Si algún dios hubiera sostenido el nivel de la balanza de Dice

Maat

Maat

La personificación de la justicia se remonta a muchos años antes que los griegos y los romanos. En el mundo egipcio estaba encarnada en Maat; una divinidad hija de Ra. Más allá de que el concepto maat involucre una cosmovisión de armonía que acabó evolucionando al areté helénico y que posteriormente fue adoptado por la teología judeo-cristiana, la humanización de la justicia es un tema común a la mayoría de las antiguas civilizaciones.

En el mundo egipcio Maat, no sólo simbolizó a la justicia, sino que también a la verdad y a la armonía. Es en este suelo donde nace la idea que pasó a todas las civilizaciones occidentales posteriores, y que hoy día continuamos creyendo, la justicia va de la mano de la verdad y por el camino de ambas se llega a la armonía.

Maat Alada

Maat Alada

La iconografía egipcia fue la primera en presentar a la justicia como una mujer cuyo símbolo es una pluma de avestruz en la cabeza, posteriormente ira evolucionando hasta llegar a ser representada como una mujer alada.

Los dioses de la península helénica conservaron la idea de la justicia personificada con muchos vínculos casi intactos a Maat. Tanto en Atenas como en muchas de las otras polis se adoptó la figura femenina para encarnar la Justicia.  Hesíodo en La Teogonía nos cita a la titánida Temis como diosa de la justicia. Temis es conocida como la primera esposa de Zeus, con el pasar del tiempo los conceptos fueron cambiando y Temis terminó siendo “la ley natural”, una personificación de las leyes, el orden divino y las costumbres.

Las HorasEntrando en el panteón griego Las Horas; hijas de Zeus y Temis, y que en un inició representaron las estaciones del año* y paulatinamente se fueron venerando como diosas del orden y la justicia. Siendo las horas:

  1. Dice: diosa de la justicia humana y vigilante de las acciones humanas.
  2. Eunomia: diosa de la legislación y la disciplina.
  3. Irene: diosa de la paz.

Temis2La iconografía griega le atribuyó a Temis símbolos como la balanza y la cornucopia, luego comenzó a ser representada en pinturas y esculturas como una mujer armada con una espada; la espada de Némesis; la venganza y la justicia retributiva, pasando así la cornucopia a la diosa Tiqué.

Las Horas, compartieron las representaciones clásicas de las triadas como diosas-doncellas, de gran belleza y atractivo físico. Al contrario de los egipcios no hay ninguna representación alada de estas diosas ya que las alas eran un atributo exclusivo de la diosa de la victoria; Niké.

IustitaTras la llegada de los romanos y la absorción de muchos de los dioses griegos, entró en escena Iustitia, nombre que obtuvo la encarnación femenina de la justicia. Aunque en esencia conservó los mismos atributos que las griegas Temis y Dice, fueron los romanos los que fraguaron la “Dama de la Justicia” que se conserva hasta hoy día. Es así como llegó la dama con la balanza en la mano izquierda con la que pesará las evidencias y con una espada de dos filos en la mano derecha, que simboliza la dualidad de la justicia y la razón; ambas pueden ser utilizadas tanto a favor como en contra de las dos partes.

Pese a todo esto, no es hasta el siglo XV cuando la “Dama de la Justicia” comienza a ser representada con los ojos vendados, esto para simbolizar la objetividad de la justicia que debe ser impartida sin favores ni miedos, sin importar la identidad, el dinero, poder, estrato social y demás.  Fue entonces cuando comenzó el refrán popular “La justicia es ciega.”

TEMIS 3

Justicia ♀

Dios Justicia

Justicia ♂

_______________

*Cabe señalar que en los inicios del mundo helénico el año se dividía en tres estaciones; primavera, verano e invierno.

Duele en el alma y en lo más profundo de las entrañas que hoy día se decore con la “Dama de la Justicia” muchas de las principales casas, sedes de gobierno y capitolios, mientras vivimos en un mundo injusto lleno de desigualdades, miserias, maldad y sobre todo injusticia. 

Un pensamiento en “Si algún dios hubiera sostenido el nivel de la balanza de Dice

  1. Pingback: Personificación femenina de las artes | Un Robinson en una isla desierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s