De Toledo a Beirut

Beirut Clock

Torre Reloj, Beirut

Mi primera aventura al Mediano Oriente la emprendí hacía El Líbano, recibí mil avisos e intentos para evitar que visitará tan magnífico destino. La mentalidad occidental continúa estancada en que todo lo etiquetado como “Oriente” es una bomba de tiempo y cuna del terrorismo.

Sin más miramientos me lancé a la oficialmente  República Libanesa y en árabe Al-Ŷumhūriyya Al-Lubnāniyya. Esta nación es un país colaborador de la ONU y la Liga Árabe, su esquema de gobierno es una república parlamentaria confesional y cuenta con su propia moneda; la libra libanesa.

Beirut, Iglesia

Sinagoga, Beirut

Dentro de la cultura familiar tuve un tío-abuelo, al que nunca conocí y que decía y escribía en sus memorias que era libanés, así que por qué no hacerle caso y aprender un poco más de él.  La capital de El Líbano es Beirut, una ciudad Mediterránea muy impresionante. Beirut comparte mucha de las características básicas de una “ciudad moderna”, grandes edificios, corporaciones, turismo, paisajes agradables y lo más triste esa marcada muralla que divide y marca las diferencias sociales y de calidad de vida.

En la misma latitud y dentro de las mismas millas cuadradas, vemos la élite de la sociedad con incluso tres y cuatro casas al rededor de toda la capital, pero también tenemos al que vive en una pensión que ni con sus dos trabajos le alcancé para llegar al próximo mes.

Distrito Central, Beirut

Distrito Central, Beirut

Beirut Black Town

Afueras de Beirut, Blacktown

No soy estático y me gustan las aventuras, así que la estadía en Beruit terminó muy pronto. El Líbano actualmente está dividido en ocho gobernaturas, tan reciente como en julio 2013 El Líbano contó con dos nuevas provincias; Baalbek-HermelAkkar, al menos una de ellas debía visitar. Así que puse rumbo a Baalbek y pasé por el distrito de Metn.

Metn2

Desde la altura de Metn

Libano Metn

Montañas y más

Baalbek es una provincia dentro de la gobernatura de Baalbek-Hermel. Mi aventura en esta ciudad fue más que buena, en una misma ciudad encontré restos de culturas romanas, turcas y ortodoxas. Una tierra agrícola, muy rica,  y que sale de todos los esquemas de una ciudad postmoderna.

Baalbek Líbano

Entre ruinas y cabras

Baalbek templo de Baco

Templo de Baco, Baalbek

Digital StillCamera

Ruinas y columnas corintias

Aunque con algo de melancolía en los ojos tocó despedirme de Baalbek y poner rumbo a mi destino final en El Líbano; Bekaa Oriental, en la gobernatura de Bekaa. Fue muy impresionante el clima en las montañas acompañado de algunas nubes cargadas de nieve.

Antes de llegar a Bekaa Oriental hice una pequeña parada en el distrito de Zahle. Ya en en la ciudad de Bekaa hice un recorrido local y conocí algunas tradiciones libanesas que cargue a mi lista de hábitos y algunos días del año pondré en práctica. Finalicé el recorrido por el distrito de Baabda que terminó por llevarme de vuelta a Beirut y de regreso a casa.

Templo Qsarnaba, Zahle

Templo Qsarnaba, Zahle

Bekaa Oriental Líbano 2

No sé ustedes, pero yo me sentí en Tatooine, Bekaa Oriental

Baabda, El Líbano

Un día en Baabda

Haciendo una vista al pasado digo que El Líbano ha sido uno de los países que más me gustó conocer. Es una tierra llena de cultura, lugares históricos y paisaje para alucinar. Es una recomendación que suelo hacer a colegas y personas que me preguntan sobre futuros destinos. Animo a todos a visitar este país y dejo un mapa en el que tracé la ruta que realicé.

Ruta El Líbano

Ruta El Líbano

La daga encantadora

Écluse – Thermidor – 1991

 

Campos de Asfódelos, Inframundo

 

Loado seas amado mío:

 

Debo haber muerto. Desperté creo que hace unas horas. Aquí, dónde quiera que esté, la noción del tiempo es diferente. Aunque no veo que existan los espejos, pero me basta sentirme para saber que soy otra cosa, otra forma. Aquí los espectros, por darle un nombre a esto que somos y que no logro descifrar, no conversan, ni se comunican. Parece que cada uno tiene su propio dialecto el cual no saben cómo lo aprendieron ni cómo enseñarlo. Ninguno tiene recuerdos, memorias, ni momentos.

Yo en cambio recuerdo unas aguas cristalinas y verdinegras, como un río que un día conocí. Debió ser el Leteo, me sumergieron para olvidar y creo que al llegar al fondo y tocar el barro, me encontré. Necesito simular que no sé nada, que olvidé todo, que no sé hablar ni expresarme, tengo que ser un espectro más, necesito que me crean parte de ellos.

Y es que me aterra una nueva zambullida, que intenten borrarme lo único que tengo en esta nueva vida. Quizá debo borrarlo todo, pero no sé porque me aferro, como hiedra al muro, a esas imágenes esporádicas que intento dibujar con palabras.  Todo esto empieza a darme sed y aquí no hay caminos que me lleven al mar.

Daga encantadoraMe observan, debo volver a mi vida de espectro, a disfrazarme. Pero cada instante que se haga largo alimentaré a ese día gris maravilloso. Lo recuerdo perfectamente, un monte frío, tus manos sobre mí, no hablaba sólo gemía y tú sonreías mientras me permitías ver la luna en tus ojos, era un éxtasis largo y cálido como el verano, pero sé que era invierno.

Lo recuerdo cabalmente, desde tus bajadas lentas hasta tu postura y tu susurro silencioso cuando me incrustaste la daga fría y filosa que llevabas entre las piernas. Luego sonreíste y dejaste caer una lágrima, no sé si de tristeza.

Nunca me abandones

-L