series

El dadaísmo, en su mayoría, se formó por hijos de burgueses que rompieron las tradiciones y los cánones que un día la sociedad burguesa, que tanto culparon del desarrollo de la Primera Guerra Mundial, le impuso a la sociedad.

Fall out series la etiqueto como una obra antiburguesa. La burguesía tradicionalmente adquiere y promueve las que a su criterio son “bellas obras de arte”, en su mayoría estas son las obras que cumplen y se asemejan a los criterios de artes como el renacentista y el neoclasicista. A mi juicio no creo que a la sociedad burguesa le interese mucho adquirir una obra de arte que no representa un tema clásico, un bodegón o un paisaje hermoso y peor aún un día no muy lejano desaparecerá.

El dadaísmo trajo un contexto lúdico de creación aleatoria en el que incorporó el uso de nuevos materiales para el arte, haciendo en ocasiones referentes a la descomposición, el desperdicio y los materiales de baja calidad. En estas obras que les presento veo que el artista no trabajó con lienzos, óleos, mármol, bronce o cualquier otro elemento relacionando tradicionalmente con las artes plásticas, sino que uso el fotograbado en metal, una material que no se relaciona ni se asocia mucho con las clases burguesas, más bien con las fábricas, obreros y trabajadores.

El metal simple ante los ojos de muchos es un material de baja calidad comparado con el oro o la plata. El proceso de oxidación le inyecta a las obras el elemento de desperdicio y descomposición que no fue exclusivo de los dadaístas, muchos surrealistas también emplearon estos elementos en sus obras.

A la luz de una simple mirada me atrevo a decir que el tema es un homenaje o crítica a la tecnología, depende de la lente con que se mire y la opinión de cada cual.  Homenaje porque resalta elementos, productos y creaciones tecnológicas, pero  crítica, ya que con el proceso de oxidación y la desaparición paulatina de la obra, a mi entender, se desestima y se pone en tela de juicio los adelantos y avances tecnológicos.

Incluso me aventuro a una hipótesis sobre referencias a lo nefasto de la industrialización y comercialización. Aquí entra otro paralelo con Marcel Duchamp, esta serie muestra tubos y elementos de plomería, los que conocemos un poco a Marcel Duchamp sabemos su fascinación por el sistema de plomería de Nueva York.

Fall Out Series

Fall Out Series

Aunque tal vez no de forma radical como el dadaísmo o el surrealismo, estas obras hacen su aportación a la visión y misión de estos movimientos de “hacer añicos el pasado.”

A pesar de no estar acompañadas de un manifiesto cargado y directo están llevando consigo una idea.  La idea como nos dicen los dadaístas es más importante que la forma en que se lleva la práctica.  En este sentido tanto dadaístas como surrealistas lograron muchos de sus objetivos, quizás no a corto plazo o no en las medidas y proporciones que desearon, pero el hecho de que la mayoría del arte contemporáneo no se dedique a divertir y crear reproducciones simbólicas, nos confirma que hubo un cambio en la visión de mundo y pensamiento.

Cada día que una persona se molesta o irrita al ver La Fuente de Duchamp y la considere desagradable por no ser una “Maja” de Goya o un retrato de Velázquez, tanto Duchamp, Tzara y todos los dadaístas si nos pudieran ver estarían sonriendo.