Perdido en dos vidas

»Vamos a querernos en cualquier vida«

Año 808 (antes a la batalla de Terai)

 

Vi unas marcas en el suelo, eran un camino así que decidí seguirlo. Quizás lo tomé creyendo que te encontraría al final de él, aunque el territorio era prohibido. Me adentré demasiado a una zona tentadora, al final resulta cierto que lo prohibido se vuelve tentador. El camino era mágico; árboles y animales que solo veía en los sueños los tenía a mi alrededor. El poco miedo que al inicio sentí se convirtió en asombro y ganas de continuar.

No puedo precisar en qué momento se distorsionó el tiempo, pero eso pasó. Cuando miré bien me percaté que el espacio también se deformó. No encontré un espejo, no vi un estanque, no hallé metales. No sé si yo también me desfiguré. Algo debió suceder, con cada minuto, o lo que creo que es un minuto, acabé por perder y enredar mis pensamientos.

Perdido en dos vidasSe acaba esta hoja, sólo tengo conmigo este instrumento que traje no sé de dónde y que no recuerdo su nombre, aunque tampoco recuerdo el mío. No sé cómo salir de este areté tan placentero. Todas las tardes, o quizás sean las mañanas, me acompaña esta jauría de almas, a pesar de no saber su nombre si recuerdo que las amé en la otra vida, pero creo que los recuerdos que llevo de ellos eran diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s